viernes, 18 de abril de 2014

Masetti y la batalla en la comunicación



En el marco de las Jornadas Jorge Ricardo Masetti se estrenará el documental "Arriba los que luchan" del Grupo Cine Maldito. En estas líneas, una entrevista exclusiva con Juan Mascaró, parte del colectivo de realizadores.

Jorge Ricardo Masetti fue periodista y guerrillero: fue quien ascendió a la Sierra Maestra para entrevistar a Fidel y al Che en lo que Rodolfo Walsh llamó “la mayor hazaña individual del periodismo argentino”. Fundó la Agencia de Noticas Prensa Latina en Cuba cuando la Revolución necesitaba un medio contrahegemónico que difundiera la experiencia recién parida. Fue un hombre del Che, su amigo, su proyección política en la Argentina, al frente del Ejército Guerrillero del Pueblo que se instaló como foco guerrillero en Orán, Salta. Hasta que el 21 de abril de 1964, después de un choque con Gerndarmería, Masetti empezaba a ser un desaparecido. La selva se tragaría su cuerpo pero el rastro que dejó aún puede seguirse. A 50 años de su desaparición diversas organizaciones, publicaciones independientes, periodistas, militantes convocan a las Jornadas Masetti que se realizarán desde el 21 al 25 de abril en el Auditorio ATE (Av. Belgrano 2527) de la Ciudad de Buenos Aires.
“Queremos motivar una aproximación a sus ideales, creencias, anhelos y pensamientos, inmersos en un contexto de lucha y compromiso, a través de su trabajo, obras y experiencias”, se lee en la convocatoria, y en ese contexto se realizarán mesas de debate y exposición, se podrán escuchar audios originales de la memorable entrevista a Fidel y al Che, y se estrenará el documental Arriba los que luchan, del Grupo de Cine Maldito con la idea de rescatar las ideas y las luchas de un hombre que puso cuerpo y palabra a una lucha que proyectaba como integral.
En ese marco, FM Che Barracas entrevistó en exclusiva para Marcha a uno de los integrantes del Grupo y realizador de la película, Juan Mascaró.
Che Barracas: ¿Cómo nació el proyecto de esta película, y cómo fue el desarrollo, con qué se fueron encontrando durante la producción de este film?
Juan Mascaró: Fue un proceso muy largo, de entre tres y cuatro años de trabajo. En general, todos los que participamos somos personas de la comunicación, algunos estudiantes, otros comunicadores populares, y Masseti era una figura un poco escondida, oculta o desplazada de la historia de las luchas populares latinoamericanas. Si bien mucha gente de la militancia de los setenta lo recuerda e incorpora su figura a las luchas del continente, al lado de alguien como Rodolfo Walsh, era prácticamente un desconocido, y lo sigue siendo, por eso es importante también poder difundir esta película lo más que se pueda. Esta fue la primera idea que movió a un poco a un grupo de compañeros a investigar sobre la vida de Masetti, sobre su historia, relacionar las distintas facetas de él, porque acá se lo conoció un mucho por el foco de la guerrilla del EGP, en Orán, Salta. Pero también estaba toda la historia previa de la que toma cuenta Walsh en varias notas y escritos sobre Masetti, de la experiencia de Prensa Latina, que fue esa agencia contrahegemónica opuesta al monopolio de la información de las empresas de información norteamericanas sobre todo, las agencias de prensa que aún hoy marcan un poco el paso de la opinión pública en casi todo el mundo. Y la experiencia de Prensa Latina terminó siendo el foco, el eje del relato de esta película, que habla sobre toda la vida de Masetti, pero sobre todo de este período, y de las divisiones y los debates sobre la comunicación popular en América Latina.
CB: ¿Qué información fueron encontrando dentro del propio hacer de la película que no tenían previsto? Porque incluso fueron consiguiendo material que ni su hija Graciela conocía...
JM: Ezequiel Gómez Jungman, que fue uno de los compañeros que tuvo a cargo la realización también, pero que se ocupó de toda la investigación histórica compartía con nosotros la sorpresa del hallazgo de algunos materiales; por ejemplo, los noticieros cubanos que mencionan y reconstruyen un poco la vida de Masetti, y de la agencia Prensa Latina; también algunos materiales del interrogatorio de Playa Girón, que son posteriores al triunfo en defensa de la revolución de las fuerzas cubanas, el fracaso norteamericano en ese intento de invadir en 1961 Bahía de Cochinos, y posteriormente a eso, los mercenarios que fueron capturados son entrevistados, interrogados en la playa misma, y luego en la televisión. El hallazgo de esos materiales a nosotros nos significó un paso muy grande, porque se ve un poco todo el esquema de funcionamiento y también la creatividad que tuvieron los cubanos para manejar la propaganda y la información, durante esos primeros años sobre todo. Son materiales de distintas procedencias, algunos del ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) de Cuca, del instituto de cine, otros de personas que los tenían y los acercaron. Hay fotos también de la agencia Prensa Latina, todo ese material gráfico fue muy valioso, muy útil a la película. Y la propia Graciela, hija de Masetti, que vive acá en la Argentina y que colabora y colaboró mucho con la película, casi que la hicimos juntos, también aportó filmaciones hogareña, filmaciones familiares de la época en la que ella vivió allá con Masetti, y con su mamá Dora. Y eso también formó parte también de la historia, sobre todo porque ella es una de las voces, y recuerda toda la experiencia con el padre. Aparecen esas dos veces: la de Rodolfo Walsh y la de Graciela Masetti y escriben los dos desde distintos año. Walsh desde 1969 y Graciela desde 2006. También logramos acceder a los materiales originales desde las grabaciones de Masetti, o sea, la voz de él contando toda la experiencia de la Sierra Maestra, y las entrevistas al Che y a Fidel, que fueron las primeras veces que en la Argentina se escucharon esas voces. Recordemos que estamos en la etapa previa al triunfo de la Revolución Cubana, en 1958, cuando todavía se estaba en la guerra contra la dictadura de Batista, y él subió dos veces a la Sierra Maestra para entrevistarlos a los dos. Esos materiales también fueron importantes y son un poco la columna vertebral del relato de la película.
CB: A pesar de que ya pasaron cincuenta años de su desaparición, el trabajo que realizaba Masetti en torno a la lucha por la comunicación y la información es totalmente actual, en relación con los monopolios de comunicación, no sólo en la Argentina, sino en toda América Latina, a las leyes que abalan un funcionamiento de los medios, que tienden hacia la desinformación y hacia la concentración de la información que circula...
JM: Sí, cuando los compañeros estuvieron entrevistando a, por ejemplo, los compañeros de Masetti que hoy tienen de 70 años para arriba, o a los comandantes de la Sierra Maestra, a los guerrilleros, todos coincidían en mencionar la coyuntura actual, la situación de América Latina y el mundo, como de mayor concentración aún de la que ellos vivieron en esa época. Esto es un dato importante, para ellos todo este proceso de las últimas décadas, lejos de contribuir al equilibrio informativo, acrecentó la concentración en menos manos la posibilidades de definir las versiones sobre la historia, que es algo que hemos aprendido en Latinoamérica, tan fundamental, tan estratégico, tan determinante. Podemos tomar el caso de Venezuela en los últimos meses. A nosotros nos pasó, mientras editábamos la película durante los meses de enero, febrero y marzo, que se dio la situación de Venezuela, y comparábamos el poder de manipulación sobre la información, y la producción de versiones de la historia que siguen teniendo las agencias de noticias, que además son las mismas empresas norteamericanas de ese entonces, como a Associated Press, que es una agencia de prensa de la cual se nutren la mayoría de los diarios acá en la Argentina, y en el continente. La capacidad que siguen teniendo para versionar la realidad es impresionante, es impactante, eso sigue existiendo, y la posibilidad de construir medios contrahegemónicos, medios comunitarios y alternativos, y también medios de llegada masiva, como lo es Telesur por ejemplo… Para nosotros es muy importante rescatar todo este conjunto de experiencias contrahegemónicas, juntas y combinadas. De hecho, la película termina un poco con ese planteo, de que esta historia de Masetti no tiene que ser un recuerdo, simplemente, un homenaje o una rememoración, sino que tiene que ser el análisis de cómo esos compañeros en ese momento histórico resolvieron una cantidad de problemas y lograron, por un periodo breve, pero intenso, disputarle el patrimonio de la información a las agencias norteamericanas, a 80 millas nada más de ellas, nos tiene que servir para pensar también estrategias cada vez más efectivas a nosotros. Nosotros decimos un poco que Masetti vive en cada medio comunitario, alternativo y en cada medio popular que se plantee la lucha contra el sistema, la película trata de contribuir a esta idea.

Feria del libro en defensa del BAUEN



Después de once años de ser recuperado por sus trabajadores y funcionar como cooperativa, al hotel BAUEN le emitieron orden de desalojo. En el marco de la campaña “El BAUEN es de todos”, se realizó la feria del libro social y político con la presencia de Osvaldo Bayer.

En solidaridad con la lucha de los trabajadores del hotel BAUEN, culminó el miércoles pasado la Feria del Libro Social y Político que se realizó en el edificio de Callao 360 en pleno centro porteño, autogestionado desde hace más de 11 años.
La Feria se llevó adelante durante dos días, bajo el lema “Leer es formarse, formarse es luchar”. Durante la primera jornada tuvo lugar la presentación de la colección Biblioteca Economía de los Trabajadores, en la cual la editorial Arturo Peña Lillo y Ediciones Continente lanzaron los tres primeros libros íntegramente realizados en empresas recuperadas y cooperativas gráficas, con la participación de sus autores, trabajadores de empresas recuperadas y del escritor e historiador Osvaldo Bayer.
La presencia de Osvaldo Bayer fue el hecho destacado del primer día de la actividad en la que participaron más de 20 editoriales y colectivos de trabajadores autogestionados exhibiendo sus producciones. “Es una lucha que tiene que ser apoyada por todo el pueblo argentino, hay que salir a la calle para defender esto que es el principio de la democracia”, sostuvo el historiador. Y agregó: “Ninguna democracia puede cerrar una cooperativa, una obra como ésta que han hecho los trabajadores que han reconquistado un lugar que estaba cerrado y han hecho de él un hotel popular. Creo que hay que hacer una gran campaña y no permitir que lo cierren. Si el fallo es definitivo la señora Presidenta tiene que jugarse y terminar de una vez por todas con una ley que otorgue eternamente la propiedad a la cooperativa de trabajadores del BAUEN”.
También destacó el profundo significado de que se exhiban libros en una cooperativa de trabajadores: “Después de once años de tanto trabajo por un juicio maligno les quieren quitar la propiedad de este hotel y ellos les responden con una feria del libro, con cultura. Los felicito a los trabajadores del BAUEN y a todos los editores que han expuesto aquí. Este es un paso adelante de nuestra democracia. Sigamos así”.
El plato fuerte del segundo día fue el estreno del documental B.A.U.E.N. Lucha, cultura y trabajo, dirigido por Fabián Pierucci y producido por el Grupo Alavío, que sintetiza los 11 años de autogestión del BAUEN. La exhibición contó con la mirada atenta de Nora Cortiñas, Stella Calloni, un numeroso grupo de trabajadores del hotel y público asistente que premiaron con un cerrado aplauso la realización.
“Los materiales fueron registrados durante once años y forman parte de pequeños trabajos en función de campañas, de tareas de esclarecimiento que en este caso tomaron el formato de un documental tipo largometraje, pero en esencia tiene un sentido de uso para la lucha, como herramienta que aspiramos se apropien los propios trabajadores”, nos aclaró Fabián, quien también hizo un primer balance de la actividad: “Este es un punto de partida, es el inicio de la lucha contra el desalojo de la cooperativa”.
Las actividades se enmarcaron dentro de la campaña de apoyo a los trabajadores del Hotel BAUEN, en reclamo de la continuidad de la autogestión, ya que el pasado 21 de marzo, a través de solicitadas en los principales diarios del país, se conocieron los edictos donde se intima a la cooperativa de trabajo a desalojar el edificio en un plazo de 30 días. En consecuencia, se organizó una comisión de apoyo, desde la que comenzaron a tomar forma distintas iniciativas para difundir y acompañar la reivindicación del espacio. La Feria del Libro Social y Político fue la primera de una serie que continuará en los próximos días y cerrará con un gran acto-festival en la puerta del hotel, con la participación de León Gieco.

Un poco de historia

El Hotel BAUEN fue construido con créditos otorgados por la última dictadura militar que nunca se terminaron de pagar en oportunidad de la realización del Mundial 78. Para hacer el hotel, el empresario Marcelo Iurkovich (ya fallecido) pidió préstamos al Banco Nacional de Desarrollo, integrante de la banca estatal. Los créditos, que fueron otorgados con el auspicio del vicealmirante Carlos Lacoste, presidente del ente organizador, nunca fueron saldados. La empresa inició una demanda judicial contra el Banade, alegando haber sido perjudicada por una serie de demoras en el desembolso del dinero. Pero ese juicio, en el que el Estado planteó a su vez sus reclamos, terminó con un fallo en contra para la empresa. El caso tuvo una sentencia de la Cámara de Apelaciones en el 2007. Los jueces establecieron que el grupo Iurkovich le debía al Banade ocho millones de pesos ($ 8.616.234). La sentencia fue apelada y el expediente está ahora en la Corte Suprema para que se determine finalmente de cuánto es la deuda.
Los trabajadores del BAUEN hicieron en 2012 –sobre la base de la sentencia de la Cámara– un cálculo que actualizó la deuda en más de veinte millones de pesos. Los últimos datos de hace dos años, cuando hubo valuaciones del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y del Banco Credicoop, hablaron de entre 35 y 40 millones de pesos.
El grupo empresario que construyó el hotel estaba encabezado por Marcelo Iurkovich, y hoy es Hugo Iurkovich, su hijo, quien está motorizando el desalojo y asiste a las audiencias en nombre de la empresa Mercoteles, la que reclama la tenencia del hotel.
En este marco, otro reclamo de la recuperada es que se investigue la venta por la que en junio del 2001 el inmueble fue adquirido por la empresa Mercoteles SA, que se había constituido cinco días antes con un capital mínimo. La pregunta es cómo pudo concretarse esta operación cuando el juicio por las hipotecas impagas del Banade estaba en curso.
Durante los últimos seis años, los trabajadores presentaron en el Congreso nacional una serie de proyectos de ley de expropiación, que propusieron declarar de utilidad pública al BAUEN y que el edificio se diera en comodato a la cooperativa del hotel. Sin embargo, ninguno de los proyectos logró avanzar. Como alternativa, los trabajadores hablan de alquilar o comprar el hotel. Si bien no podrían negociar esto con el grupo Iurkovich –el largo conflicto muestra que las chances de un entendimiento son nulas–, sí podrían hacerlo con el Estado, si es que éste termina –como en definitiva se espera y se reclama– expropiando el edificio.

Mario Hernández

Argentina y el Día Internacional de los Prisioneros Políticos: El combate que no cesa



“Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidarse es difícil para quien tiene corazón.”
Gabriel García Márquez

A pesar del ajuste antipopular y las políticas del oficialismo por contener policial y jurídicamente el creciente descontento social, como gesta en medio del otoño precipitado de Buenos Aires, el jueves 17 de abril y en la calle, en Callao y Corrientes, se conmemoró en Día Internacional del Prisionero Político.
La solidaridad reunida en una de las ciudades más cosmopolitas de Latinoamérica tuvo como caso y reclamo inmediato la liberación del periodista peruano avencindado en Argentina, Osvaldo Quispe, en arbitrario cautiverio en la cárcel de Ezeiza desde hace más de cuatro meses ante una petición de extradición del gobierno de Ollanta Humala (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183273&titular=%93si-el-gobierno-y-la-justicia-argentina-me-extraditan-en-per%FA-me-desaparecen%94-).

PARAGUAY, EL SAHARA OCCIDENTAL Y COLOMBIA

La continuidad del acto ofrecido por el internacionalista argentino Carlos Aznárez, director de la Revista Resumen Latinoamericano, dio paso a los jóvenes paraguayos del Movimiento 138 que reivindicaron como consecuencia de la Masacre de Curuguaty a “las 12 personas detenidas injustamente, a los 60 imputados, a un presidente constitucional desplazado, y a la violación de los derechos básicos de los acusados”. Inmediatamente dieron lectura a una misiva enviada especialmente para la ocasión por los 6 campesinos prisioneros desde hace casi 8 años en las celdas de Tucumbú y cuya extradición fue lamentablemente facilitada por la mandataria argentina en ejercicio. En su carta, los campesinos paraguayos enfatizaron que “está en manos del pueblo organizado nuestra libertad y la libertad de todos los presos políticos”.
Por su parte, el representante la República del Sahara Occidental en el país de origen de Ernesto Guevara de la Serna, el diplomático Salem Bachir, acusó la infamia del Estado monárquico de Marruecos, “el muro de la vergüenza” –la prisión a cielo abierto más grande del planeta- fuertemente militarizado por la soldadera de ocupación y las millares de minas antipersonales en el desierto extenso y vacío que mantiene encerrado a todo un pueblo por décadas, pese a la voluntad internacional y la épica resistencia saharaui. “Del millón de seres humanos que forman mi pueblo, 750 personas han sido detenidas desaparecidas”, informó a la concurrida asistencia Salem Bachir y añadió que “un numeroso grupo de jóvenes luchadores del Sahara Occidental está condenado a cadena perpetua y penas añosas por los tribunales militares marroquíes”. Bachir denunció la ironía amarga de que, como nunca en la historia, una Misión de Paz de la ONU constituida por 34 países ha verificado las violaciones de los Derechos Humanos contra la humanidad saharaui, “pero carece de competencia en la materia y, por tanto, hasta el momento resulta funcional a los intereses espurios del colonialismo marroquí”.
La representante del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica de Colombia denunció la existencia de 9.500 prisioneros políticos en uno de los territorios del mundo más golpeados por el imperialismo norteamericano y la oligarquía nativa y afirmó que “La terrible noche de violencia sociopolítica, de terrorismo de Estado disfrazado de democracia ‘santista’, llegará a su fin bajo la bandera de la unidad de los movimientos sociales; llegará a su fin mediante la paz con justicia social como mandato constitucional del pueblo mediante una Asamblea Nacional Constituyente”.

PALESTINA, GEORGES IBRAHIM ABDALAH Y EUSKAL HERRIA

Tilda Rabi, legendaria militante de la causa Palestina, evidenció que “Cada año la Israel sionista arresta a miles de palestinos en un intento de reprimir cualquier resistencia, pacífica o armada, a la ocupación y la colonización sistemática e ilegítima, encarcelando a alrededor de 800 mil personas desde 1967”. Asimismo apuntó que sólo desde el 2013 “han muerto 12 palestinos durante las operaciones de captura por las fuerzas de ocupación israelíes, mientras que otros tres han fallecido como resultado de la falta de atención médica y de la tortura”. Particular mención hizo Rabi al héroe prisionero Georges Ibrahim Abdalah encarcelado en Francia desde 1984, “habiendo cumplido su pena en 1999”. De los actuales 5.224 prisioneros por el sionismo, “210 son niños, 183 detenidos administrativos, y 11 miembros del Consejo Legislativo Palestino, entre ellos, el secretario general del Frente Popular para la Liberación de Palestina, Ahmed Saadat”. No es posible en estas pocas líneas realizar el recuento de los crímenes y los negocios antisociales de uno de los Estados más y mejor armados de la Tierra contra un pueblo de campesinos y pastores.
La activista de la emancipación del País Vasco, visiblemente emocionada, representó que “pese a que hace más de tres años la organización armada ETA abandonó esa forma de lucha para privilegiar la batalla estrictamente política, todavía en España y Francia hay aproximadamente 500 presos, víctimas del ensañamiento y de condenas infinitas. Hasta ahora los jóvenes luchadores pacíficos por la independencia y la libertad de Euskal Herria son detenidos”, y terminó con el mensaje de “¡Presos y presas vascas a casa! ¡Amnistía y viva Euskal Herria libre!”.

ARGENTINA, PERÚ, OSVALDO QUISPE Y LOS DEMÁS

Resulta imposible en la prisión periodística de un número de caracteres determinados extender a los lectores una crónica más pormenorizada de una acción política desafiante ante el recrudecimiento de la represión social y política de los poderes del Estado argentino contra el disenso. Manotazos duros contra un pueblo que multiplica su protesta frente al empeoramiento objetivo de sus condiciones de vida. Casi está de más recordar que cuando los motivos de la movilización social son genuinos, no existen las cárceles ni las fuerzas del orden capitalista que sean capaces de detener su curso. Por el contrario: el castigo de los pocos que mandan contra las mayorías activas y en creciente toma de conciencia sólo agudiza el combate social y reanima la memoria insurrecta de los oprimidos.
Durante la manifestación conmemorativa y dolorosamente actual, participaron e intervinieron los miembros del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales de Perú; Chile y la causa centenaria del pueblo Mapuche; el Comité argentino por la Libertad de los Héroes Cubanos en cautiverio imperialista.
Fue el propio Carlos Aznárez quien se encargó de referirse a la represión y criminalización de la lucha social en la Argentina ‘de los Derechos Humanos’. Así el periodista denunció a “los más de 5 mil procesados por luchar, los petroleros de Las Heras condenados a cadena perpetua, los dirigentes políticos Boli Lescano y Fernando Esteche encerrados”, y a muchos otros.
Desde la jaula de Ezeiza en Buenos Aires, el comunicador social peruano Osvaldo Quispe envió unas palabras expresamente destacadas para el encuentro efectuado el 17 de abril. Esas palabras dicen que “Los espíritus nobles, elevados y sinceros perciben y respetan la solidaridad histórica de sus esfuerzos y de sus obras. Sólo los mezquinos sin horizonte, las mentalidades dogmáticas que buscan petrificar la vida a través de fórmulas rígidas quedan atrás de la historia”.

Andrés Cornejo Figueroa

Homenaje a Juan Walter



En una jornada para recordar siempre, se realizó hoy el merecido homenaje a Juan Walter, quien fuera el motor de muchas luchas en favor de la mejora en la calidad de vida de los vecinos de Lomas de Zamora.
Su figura se convirtió en el norte a seguir y su ejemplo en la diversidad y el respeto marca las pautas de quienes seguimos transitando el camino.
Con la presencia de sus hijos, nietos y quien fuera su compañera de ruta, los compañeros del Foro Hídrico y amigos realizamos un mural en Laprida y Camino Negro, en lo que fue su última localidad de residencia, el Barrio Laprida.

Querido Juan, tu llama sigue encendida y es un acto de justicia que nos comprometamos por el bien común al ver tu imagen.
¡Hasta siempre!

La contaminación en las aulas

Campaña de gremios y organizaciones contra fumigaciones que afectan a escuelas

Ocurre en muchas escuelas rurales, ubicadas cerca de campos donde hay plantaciones de soja. En algunas provincias hay legislación que pone límites, pero muchas veces no se cumplen. Reclaman mayores controles.
“Paren de fumigar escuelas”, es la campaña en la que intervienen asambleas socioambientales, gremios docentes y padres de alumnos. Dan cuenta de miles de escuelas rurales rodeadas por cultivos transgénicos, donde llueven agroquímicos sobre niños y maestros. En Córdoba denuncian que al menos 400 escuelas padecen fumigaciones y, en Entre Ríos, un relevamiento sobre tres departamentos reveló que el 70 por ciento de las escuelas rurales fue fumigada. El único informe oficial del país sobre escuelas y agroquímicos se realizó en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires: 41 establecimientos educativos fueron fumigados. Solicitaron la intervención de autoridades provinciales y nacionales, pero aún no obtuvieron respuesta.
El cartel blanco sostenido por postes semeja las señales de tránsito. Es blanco con letras negras que resaltan: “Atención escuela. Señor aplicador y productor. No fumigar”. Y detalla las leyes que protegen a alumnos. El cartel sobresale frente a la escuela Nº 54 de Colonia Caseros, departamento de Uruguay, Entre Ríos. Es una iniciativa del sindicato docente de Entre Ríos (Asociación Gremial del Magisterio, Agmer) y la Asamblea Ciudadana Ambiental de Concepción del Uruguay, que comenzaron a articular acciones en marzo de 2012 por las denuncias de maestros y familiares de alumnos de escuelas rurales.
Un caso testigo sucedió en octubre de 2012, cuando fue fumigada la escuela rural Nº 66 de Gualeguaychú. Los chicos padecieron picazón en los ojos, dolores de garganta y vómitos. Los químicos denunciados fueron glifosato, 2.4D, atrazina, clorpirifos, fipronil y deltametrina.
El sindicato y la asamblea comenzaron un relevamiento en toda la provincia. Ya avanzaron en tres departamentos (Uruguay, Nogoyá y Gualeguaychú). Sobre 74 escuelas censadas, el 70 por ciento fue fumigado (52). En el departamento de Uruguay sufrieron aspersiones 15 escuelas de las 28 censadas. En Nogoyá, 18 sobre 23. Y en Gualeguaychú fueron fumigadas 19 escuelas sobre 23 relevadas. Confirmaron casos de afecciones en la piel y vías respiratorias de chicos y maestros, vómitos y problemas gastrointestinales.
“No se cumple con las leyes y disposiciones en cuanto a extremar precauciones y evitar el daño a terceros. Hay escasa contención de parte de los organismos estatales que debieran hacer cumplir las pocas disposiciones de protección vigentes”, señala el informe entrerriano y, mediante imágenes satelitales y fotos, evidencian la cercanía de escuelas y campos transgénicos.
La legislación provincial estipula 50 metros de distancia, pero no se cumple. Docentes y asambleístas aún no definieron cuál debiera ser la distancia, pero coinciden: “Es absurdo que haya sólo 50 metros entre campos fumigados y escuelas”, afirmó Jorge Bevacqua, de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Concepción del Uruguay.
En Buenos Aires hubo denuncias de escuelas fumigadas en Exaltación de la Cruz, Cañuelas y Los Toldos. “Hay muchos casos, pero los docentes tienen miedo. Algunos directivos y funcionarios son amigos de empresarios sojeros. Además está Cargill, que hace donaciones a las escuelas y eso complica todo”, explicó Margot Goycochea, del Foro Ambiental de Los Toldos.
En Cañuelas, en 2010, se sancionó una ordenanza (la 2671) que regula la aplicación de agroquímicos, tomada como referencia por otras localidades. Limita las fumigaciones a 2000 metros de poblaciones urbanas y 200 metros de distancia de escuelas rurales. Diana Iceruk, periodista y asambleísta socioambiental, asegura que la ordenanza “no se cumple plenamente, se continúa fumigando en zonas prohibidas”.
Medardo Avila Vázquez forma parte de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados. Detalló que en Córdoba los mayores problemas se dan en septiembre con las aplicaciones de glifosato, 2.4D y atrazina. “Son de tres a seis aplicaciones antes de la siembra de noviembre-diciembre, los chicos aún están en las escuelas y los fumigan sin reparos”, denunció.
El médico explicó que, además, en marzo aplican “desecantes” para eliminar la humedad y cosechar. Aplican 2.4D y paraquat. Estimaciones de Médicos Fumigados y sindicatos docentes provinciales señalan que en Córdoba hay 1500 escuelas a menos de 1000 metros de campos fumigados. “De esas 1500, hay 400 escuelas rodeadas de campos de soja y maíz transgénico. Unos 12 mil alumnos y 900 maestros están expuestos a los agrotóxicos”, afirmó Avila Vázquez, que también forma parte de la “Campaña escuelas fumigadas nunca más”. Los casos se repiten en todas las provincias con cultivos transgénicos: Santiago del Estero, Salta, Santa Fe, La Pampa y Formosa, entre otras.
La Red de Salud Popular Ramón Carrillo, de Chaco, realizó numerosas denuncias en los últimos años. La escuela Nº 552 de Pampa del Indio, donde se fumigaba con los chicos en clases; la escuela Nº 141 Fortaleza Campesina, en el departamento General San Martín, donde se usó glifosato a menos de 100 metros de los alumnos; y la escuela Nº 257 de Tres Isletas, son sólo algunos de los casos.
La Ley de Biocidas de Chaco (la 7032, de noviembre de 2012) fija distancias de 500 metros para las aplicaciones terrestres y 1500 para las aéreas. Alejandra Gómez, de la Red de Salud, marca dos hechos que se repiten en todas las provincias: la ley no se cumple y los docentes tienen miedo a denunciar. En 2010, un fallo judicial frenó fumigaciones con glifosato y endosulfan en las localidades de La Leonesa y Las Palmas, y protegió escuelas rurales al fijar límites de 1000 metros para aplicaciones terrestres y de 2000 metros para las aéreas.
La contaminación en las aulas

Darío Aranda

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-244133-2014-04-15.html

Un estudio en Coronel Suárez

Coronel Suárez es el único lugar de la Argentina en el que se realizó un estudio oficial sobre escuelas fumigadas. La Dirección de Medio Ambiente realizó un informe, llamado “Consecuencias en la salud por la utilización de agrotóxicos en los establecimientos educativos rurales”. El escrito de 104 páginas y fechado en mayo de 2013 revela que existen 41 establecimientos afectados (23 primarios, 16 jardines y 2 secundarios). El secretario de Ambiente, Emanuel Garrido, solicitó ayuda a la gobernación bonaerense y a la Nación, pero aún no obtuvo respuestas.
“Los establecimientos educativos se encuentran expuestos a las derivas y otros tipos de contaminación de las aplicaciones de agrotóxicos”, señala el informe. Detalla que los campos están literalmente pegados a la escuela y muestra tractores mosquito fumigando mientras los niños juegan en el patio. El trabajo confirmó que hubo alumnos con afecciones respiratorias, cefaleas y ojos irritados.
Cuestiona que las escuelas estén “desprovistas de mínimas garantías para la salud” y realiza recomendaciones a las autoridades, como “proteger de forma inmediata” a la comunidad educativa, fijar una franja de 2000 metros alrededor de escuelas y, luego de repasar bibliografía científica nacional e internacional, recomienda “erradicar transicionalmente” los cultivos transgénicos de Coronel Suárez por sus consecuencias sociales, ambientales y sanitarias.
El trabajo fue realizado por un equipo integrado por médicos, docentes, agrónomos y abogados. El secretario de Ambiente comunicó formalmente su trabajo a autoridades de la Dirección General de Educación, al defensor del Pueblo, al Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia y a la Secretaría de Ambiente de Nación. A todos solicitó medidas “urgentes” para proteger a niños y docentes. Incluso recomendó no comenzar las clases por las consecuencias en la salud. Hasta ahora no obtuvo respuesta.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/244133-67626-2014-04-15.html

“El desafío de la CTA y del movimiento obrero mundial, es instalar una agenda de los trabajadores”

Entrevista al economista Julio Gambina

En el marco del Congreso Nacional Carlos Fuentealba, ACTA dialogó con Julio Gambina, Director del Centro de Estudios de la Federación Judicial Argentina (FJA-CTA) e integrante del Instituto de Estudios y Formación de la CTA. El investigador se refirió al avance del movimiento obrero a nivel mundial y a los desafíos que afronta la Central en esta etapa.
- ¿Qué datos resultan más reveladores respecto de las investigaciones que se están llevando adelante?
- Una cuestión muy importante como lo es el papel de los trabajadores en la generación de la riqueza y en la lucha política a escala mundial. En los últimos años ha habido un debate que bajo distintas formas nos decía que había llegado el fin del trabajo, que no era trascendental el papel de los trabajadores, etc. Y sin embargo, cuando miramos cuali y cuantitativamente el rol de los trabajadores, vemos la importancia que estos tienen en su diversa magnitud. Datos recientes de la OIT hablan de 3100 millones de trabajadores en todo el mundo, bajo una población mundial de 7000 millones de habitantes, así que es una cifra más que interesante. De esos 3100 millones, podemos verificar que un poco menos de 500 millones son trabajadores de los países capitalistas desarrollados: Estados Unidos, Europa y Japón. Otros 2600 millones, habitan el sur del planeta: países dependientes, subdesarrollados. De esta cifra, sólo mil millones son asalariados y regularizados, mientras que 1500 millones de trabajadores del fin del mundo están en situación precaria, flexible e irregular.
La mayoría de los trabajadores del mundo están en condiciones precarias y bajo las condiciones de ofensiva del capital contemporáneo, esos trabajadores están fuera de convenio, sin seguridad social, completamente desprotegidos. Por eso cuantitativamente es interesante verificar que lo más numeroso de la clase obrera mundial está en el sur del mundo y desde aquí surge un nuevo modelo sindical. Tal como venimos experimentando desde la Central, que nuclea no sólo a trabajadores en situación regular o bajo convenio, sino que incluimos a trabajadores pasivos, irregulares. Esta experiencia de la CTA de agrupar a los trabajadores por su carácter de trabajadores, sin ninguna legalidad dada por las patronales o el Estado, marca una nueva experiencia de modelo sindical propio de esta etapa del desarrollo capitalista. Un momento de crisis del capitalismo mundial y donde los trabajadores estamos desafiados nuevamente a ser parte de un proyecto emancipador que lucha contra la ofensiva del capital y pueda construir una sociedad sin explotados ni explotadores.
-La tendencia del capitalismo es a flexibilizar y a evitar asumir responsabilidades más allá del propio salario ¿hay experiencias de luchas exitosas en contra de esto?
- Creo que hay que ver la experiencia de los trabajadores en todo el mundo, primero por hacerse visibles en la resistencia a las distintas formas de explotación, y precisamente la extensión de las luchas de los trabajadores en todo el mundo desde sus distintas formas. Cuando vemos las luchas en Brasil de los trabajadores sin tierra, hay que poner el énfasis en el carácter de trabajadores sin acceso a la tierra y que luchan por hacerse de este bien tan preciado como lo es la tierra. Es el mismo camino de los trabajadores uruguayos que vienen desarrollando una lucha histórica por el acceso a la vivienda, organizándose bajo formas cooperativas autogestivas, en defensa de la propiedad colectiva por sobre la propiedad individual de la vivienda. Y en ese sentido, en los últimos años en Argentina volvió a instalarse la perspectiva desde los trabajadores de recuperación de fábricas y empresas, se replantea una lucha por la autogestión de los trabajadores en los procesos productivos. Se vuelve a demostrar que es innecesaria la existencia del capitalista como propietario de los medios de producción como organizador de la actividad productiva o de servicios. Estos casos se multiplican en diferentes formas, donde los trabajadores resuelven la vida cotidiana organizando sindicatos más allá de los reconocimientos que den los patrones o los estados, también en organizaciones territoriales, sectoriales o culturales. Estos procesos dan cuenta de la multiplicidad de formas que tienen los trabajadores para expresarse. Podemos decir que el sujeto trabajador, sujeto colectivo, adquiere diferentes facetas en toda Latinoamérica e incluso a nivel mundial. La expresión global de esa lucha está puesta en distintas formas de resistencia, que recogen muchas consignas que han sido parte de la construcción contra hegemónica del movimiento obrero y popular del sur del mundo.
- Respecto a nuestra Central, estamos a poco tiempo de elegir una nueva conducción. ¿Cuáles deberían ser las prioridades para la dirección de CTA que se elige el próximo mes?
- Yo creo que la CTA, como el conjunto del movimiento obrero de la región y del mundo, desarrolla su actividad en el marco de una crisis capitalista que despliega una ofensiva del capital hegemónico, de las multinacionales, de los principales estados capitalistas y de los organismos financieros internacionales con una agenda de ajuste contra el conjunto de los trabajadores, que es la mayoría de la población mundial. Creo que el desafío de la Central y del movimiento obrero a escala mundial, es instalar una agenda de los trabajadores, una agenda alternativa que frene la ofensiva del capital y ponga en evidencia nuestras necesidades. Entre otras cuestiones, en defensa del salario, de las condiciones vida y de trabajo de la población, en defensa de los ingresos de los trabajadores en actividad y también pasivos. Desde esa agenda de reivindicaciones de los trabajadores, proyectarse a construir una alternativa social y política porque junto a la crisis del capitalismo, existe una crisis de alternativa ya sea en Argentina, en la región y en todo el mundo. En lo que va de siglo, América Latina tiene múltiples experiencias de ejemplo y ensayo de cambio político. Deben potenciarse los cambios políticos y hacerse revolucionarios cambiando las estructuras, que le den un norte a la liberación nacional y social.
La CTA debe aspirar en este periodo a constituirse como el gran aglutinador y articulador de una fuerza social y política que coordine las luchas de Argentina con las de la región y pueda darle visibilidad a un proyecto emancipador mucho más allá de la región. Que trate de entroncar con las luchas obreras y populares de todo el mundo para hacer realidad la visibilización del proyecto alternativo que está haciendo falta. La CTA debe ser parte de ese nuevo ciclo de lucha de clase para darle carnadura a una alternativa política que discute con el proyecto de los grandes capitales y de las corporaciones trasnacionales, que están comprometidas a potenciar un modelo productivo que en Argentina consolida la hegemonía del monocultivo de soja bajo la dominación de las multinacionales en desmedro de la agricultura familiar, colectiva, de la soberanía alimentaria. Es un modelo que le ha abierto las puertas a la megaminería a cielo abierto, que destruye el ambiente, el habitat, los bienes comunes que son patrimonio incluso de las futuras generaciones y por eso hay que defenderlos soberanamente.
Ante ese modelo productivo sojero, megaminero, de una industria de ensamble y la consolidación de un sistema financiero que, vía endeudamiento público, desarrolla un capitalismo cada vez más dependiente, la agenda de la CTA en esta etapa es seguir generando un debate en la sociedad para disputar el modelo productivo que plantean las trasnacionales y los grupos económicos y que los gobiernos acompañan. Hace falta generar condiciones para una conciencia generalizada que desarrolle un sujeto político, social, de trabajadores conscientes por organizar la producción de otra manera, por consolidar un proyecto social, económico, cultural y político alternativo en Argentina y ser parte del movimiento revolucionario de toda la región.

Melissa Zenobi - Miguel Aguirre
Acta

“Si el Frente Amplio con Mujica ya está a la derecha, lo que se viene ahora con Tabaré, va a ser peor”.

Entrevista con Jorge Zabalza, histórico ex dirigente Tupamaro del Uruguay

Hablar con Jorge Zabalza es hacerlo con un pedacito irreductible de la lucha del MLN Tupamaros de los años 60 y 70. Hermano de Ricardo, otro “tupa” caído en combate cuando el Movimiento guerrillero ocupara la localidad de Pando, el 8 de octubre de 1969, y eterno reivindicador de Raúl “Bebe” Sendic, el fallecido líder del tupamaraje revolucionario y artiguista.
Zabalza fue uno de los tantos rehenes de la dictadura, que estuvo prisionero 13 años en durísimas condiciones. Luego, ya en libertad fue un digno edil montevideano que se opuso a una concesión espuria del Casino de Carrasco, como deseaba el alcalde frenteamplista. Su decisión provocó un terremoto en el Frente y hasta la renuncia del propio Tabaré Vázquez, que lo presidía.
Con el tiempo, Zabalza siguió reivindicando la rebeldía y los principios de sus orígenes, mientras varios de sus compañeros de prisión y de lucha, tomaron otros rumbos en lo político y también en lo ideológico. Hoy, Zabalza se ha convertido en un francotirador (guevarista-bolivariano-artiguista) que molesta al poder, ya que no se calla la boca si debe denunciar las injusticias y mucho menos ante las involuciones en el campo de las ideas. Por todo eso, entrevistar al Tambero (el apodo con que se lo conoce en Uruguay y en el mundo) ofrece muchos títulos periodísticos urticantes. A escucharlo entonces.
-Poco antes de que Pepe Mujica asumiera el Gobierno, muchos de sus seguidores afirmaban que “ahora sí se va a radicalizar el proceso”. ¿Cuál es su opinión sobre lo ocurrido en este mandato de su ex compañero del MLN Tupamaros?
-Esa era una lectura bastante parcial, ya que Mujica siempre apoyó el modelo económico que patrocinaba el actual vicepresidente Danilo Astori, ligado a las corporaciones multinacionales. En lo fundamental, Tabaré, Mujica y Astori, tiene una coincidencia plena en el “Uruguay productivo” que tenemos: plantar soja transgénica con agrotóxicos, forestación de eucaliptus y de pinos, megaminería. Un país absolutamente dependiente de las corporaciones, gobierna el país el capital extranjero. Ellos, lo único que hacen es cambiar el escenario para no cambiar nada: un año Tabaré, luego Mujica, ahora volvería Tabaré nuevamente. Disfrazan el discurso y la apariencia, un día Mujica se hace el populachero, otro día filosofa, siempre con grandes contradicciones, o grandes discursos para después hacer todo lo contrario. Tabaré aparece más doctoral, Astori presupone que lo sabe todo y luego no sabe donde meterse cuando no puede con la inflación.
-Frente a estas cuestiones casi de sentido común en lo que hace a los déficits, ¿qué pasa con la base del Frente Amplio o del propio Movimiento de Participación Popular? ¿No se rebelan? ¿Es tan fuerte el verticalismo?
-Ha comenzado a aparecer lentamente cierto desengaño. Es evidente que esta campaña de Tabaré Vázquez no está acompañada por el entusiasmo que tuvo la que lo llevó al Gobierno en marzo de 2005. Ellos se están quejando de que va poca gente a los actos, están diciendo que no tienen militancia. Cómo quieren tenerla si después hacen todo lo contrario de lo que prometen. Había una expectativa de con la llegada del “gran Tabaré”, las masas iban a acudir a las convocatorias. Pero no es así. Incluso, las últimas encuestas han dado de que todos los partidos juntos superan al Frente Amplio, y por lo tanto corre mucho riesgo la mayoría parlamentaria, lo que les preocupa.
Lo cierto es que hay una gran despolitización y desideologización de la campaña electoral, que provoca que la gente no tenga entusiasmo. Le quieren vender un jabón u otro jabón, a través de la publicidad electoral, pero son todos lo mismo.
-En una de las paredes del Cerro de Montevideo, pudimos ver una pintada que decía: “Del realismo a la traición”, en el sentido de que Mujica siempre dice que “esta es la realidad, el mundo ha cambiado”, y hay otros militantes que piensan que “en realidad se han traicionado los principios”. ¿Qué piensa de estas opiniones?
-Creo que Mujica hizo una opción política por el capitalismo. En algún momento, a (Fernández) Huidobro, Mujica, Bonomi se les quebró aquella fibra de querer cambiar el mundo y hacer una opción por los trabajadores, y perdieron el convencimiento. Entonces se incorporaron a las filas de todos aquellos a los que combatíamos, ya sea los estancieros del Uruguay que generan latifundio, y al cual el Gobierno protege. No ha habido ni un solo choque con el imperialismo. Cuando toda Latinoamérica se alza contra el Imperio y salimos a la calle a defender a Venezuela, Mujica toma una actitud de “gran componedor”. La derecha de Venezuela lo viene a buscar y él dice que sí, que va a ir a arreglar todo, y por suerte Maduro le dijo “no, gracias”.
Acá hubo un cambio ideológico porque se le quebraron las ganas de luchar a estos compañeros. En algún momento de su carrera como Tupamaros y revolucionarios, en algún calabozo. dejaron las convicciones.
-Sin embargo, han surgido algunas reivindicaciones que generan movilizaciones multitudinarias, como es la lucha por la tierra.
-Esa es una expectativa que todos tenemos, de cómo se está reaccionando. Al igual que en otros países de América Latina, dicen que en Uruguay se redujo la pobreza, pero la tercera parte de la población tiene ingresos menores a 14 mil pesos, cuando la canasta básica es superior a 50 mil. Son pobres, no tienen para cubrir sus necesidades básicas. Ese descontento está allí, larvado.
Por suerte, frente a emprendimientos como la mina a cielo abierto Aratirí que va a ocupar alrededor de 40 mil hectáreas, o ante las injusticias que están ocurriendo con los trabajadores en los naranjales, hay gente que reacciona. En defensa del agua y de la tierra y todos los recursos naturales. Con la gente en movimiento y luchando, hay posibilidades de hacer política que tenga un sentido revolucionario. No estamos hablando de hacer una Revolución ahora, pero sí de poder mirar un camino, un horizonte que sea revolucionario.
-¿Sendic sigue siendo un ícono para los rebeldes de Uruguay?
-Por supuesto. Si no, ¿por que cree que olvidaron a Sendic? ¿Por qué cuando llegan los Tupamaros al gobierno ninguno se acuerda de decir ¡Salud Sendic!, vamos a reivindicar sus ideas y su pensamiento revolucionario? Porque Sendic tenía un proyecto político, y conste que no hablo de los años 70 sino después que salimos de las cárceles, de construir un Frente desde las bases, con cuatro propuestas: no pagar la deuda externa; hacer una reforma agraria, expropiando a los latifundistas sin indemnizarlos y pasando la propiedad de las tierras al Estado; estatizar la Banca, y llevar el salario al mismo poder adquisitivo que tenía en los años 60. Eso significaba otro modelo de Uruguay, un modelo de producción y de capital invertido para el pueblo, de otra forma de vida. Tenía una puntería de no respetar a la clase dominante, de chocar con ella y no hacerle reverencias.
Como actualmente, ninguno de los ex guerrilleros que están en el Gobierno puede reivindicar ese programa, porque están haciendo todo lo contrario, están entregando el país al capital extranjero, Sendic vive clandestino en el corazón del pueblo. Nosotros, cada tanto, tratamos de sacarlo de esa clandestinidad. Este año va a haber una marcha con la gente de UTAA (Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas), que vienen de Bella Unión, los trabajadores naranjeros de Paysandú, los compañeros de Tacuarembó y de Rivera, y gente del MST de Brasil, vamos a ir hasta el Cementerio para homenajearlo.
Nuestra idea es que los jóvenes que hoy están luchando levanten el legado de Sendic, que sepan que los Tupamaros no eran como los que están gobernando en Uruguay. Que los Tupamaros tenían dignidad, banderas y querían una Revolución agraria, la misma que hizo Artigas.
-Lo paso de la épica a la realidad: ¿qué va a hacer Zabalza en las próximas elecciones presidenciales del mes de octubre?
-Zabalza no quiere votar a nadie. No voy a votar a Tabaré Vazquez. Si el Frente Amplio con Mujica está a la derecha, lo que se viene ahora en el Uruguay va a ser peor. Con él podemos esperar un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Si hubiera movilización popular, Tabaré va a dar palos, que nadie lo dude. Va a ser como Rodríguez Zapatero en España, o como la socialdemocracia griega. Por lo tanto, a Tabaré no hay que votarlo. Hay gente que nos dice, “pero no hay nada mejor, votar a la derecha es peor”, y yo afirmo que Tabaré es la derecha, con tanta soberbia y arrogancia como los otros candidatos de la derecha tradicional. Nosotros vamos a llamar a no votar, o a votar nulo o en blanco.
-¿Cuáles son las razones para que después de tanto tiempo, la izquierda más rebelde no se pueda unir y marchar juntos?
-Al no haber una gran movilización y lucha popular no surgen propuestas unitarias. El calor de la lucha de la gente ayudaría mucho a juntarnos. Si no existe una retaguardia, el pueblo con espíritu insurrecto, como decía el Che Guevara, no existe vanguardia.
-¿Le preocupa la situación de Venezuela, atacada externa e internamente por el Imperio?
-Me preocupa mucho. El mundo ha cambiado en estos últimos diez años. A los EEUU, Rusia le paró el carro en Siria y ahora le está ganando la “cuereada” en Ucrania, y los norteamericanos no se van a atrever a intervenir directamente, y terminarán metiendo el violín en bolsa. Entonces, les queda América Latina, y en especial Venezuela, Cuba, Brasil. Creo que en los próximos años hay que esperar que el imperialismo intentará concentrarse en lo que ellos siguen llamando su “patrio trasero”. Van a ser horas de definiciones, y allí es donde volvemos a la situación uruguaya. Seguramente, Tabaré se va a definir por la Alianza del Pacífico o aliarse con la derecha fascista del continente.
-Como usted no es diplomático, le pregunto cómo se ve desde el Uruguay la situación argentina.
-Esa sí que es una pregunta difícil. Hay un modelo económico que pretende tener una apariencia más ligada a la defensa de lo nacional, pero por otro lado firman los contratos con Chevrón, que significa una entrega total del país. Por un lado, en Argentina se está dando el procesamiento y enviando a la cárcel a muchos verdugos y torturadores, a los asesinos de la época del terrorismo de Estado, y por el otro lado se condena a perpetua a los trabajadores de Las Heras. Es un auténtico disparate. Es continuamente una de cal y otra de arena. Yo creo que lo que realmente determina en Latinoamérica es el tema del imperialismo. Maduro pelea abiertamente contra los EEUU, Correa expulsa la base yanqui de Manta, Evo Morales echa al embajador de EEUU. En cambio, Cristina Fernández no se sabe si apoya o no esas posiciones, a veces si, a veces no. A pesar de que están un poco peleados, es como Mujica: como te digo una cosa, te digo la otra… Mujica hace 20 días que está diciendo que va a ir a visitar a Obama, y después dice que no puede por razones varias. Pero nunca dice, “no, no voy a ir porque los EEUU asesinaron en Iraq, en Afganistán, en Siria o en Libia”. En cambio, plantea que “no se siente bien”, o afirma que lo va a ir a visitar “porque la embajadora de EEUU en Uruguay es muy simpática y siempre nos trata bien a nosotros”. Jamás toma una posición política e ideológica frente al imperialismo. Y Cristina Fernández, hace lo mismo.
-Otro tema pendiente en Uruguay es el no juzgamiento a los militares genocidas.
-El problema de los derechos humanos en el Uruguay no es solo la defensa cerrada de la impunidad que están haciendo el Poder Judicial por un lado y el Gobierno con su política de olvido y perdón. Ahora aparece este tema de que Mujica, por presuntas razones humanitarias, va a traer a cinco prisioneros de Guantánamo, por pedido de Obama. Sin embargo, no se fija en los adolescentes que están presos en los centros de reclusión que están engrillados. Las autoridades actuales de las cárceles de menores, se enorgullecen porque ya no hay fugas, pero no las hay, porque los presos tienen grillos en las muñecas y en los tobillos. ¿Esos no son derechos humanos? Y el hecho comprobado de que en las comisarías de Uruguay en donde se tortura o la violencia policial que hay en los barrios, o en los estadios. ¿Esos no son derechos humanos? Estos que nos gobiernan se han acostumbrado a tener un discurso que parece de izquierda, y que a nivel internacional provoca aplausos, pero la realidad es que hace tiempo no se procesa a ninguno de los genocidas, y que últimamente, dos que habían sido declarados culpables por asesinar a compañeros, han sido dejados en libertad. Esa es la gran contradicción uruguaya: grandes discursos, pero en la práctica todo lo contrario.

Carlos Aznárez
Resumen Latinoamericano

miércoles, 16 de abril de 2014

Megaoperativos policiales: con vistas a 2015



Despliegues de fuerzas de seguridad cinematográficos, allanamientos, arrestos y un discurso volcado al punitivismo. Cómo desde el intento de militarizar el territorio se busca seducir a una audiencia que exige venganza.

Los mega-operativos realizados en los últimos días en el conurbano bonaerense y en Rosario se pueden leer como una muestra más del tipo de reacción adoptada por el Gobierno, tanto a nivel provincial como nacional, ante una de las vedettes de la agenda mediática de los últimos largos tiempos: la "inseguridad". Esas acciones son un intento más por sumar algún poroto a la alicaída imagen que vienen alimentando de cara a la troupe urbana que pide palo y sangre. Si bien se registran algunas fracturas internas entre el ala más progresista y la conservadora dentro del kirchnerismo en cuanto a opiniones sobre la perspectiva de abordaje y tratamiento de la problemática, es claro para dónde se va inclinando la balanza de la acción, con mucha pompa y platillos para que resuene bien fuerte y necesariamente se haga eco en los medios masivos de comunicación y, de una forma u otra, filtrada con una vara más afín o más reacia, llegue a oídos de las consumidoras y consumidores.
El espectacular operativo en Rosario -"el más grande de la historia", en palabras del secretario de Seguridad Sergio Berni- contó con la friolera de 3000 agentes de diversas fuerzas (Gendarmería, Policía Federal, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Agropecuaria) que se desplegaron a lo largo y ancho de la ciudad, quienes realizaron más de 90 allanamientos, con el objetivo de desbaratar los "bunkers" de venta de sustancias ilícitas. Como resultante de esto se incautaron armas, drogas, y se realizaron unas 40 detenciones. La cinematográfica puesta en escena, que incluyó camiones, helicópteros y hasta un avión de última generación, pareciera funcionar como un golpe de efecto convenientemente ubicado en una zona que viene siendo marcada como el epicentro de la producción de la droga y la violencia narco. En este sentido, es importante destacar que la táctica operativa que se adoptó imita las dispuestas por la policía militar en Brasil, quienes realizan la toma de posesión de los territorios por las fuerzas de seguridad con grandes despliegues y demostración de fuerza, lo que confirma la tendencia hacia las formas punitivas de control del delito más que a las políticas de inclusión que tiendan a realizar cambios estructurales en las escalas de desigualdad para reducirlas y generar una mejora en la vida de los sectores marginales.
El plan que se trazó para este operativo contó con tres etapas: una primera que intentó quebrar la relación policía-narcotráfico, con descabezamiento y procesamiento de las cúpulas provinciales; una segunda etapa que buscó dar con los principales proveedores de drogas de la zona, en la cuál se realizaron varios allanamientos; y finalmente esta tercera etapa de despliegue territorial para intentar neutralizar los quiosquitos de venta minoritaria. La idea que plantean en el Ministerio de Seguridad es lograr una re-apropiación del terreno dejando unos 2000 efectivos de Gendarmería que luego serán reemplazados por una policía especialmente entrenada y que estará bajo el mando directo del Ministerio, es decir, con control político y no policial. Lo que cuesta creer es que esta clase de medidas puedan ser efectivas en el largo plazo ya que no atacan ninguna de las fallas sistémicas que producen este tipo de escenarios. Por eso se lee como una movida marketinera que pueda llegar a modificar en forma mínima la situación en un tiempo limitado, que es lo que la experiencia ha mostrado hasta ahora, para volver a foja cero. En unos pocos años descabezarán a las fuerzas policiales nuevas, se encontrarán nuevas complicidades políticas.
Mientras tanto, la Policía bonaerense realizó en los últimos días mas de 540 allanamientos en varios partidos, como San Martín, La Matanza, Lanús, Florencio Varela, entre otros, donde secuestró más de 35 kg de marihuana, 6,5 kg de cocaína, 1300 autos, armas y municiones, tras varios enfrentamientos que tuvieron un saldo de 13 heridos, 1 muerto y 2700 personas que pasaron a disposición de la justicia. Es así como el Gobierno de Scioli intenta mostrarse activo y firme luego del anuncio del estrafalario y peligroso plan de seguridad.
En estos días es muy fácil observar toda clase de encuestas en las que se marca a la inseguridad como principal preocupación de las ciudadanas y los ciudadanos en Argentina, junto con la economía, por lo que se podría pensar que la incorporación del guardia de Hierro y secretario de Medios del menemismo Guillermo Seita, director de Management & Fit (una de las principales consultoras, afín a Clarín y otros multimedios) como asesor de la campaña presidencial hace un par de meses, se encuadra dentro de un plan de acción tendiente a satisfacer las demandas del sector social que más cuesta conquistar e interesa a la hora de los votos, la siempre recalcitrante y poco definida sección media urbana, muy bien alimentada y azuzada por las vociferaciones que se suelen leer y escuchar a diario.
Y todo esto puede enmarcarse en un rasgo general del oficialismo que tiende a olvidarse del discurso de la inclusión social en los hechos, dejándolo como frase decorativa y cada vez mas vacua, que genera simpatías en los elementos más progresistas del entramado que lo compone. En lo concreto pareciera haberse decidido tomar una línea de acción que le permita no quedar tan atrás en una agenda política definida mediáticamente en torno a las problemáticas ya indicadas, en las cuales el alumno más aplicado viene siendo el ex intendente de Tigre y diputado Sergio Massa, con un discurso centrado en la inseguridad, con sus cámaras y patrullas departamentales, y su campaña iniciada principalmente en Estados Unidos. Es así como el oficialismo, con Scioli y su plan, Cristina y la crítica a la "puerta giratoria para los delincuentes", mas el soldado Berni, intentan hacer pie y llegar con algo de aire a unas elecciones de 2015 que se vislumbran bien derechas.

Edgar Juncker

martes, 15 de abril de 2014

Retroceso ideológico, económico, social y cultural

La tendencia peronista denominada kirchnerismo y fundada por Néstor Kirchner atraviesa un difícil camino hacia la finalización constitucional de su último mandato el 10 de diciembre de 2015. El fallecimiento del presidente argentino fue un duro golpe al corazón político del proyecto que luego de su partida, y por efecto emocional de la población, generara un aumento de caudal electoral hasta el 54% de los votos en el año 2011 en favor de la presidenta Cristina Fernández
Durante los dos años siguientes, el gobierno de Cristina no pudo soportar la presión económica y política de los poderes reales que operaron en el país y mal asesorada por su equipo económico y con su vicepresidente en desgracia, implementó medidas para frenar el drenaje de divisas causado por el pago de bonos de la deuda externa, la importación de energía (diesel, gas, electricidad), e insumos de importación para elaborar bienes no producidos total o parcialmente en el país, sumado a un gasto por turismo y compras en el exterior.
Luego de aplicar y profundizar el "cepo cambiario" (restricción a la salida de dólares de sectores medios y empresas), el poder económico y sus asociados de la oposición subidos a los reclamos de los sectores medios y altos -intoxicados por los medios de comunicación- declararon la guerra económica al gobierno en vísperas de las elecciones parlamentarias del 27 de octubre del 2013, en las que la presidenta y sus malos candidatos sucumbieron frente al candidato creado por el establishment, ex jefe de gabinete de Cristina, elegido por el poder como seguro candidato a presidente para el 2015.
Luego de esta debacle, Cristina realizó un sugestivo y abierto viraje decidiendo responder a la derrota ingresando en un peligroso camino de negociaciones con los fondos Buitres, Banco, Mundial, el BID y el FMI para intentar conseguir créditos internacionales para reforzar las arcas del banco central que el propio gobierno argentino dejó drenar en los últimos años.
En el frente interno, sus enemigos declarados del pejotismo duhaldista residual, nuevos sectores ex-aliados de Néstor Kirchner y ex menemistas, se comenzaron a abroquelar formando una coalición de intendentes, sindicalistas y empresarios para retomar el gobierno y desplazar a los grupos kirchneristas que actualmente ocupan espacios en la función pública.
Los 18 meses que restan para la entrega del poder y unos 12 meses de reacomodamientos políticos deparan un escenario turbulento de consecuencias insospechadas para la economía, el conflicto social y los nervios de los ciudadanos argentinos que ven a diario la magnificación de la violencia, robos, asesinatos, agresiones, terrorismo climático, económico y augurios de males en general atribuídos al gobierno de turno, que al retroceder en sus propias convicciones ideológicas, queriendo disimular un brutal ajuste económico, aceleró la espiral del miedo y el descontento en una población anestesiada por el pseudoconsumismo y la basura televisiva disminuyen sus ahorros y poder adquisitivo , ingresando en una crisis de final insospechado con un retroceso político, económico, social y cultural en desarrollo.

Carlos Sierra
Matrizur

lunes, 14 de abril de 2014

Retrocesos y resistencias, a 95 años de la siembra de Emiliano Zapata




Hoy 10 Abril 2014 se conmemoran 95 años del asesinato de Emiliano Zapata. Análisis sobre la realidad política y los desafíos de un país que desanda de prisa sus pasos en cuanto a los avances sociales que la revolución mexicana alcanzó en el siglo XX.

El aniversario sucede ante un mundo que cambia rápidamente y deja atrás la ilusión unipolar, al consolidar un equilibrio múltiple en el cuál México tiene un papel fundamental por su posición geoestratégica.
Su política exterior se vio sellada con la reciente visita de Barak Obama a la ciudad de Toluca (epicentro del poder priista que retomó oficialmente las riendas del país) el 19 de febrero. Visita que no tardó en incidir en la narco-economía con la detención de Joaquín Guzmán, jefe del Cartel de Sinaloa.
En una reciente entrevista con la periodista Carmen Aristegui, el escritor Roberto Saviano (1) recordaba un hecho fundamental ocurrido el 9 de agosto de 2013, a tan solo siete meses del regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia: la liberación del líder histórico del narco mexicano Rafael Caro Quintero, responsable de la confusa muerte de un siniestro agente de la DEA en territorio mexicano. Este hecho encierra muchas de las claves de la injerencia norteamericana con el pretexto de la guerra contra las drogas.
La visita puede interpretarse como una acción más de la transformación en marcha del Estado mexicano que para su reposicionamiento geoestratégico necesita Estados Unidos. Una vuelta de tuerca más después de la feroz desregulación que en materia ambiental, laboral, económica y financiera se ha sometido a la nación mexicana y su devastador siguiente paso que serán las reformas estructurales.
Esta desregulación ha sido la base de una oleada de reformas (2), cuya arremetida se ha centrado en las llamadas “leyes secundarias de telecomunicaciones” que consolidarán el dominio dictatorial de tres grandes actores en las telecomunicaciones: Carlos Slim (uno de los hombres más ricos del planeta), Televisa y TV Azteca.
La relación de México con el resto de Nuestra América sigue el ritmo impuesto por el Norte. Basta observar las connotaciones de la gira del presidente Enrique Peña Nieto por Colombia el 10 de febrero, con el fin de afianzar el oprobioso Tratado del Pacifico (junto con Perú y Chile), que es parte de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y la visita a México el pasado 24 de marzo de Ricardo Martinelli, mandatario de Panamá.
Este importante siguiente paso diplomático del gobierno de Panamá se da a tan sólo unas horas del sainete efectuado en la Organización de Estados Americanos (OEA) en contra de Venezuela, nombrando “embajadora designada” a la opositora venezolana María Corina Machado, propuesta rechazada por la amplia mayoría de los países miembros.
Mientras el gobierno de México hace su parte contra el avance de la democracia del sur del continente, los movimientos de resistencia se mantienen movilizados. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) está convocando para finales de mayo un Encuentro Nacional de Pueblos Originarios y posteriormente a un homenaje al filósofo Luis Villoro, en el cual participará su hijo Juan Villoro. Además, se realizará en la primera semana de junio el seminario “Ética frente al despojo”, también en honor a Villoro padre. El Subcomandante Moises -quien anunció estas actividades del EZLN- agregó que es posible que Marcos reaparezca en alguna de ellas.
Para agosto surgirá nuevamente en escena la innovadora propuesta del Congreso Popular, con el planteamiento concreto de las “Nuevas Generaciones” y la militancia juvenil. Recordemos que aquí participa una buena parte de los sectores del movimiento estudiantil “sin partido”, denominado #YoSoy132, que irrumpió sorpresivamente la escena política con el planteamiento de impedir el regreso del PRI en 2012.
Por otro lado, avanza la conformación del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), que además de plantear frontalmente la movilización de las bases -algo que desgraciadamente ha abandonados desde hace años la izquierda electoral mexicana-, conlleva la depuración en los hechos del desprestigiado Partido de la Revolución Democrática (PRD). El naciente MORENA debutaría oficialmente en elecciones en 2015 y junto con el Congreso Popular tienen el gran desafío de convertirse en instancias vivas de participación, o volverse otro lamentable aparato más del sistema político electoral en México, encargado de apuntalar el verdadero poder que gobierna desde los tiempos de la muerte de Emiliano Zapata, o incluso antes.

Guillermo Edgar, desde México.
Integrante del grupo de investigación ADCP-UNAM http://adcpblog.wordpress.com/

(1) Roberto Saviano es escritor y periodista italiano. Autor de libros que abordan el tema del narcotráfico, como “Gomorra” y “Cero, Cero, Cero”.http://aristeguinoticias.com/1303/mexico/cartel-de-sinaloa-en-manos-del-mayo-caro-quintero-tiene-rol-simbolico-saviano-en-cnn/
(2) Ya hemos leído en Marcha la reseña de las movilizaciones en torno al 18 de marzo, día de la nacionalización del petróleo:http://marcha.org.ar/index.php/elmundo/125-mexico/4942-la-soberania-somos-todos

El paro general del 10A algunas lecciones estratégicas

Este 10 de abril se produjo el segundo paro general bajo el gobierno de Cristina Fernández, convocado por las centrales que agrupan a los sindicatos que dirigen Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Pablo Micheli.
Como se preveía la medida fue masiva y contundente. Al igual que durante el paro general anterior -producido 20 de noviembre de 2012 (20N)-, esta vez también pararon amplios sectores de trabajadores enrolados en los sindicatos que apoyan al gobierno y que, en consecuencia, no convocaban a la huelga. Es más, los más conocidos dirigentes sindicales oficialistas (como Antonio Caló de la UOM o Hugo Yasky de la CTERA), se encargaron de desprestigiar al paro en los días previos, identificando la medida con los intereses políticos de los dirigentes sindicales convocantes (esencialmente con Sergio Massa del Frente Renovador).
Como definición sintética puede afirmarse que fue un “20N”, pero cualitativamente más contundente y más consciente en los trabajadores en general, y con mayor preparación de las fracciones de vanguardia antiburocrática y clasista, en particular.
Volvió a hacerse evidente que el proceso de ruptura o escisión, aún no radicalizado pero persistente de amplios sectores del movimiento obrero con el gobierno continúa su curso, pese a que por momentos se torne latente en el devenir constante de cambios de coyunturas características de la Argentina.
Los piquetes organizados por la izquierda clasista y sectores de vanguardia tuvieron un componente obrero superior al paro anterior. El más representativo fue el realizado en la Panamericana en la zona industrial norte de la provincia de Buenos Aires. Pero también en el Puente Pueyrredón, en el límite de la CABA con en el conurbano sur, una zona con mayor presencia histórica de distintas variantes de organizaciones sociales y políticas “populistas”, también se notó la presencia de delegaciones de obreros industriales, de servicios y estatales. Y la escena se repite en varias provincias del interior con sus correspondientes desigualdades, pero con el denominador común de la mayor presencia vanguardia obrera junto a la izquierda. No es novedad para nadie que el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) y las agrupaciones que influencia aportaron contingentes obreros, cualitativa y cuantitativamente superiores a cualquier otra organización de la izquierda, debido a su histórico trabajo en sindicatos clave de la industria y los servicios. La apuesta estratégica al trabajo en el movimiento obrero ocupado desde hace más de una década, cuando la mayoría de la izquierda caía en la tentación facilista del atajo, mediante la organización semi-clientelar de movimientos de desocupados dependiente del estado, hoy comienza a mostrar su verdad.
Al margen de la guerra de interpretaciones mediáticas, contaminada por los intereses de los distintos monopolios de la “industria comunicacional” (opositores u oficialistas), se desprenden algunas lecciones estratégicas de esta nueva jornada protagonizada por la clase trabajadora de nuestro país.
Uno. Por si todavía quedaban dudas, se volvió a ratificar el peso de los sindicatos en la realidad social y política nacional. Incluso, pese a sus divisiones y los límites impuestos por la burocracia sindical, mostraron su relevancia innegable para cualquiera que pretenda desarrollar una estrategia de transformación revolucionaria.
Dos. La jornada también demostró que los piquetes no son un “capricho” de la izquierda para ganar visibilidad propia, sino que, además de ser un instrumento histórico de contrapeso a las cientos de formas de coacción patronal y estatal contra los trabajadores en huelga, son una necesidad específica que se desprende de la historia reciente de la lucha de clases y de la reestructuración de la clase obrera en el pos-neoliberalismo. Un bloguero peronista (Abel Fernández), que no puede ser calificado justamente de ”izquierdista” (más bien es un hombre “orgánico” a la burocracia sindical), afirma: “Hoy los de abajo son – como en la mayoría de las sociedades modernas – los precarizados, los tercerizados, los que están “en negro”, los desempleados, los marginados. Que les resulta mucho más difícil hacer huelga; lo suyo son los piquetes”. Efectivamente, “huelga y piquetes” es la combinación necesaria para hacer pesar con toda su potencialidad la fuerza del conjunto de la clase trabajadora.
Tres. El protagonismo de los sindicatos y la contundencia del paro muestran los límites de la llamada “derechización” que vienen editorializando distintos analistas y que está muchas veces sobrecargada de expresión de deseos, antes que de realidad. A. Fernández también dice: “Y los votantes pueden ser distraídos pero no son idiotas. Mi opinión, falible, por supuesto, es que la mentada “derechización” de la sociedad no llega al bolsillo. Y los que aspiran a que los voten el año próximo deberían tenerlo claro y esforzarse en convencer que ellos no ajustarían más. O rezar para que sea este gobierno el que se vea forzado a hacerlo.” En temas sensibles, controvertidos y contradictorios, como la llamada “inseguridad”, las posiciones del promedio de la sociedad orillan en general la franja derecha (en parte porque su “solución” es imposible sin una transformación radical de la sociedad, si el reformismo en general históricamente no funciona, en este caso mucho menos). Pero confundir esto con el aval a “giros” a la derecha de conjunto, sería un grave error. Hombres como Miguel Peirano (entrevistado en el último número de la Revista Crisis), expresan un sector dentro del Frente Renovador de Sergio Massa, que alerta contra esta lectura facilista: “Si vos mirás los millones de votos que tuvo el Frente Renovador en las últimas elecciones, es gente que ha creído que no se trataba de una visión de ajuste ortodoxo sino de una concepción de desarrollo. Si yo mismo no lo creyera, no estaría colaborando con Massa”. Desconocemos cuánta ascendencia tiene Peirano en el FR, pero su lectura expresa el reconocimiento de una relación de fuerzas real.
Cuatro. Y esto lleva necesariamente a pensar la dinámica del proceso de decadencia y el fin de ciclo kirchnerista y su relación con la izquierda. Basado en el crecimiento económico e impulsado por la necesidad del “desvío” o de la “gran política” de recomponer el régimen gravemente herido en 2001 y sacar a las masas de las calles, el kirchnerismo fogoneó aspiraciones sociales (políticas e incluso culturales) a las que hoy enfrenta abiertamente con el ajuste. El salario y el consumo estuvieron entre las centrales. El salto electoral del Frente de Izquierda y los Trabajadores está ligado a esta experiencia de los sectores más conscientes de la clase obrera que están dispuestos a la pelea por un efectivo “nunca menos” y hasta con aspiraciones de ir por más. Vieron en los referentes del FIT (que basaron su campaña electoral con el eje puesto "contra el ajuste que preparan”), a los más decididos para esta pelea, cuando el relato tomaba cada vez mayor distancia de la realidad hasta ubicarse 180° en el polo opuesto. La combinación de emergencia electoral y conquista de posiciones en la izquierda sindical revelan la falsedad de la existencia de un componente homogéneo de clase media (o perteneciente exclusivo al histórico “espacio representación radical”), entre los votantes del FIT y reafirma la existencia de un componente obrero de calidad, en el universo de los un millón doscientos mil votantes.
Cinco. De la lectura de este escenario de desarrollo político del FIT, relevancia y peso estratégico de los sindicatos en el escenario político y social y emergencia de una vanguardia sindical de izquierda, se desprenden algunas conclusiones y una combinación de tareas para el desarrollo de la izquierda revolucionaria. Por un lado demuestra la falsedad y deja en ridículo a aquellos que decretaban la “superación” y el derrumbe de la burocracia sindical, mediante los votos que había obtenido el FIT (y los traspiés que sufrieron ciertas fracciones de la burocracia en sus apuestas políticas), una especie de bastardeo de la “ilusión de lo político”, que es más bien una “ilusión de lo electoral”. Las elecciones permiten el recuento globular de fuerzas, incluso pueden lograr la conquista de tribunas parlamentarias muy importantes, pero dicho en criollo, “no hacen milagros”. Si la lucha política-electoral no está íntimamente unida a la batalla por recuperar los sindicatos, lo que presupone distintas variantes (y “cambiantes”) de frente único, “la agitación política o parlamentaria de un programa socialista”, no encuentra la fuerza material para hacerlo efectivo. La coalición electoral del FIT en el terreno político y el encuentro sindical combativo de Atlanta, así como la participación en el paro general, con piquetes y una clara delimitación de la dirección, son manifestaciones hoy de esta estrategia de conjunto. Esto es lo que está haciendo emerger al PTS como una izquierda obrera (e internacionalista) en el escenario nacional y que empieza a ser reconocido por la gran prensa burguesa. La ausencia de esta perspectiva está en la base de la desubicación de otros a los que les quedan solo los intentos un poco desesperados de sobreproducción de aparición mediática.
Una “táctica” efímera e insostenible en el tiempo, porque como dijo un general famoso, a éste solo lo vence la organización.

Fernando Rosso

La economía entre el PARO del 10/4 y Washington

La coyuntura económica se concentra en los debates en torno al paro realizado el pasado jueves 10 de abril y la presencia del Ministro de Economía y la delegación argentina a la reunión conjunta del FMI y el Banco Mundial en Washigton.
Las demandas en uno y otro caso aparecen cruzadas en el plano político y económico, con los organismos internacionales sugiriendo la tradicional política de ajuste, una posición que sustenta no solo para la Argentina, sino para el conjunto de la economía mundial, en momentos en donde se reconoce la continuidad de la crisis mundial. En las antípodas, la protesta de los trabajadores trascendió a los propios organizadores y convocó a buena parte de los descontentos con el achicamiento de ingresos que supuso la devaluación de enero y el encarecimiento de los precios, antes y después de la modificación del tipo de cambio.
Es evidente que la presión sobre la política económica se presenta en ambas y opuestas direcciones. Por un lado el afianzamiento de la política de ajuste, especialmente asentada en el deterioro de los ingresos populares; o, entre otras cuestiones, en la atención de demandas de actualización y aumento salarial contra la erosión derivada de la inflación y la aplicación del impuesto a las ganancias a los salarios; destacando en ese marco la reivindicación de jubilados y pensionados por un pago de emergencia que actualice sus haberes y más de fondo la histórica demanda de un ingreso equivalente al 82% móvil con un mínimo equiparable al salario mínimo, vital y móvil en niveles acorde con satisfacer la canasta familiar del trabajador y su familia.

Reunión en Washington

En el cónclave de los organismos financieros se busca el aval para reinsertar a la Argentina en el mercado de crédito mundial. El país está afuera desde la cesación de pagos del 2001, más allá de los regulares pagos, incluidas las cancelaciones al FMI y los canjes de deuda del 2005, 2010 y 2013 al que ingresaron el 93% de los acreedores de títulos públicos.
El argumento para mantener a la Argentina fuera del mercado de préstamos es la continuidad del default con ese 7% de tenedores de títulos, algunos de los cuales demandan al país ante la Justicia de Nueva York; pero también el impago al Club de París, que integran los principales países capitalistas, que a su vez son los principales accionistas y los que deciden en el FMI y el Banco Mundial. Recordemos que a fines de mayo está en agenda el inicio de las negociaciones para salir del default con el Club de París.
La ausencia de un acuerdo con estos organismos es un límite que impone el mercado mundial para liberar créditos, aun cuando YPF obtuvo hace pocos días ofertas varias veces superiores a una demanda de fondos por 1.000 millones de dólares. Pese a una tasa elevada, superior al 8%, la posibilidad de ese financiamiento se considera como una prueba de avanzada para que otros sectores privados de la economía local transiten el mismo camino y volver a la senda del endeudamiento público y privado.
Mencionamos lo público y lo privado porque el gobierno, en tanto sector público, suscribió hace poco un acuerdo estratégico con el Banco mundial por 3.000 millones de dólares para el periodo 2014-2016 y porque YPF sigue siendo una empresa privada, aunque de gestión estatal.
La búsqueda de recursos externos incluye préstamos e inversiones externas directas, que junto al sostenimiento del superávit comercial (mayores exportaciones que importaciones) contrarresten la pérdida de divisas de los últimos años.
Recordemos que las reservas bajaron de 52.000 millones de dólares a mediados del 2011 a unos 27.000 millones en la actualidad. La intencionalidad apunta a frenar el drenaje de divisas y en la medida de lo posible recomponer reservas internacionales.
Para que ello sea posible, los inversores y prestamistas externos actúan sobre el FMI y el Banco Mundial para que las autoridades de la Argentina asuman políticas económicas amigables con los inversores.
Ello puede significar que se profundicen los lazos y vínculos con los organismos internacionales, tal como se viene actuando a los efectos de las correcciones en los índices de inflación y medición del crecimiento del PBI, tal como lo sugirió Christine Lagarde al señalar que la colaboración del Fondo con la Argentina fue a solicitud del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y enfatizando que el organismo debe auditar las cuentas nacionales.

La presión del paro

Desde el otro ángulo, la extensión del paro nacional, más allá del análisis que debe continuarse, respecto de las formas, los modos y los beneficiarios de la iniciativa de acción colectiva, requiere que la política económica asuma algunas respuestas inmediatas.
Una de ellas remite a la actualización del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, ya que es impensable desde la lógica hegemónica actual pensar en su eliminación, algo que estuvo incluido en varias demandas de las organizaciones que protagonizaron la protesta.
Otras respuestas que emanan del paro son de carácter más general y remiten a los precios y los salarios.
En materia de precios se anunciaron dos medidas en estos días. Una de ellas es la extensión de los precios cuidados de 194 productos a 302, con una actualización promedio del 3,2% en el paquete vigente, y el debut para 108 nuevos productos, que vienen con descuento, aun cuando incluyen el fuerte colchón de los aumentos procesados entre fines del año anterior y comienzos del presente. Otra alude a la quita de los subsidios de agua y gas, lo que significan facturas abultados para los usuarios residenciales, ya que las empresas, en aras de la desaceleración económica, se les mantiene el subsidio.
Queda claro que ambas tienen efectos diferenciados e impactan sobre la capacidad de consumo de los sectores de ingresos fijos, precisamente los más desfavorecidos y en buena parte protagonistas de la protesta social del 10 de abril.
Otras reivindicaciones son de mayor alcance y proponen un debate político en la sociedad, tal como la derogación de la legislación antiterrorista; las cuestiones de la seguridad, que involucra la precariedad y tercerización en el empleo, restringiendo seguridad social y previsional. Más para el debate son las consignas de libertad y democracia sindical, que supone discutir el modelo sindical imperante, sobre el que mucho se discutió en estas horas.
Quizá, valga mencionar que el dato más importante que trajo el paro es que aún a favor o en contra, por un tiempo, la agenda de discusión la pusieron los trabajadores.

Julio C. Gambina

domingo, 13 de abril de 2014

Nuevas pruebas vinculan a Milani con la dictadura



El jefe del Ejército César Milani volvió a ser noticia. Nuevas pruebas muestran su participación en la última dictadura militar. En 1984 en La Rioja se formó la Comisión Provincial de Derechos Humanos (CPDH) que documentó los casos de desaparición de personas. Parte de esos documentos fueron hallados recientemente y allí figura el testimonio, contra Milani, del ex detenido desaparecido Alfredo Olivera, quien en 2013 volvió a denunciarlo, esta vez para impedir que fuera ascendido como jefe del Ejército. Pese a que esa prueba la tenía la Justicia Federal, hasta ahora no se usó para investigar la participación de Milani en la dictadura.
El gobierno está decidido a profundizar el encubrimiento sobre Milani. Hace pocos días despidió a María Elisa Reynoso, funcionaria riojana de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), por su rol de abogada querellante en los juicios contra el jefe del Ejército.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, asistió el jueves 3 de abril a la Cámara de Diputados para “rendir cuentas” de la marcha del Gobierno. El diputado nacional del FIT, Nicolás del Caño, intervino con varias denuncias y agudas preguntas, entre ellas cuál es la cantidad y los nombres de los efectivos de las fuerzas armadas y de seguridad que actuaron durante la dictadura y que continúan en actividad, y preguntó "queremos saber cuántos Milani hay hoy en las fuerzas represivas"; Capitanich respondió que el 13 % de los efectivos que hoy revisten en estas fuerzas participaron de la dictadura. Sostuvo, con un cinismo locuaz que si hubiera pruebas contra el jefe del Ejército el Gobierno tomaría cartas en el asunto. Pero las pruebas están, y son contundentes en el caso del conscripto Alberto Ledo, quien desapareció en la noche del 17 de junio de 1976, mientras cumplía con el Servicio Militar Obligatorio en el Batallón de Ingenieros de Construcciones 141 de la ciudad de La Rioja. Ledo era asistente de César Milani, y fue él quien redacto la hoja de la supuesta deserción del conscripto (modalidad que se empleaba durante los años de plomo: cuando los conscriptos eran secuestrados y desaparecidos por los militares, los acusaban de desertores). La denuncia por la desaparición de Ledo contra el hoy jefe del Ejército tuvo gran repercusión antes de que fuera ascendido a este cargo, pero a pesar de esto el gobierno nacional logró ascenderlo, contrariando las voces que se alzaron contra él, entre ellos víctimas de la represión, organismos de derechos humanos independientes del gobierno y los partidos de izquierda. El gobierno tuvo el invalorable apoyo de los organismos de derechos humanos dependientes del gobierno, a los que cooptó con cifras siderales de dineros y otorgándoles cargos en la función pública. Sin este apoyo y esta legitimización al gobierno le hubiera sido más difícil concretar su ascenso.
Pero los esfuerzos del gobierno por encubrir a Milani pegaron un salto en estos días cuando el titular del AFSCA, Martín Sabbatella, despidiera a la delegada del AFSCA en La Rioja , María Elisa Reynoso, por ser querellante en las causas de lesa humanidad contra el jefe del Ejército. Reynoso integra junto a otras abogadas las querellas de las familias de Alberto Ledo, Alfredo Olivera y Oscar Schaller, que son las causas en las que está involucrado Milani. En declaraciones radiales Reynoso dijo “la persona que me sucede (en el AFSCA) es un estudiante del liceo militar y su tío es un militar que estuvo en inteligencia en 1976, contemporáneo con Milani en la provincia de La Rioja ”.
Reynoso pertenece al Partido Comunista (de donde surgió también Sabbatella), quien a raíz de estos hechos se vio obligado a repudiar al gobierno públicamente y evalúa romper con la alianza que hasta ahora mantenían con el FpV. Por ahora el Gobierno continúa sosteniendo al represor Milani.
Por nuestra parte continuaremos reclamando que se abran los archivos de la dictadura, que hasta ahora pocos se dieron a conocer, para que puedan ser juzgados todos los responsables del genocidio cometido por la última dictadura militar. Por eso la banca del FIT presentó en el Congreso proyectos de ley en los que se pide a los Ministerios de Defensa y de Seguridad de la Nación que entreguen la nómina completa del personal que prestó servicio en las distintas Fuerzas Armadas y de Seguridad durante la dictadura genocida (1976-1983), y que hoy continúan integrando esas instituciones. Estamos seguros de que las Fuerzas Armadas y de Seguridad no son reformables ni “depurables” y que la continuidad de los elementos de la dictadura responde a la impunidad. Con esta certeza de que fue toda la institución y que transcurridas décadas desde la caída de la dictadura y que miles de asesinos y torturadores siguen en función, queremos que el Gobierno informe quiénes son, uno por uno, y entregue las listas completas, lo que permitiría no solo conocer a todos los que actuaron en la dictadura, sino también el destino de los compañeros desaparecidos y de los cientos de niños apropiados.

Rosa D’Alesio

Delito y capitalismo



Los linchamientos en las grandes ciudades manifiestan un salto cualitativo de la campaña por “seguridad ciudadana” con elementos protofascistas, producto de la sistemática criminalización y estigmatización de los jóvenes pobres.

Pequeño delito y gran delito

Cristina se opuso a los linchamientos diciendo que “la venganza es el Estado de no Derecho”, convalidando así el Estado de derecho dado en el reciente fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Nº5 de La Matanza que absolvió a siete “honestos ciudadanos” por el linchamiento del joven morocho de 15 años Lucas Navarro en 2010. A la zaga, derechistas como Massa, Macri, De la Sota y la Iglesia hablan de la “ausencia del Estado” y la “liviandad de la Justicia”. Falso. Sin la concurrencia estatal es imposible el desarrollo impune del gran delito (narcotráfico, trata, piratería del asfalto, etc.), administrado por las mismas fuerzas de seguridad. La presencia determinada del Estado explica la criminalización de la pobreza con gendarmes y policías saturando los barrios más humildes para perseguir el “pequeño delito”, sometiendo a los jóvenes pobres al chantaje permanente. Según la CORREPI, durante la “década ganada”las fuerzas de seguridad asesinaron a 2.448 personas con el gatillo fácil y la tortura, en su mayoría jóvenes pobres entre 15 y 24 años. No es cierto que la Justicia sea una “puerta giratoria”: desde 2007 los presos pasaron de ser 52.457 a 62.263; un 75% del total no tiene condena; y 7 de cada 10 son jóvenes pobres entre 18 y 30 años, sin estudios primarios completos y detenidos por delitos menores.
Lo más cínico es que desde hace más de dos siglos los criminólogos afirman que las cárceles no sirven para la “reinserción social” sino que, por el contrario, de ellas salen verdaderos profesionales del delito.
Así, el “pequeño delito” justifica el fortalecimiento del poder represivo del Estado contra las clases subalternas, mientras garantiza el “gran delito” de los negocios ilegales que mueven miles de millones, lavados por los bancos con total impunidad.
La separación entre “ciudadanos” y “delincuentes” se apoya en el sentido común de las clases medias que, atemorizadas en el afán de conservar su pequeña propiedad (amenazada por la gran propiedad capitalista) apuntan a las franjas más plebeyas y pauperizadas. La “justicia por mano propia” exime a las clases acomodadas que delinquen con “guante blanco” sin objeción.

Inclusión y población sobrante

Tras el anuncio de las medidas reaccionarias de Scioli, algunas espadas kirchneristas como el cura Molina, titular de la SEDRONAR, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich y el vice gobernador Gabriel Mariotto se diferenciaron muy tímidamente declarando que “no hay seguridad sin inclusión social”. Es comprensible. Mientras los empresarios “la levantan con pala”, las políticas de inclusión mantienen al 30% de la población en la pobreza, más de 1,5 millón de jóvenes no estudian ni trabajan, la mayoría de los jubilados cobra la mínima y el 75% de los trabajadores no llega a $6.500. La “distribución equitativa de la riqueza”, un fraude.
El cuento de “la inclusión” omite que por las necesidades inherentes a la acumulación, el capitalismo es incapaz absorber toda la fuerza de trabajo disponible en el mercado para la producción de bienes y servicios. Así genera una población obrera sobrante (o ejercito industrial de reserva) que presiona sobre el salario y el empleo de la parte activa de la clase trabajadora. De esa sobrepoblación relativa una franja rota en el trabajo precario y otra es arrojada a la marginalidad y el delito, desclasándose en un lumpen proletariado empleado por la policía, los políticos patronales y la burocracia sindical para todo tipo de actividades criminales. Ante la hipocresía burguesa, Karl Marx describe la funcionalidad del delito para la reproducción del sistema capitalista, señalando irónicamente que “el delincuente produce toda la policía y la administración de justicia penal, esbirros jueces, verdugos, jurados”, y así “el crimen descarga el mercado de trabajo de una parte de la población sobrante, reduciendo así la competencia entre los trabajadores y poniendo coto hasta cierto punto a la baja del salario, y, al mismo tiempo, la lucha contra la delincuencia absorbe a otra parte de la población. Por esta razones, el delincuente… abre toda una perspectiva de ramas útiles de trabajo”.
La “inclusión social” fue la bandera del “progresismo” de los ‘90 contra la “exclusión social” que generaba las políticas neoliberales del gobierno de Menem, idea tributaria de un capitalismo “humanizado” , una utopía reaccionaria hoy reducida a la mera asistencia social con la miseria de la AUH y el plan Progresar. Sobre ese humus germina la marginalidad y el delito.

Un sistema criminal

El capitalismo es un sistema criminal basado en el robo del tiempo de trabajo no remunerado a los trabajadores (plusvalía) y apropiado compulsivamente por los dueños de los medios de producción. Desde su génesis el capitalismo está salpicado de sangre. Su fase de acumulación originaria en Europa se basó en la expropiación violenta de las tierras comunales y las herramientas de los campesinos libres, expulsándolos a los centros urbanos donde una parte se convirtió en proletariado de manufactura y otra mutó en vagabundos, mendigos y ladrones. Cientos de miles fueron ahorcados o arrojados a trabajos forzados al ser considerados “delincuentes” por una legislación sanguinaria. Análogamente, fueron saqueados el oro y la plata en América Latina mediante formas bestiales de explotación como la mita y el yanaconazgo, que exterminaron a los pueblos originarios. Y en el siglo XX las dos guerras mundiales dejaron 70 millones de muertos.
Sólo la clase trabajadora tiene la capacidad para superar este sistema criminal levantando una salida para los más desposeídos, imponiendo con la movilización revolucionaria un Estado de los trabajadores basado en la autoorganización de las masas, en la perspectiva de una sociedad sin explotadores ni explotados.

Demonizan a los pobres

Haciéndose eco de la estigmatización de los pobres como responsables de la “inseguridad”, Luis Barrionuevo definió a los jóvenes humildes como “potenciales asesinos”. El líder gastronómico es la correa de enlace de todos los partidos patronales que quieren separar a la clase trabajadora de las franjas más pobres, demonizándolas a partir de la descomposición social producida por la pobreza que transforma a un pequeño sector en el último eslabón del gran delito.
La clase obrera debe levantar un programa en defensa de los sectores más pauperizados, comenzando por exigir centros recreativos, becas, viandas dignas y boleto estudiantil para todos los jóvenes pobres. Hay que terminar con el trabajo precario y la desocupación con el pase a planta permanente y el reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados con un salario mínimo igual a la canasta familiar indexado según la inflación. Es necesario un plan de obras públicas para proveer vivienda digna, cloacas y todas las necesidades, financiado con un impuesto a las grandes fortunas y el no pago de la deuda externa. Hay que disolver la policía y las fuerzas de seguridad que constituyen la verdadera fuente de inseguridad de la población civil.

Miguel Raider

Otro acto de la entrega a Repsol

Esta semana el Gobierno logró el acuerdo de las comisiones para que el 23 de abril sea sancionado en la Cámara de Diputados el escandaloso acuerdo con la Repsol para pagarle 5 mil millones de dólares de indemnización por la falsa “estatización” de YPF. Con la supuesta intención de escuchar todas las opiniones, el oficialismo convocó a un plenario de Comisiones donde concurrieron el Ministro de Economía Axel Kicillof, el Secretario de la Presidencia Carlos Zannini y el CEO de YPF Miguel Galuccio. Pero los diputados del Frente de Izquierda no pudimos hablar y denunciar este acuerdo escandaloso, que ya vino cerrado bajo 7 llaves. Luego de la exposición de los funcionarios, apenas un puñado de diputados elegidos a dedo por el oficialismo hablaron y finalmente al cabo de unas horas los funcionarios se retiraron. Una verdadera pantomima. Utilizaremos la sesión del 23 de abril, donde el Gobierno consagrará esta entrega, para exigir la anulación del acuerdo con Repsol y el no pago de ni un solo dólar a los vaciadores, además de la inmediata expropiación de todos los activos de las empresas que conforman el complejo hidrocarburífero, para ponerlas bajo gestión de los trabajadores.

Masivo acatamiento en el subte

Luego de intenso debate y lucha política, el paro en el subte fue total y contundente, paralizando todas las líneas. Un anticipo lo habíamos tenido en la línea B: las asambleas y consultas mostraban en una amplísima mayoría de trabajadores una fuerte necesidad de adherir de forma activa al paro contra el ajuste que puso en marcha el gobierno nacional, que con la inflación, los tarifazos, el impuesto al salario, la precarización laboral, los despidos y suspensiones, representa un duro ataque contra los trabajadores. Desde la agrupación “Democracia desde las bases” planteamos también la solidaridad con los petroleros de Las Heras condenados por luchar. En las asambleas habíamos discutido adherir de forma independiente de los dirigentes burocráticos que lo convocaron como Moyano, Micheli y Barrionuevo, y de la UTA, que es el sindicato que siempre actuó en connivencia con Metrovías y avaló el ataque a las conquistas de los trabajadores del subte, razón por la cual creamos un nuevo sindicato.
Si ése era el ánimo en la línea B, mucho de esto percibían también nuestros compañeros en los debates que dimos en todas las líneas y que se reflejó en otros mandatos de base. El paro total terminó de demostrar que este sentimiento era extendido; lamentable fue la actitud del PO, que se negó a hacer asambleas para votar mandatos en los sectores donde tienen referentes. Mención aparte merecen algunos miembros de la Directiva del sindicato, cuyo rol marcó un antes y un después al oponerse al paro por priorizar la defensa del gobierno kirchnerista por sobre la defensa de los intereses de los trabajadores, en momentos de un brutal ajuste. Esto los llevó no sólo a afirmar que la AGTSyP no adhería a la medida (cuando la consulta había resultado insuficiente para determinar eso) sino también a sostener argumentos insólitos (cuando vieron la contundencia que iba a tener la medida de fuerza) denunciando un supuesto lockout patronal arreglado entre Metrovías y la UTA, y el mismo día del paro, que la UTA había impedido trabajar; todos los trabajadores del subte saben que la UTA, por no tener representatividad ni legitimidad, no tiene fuerza para hacerlo si hubiéramos querido trabajar. La contundencia del paro se debe únicamente a que los trabajadores decidieron adherir a la medida y no concurrir a trabajar. Los compañeros del subte protagonizamos así un gran paro nacional junto a millones de trabajadores en todo el país, un paro activo con cortes y piquetes para exigir la continuidad de un plan de lucha hasta derrotar el ajuste.

Claudio Dellecarbonara, delegado línea B

Testimonios

Desde varios días antes empezamos preparando el terreno para encarar la discusión con los compañeros del subte sobre el paro del 10. Varios de los compañeros comenzamos a pasar por los distintos sectores abriendo el debate sobre nuestras justas reivindicaciones, distinguiéndonos políticamente de los convocantes porque tenemos muy claro que no representan nuestros intereses y porque era necesario discutir entre todos qué medidas tomar, qué modalidad de paro: con cortes, piquetes, movilizaciones. Así fuimos haciendo el ejercicio democrático de conocer las opiniones de todos los sectores (boleterías, limpieza, auxiliares, mantenimiento, trafico)
De este proceso surgieron las asambleas de la línea B donde por mayoría aplastante se votó parar. En la línea D, la E, la H también abrimos un proceso de discusión con muchos compañeros y fuimos dando la pelea contra los delegados que no veían viable abrir esta discusión porque están alineados con el kirchnerismo y no piensan dar ninguna batalla para enfrentarse a este gobierno que nos ataca y no respeta nuestras reivindicaciones. Así fuimos recaudando muchas opiniones y se abrieron debates muy interesantes y sobre todo saltaban los argumentos de la directiva que sin generar un espacio, ni consultar a los trabajadores, decían públicamente el subte no para.
Hoy en la jornada misma se demostró lo contrario, decenas de compañeros desde la 5 de la mañana estábamos en la línea B para llevar adelante el paro, tuvo 100% de acatamiento, nadie vino a trabajar y también se reflejo en las demás líneas, en su gran mayoría los trabajadores demostraron su intención de parar, de pelearla y este fue un paso muy importante en el camino de construir una alternativa política con independencia de clase.

Trabajadores del subte