viernes, 17 de febrero de 2017

La bronca contra el Gobierno no vuelve a “foja cero”



Envuelto en un escándalo, el Gobierno retrocedió con el acuerdo del Correo Argentino y el cálculo de las jubilaciones. Pero pagó un alto costo y sigue creciendo el descontento con la política económica y los funcionarios que se enriquecen.

Las fórmulas de marketing de Durán Barba, que le sirvieron a Cambiemos durante la campaña electoral, no funcionan para el macrismo en la situación actual.
El Gobierno nacional pasa sin dudas por uno de sus peores momentos desde que asumió aquel 10 de diciembre de 2015. Al malestar social por la economía, que ya no es noticia, se sumaron con fuerza los escándalos del Correo Argentino que buscaban conseguir otro negociado para el Grupo Macri, y el intento de “recalcular” a la baja los incrementos de los haberes jubilatorios.
Después de una semana de haber intentado esquivar el problema desapareciendo de la escena política, ayer el presidente Macri se vio obligado a dar una conferencia de prensa.
Sin embargo, no logró salir bien parado. Como si aún estuviera en campaña electoral, mezcló en su discurso el anuncio de volver a "foja cero" en cuanto al acuerdo por la deuda del Correo Argentino, y la anulación del cambio en el pago a los jubilados, con palabras sobre la “alegría”, “soñar” y “construir una Argentina mejor”. Pero los discursos de campaña no se pueden repetir como si nada después de más de un año de ajuste económico y escándalos como los del Correo Argentino o Panama Papers.
Por si fuera poco, el presidente quiso hacer a un lado las fuertes críticas hacia su gobierno, que tuvieron su expresión en las preguntas de varios periodistas, atribuyendo las mismas al “año electoral”. Según él, el malestar económico o la bronca contra los escándalos por el enriquecimiento de funcionarios y amigos de la mano del Estado, solo es atribuible a especulaciones políticas.
Pero si el acuerdo del Correo Argentino, denunciado por fraude a la Administración Pública, así como el cálculo de las jubilaciones, se pueden retrotraer a “foja cero”, como anunció ayer Macri acorralado por la situación, lo cierto es que lo mismo no se puede hacer con la bronca contra el Gobierno.
Sólo sus incondicionales aliados de Cambiemos salieron a defender la exposición del presidente en la conferencia de prensa. Elisa Carrió, tan locuaz siempre para hablar de la moral y los valores republicanos, se expresó desde su cuenta de Twitter: “Para un rico 20 pesos no es nada. Para un jubilado es mucho. Gracias Sr Presidente x rectificar la medida”.
Mientras tanto, Macri informaba desde Casa Rosada que "hablé con la Dra. Carrió anoche y hoy se fue de viaje de vuelta”. Al parecer “Lilita” entendió que el mejor favor que le puede hacer al presidente es mantener perfil bajo y viajar bien lejos. A esta altura es la principal encubridora de los fabulosos negociados que los funcionarios de Cambiemos hacen en el Estado. A diferencia del Frente de Izquierda, que denuncia a todos los partidos del régimen que están en el mismo barro, Carrió solo denuncia la corrupción kirchnerista.
Sin embargo, la realidad no es tan benévola como Carrió con el presidente, quien por ejemplo pasó un mal momento para contestar la pregunta de un periodista que le consultó sobre “cómo espera generar confianza” en el país un gobierno que “condonó deuda de 70 mil millones de pesos al Correo, a las empresas eléctricas y tiene más de 50 funcionarios denunciados por corrupción”, entre ellos la “vicepresidenta Gabriela Michetti y él mismo”.
Incómodo y poco convincente, Macri respondió que “veo que no tenés una buena visión de lo que venimos haciendo, pero yo confío en que, valga la redundancia, que la confianza en la Argentina aumentó, si no no hubiésemos tenido el éxito que tuvimos con el blanqueo, que nos permitió hacer la reparación histórica de los jubilados”. Más preciso hubiera sido el presidente si “blanqueaba” que los fugadores y especuladores consiguieron un buen negocio, mientras que las inversiones largamente prometidas siguen sin llegar. Extraña confianza.
De todos modos, como confianza no consiguió, ayer Macri les pidió “sensibilidad” a los empresarios para que no aumenten los precios. "La meta que ha puesto el Banco Central es entre el 12 % y 17 %. Entonces yo espero que los argentinos podamos cerrar el año, y estoy convencido de que lo vamos a lograr, debajo del 20 %". (…) A los empresarios los intimo a tener la mayor sensibilidad posible porque, insisto, hemos tenido un año en el que hemos tenido que poner mucho el hombro".ara dar el ejemplo de hombre sensible, afirmó también que “me ha dolido cada aumento que les toca pagar, pero si no, nos vamos a quedar a oscuras todos”. Macri omitió mencionar que el 2017 ha comenzado con una fuerte continuidad de los aumentos en los servicios públicos, y que nuevos tarifazos están anunciados para los próximos meses.
Con su argumento, Macri buscaba convencer de la necesidad de los incrementos, ocultando que en realidad las penurias del pueblo trabajador son la contracara de la enorme transferencia de ingresos que recibe el gran capital bajo su Gobierno, así como de los importantes negociados de los funcionarios, sus amigos y familiares.
De todos modos, tampoco sonó muy sensible cuando afirmó respecto de la aprobación de la reforma de las ART que existía “un comportamiento mafioso alrededor de la industria del juicio laboral”, justificando así la sanción de una nueva ley a favor de los empresarios, aprobada a costa de la salud de los trabajadores.
Mientras desde el PJ-Frente para la Victoria y el Frente Renovador solo buscan aprovechar los problemas del macrismo para obtener algún beneficio electoral a la vez que le siguen garantizando la gobernabilidad a Cambiemos, desde la izquierda salieron fuerte a pronunciarse desde las redes sociales.
Nicolás del Caño denunció mediante un video que si bien el macrismo se vio obligado a retroceder con el acuerdo del Correo y el cálculo en las jubilaciones, el pueblo trabajador sigue sufriendo los tarifazos y los intentos de ponerle un techo a las paritarias, a la vez que le exigió a la CGT que rompa la tregua y convoque a un paro nacional y un verdadero plan de lucha.

Fernando Scolnik
@FernandoScolnik

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada