lunes, 23 de julio de 2018

Ante la visita de Lagarde // El FIT se movilizó contra el pacto Macri - FMI

Vaca Muerta: el alucinógeno de Macri



Acuciado por la necesidad de hacer anuncios grandilocuentes y optimistas, el presidente Macri ha expresado ayer en su conferencia de prensa, una serie de delirios sobre Vaca Muerta. Dijo que ya trabajan en el sector No Convencional 30.000 operarios y afirmó temerariamente que el año que viene serán 80.000 y en un par de años serán 500.000. Un macanazo para el récord Guinness.
Pero como una muestra más de la inviabilidad de sus propios planteos, vale decir que en aras de ingresar dólares a través de la exportación de hidrocarburos (en especial gas) se está reforzando el papel del país como exportador de materias primas con el consiguiente grado de estancamiento productivo y desindustrialización en curso.
La anunciada ampliación de gasoductos y oleoductos y las empresas involucradas, así lo indican.
En un operativo relámpago, y tras un acuerdo entre Macri y el gobernador Omar Gutiérrez, en abril se anunció que, tras eliminar a su competidora TGN (Techint-Eurnekian), se adjudicó la obra de un nuevo gasoducto a TGS, cuyo socio controlante es Pampa Energía. Este holding tiene sólidos intereses en yacimientos locales en El Mangrullo, Tacanas, Parva Negra y asociada a Exxon en el área Sierra Chata. Además cuenta con la central térmica de Loma de la Lata, es decir, consume gas como materia prima.
El nuevo gasoducto (con una capacidad futura de transportar 60 millones de m3/día) recorrerá varias de las concesiones de mayor producción de tight gas (No Convencional), lo que implicaría casi la duplicación del volumen a transportar por el Neuba I y II.
Este mayor volumen, a su vez, implica inversiones anexas en plantas compresoras y diversas obras, que un informe del IAPG (Instituto Argentino de Petróleo y Gas) estima en hasta U$S 22.000 millones en los próximos quince años.
Todos montos muy superiores a las cifras anunciadas con grandilocuencia.
La “letra chica” de esos acuerdos ponen un objetivo inmediato bastante más humilde: en una primera etapa el nuevo gasoducto de TGS tendrá capacidad de transportar unos 5 a 10 millones de m3/día.

Las venas abiertas de Neuquén

Varias de las áreas que serían las responsables del aumento de la producción de gas No Convencional son aquellas áreas que sufrieron procesos de subdivisiones, hoy en manos mayormente de Exxon, Shell, Total... y Pampa Energía, y lo entregará al sistema de transporte troncal de la propia TGS. Como TGS es propietaria también del Complejo General Cerri en Bahía Blanca todo indica que el incremental de producción No Convencional, terminaría en el Complejo Cerri, lo cual desalienta toda industrialización en la provincia, ya que adyacente al Complejo Cerri se encuentra el Polo Petroquímico Bahía Blanca y el puerto en condiciones de exportar.
Por su parte Oldelval S.A., donde Pampa Energía tiene el 23% del paquete accionario, ya opera un oleoducto que transporta el 70% (20.000 m3/día) del petróleo que sale de Neuquén hacia Puerto Rosales (en las cercanías de Bahía Blanca). Acaba de anunciar la construcción de un nuevo oleoducto paralelo al anterior. Y tiene en vista construir un tercer oleoducto para evacuar petróleo de otras áreas de la zona centro de la provincia.
El pregonado aumento de la producción de energía de la que se jactó Macri ayer, no está en función de un desarrollo de industrialización o mayor calidad de vida de la población del país, sino como factoría de exportación de productos primarios.
Aún si tuviera éxito su anuncio, sería un salvavidas de plomo para el país.

Norberto E. Calducci

Seguridad y represión para el ajuste con el FMI

Impresionante fue el dispositivo represivo de seguridad para aislar la movilización popular del cónclave en Buenos Aires de los responsables económicos y financieros del G20.
En efecto, para que pudieran reunirse este fin de semana los ministros de economía y los presidentes de los bancos centrales del G20 más los organismos internacionales, especialmente el FMI, tuvieron que cercar por varias cuadras a la redonda el Centro de Convenciones de la Ciudad.
El sábado por la mañana, en Conferencia de Prensa conjunta entre Christine Lagarde y Nicolás Dujovne, la primera había señalado que el FMI dialogaba regularmente con la sociedad civil. Le habían preguntado si el organismo internacional aceptaría conversaciones con sindicatos y organizaciones sociales.
Queda claro que se trata de un diálogo de sordos, típico de amos o patrones, que solo bajan discursos únicos a ser convalidados por los súbditos o socios afines. No aceptan otro lenguaje que el que promueve la sumisión ideológica o el temor a las armas y la represión.
“Vamos bien” dijeron los titulares del Fondo y de la Política económica de la Argentina. Dicho en simultáneo con una inflación minorista de Junio del 3,7% y 16% entre enero y junio, proyectando un 32% para todo el año.
¿A quién le va bien con este alza promedio de precios? A los pocos en condiciones de establecer precios, caso de los grandes productores y exportadores o a los sectores de la alta especulación con tasas de interés entre 40 y 60% en sus colocaciones millonarias.

Ilusiones macristas

Pero tranquilos que Macri anticipó que el próximo año 2019, la inflación será 10 puntos más baja, es decir, casi la misma que la elevada tasa de inflación del 2017.
En rigor, otra ilusión que se vende a la población, como aquella que mentaba al segundo semestre para el crecimiento en 2016, y luego fue el próximo año, el 2017.
Se trata siempre de un imaginario a futuro, mientras el ajuste regresivo pasa. El proyecto de Cambiemos se asienta en un discurso vacío (para la mayoría de la sociedad) de un futuro mejor por venir.
La ilusión al crecimiento del PBI, a la llegada de las inversiones, o a la baja de los precios se presenta mientras la realidad transita por otro camino. Se establece, por ejemplo, un techo a los salarios en las negociaciones paritarias y se deterioran los ingresos populares de la mayoría de la sociedad.
No solo hay menos recursos para la mayoría de la población, sino que también se afecta la actividad económica, con un 0,4% previsto de crecimiento para el año y pronósticos a la baja del PBI para todo el 2018 en torno al -1,5%.
Es la base con la que se organiza el presupuesto del ajuste para el 2019 y en el que pretenden encorsetar a las provincias.
Con esos guarismos de crecimiento se bajan las expectativas para resolver el problema del empleo de millones de despedidos y de la joven generación que pretende ingresar a su primer empleo.
Inflación y recesión son el resultado de la política económica del gobierno, convalidada en el acuerdo con el FMI.
El organismo insiste que el Plan es del Gobierno Macri y que el Fondo avala y financia. Son socios en el ajuste social, condición de posibilidad para viabilizar la rentabilidad futura de las inversiones.
No son ilusiones la inflación y la recesión. Son la realidad de una política que solo tiene perspectiva si se confirma una distribución regresiva del ingreso y la riqueza.
En otros momentos del desarrollo capitalista, entre 1930 y 1980, el proceso de acumulación estuvo obligado, por la correlación de fuerzas en el mundo, a satisfacer aun desigualmente la demanda por el salario y la ganancia.
Pero en las condiciones actuales del desarrollo capitalista, la acumulación solo atiende el objetivo de la ganancia. Por eso, las clases dominantes arremeten con fuerza contra los derechos sociales, laborales y sindicales.
Es la lucha de clases en tiempos contemporáneos, que advirtió el proceso de cambio político en la región latinoamericana y caribeña a comienzo de siglo y por lo cual actualizó los mecanismos de una ofensiva favorable a la rentabilidad del capital.

Fortalecer el poder de demanda social

La ofensiva del capital se desplegó con fuerza desde comienzos de los años setenta y se generalizó como “neoliberalismo”, más allá de la polémica que el término en sí mismo genera, ya que la política hegemónica en este tiempo no es nueva ni liberal.
Para contrarrestar esa ofensiva y la consecuente iniciativa política se requiere restablecer la capacidad de demanda social por derechos, a la alimentación, a la educación y la salud, a la energía y a la democracia participativa y comunitaria, a la paridad de género y la diversidad sexual; al derecho a la vida y por ende a la despenalización del aborto, entre muchos derechos a demandar.
Las movilizaciones contra el FMI poblaron las calles del viernes y el sábado en el país, y acumulan en la gran batalla de denuncia de las políticas que emanan los gobiernos del G20 y los organismos internacionales, los que se reunirán en Buenos Aires en cónclave de presidentes el próximo 30/11 y 1/12.
Constituye un desafío articular la fragmentada protesta que anima el descontento social. De lo contrario, la ilusión macrista podrá continuar disputando el consenso electoral más allá del presente periodo de gestión de gobierno.
La movilización popular es la condición necesaria, no suficiente aún, para gestar un horizonte alternativo a la política represiva, de ajuste y reestructuración regresiva del Gobierno Macri que avala y financia el FMI.

Julio C. Gambina

Un juicio con pocas garantías

Milagro Sala, detenida desde enero de 2016, enfrenta su cuarto proceso oral

El próximo martes comenzará el juicio contra la líder de la Tupac Amaru. Está acusada por fraude y asociación ilícita. Sus abogados aseguran que la fiscalía no tiene pruebas de cómo y cuándo ocurrieron los delitos por los que la acusan.

El martes comenzará un nuevo juicio contra Milagro Sala en la que se la acusa de asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión. La Justicia jujeña habilitó la feria judicial para que se desarrolle el debate oral y público por la megacausa conocida como “pibes villeros” en la que, además de la referente de la Tupac Amaru, están acusadas más de 30 personas entre militantes sociales y ex funcionarios públicos. El juicio estará dirigido por el Tribunal Oral en lo Criminal 3, que además de estar presidido por una jueza que habría reprobado los exámenes para ocupar ese rol, plagió párrafos enteros de un fallo de la Cámara de Casación Federal para justificar el rechazo a casi toda la prueba testimonial, documental y pericial que solicitó la defensa de Sala, así como de su pedido de nulidad de la elevación a juicio. La situación “priva a todos los imputados del derecho a contar con jueces imparciales e independientes y afecta decididamente su derecho a la defensa”, denunciaron los abogados de Sala.
El que comienza esta semana es el cuarto juicio que debe enfrentar la dirigente social jujeña, detenida desde enero de 2016, y el primero con posibilidad de recibir condenas graves. El 3 de febrero de 2017 fue condenada a 3 años de prisión en suspenso por un escrache a Morales. La pena fue apelada por la querella y la defensa y Casación no solo la confirmó sino que le exigió al tribunal elevar el monto de la condena. En diciembre de 2016, fue condenada por violar el código contravencional al acampar durante 50 días frente a la Gobernación.
En este caso, sin embargo, Sala enfrenta penas de más de 10 años de prisión al estar acusada por asociación ilícita, extorsión y defraudación al Estado, acusaciones que fueron construidas “artificiosamente”. Durante la audiencia prelimiar, la defensa de Sala solicitó la nulidad de la elevación a juicio que realizó el Ministerio de la Acusación (la Fiscalía) en la que ubican a Sala y a otros militantes de la Tupac Amaru como integrantes de una organización criminal cuyo objetivo es estafar al Estado mal utilizando dinero público. “No hay una sola mención de fechas, referencias temporales sobre cuándo habría empezado a funcionar la asociación ilícita, cuándo habrían sucedidos los supuestos hechos bajo juicio ni la modalidad que siguieron”, indicó a este diario Matías Duarte, cabeza de la defensa. Ese pedido, junto al que presentaron sobre pericias, testigos y documentación, fue rechazado de plano por el TOC 3, que dirigirá el debate.

El plagio

En su edición sabatina, la edición jujeña del periódico El Expreso denunció que el TOC 3 de Jujuy, integrado por las juezas María Alejandra Tolaba, Claudia Sadir y Ana Carolina Pérez Rojas, habían copiado párrafos enteros de un fallo de la Sala I de la Cámara de Casación Penal de la Ciudad de Buenos Aires en su resolución de rechazo al requerimiento de elevación a juicio y a las pruebas documentales, testimoniales y periciales propuestas por la defensa de Sala en la audiencia preliminar del juicio, que se llevó a cabo a comienzos de junio pasado. En esa resolución, el TOC no realiza determinadas citas a otros fallos, sino que directamente copia y pega argumentos que el juez de la alzada Mariano Borinsky utilizó para argumentar su voto en el fallo que él y sus colegas Ana María Figueroa y Gustavo Hornos rechazaron los recursos de casación presentados por las defensas de los hermanos William y Alan Schlenker y confirmar la condena a prisión perpetua que ambos les valió por el crimen de Gonzalo Acro. El fallo de casación es de mayo de 2016.
“Hay párrafos con citas textuales de jurisprudencia lo cual no genera un gran problema, pero hay un párrafo en particular en el que está un párrafo entero copiado de Borinsky lo cual es grave”, sostuvo Duarte. Señaló que “demuestra que las juezas del tribunal no razonaron ni juzgaron el aspecto a analizar de la sentencia sino que lo copiaron de lo que dijo un juez de otro tribunal, de otra jurisdicción sobre otro tema”.
“Plagiar algo siempre está mal, pero cuando lo hacen jueces o juezas en un proceso penal no solo es muestra de incapacidad y estafa intelectual sino que evidencia una imposibilidad objetiva para juzgar a otras personas”, dijo Aníbal Ibarra, miembro del Comité por la Liberación de Milagro Sala.
En esas resolución, las juezas también rechazaron por unanimidad casi todas las pruebas y los testigos que solicitaron las defensas y dejaron en pie testigos son propuestos y solicitados por el Ministerio Público de la Acusación y las querellas, impulsadas por dos organismos del Ejecutivo de Morales: la Oficina Anticorrupción y la Fiscalía de Estado. “Esto implica un claro y directo ataque al legítimo derecho a la defensa en el que se obliga a los acusados a participar de un proceso en el que los abogados iríamos a legitimar una suerte de espectáculo con nuestra presencia, pero sin posibilidad alguna de ejercer nuestra función”, postuló la defensa de Sala en una nota de opinión publicada en un diario local.

Jueza reprobada

Este escándalo se suma a otro que salió a la luz la semana en una publicación del sitio web El Cohete a la Luna. Tolaba, quien preside el tribunal que juzgará a Sala, ocupa ese cargo de manera subrogante ya que el concurso para otorgar puestos titulares en ese TOC sigue abierto. Es jueza correccional y aunque intentó concursar el cargo, no tuvo suerte: reprobó una de las tres categorías de evaluación.
Según explicaron fuentes judiciales, las instancias por las que debe pasar un juez para integrar un tribunal en el fuero penal son: antecedentes, una entrevista y una prueba de oposición en la que se evalúan las capacidades del concursante para resolver un caso. Ese paso es el que desaprobó Tolaba. Tras una reforma del reglamento de los concursos que se realizó el año pasado, quien no apruebe la prueba de oposición no puede siquiera integrar la terna de jueces. Es el caso de Tolaba. Sin embargo, preside el TOC porque fue designada como subrogante. “Es una aberración moral”, criticó Ricardo Carrizo, cura por la opción por los pobres e integrante del Comité: “Lo que debería ser la imparcialidad judicial se ve mancillada por actos que son impúdicos e impunes, es el desprecio a la vida humana”, dijo.
“Acá hay una condena previa contra los militantes sociales y eso está claro”, opinó Estela Díaz, también del Comité. “Esperaremos el resultado de las audiencias y vamos a ver que a Milagro le van a dar la pena máxima y si es un poco más, también”, dijo dando cuenta de las pocas esperanzas que tienen en el colectivo que se constituyó hace más de dos años en torno del reclamo para que la dirigenta sea puesta en libertad. Díaz evaluó que el debate se dará “sin garantías del debido proceso” y “con una condena impuesta desde que comenzaron las causas”. “Estas son causas que se armaron en contra de pobres, negros y mujeres indias líderes populares para cumplir con lo que dijo Morales no bien asumió la Gobernación y sostuvo el Presidente: que Milagro se tiene que pudrir en la cárcel”.

La megacausa

Desde el martes las juezas del TOC 3 oirán vicisitudes de tres causas que, de cara al debate oral y por pedido del Ministerio de la Acusación, fueron acumuladas. Las tres investigan a Sala y a otras 30 personas, entre integrantes de la organización barrial y ex funcionarios provinciales y municipales, por presuntos delitos relacionados con fondos públicos destinados a la construcción de viviendas. Una de las causas es la que le da nombre al expediente unificado, “Pibes villeros”, y nace luego de que se filtrara un video de tres personas, integrantes de cooperativas de vivienda de San Pedro y San Salvador, retirando dinero en bolsos del Banco Nación de la capital jujeña. El video, cuya difusión viola el secreto bancario, muestra a estos tres cobrando un cheque correspondiente al Programa Mejor Vivir, que destinaba recursos públicos al mejoramiento habitacional de barrios vulnerables. Por ese hecho imputaron a Sala. Una segunda causa tiene como eje un hecho similar, pero con integrantes de cooperativas de la ciudad de Palpalá.
La tercera es de enero de 2016 y le permitió a Morales mantenerla tras las rejas una vez que la demanda del acampe que Sala dirigió en la puerta de la gobernación, ya no se sostenía. Este expediente surgió de una serie de denuncias de ex cooperativistas miembros de la Red de Organizaciones Sociales jujeña, que lideraba la Tupac, en contra de Sala y los otros miembros de su agrupación: Javier Nieva, Marcia Sagardía y la diputada Mabel Balconte. En ese entonces, la Tupac advirtió que las acusaciones de fueron “inducidas” por Morales. “Los denunciantes fueron cooptados por el gobierno provincial a través de prebendas y prácticas desleales con la velada intención de dividir a la clase trabajadora”, denunciaron referentes de la Tupac. Sala, Nieva, Sagardía y Balconte fueron imputados por asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión.

Ailín Bullentini
Página/12

viernes, 20 de julio de 2018

Lagarde y el G20 en Buenos Aires



Fuera el FMI. No pago de la deuda

El 19 y 20 de julio se realiza en Buenos Aires la reunión preparatoria del G20, a la que asistirán los ministros de Economía y Finanzas de los países más desarrollados (imperialistas) y de otros ‘emergentes’ (atrasados y semicoloniales). Se trata de una reunión preparatoria de la Cumbre del G20 con la presencia de los presidentes (Trump, Putin, Macron, Merkel, May, Xi Jinping y otros) que se realizará el 30 de noviembre y 1° de diciembre en Argentina. En estas reuniones participará plena y protagónicamente también Christine Lagarde (FMI) y presidentes de todas las instituciones financieras imperialistas (OCDE, Banco Mundial, etc.).
Entre los pretendidos objetivos fundacionales del G20 se plantea “buscar soluciones de forma coordinada a los problemas globales de la economía mundial”. Sus protagonistas, sin embargo, son los responsables de una aguda crisis del régimen capitalista mundial, que ha detonado una guerra comercial entre los diversos imperialismos y contra los países atrasados. Son también los fogoneros del belicismo sangriento de las guerras imperialistas (Siria, Gaza, Afganistán). Los organismos financieros que vienen al G20 auspician la exacción que está sumiendo en la crisis y la miseria a los países semicoloniales, bajo el peso de las deudas externas usurarias y los ‘ajustes’ promovidos por el FMI, el Banco Central Europeo y otras instituciones imperiales.
La Argentina ‘presidida’ por Macri, por ser el país anfitrión de este encuentro del gran capital contra los trabajadores, tiene el ‘privilegio’ de poder incorporar al temario del evento tres problemáticas.
Macri eligió, en primer lugar, el "Futuro del trabajo: ¿cómo hay que preparar a los estudiantes de hoy para el mercado laboral del futuro?”.
¿Hablará del cierre de los terciarios? ¿o de las pasantías que pretende introducir la reforma laboral antiobrera para tener mano de obra juvenil sumida en la precarización?
Luego, se referirá a la "Infraestructura para el desarrollo". ¿Se va a referir al párate de la obra pública –con su secuela de desocupación masiva- por mandato del FMI? ¿O de los negociados en marcha con el régimen de la PPP (Participación Publica Privada) que entrega la obra pública al capital financiero y fabrica una mayor deuda externa encubierta?
También propuso incorporar "Un futuro alimentario sostenible", en torno de la seguridad alimentaria. ¿Explicará acaso que con un boom de exportaciones de alimentos de Argentina, la miseria social crece y que el FMI ‘autoriza’ a utilizar un 0,2% del PBI para “la protección de los más vulnerables” y “calmar la conflictividad social”?

Ingreso de militares extranjeros

Para proteger a los jerarcas imperialistas, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ha autorizado el ingreso de comandos militares yanquis. Ya una veintena de ellos están aterrizando en el país para entrenare a las policías nativas en la represión de las protestas populares contra los ajustes fondomonetaristas. Para la Cumbre del G 20 de fin de año, serán escuadrones enteros. Todo esto fue hecho violando las propias normas constitucionales, que obligan a que el Congreso autorice el ingreso de tropas extranjeras.

Una carta K para Lagarde

La llegada de la mandamás del FMI, Lagarde, a la Argentina, ha detonado el envío de una carta firmada por destacados kirchneristas, miembros de las centrales obreras (CGT y CTAs) y de los ‘movimientos sociales’ papistas (Evita, CCC, Libres del Sur). Colocan al FMI como árbitro para que interceda contra el ‘ajuste’.
Quieren “alertar al Directorio” del FMI “sobre la explosiva situación social que vive la Argentina” y se lamentan que “no tener otro camino que repudiar esta Acuerdo ya firmado”. Objetiva y obviamente: buscan otro acuerdo con el FMI menos severo. Pero no se plantean derogarlo, sino que “los compromisos suscriptos en el Acuerdo sean sujetos a revisión tanto de la Justicia, como del Parlamento”.
Fuera el FMI y su acuerdo, no al pago de la deuda pública, nacionalización de la banca bajo control obrero, nacionalización del mercado de cambios y del comercio exterior, bajo control de los trabajadores. Impidamos la sangría antinacional del FMI y el G20. Es necesario ya un paro general activo de 36 horas que retome la masiva jornada lucha del 25 de junio, hacia la huelga general.

Rafael Santos

El Marginal 2: la llegada de los Borges y el infierno carcelario copan el prime time



Arranca el partido en el patio del penal de Sierra Grande, Mario Borges juega unos minutos y pide cambio por falta de aire, está ahogado, de inmediato llegan médicos a asistirlo y es trasladado; de camino al hospital su banda, con “Diosito” a la cabeza, embosca a la unidad que lo trasladaba, Borges mata a un policía y se dan a la fuga y ahí sí, arranca la segunda y ampliamente esperada temporada de El Marginal –cuyo primer capítulo se emitió el martes 17.
Se tratará de una precuela a la primera temporada, donde conoceremos cómo fue la llegada de los Borges al penal de San Onofre y su ascenso como kapangas del penal, con el completo aval de su director penitenciario, el corrupto, ambicioso y carismático Antín.
El nuevo ciclo retoma la exploración de los códigos de violencia y descomposición que rigen en las cárceles del país, ya desde el momento en que Mario, ilustrando sobre quién es quien a un todavía ingenuo Diosito, le explica que “acá tenés que pararte de manos” y que “si no cogés te cogen”.
También el dominio de las mafias y el amparo con el que cuentan por parte de las instituciones estatales. San Onofre se encuentra gobernada por la banda del Sapo Quiroga -sanguinario pirata del asfalto y secuestrador-, que vía coimas a la policía y la dirección del penal desenvuelve sus negocios criminales: el narcotráfico con palomas mensajeras, el manejo de mercaderías y de “ranchos” del patio y el levantamiento de apuestas en peleas de vale todo en “un solo raun”. Esta suerte de circo romano entre reclusos y policías, donde los poderosos gozan con la sangre que los salpica, es permitido (y amañado) por Antín, quien recoge sus ganancias de los negocios criminales al tiempo que busca ganar poder y ascender dentro de la fuerza represiva.
En la composición juvenil de la “banda del Sub 21” -que se volverá la enemiga del clan Borges cuando este llegue al poder- se ve cómo tempranamente la cárcel y sus códigos bárbaros operan como una verdadera escuela de delincuencia. El territorio de la banda es “la Villa” –el término carcelario para el patio del penal-, en donde se expone de forma cruda el hacinamiento vivido por los presos –un fenómeno que no ha dejado de agravarse en las cárceles de todo el país.
Otra recién llegada a San Onofre es Emma. La joven e idealista asistente social es recibida por su colega Rita, quien tacha los días para jubilarse y no pisar más esa cárcel: desganada, adaptada y resignada a la descomposición del servicio penitenciario, tierra de machos, donde reina la violencia, la misoginia y la vista gorda a la prostitución. Rita es quien alerta a Emma que “éstos (los policías) son peores que los presos”.

El rating marginal

La importante repercusión de la serie se pudo ver ya en las horas anteriores del estreno de la segunda temporada, el martes 17, con la multiplicación de mensajes de sus seguidores en las redes sociales –en Twitter, “#ElMarginal2” fue trending topic durante toda la jornada. Y se constató con la emisión, que alcanzó 11 puntos de rating -número casi insólito para la ficción en la TV Pública.
El fenómeno de El Marginal no es nuevo: hace varios años que cobran éxito las ficciones que retratan la descomposición social, ya desde Okupas y pasando por Tumberos, Los pibes del Puente y El puntero. Al tiempo que exponen crudas realidades sociales -la droga, la delincuencia, las violaciones y otros flagelos presentes en las barriadas pobres y en la cárcel-, e incluso tocan por momentos la responsabilidad del Estado en este cuadro, “lo marginal” –visto por momentos con cierta morbosidad- no deja de aparecer como una fatalidad, como algo dado y que no puede ser transformado.
Con personajes que fascinan, trabajando en los bordes entre la realidad y ficción y señalando a las fuerzas “de seguridad” como garantes de una podredumbre social, El Marginal conquista espectadores en su bien construido relato del infierno carcelario.

Beita @_DBEITA_

Los ministros de Monsanto

Se presentó el trabajo interministerial de las carteras de Salud, Ciencia y Tecnología, Ambiente y Agroindustria. En conferencia de prensa, Rubinstein, Barañao, Bergman y Etchevehere dejaron frases antológicas para justificar la aplicación de agrotóxicos a gran escala.
“Uno también se puede morir tomando mucha agua. No hay sustancia inocua. Dependemos hoy de los fitosanitarios para proveer alimentos al mundo. El problema está. Y es algo que yo siempre le he reclamado a los productores: ¿Cuál es el problema con los fitosanitarios o los agroquímicos respecto de otras tecnologías que también tienen efectos nocivos como la electricidad o el automóvil, que también producen muertes?”. Lino Barañao 11/07/2018. Ministro de Ciencia y Tecnología.
El miércoles por la mañana, los ministros de Salud; Ciencia y Tecnología; Ambiente, y Agroindustria brindaron una conferencia de prensa para presentar las propuestas surgidas de un equipo de trabajo interministerial, para la formulación de políticas públicas en cuanto a la aplicación de "fitosanitarios". El informe estará a disposición para la sociedad en las próximas semanas pero en la frase del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, ya puede entenderse el espíritu del trabajo interministerial: justificar el uso de agrotóxicos sin importar cuántas muertes generen. E instalar la falsa idea de que los agrotóxicos - a los que prefieren llamar fitosanitarios- son necesarios para que la población tenga alimentos. Sí, aseveran que el veneno que destruye la comida es necesario para que haya comida. Sí, aún cuando se utiliza para producir biodiesel o soja, productos que no come la población argentina, los ministros sostienen que ese veneno es el que nos permitirá alimentar a las personas que habitamos el suelo argentino.

Un vaso de glifosato para Barañao: Comida para los ricos, veneno para los pobres

“Con los autos y con la electricidad, todos asumimos el riesgo porque nos sentimos beneficiarios. Todos pensamos que el auto puede provocar un accidente, alguien puede morir, pero yo puedo tener un auto o quiero tener un auto. En el caso de los agroquímicos parecería que se beneficia solamente el productor y que el ciudadano común sufre las consecuencias nocivas. Pero no es así: todos somos dependientes de la agricultura. La humanidad depende de la producción de alimentos. Van a haber mil millones más de personas en el planeta y esto implica 70% más de producción y no hay 70% más de tierra para cultivar. Entonces, claramente necesitamos de nuevas tecnologías que hagan sostenible la agricultura y que, en la medida de lo posible, sus efectos sean inocuos sobre la salud humana”, agregó Barañao.
Sí, para el ministro de Ciencia los agrotóxicos son un mal necesario. Sí, Lino Barañao quiere hacernos creer que el problema es que faltan tierras, y no que están mal distribuidas. Sí, no reconoce que su compañero de gabinete Luis Miguel Etchevehere tiene como principal objetivo en su cargo destrozar a la agricultura familiar. Sí, omite recordar que hace pocos días su compañero le quitó el monotributo social agropecuario a los pequeños trabajadores y trabajadoras de la tierra. Sí, no se anima a decir, lo que sí se anima a decir Nahuel Levaggi, de la Unión de Trabajadores por la Tierra: “El Ministerio de Agroindustria está hecho por y para los grandes terratenientes, al sector de la pampa húmeda agroexportadora, y desprecia a todos los pequeños productores de alimentos”.
“Por un lado tenemos una agricultura industrial que produce alimentos para dos mil millones de personas que solo quieren comer. Y tiene que ser de una forma sostenible y minimizando el impacto ambiental, y eso requiere biotecnología. Pero al mismo tiempo tenemos que tener en cuenta que esa agricultura industrial demanda cada vez menos mano de obra, con tres personas se manejan 7 mil hectáreas. Realmente hay una eficiencia que se contrapone a la generación de empleo”. Reconoció Barañao que la producción a gran escala que promueve y fomenta el Ministerio de Agroindustria no crea empleo.
“Por otro lado hay un fenómeno paralelo, que es la generación de este mercado de lujo responsable o consumo sustentable, que es este auge de productos agroecológicos, orgánicos, que crece exponencialmente. Es una tremenda oportunidad para Argentina, la de producir este tipo de productos Premium de mayor calidad”. Sí, para el ministro de Ciencia comer alimentos sin veneno se trata de un lujo. Comida para los ricos, veneno para los pobres.
“Hay un enorme potencial en la generación de empleo a través de la producción agroecológica orgánica en el país. Ahí estamos haciendo un acuerdo estratégico con Singapur para comercializar estos productos de alta calidad a los mercados asiáticos”, destacó Barañao. Sí, los alimentos agroecológicos son de difícil acceso en el país en que se producen, pero se podrán comer en Singapur.

Cuando la salud no es prioridad

Los cuatro funcionarios que participaron de la conferencia de prensa remarcaron que es muy importante contar con estudios e investigaciones serias sobre el uso de "fitosanitarios" y aseguraron que se trata de una prioridad para los ministerios. Sin embargo, Adolfo Rubinstein, ministro de Salud de la Nación, reconoció en la misma conferencia que su área no tiene como prioridad analizar las consecuencias del glifosato en la salud de la población.
-Este año varias organizaciones pidieron que a la hora de hacer la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS), se hicieran análisis de agrotóxicos en sangre y orina. ¿Por qué tomó la decisión de no hacerlo?
-Ustedes saben que en toda encuesta hay que priorizar. Tiene decenas de módulos. Y el tema fue que teníamos que priorizar muchísimos aspectos de la nutrición. Este año la encuesta, a diferencia de 2005, incluye población adulta, más otras mediciones objetivas y directas. Así que fue un proceso de priorización, no hubo ninguna razón en especial.

“Si está bien aplicado, no causa daño”

Para el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevere, lo que se llama veneno o agrotóxicos -pero él llama “fitosanitarios”- no causa daño. Sin importar a cuántos metros de la población se fumigue. “No pasa por la distancia sino por la forma de aplicación y la dosis de los fitosanitarios, pesa más el tema del viento y la temperatura. Bien aplicado como cualquier otro producto, con la dosis y aplicación adecuada, los fitosanitarios no causan ningún tipo de daño”. La Escuela Primaria N° 7 y Jardín de Infantes N° 903, en 2011; la Escuela Primaria N° 12, Secundaria N° 3 y Jardín de Infantes N° 909, en 2014; y la Escuela Primaria N° 8 y Jardín de Infantes N° 904 de Marcos Paz fueron fumigadas en los últimos años en horario escolar, a pesar de que la ordenanza Nº 44 / 2012 promulgada por el Concejo Deliberante del municipio establece que están prohibidas las fumigaciones aéreas y que la aplicación de productos agroquímicos sólo puede realizarse a partir de los trescientos metros (300m) del perímetro del establecimiento educativo.
Los chicos y las chicas tienen problemas respiratorios, les salen muchos granos, sufren dolores de cabeza permanentes y han tenido fuertes intoxicaciones. En San Antonio de Areco los límites a las fumigaciones son similares desde que se implementó la prohibición en 2016. Pero antes, en 2014, en la escuela número 11 de San Antonio de Areco se fumigó con 2,4-D al lado del alambrado de la escuela. A la maestra rural Ana Zabalaoy le agarró una parestesia facial y una insuficiencia respiratoria. Además se le reactivó un cáncer de mamá que había tenido diez años atrás, se le hicieron varias metástasis, una de ellas en la columna que le genera mucho dolor. Tanto en Marcos Paz como en San Antonio de Areco si se hubiesen respetado las distancia, si no se hubieran fumigado escuelas nadie se habría enfermado. Pero sí, para Etchevehere regular las distancias no sirve para nada.
“Frente a la diversidad de opiniones necesitamos una voz objetiva. No podemos guiarnos por pálpitos, por cuestiones militantes o por pareceres. Es donde más estrictos hay que ser. Todo depende de qué dosis y de qué manera es aplicada. Invitamos a todos a manifestarnos con rigor científico. Creemos que estamos generando empleo formal y reduciendo la pobreza”. Sí, Luis Miguel Etchevehere, el ex presidente de la Sociedad Rural, se identifica como una voz objetiva. Sí, Luis Miguel Etchevehere, el mismo que asegura que los agrotóxicos no causan daño alguno, sin ninguna prueba científica independiente. Sí, el mismo que ignora todas las investigaciones de los campamentos sanitarios realizadas por la Universidad Nacional de Rosario. Sí, el mismo que ignora que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado al glifosato “potencialmente cancerígeno”. Sí, el mismo que ignora que la Justicia de Estados Unidos acaba de sentar en el banquillo de los acusados a Monsanto por que su herbicida glifosato Roundup enfermó de cáncer al productor rural David Dickens. Sí, el mismo que les dijo a la Sociedad Argentina de Apicultores (SADA) que se acostumbren a que se mueran las abejas a causa de los agrotóxicos porque el modelo no va a cambiar. Ese hombre quiere venir a darnos lecciones de objetividad, cuando todas sus declaraciones y acciones evidencian que su objetivo en el cargo es ampliar las ganancias de los grandes productores, sin importar lo que cueste, sin importar que se destroce el suelo, que se mueran las abejas o comamos veneno.
“En definitiva, cualquier producto que tenemos abajo de la pileta en el lavadero de nuestras casas posiblemente son igual o más tóxicos de los que estamos hablando”, cerró su exposición. Y con esas palabras la evidencia quedó muy clara. Sí, para el ministro Etchevehere parece que los elementos con los que limpiamos los muebles o lavamos la ropa, podrían ser los mismos con los que envenenamos a los alimentos. Sí, para el ministro aunque lo niegue - y quiera llamarlos fitosanitarios- los agrotóxicos son tóxicos. No importa las distancia ni los usos, ni las aplicaciones, ni los estudios e investigaciones, su objetivo es beneficiar a los grandes productores.

Contaminación ideológica

Al ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, le preguntamos si para el trabajo interministerial había consultado los resultados de estudios realizados por la Universidad de Rosario, donde se detectó un crecimiento de cáncer en un 500 por ciento en casos vinculados con agrotóxicos y si pensaba visitar a dichas poblaciones. Esperábamos que se hiciera el desentendido. Y sí. Se amparo en las competencias y responsabilidades de los gobiernos municipales y provinciales: “Es muy importante ver las incumbencias y las responsabilidades de los diferentes gobiernos: municipales, provincial y luego el nacional. Con la idea de que todos nos vamos a ir haciendo cargo de la incumbencia de cada uno pero sin dejar de trabajar juntos, todo este tipo de trabajo colaborativo, interministerial es una nueva forma de trabajar en Argentina. Estamos convencidos de que las buenas prácticas son muy importantes pero no como un acto testimonial sino como un acto transformacional de cómo vamos a vivir. Eso lo regulan las prácticas pero también el mercado. Tenemos que cambiar la manera de producir alimentos, pero lo que nos falta -además de sentido común- es el atributo de la moderación”.
Como no nos había respondido si pensaba visitar a las poblaciones en donde se incrementaron os casos de cáncer a causa del glifosato, se lo volvimos a preguntar: “Dado que cada una de tus preguntas, que las contestamos, más que una pregunta es una aseveración ideológica que respetamos...sobre tu último comentario…. no dije en ningun momento que no iba visitar a nadie. Tenés que entender que esos lugares tienen gobiernos locales: municipales y provinciales”. Sí, para el ministro Bergman el cáncer que generan los agrótoxicos es “aseveración ideológica”.
“De ninguna manera nos tenemos que sentir imputados por temas que no están en la agenda de lo que tenemos que hacer”, fueron las últimas palabras del ministro de Ambiente y de la conferencia de prensa. Y sí, para los ministros de Ambiente, Ciencia, Salud y Agroindustria no está en la agenda ni prohibir ni reducir los agrotóxicos. Lo que está en la agenda es hacernos creer que podemos comer veneno y ser felices.

Rvista Citrica

jueves, 19 de julio de 2018

El malestar por los agroquímicos sacude al Gobierno en Argentina

La inquietud por el creciente uso de agroquímicos en la agricultura y su impacto sobre la salud y el ambiente recorre Argentina y llevó al gobierno a mostrarse activo y comprometido en un tema en el que prefirió no actuar durante años.
Cuatro ministros de la administración de Mauricio Macri -de Agroindustria, Ambiente, Salud y Ciencia y Tecnología- se mostraron juntos el miércoles 11, en una imagen absolutamente inusual, durante la presentación de una serie de principios y recomendaciones “sobre buenas prácticas en materia de aplicaciones de fitosanitarios”.
El objetivo, según explicó el ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere, es “llevar seguridad a la población, tanto a las comunidades locales que conviven con la actividad agrícola como a todo el resto de los habitantes de la Argentina, que consumen los alimentos que se producen”.
La empresa parece difícil. La intranquilidad por la cuestión de los agroquímicos, que no es nueva, quedó de manifiesto como nunca antes desde fines del año pasado hasta hoy, período en el cual distintos municipios prohibieron el glifosato, el herbicida de mayor uso en la agricultura nacional.
Uno de ellos es el municipio de Rosario, que es el tercero más poblado del país y además tiene una gran importancia simbólica en esta cuestión, ya que concentra en sus alrededores las plantas procesadoras de soja transgénica, cultivo que en las últimas dos décadas desplazó al trigo y al maíz y ocupa más de la mitad de la superficie sembrada.
En ese período, la tierra dedicada a la agricultura en este país de casi 2,8 millones de kilómetros cuadrados pasó de unas 18 millones de hectáreas a 35 millones y, aunque no hay estadísticas oficiales ni privadas sobre el uso de agroquímicos, expertos estiman que este se triplicó.
De todas maneras, los cuatro ministros hicieron una defensa cerrada del modelo agrícola y, en particular, del glifosato, cuya licencia fue renovada en noviembre por un período de cinco años por la Unión Europea (UE) por 18 votos contra nueve, en una decisión que tuvo en vilo a los productores argentinos por sus implicancias económicas.
“No desconocemos que las sustancias químicas que se usan en la producción agrícola tienen potenciales efectos nocivos, pero nada es completamente inocuo. Uno se puede morir hasta tomando agua en cantidad”, sorprendió el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao.
“La agricultura de hoy es tan dependiente de los fitosanitarios como la salud depende de los antibióticos. Y también los antibióticos, si no se aplican bien, pueden tener consecuencias fatales”, agregó.
También enfático, Etchevehere rechazó los cuestionamientos, cuando dijo que los agroquímicos “bien aplicados, no causan ningún tipo de daños” y que “todo depende de la dosis y de la manera” en que se apliquen.
“Entendemos que puede haber preocupación, pero no podemos guiarnos por afirmaciones ideológicas o militantes. Convocamos a una discusión con criterios científicos”, agregó.
Desde las organizaciones sociales y ambientales que llevan adelante la denuncia pública del impacto de los agroquímicos, sin embargo, no se confía en las intenciones oficiales.
El presidente de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, Enrique Viale, dijo a IPS: “Quieren simplificar la cuestión, calificando a nuestras afirmaciones como ideológicas y a las de ellos, como científicas. Es exactamente al revés”.
Viale agregó que “ellos son unos fundamentalistas del agronegocio y no están dispuestos a atender los estudios científicos que revelan que en la Argentina se está produciendo una tragedia ambiental por el uso de agroquímicos. Ahora, sólo buscan convalidar el modelo agrícola”.
La actividad agropecuaria es central históricamente en la economía argentina y lo sigue siendo hoy. Si se suman productos primarios o industrializados, el campo es responsable de cerca de 70 por ciento de las exportaciones y de 20 por ciento del producto interno bruto de este país sudamericano.
La estructura constitucional de Argentina es la de un país federal, donde las regulaciones en materia ambiental están en manos de las provincias.
Por eso, el documento elaborado por un grupo de expertos convocados por el gobierno nacional contiene 12 principios y 23 recomendaciones para la aplicación de agroquímicos, que no son vinculantes y apenas constituyen “un marco orientador” para las autoridades subnacionales, como lo llamó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.
En todo caso, la Constitución argentina también prevé que el legislativo Congreso Nacional dicte leyes de “presupuestos mínimos de protección ambiental”, que deben ser respetadas obligatoriamente por las provincias.
En ese sentido, el documento recomienda que se impulse una ley que declare “de interés para la Nación la adopción de buenas prácticas en la aplicación de fitosanitarios” y que establezca criterios para todo el país.
El presidente de la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, Atilio Benedetti, integrantes de la alianza gubernamental Cambiemos, se mostró favorable a que el tema sea ordenado por una ley nacional.
“Es probable que discutamos en el Congreso este tema, que es muy complejo y que afecta de una u otra manera a todos los argentinos. Es muy importante que despejemos miedos”, dijo a IPS.
En realidad, en el Congreso existe ya desde al año pasado un proyecto de ley de agroquímicos presentado por el opositor Fernando Solanas, que es presidente de la comisión de Ambiente del Senado.
Solanas es, desde antes de incursionar en la política, un reconocido director de cine y este mismo año estrenó su última película, un documental que retrata el efecto de los agroquímicos en distintas zonas del país. Su título es “Viaje a los pueblos fumigados”.
Su proyecto de ley sostiene que 12 de los 44 millones de argentinos viven en zonas donde se aplican agroquímicos y están en riesgo.
La iniciativa propone que se prohíban de manera absoluta las fumigaciones aéreas y se restrinja la aplicación terrestre, en un área de 1.500 metros alrededor de las áreas urbanas, que quedaría constituida como zona de amortiguación.
Precisamente la de las zonas de amortiguación es tal vez la cuestión más conflictiva.
De hecho, el tema de los efectos de los agroquímicos llegó a la agenda pública en 2002, cuando un grupo de mujeres de un barrio de la ciudad de Córdoba, llamado Ituzaingó, denunciaron que las fumigaciones en las plantaciones de soja que estaban a pocos metros de sus casas habían provocado casos de cáncer y malformaciones.
El documento presentado por los ministros, sin embargo, no se pronuncia sobre la extensión que debe tener las zonas de amortiguamiento, ya que considera que debe ser “variable y funcional a las particularidades y escala de cada lugar”.
Entre 2003 y 2012 el uso de agroquímicos en Argentina creció 850 por ciento, de acuerdo a las estadísticas de la Cámara de Sanidad y Agropecuaria Fertilizantes (Casafe), que últimamente dejó de publicar sus números.
El director ejecutivo de esa cámara empresaria, Federico Landgraf, dijo a IPS que “el glifosato debe ser la sustancia más estudiada del planeta. Hay una demonización desde el punto de vista ideológico”.

Daniel Gutman
IPS

miércoles, 18 de julio de 2018

El escándalo de los aportantes truchos sacude a Cambiemos



El escándalo por los aportantes truchos a la campaña de Cambiemos dio un nuevo salto este mediodía, cuando la gobernadora bonaerense y presidenta del PRO provincial, María Eugenia Vidal, no tuvo más remedio que pedir la renuncia de la contadora general de la Provincia, María Fernanda Inza, quien también es la tesorera del PRO. Ambas son las principales autoridades políticas sobre quien recae la responsabilidad judicial por la causa de los aportantes truchos a la campaña de Cambiemos 2017 que se hizo pública hace algunas semanas mediante una investigación periodística. Se trata de una red de lavado de dinero que financió la campaña de Esteban Bullrich, que fue candidato a senador, y Graciela Ocaña, primera candidata a diputada nacional, ambos por la Provincia de Buenos Aires.
Son alrededor de mil personas que aparecen como aportistas pero que niegan haberlo hecho. La mitad, son beneficiarios de programas sociales o monotributistas sociales. Mayormente trabajadores pobres. También se cuentan empleados estatales, comerciantes y empresarios de la provincia de Buenos Aires. Los supuestos aportistas figuran como afiliados al PRO, aunque ninguno de ellos sostiene haberse afiliado por propia voluntad. Sus nombres fueron tomados de las listas y del padrón partidario del PRO, al que fueron incorporados forzosamente para blanquear aportes económicos cuyos orígenes no se conocen. Con ese método entre los aportistas truchos figura hasta el intendente de Mar de Plata, que negó haber aportado. Cambiemos es la alianza electoral que más aportes en efectivo informó haber reunido ante la justicia electoral.
En la Justicia hay denuncias por usurpación de identidad, falsificación de documentos, lavado de activos y violación de secretos y privacidad y se pide que se investigue las responsabilidades de Vidal, Inza, del Jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai (secretario general del partido) y los intendentes de Vicente López, Jorge Macri (vicepresidente primero), y de Lanús, Néstor Grindetti (vicepresidente segundo) y se encuentran imputados Silvia Chabán, por el PRO, y Alfredo Irigoin, por la Unión Cívica Radical, en su carácter de responsables económicos de la campaña.
Ante la aparición de nuevas denuncias y la contundencia de las pruebas que circulan públicamente, el PRO decidió cargar las tintas contra Inza. Pero la revelación de esta corruptela pone de manifiesto un entramado que va desde el origen de los fondos hasta la falsificación de las afiliaciones y robo de datos: una cadena de responsabilidades.
“Este hecho de corrupción no sólo pone de manifiesto la hipocresía de quienes dijeron que venían a traer la transparencia a la gestión pública, sino que pone al desnudo como el conjunto de los partidos políticos patronales se financian de manera espuria, con fondos criminales o aportes empresarios fuera de los límites legales”, dijo el diputado provincial del PO-FIT, Guillermo Kane.
Luego de las denuncias vinculadas a las coimas de Odebrecht vuelve a quedar evidenciado cómo se manejan los partidos del régimen. Cambiemos es parte de la misma descomposición del régimen político que se evidenció en las valijas de Antonini Wilson, los bolsos de López o la relación entre los empresarios de la Efedrina y la recaudación de la campaña del kirchnerismo.
“Para terminar con la corruptela de la política capitalista y enfrentar a todo el plantel de ajustadores, desde Macri a los gobernadores e intendentes del PJ que negocian los presupuestos de endeudamiento y ajuste, debemos constituir una alternativa política independiente de los trabajadores”, dijo Kane.

Prensa Obrera

El Frente de Izquierda se movilizará el sábado en repudio a la llegada de Christine Lagarde



Ante la visita de la presidenta del Fondo Monetario Internacional el FIT se movilizará para repudiar el plan de miseria social y entrega nacional que ha pactado con el gobierno de Macri y los gobernadores.

El próximo sábado 21 de julio, el presidente Mauricio Macri se reunirá con la titular del Fondo Monentario Internacional Christine Lagarde en lo que es la primera visita de la funcionaria después de firmar el acuerdo por el que el Estado argentino recibiría U$S 50 mil millones de préstamo.
La reunión, de la que participarán otros funcionarios del gobierno nacional, será en en el Centro de Convenciones de la Ciudad de Buenos Aires.
La visita no es de "cortesía". La presidenta del FMI llegará con un objetivo claro y concreto: revalidar el plan de miseria y entrega que pactó con el gobierno de Macri y del que participarán los gobernadores.
El FIT se concentrará junto a otras organizaciones políticas y sociales el sábado a las 12 del mediodía en la esquina de Las Heras y Pueyrredón.
Se reproduce completo el comunicado firmado por el PTS, el PO e IS, los tres partidos integrantes del Frente de Izquierda.

Ante la visita de Christine Lagarde el Frente de Izquierda se movilizará contra el pacto de Macri, el FMI y los gobernadores

Con su visita a la Argentina, la presidenta del FMI viene a refrendar el plan de miseria social y entrega nacional que ha pactado con el gobierno de Macri. Entre otras medidas, impulsan despidos masivos y reducción del salario real de docentes y estatales; la liquidación del Fondo de Garantía del Anses y la acentuación de los tarifazos, para asegurar el pago de una deuda usuraria y fraudulenta. Este ajuste brutal pretende salvar al gobierno de Macri de la quiebra a la que ha conducido su propia política. Pero hasta el mismo FMI reconoce que la deuda argentina es impagable.
El Frente de Izquierda denuncia la connivencia y complicidad de la oposición patronal que, desde las gobernaciones y el Congreso, está pactando con el gobierno esas medidas de ajuste, y sólo pretende eximir de ellas a los sectores capitalistas a los cuales responden. En la misma línea, la burocracia sindical, en todas sus vertientes, no ha anunciado la menor respuesta de lucha ante los anuncios del FMI, por el contrario le han pedido una entrevista a la directora del FMI.
El Frente de Izquierda sostiene que sólo los trabajadores, con un programa propio y con su lucha, pueden darle una salida a esta crisis. Por eso planteamos: no pago de la deuda externa, nacionalización de la banca y el comercio exterior, por un plan económico de los trabajadores. Ningún despido, reapertura de las paritarias e indexación mensual de los salarios; 82% móvil y aumento de emergencia para los jubilados. Por un inmediato paro activo de 36 horas y un plan de lucha para derrotar el ajuste de Macri, el FMI y los gobernadores.
Al sometimiento imperialista que encarna el G20, le oponemos la unidad internacional de la clase obrera, por el gobierno de trabajadores y el socialismo.
Por todo esto, el FIT se concentra junto a otras organizaciones el sábado 21 a las 12 horas en Las Heras y Pueyrredón, para marchar desde allí al Centro de Convenciones donde se reunirá Lagarde con Macri y miembros del gobierno.

Frente de Izquierda y los Trabajadores

Ramal: “Macri se declaró impotente frente al derrumbe de su propia política”

Marcelo Ramal, dirigente del Partido Obrero, se refirió esta tarde a la conferencia de prensa del presidente Mauricio Macri.

“La conferencia de prensa puso de manifiesto –dijo- la completa impotencia del presidente frente al derrumbe de su propia política. Macri se declaró víctima de un ´mundo convulsionando´, ocultando que durante dos años se ha empeñado en atar el rumbo de Argentina al del capital financiero internacional y al de un capitalismo en bancarrota, sin tener otro resultado que el de colocar a la Argentina a las puertas de una nueva crisis de deuda”.
Con ese mismo argumento, Macri presentó como fatal o inevitable a la tentativa de trasladarle esa bancarrota a los trabajadores. De ese modo, se declaró ajeno a los tarifazos o despidos que, como en Télam, han sido promovidos por el propio gobierno. “Con estos argumentos, Macri pretende que los trabajadores acepten esta escalada sin oponerle una lucha. Pero ello no va ocurrir. Es necesario que tomemos nota de este Macri sin respuestas, expresión de un gobierno fracasado, y pongamos en pie a nuestras organizaciones obreras para derrotar el plan fondomonetarista contra trabajadores y jubilados”, concluyó Ramal.
La conferencia tuvo la peculiaridad de estar atravesada por el conflicto de la agencia estatal Télam, ante la movilización de sus trabajadores despedidos y la solidaridad de los periodistas presentes en la conferencia. Uno de ellos, de Tiempo Argentino, interpeló directamente por los 357 despidos en la agencia al primer mandatario.

martes, 17 de julio de 2018

"La esencia de este sistema es la precaridad laboral" // Jorge Altamira en Crónica

El FMI exige avanzar contra trabajadores y jubilados



(pero no da dos mangos por su propio plan)

Finalmente, el FMI dio a conocer los detalles del plan de ajuste que exige a la Argentina, como condición para la línea de “asistencia” (desembolsos parciales) anunciada hace más de un mes. Aunque muchos de estos detalles eran conocidos, la precisión anticipa un cimbronazo contra trabajadores y jubilados:
-El Fondo exige el recorte de los empleados públicos “no prioritarios”, un término suficientemente vago como para meter en la bolsa a miles de trabajadores estatales. Si se tiene en cuenta a la elevada precarización del empleo público –una “herencia recibida” del kirchnerismo-, el macrismo podrá servirse del mero vencimiento de contratos para dejar sin trabajo a muchos de los que hoy revistan en el Estado.
-Para estos mismos estatales, el FMI receta un aumento nominal máximo del 8% en sus salarios. Por caso, y si el gobierno lograra la “hazaña” de bajar la inflación del 2019 al 17 o 20%, ello implicaría una caída de los salarios del Estado de unos 10 puntos, a lo que se suma un 10 o 15% de pérdida del poder adquisitivo del año en curso. De ese modo, maestros, empleados y trabajadores de la salud pública habrían perdido la cuarta parte de su salario en dos años.
-La “letra chica” ratifica la decisión de rematar el Fondo de Garantía del Anses, para el pago de deudas por juicios jubilatorios. Pero con ese fin, el gobierno impulsó un megablanqueo, revelando que esos fondos se están utilizando con otros fines. El remate del Fondo de Garantía, ni qué decirlo, prepara las condiciones para una nueva reforma previsional, que eleve la edad jubilatoria y abra paso a una reprivatización del sistema.
-El texto del Fondo prevé la venta de tierras públicas para cubrir las necesidades de financiamiento. Ratifica, por lo tanto, una orientación que también viene cabalgando desde el gobierno anterior: el remate del suelo a favor de grupos privados, que se lleva adelante sin siquiera pasar por el Congreso desde la creación de la Agencia de Bienes del Estado, bajo la administración de CFK.

Fracaso en puerta

Aunque todos los componentes del “plan de guerra” eran relativamente conocidos, el texto del FMI aporta una novedad. Varios observadores alertaron sobre la demora incurrida por el Fondo en dar a conocer este texto, si se tiene en cuenta que ya ha pasado más de un mes desde el anuncio de su acuerdo con el gobierno. Según se informa, varios directores y técnicos pusieron en tela de juicio la ´sustentabilidad´ del plan de ajuste, al observar que ni el socorro anunciado por el FMI había logrado frenar la corrida cambiaria y la caída de todos los activos argentinos, desde las acciones hasta los títulos públicos.
Esa desconfianza en el rumbo oficial ha quedado estampada en esta letra chica, y su pronóstico sobre el curso general del supuesto rescate de Argentina. El documento señala que “persisten riesgos considerables para la sustentabilidad de la deuda” a causa de “la gran participación de la deuda en moneda extranjera (lo que hace que la dinámica de la deuda de Argentina sea susceptible a un debilitamiento sostenido del tipo de cambio real) y las grandes necesidades de financiamiento externo que, según la experiencia internacional, ha demostrado ser un fuerte predictor de una crisis de deuda”. El FMI se sirve de la crisis argentina para promover una brutal exacción contra trabajadores y jubilados…pero sin la menor expectativa de que semejante masacre social exima a la Argentina de una cesación de pagos. Más bien, abre el paraguas en relación a un defol, y llama a cuidar…al propio FMI, cuya “liquidez podría quedar comprometida” por el elevado monto del programa de “socorro” a la Argentina. Con este argumento, el Fondo endurecerá las condiciones para los próximos desembolsos prometidos al país.

Los choques que se vienen

Más allá de los ataques a los trabajadores, el memorándum abre un frente de crisis al interior de la coalición de gobierno, cuando plantea frenar la baja de las retenciones al agro e incluso ponerle freno a cualquier reducción de aportes patronales, en nombre del ajuste fiscal. De este modo, la frazada chica de la bancarrota nacional “destapa” a los sojeros y a la gran burguesía, en aras de asegurar el pago de la deuda. O sea que, además de augurar choques de fondo con los explotados, el plan fondomonetarista será un factor de desintegración de la base social del gobierno.
Finalmente, la “letra chica” manifiesta su “ preocupación” por la “habilidad del gobierno para (que) las medidas que requieren sean aprobadas por el Congreso”. El FMI advierte también sobre el defol político del gobierno. Y exige un acuerdo –al menos- parlamentario en torno del ajuste, que es lo que se ha empezado a tejer en las negociaciones con gobernadores respecto del presupuesto 2019. En esa misma sintonía, el triunvirato de la CGT –ligado al pejotismo que teje esta colaboración ajustadora- se ha autoprorrogado su mandato para la colaboración indefinida con el gobierno.
Es necesario que los trabajadores y sus organizaciones se pongan de pie para frenar esta escalada sin futuro sobre el país y sus trabajadores. Congreso de bases de las centrales obreras, plan de lucha hasta derrotar el plan de guerra de Macri y el FMI.

Marcelo Ramal

Gobierno de Macri: sin lugar para los débiles



A esta altura, discutir sobre la encerrona económica del Gobiernos y su debilidad política ya empieza a ser una perogrullada.

Todos los días salen a la luz señales que vienen de distintas corporaciones y que certifican esta condición:
a) De parte de los medios, con Clarín como la expresión más extrema, justamente por el brusco cambio de ubicación frente a una administración a la que defendió a capa y espada hasta que logró arrancarle todo lo que necesitaba.
Desde ese momento comenzó a criticarlo con dureza: si practicaba el “gradualismo” porque no resolvía ninguno de los problemas estructurales; si acelera el ajuste, porque pulveriza su capital político.

b) Señales que también vienen del Poder Judicial que, como sabemos, en éste país es cualquier cosa menos independiente.
La Justicia va acomodando sus posicionamientos jurídicos de manera directamente proporcional a la acumulación o pérdida de poder político de los gobiernos de turno.
Es llamativo el fallo que ordenó la reincorporación de los despedidos de la agencia Télam. Y no es la única resolución judicial en ese sentido: también existen otros similares en relación a los docentes de la provincia de Buenos Aires, donde finalmente María Eugenia Vidal debió convocar a las conducciones para discutir esa paritaria eterna.

c) Relacionado con esto también fue sintomático el reclamo que realizó Mirta Legrand en el almuerzo de hoy por los despedidos de Télam. Esencialmente por lo que significa la señora como símbolo perfecto del núcleo duro de quienes apoyan a Cambiemos.

d) También una señal provino de la ruptura del blindaje mediático que logró la denuncia disparada por el periodista Juan Amorín y que alcanzó los portales de los principales medios y a la que tuvo que referirse Vidal.
Los aportantes truchos a la campaña electoral de Cambiemos en 2015 y las serias sospechas de que se usaron las bases de datos de las administraciones estatales para efectuar la maniobra.

e) La Iglesia, en su doble juego, también hace su aporte, redoblando su ofensiva luego de la media sanción del aborto legal y cuestiona al Gobierno: por derecha por el aborto y por izquierda por el deterioro de la cuestión social. Recordemos que el gobierno habilitó el debate, en parte porque se le imponía, pero en parte también como torpe maniobra distractiva. Hoy Morales Solá es lapidario antes esta cuestión y dice: "No hay solución buena. Cualquier decisión sobre el aborto en el Congreso, sea para aprobarlo o para rechazarlo, dejará a la mitad de la sociedad fastidiada con él."
Para tratar de contener ese enfrentamiento es que Vidal apareció con el pañuelo celeste de lo que militan el aborto clandesitno y Horacio Rodríguez Larreta consagró a la la Ciudad “al cuidado del Sagrado Corazón de Jesús, bajo la protección del Inmaculado Corazón de la Virgen, su Madre, cuyo nombre lleva esta Ciudad”; para confirmar que son la derecha moderna.

f) Hasta el FMI lo corre “por izquierda” y le propone suspender la baja de las retenciones al campo y la baja de impuestos a las empresas. Mientras que las patronales del campo advierten que esperan que Macri cumpla su palabra si quiere evitar una nueva “guerra gaucha”.
En síntesis: el gobierno es una suma de debilidades que saca su fortaleza de quienes, en el contexto de estas contradicciones le siguen otorgando gobernabilidad.
Sobre esa base, Macri se abraza a un mesianismo ultraortodoxo, a un ajuste más salvaje y brutal, sólo comparable al que comenzó a aplicar la Alianza en el fatídico 2001.
Y como leí por ahí a profundizar el cambio “de opción por los ricos” y sin lugar para los débiles.

Fernando Rosso
@RossoFer

Los promotores de la uberizacion (precarizacion) del trabajo

Con el cuento de la “economía colaborativa” y el aliento a los “emprendedores”, en la Legislatura de Mendoza avanza un proyecto para legalizar a la multinacional UBER y en la Ciudad de La Plata, un diputado provincial de Cambiemos, incentivado por UBER, presento otro ante la Legislatura Provincial en el mismo sentido.
Se trata, ni más ni menos, de avanzar en la precarización y flexibilización del trabajo y la entrega a, la voracidad de un monopolio internacional, los servicios de taxis y remises de la Argentina, hoy regulados por el Estado.
Mienten a sabiendas argumentando que esto sería una “creación de nuevos puestos de trabajo”, cuando en realidad de lo que se trata es de adueñarse del trabajo y el servicio que hoy ocupa a más de 120.000 trabajadores en el país. Con la caída en flecha de los ingresos y por consiguiente de la demanda en este mercado no hay espacio para un crecimiento exponencial de la oferta.
Le ofrecen una falsa “salida laboral” a los despedidos o a quienes el salario no les alcanza para sobrevivir, con el criterio del doble trabajo, similar a lo que en otras épocas eran la multiplicación de los quioscos, las canchas de padle o los parripollos donde se “invertían” las indemnizaciones. De esos emprendimientos ni uno quedó en píé.
Afirman que “las leyes que regulan el transporte de pasajeros son viejas”. Con el mismo argumento de “modernizarlas” pretenden avanzar sobre los trabajadores en todas y cada una de las leyes que los protegen ( jornada de 8 hs. – despido – vacaciones pagas – aguinaldo – obras sociales para cobertura de la salud – estabilidad laboral . etc) en lo que se ha denominado la “uberización de la economía”.
Este cuento intenta tapar la creciente desocupación producto de despidos en el Estado y el ámbito privado, con cierre de empresas, la bicicleta financiera y la apuesta al dólar, políticas que han llevado a la grave situación económica que hoy afronta el país.
Con las políticas de “libre mercado” le entregan el control de tarifas, seguridad y calidad del transporte a una multinacional, que no invierte un solo peso en la economía, que se queda con una porción de los ingresos, que fuga al exterior esos ingresos sin pagar impuestos, apartando al Estado de esos roles.
Dispuesto a no achicarse, si de mentir se trata, el Diputado Castello esgrime que se trata de un “contrato privado entre choferes trabajadores y consumidores”. Falta a la verdad, la relación pasa por las manos y el filtro de la multinacional.
Diputado Castello, esto no es “futuro” es pasado, es un retorno al siglo XIX . El futuro es expandir la economía, abrir fábricas, construir trabajo de calidad, aumentar el poder adquisitivo de los salarios, más legislación que proteja las riquezas, el trabajo y la producción nacional, dejar de endeudar al país, defender la soberanía nacional.
Los taxistas resistiremos estas medidas que llevan a la enajenación y la quiebra de nuestra fuente de trabajo.

Alberto Rodríguez y Luís Fernández

Alberto Rodríguez es secretario y Luís Fernández presidente de la Asociación de Taxistas de Capital

Bayer encabeza el agronegocio



La empresa de origen alemán comenzó una campaña publicitaria para ocultar la imagen negativa que arrastra Monsanto y para vincular los transgénicos con la salud. El pasado oculto de Bayer y sus vínculos con el nazismo.

A la campaña “Si es Bayer es bueno”, los activistas responden “Si es Bayer es Monsanto”.

De la aspirina a los agrotóxicos. La alemana Bayer compró Monsanto y, luego de la aprobación de Estados Unidos y la Unión Europea, se transformó en la empresa líder del agronegocio. Consciente de la pésima imagen de Monsanto, comenzó una campaña publicitaria para desligarse de las denuncias pero las organizaciones sociales y académicos críticos ya cuestionan a Bayer por las consecuencias sociales, ambientales y sanitarias del modelo agropecuario. En Alemania, país de origen de Bayer, está prohibido sembrar transgénicos.
“Si es Bayer es bueno”, fue una campaña publicitaria muy efectiva durante décadas. Pero es resignificada por movimientos sociales: “Si es Bayer es Monsanto”. La multinacional alemana inició en 2016 la compra de la compañía estadounidense Monsanto, una de las empresas con peor imagen y más denuncias de la historia, productora del químico “agente naranja” (utilizado en la guerra de Vietnam), al refrigerante cancerígeno PCB, la soja transgénica y el agrotóxico glifosato.
A pesar de que Bayer tendrá una posición dominante, la Dirección General de Competencia de la Unión Europea aprobó la fusión en marzo pasado. Lo mismo hizo el Departamento de Justicia de Estados Unidos en mayo. La compra fue por 66.000 millones de dólares.
Bayer se transformó así en la mayor empresa de semillas transgénicas y agrotóxicos del mundo. Su primer anunció fue que desaparecerá el nombre de Monsanto (aunque seguirá comercializando todos sus productos) y comenzó una campaña publicitaria para mejorar su imagen. Utiliza los mismos argumentos que Monsanto para aumentar sus ventas: promete que con más transgénicos y químicos se combate el hambre del mundo.
Desde hace medio siglo que las empresas del agronegocio publicitan ese argumento, desmentido infinidad de veces por movimientos campesinos y académicos críticos. Hasta organismos que apoyan el agronegocio (como la FAO, de Naciones Unidas) aclaran que el hambre no se trata de falta de alimentos sino de un problema de distribución.
La Coordinación contra los peligros de Bayer es una red europea de organizaciones y activistas que difunden denuncias sobre el accionar de la compañía, tanto en su aspecto farmacéutico como del agronegocio. “El modelo de negocio de Bayer y Monsanto carece de escrúpulos. Ambos obtienen sus beneficios con pesticidas y técnicas de manipulación genética, dañan la salud de agricultores y consumidores, alteran el clima, destruyen la biodiversidad y ponen en peligro las bases de la alimentación y subsistencia de las generaciones futuras. Ahora Bayer, al fusionarse con Monsanto, potencia este amenazador modelo de negocio y busca aumentar los beneficios de sus grandes accionistas a costa de la gente y la naturaleza”, afirmó la organización.
Silvia Ribeiro, investigadora del Grupo ETC (Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración), estudia la concentración corporativo del agro desde hace treinta años. “La desaparición del nombre Monsanto es un triunfo de la extendida resistencia popular, de campesinas y campesinos, de ambientalistas y consumidores contra los transgénicos. No es un logro menor. Aunque los transgénicos siguen en mercados, campos y alimentos, hay un rechazo generalizado a éstos. Las trasnacionales, Bayer incluida, no han logrado colonizarnos la mente”, destacó.
Recordó que sólo una veintena de países siembran de forma masiva transgénicos y que existen más de 160 países que no permiten el cultivo comercial de transgénicos (entre otros, Alemania, país de Bayer).
Un tema central es el control de las semillas y agrotóxicos. Tres conglomerados, más la alemana BASF, dominan el sector: Bayer-Monsanto, Syngenta-ChemChina y DuPont-Dow (formaron la nueva empresa Corteva Agriscience). Manejan el 60 por ciento del mercado global de semillas comerciales, el 100 por ciento del de semillas transgénicas y el 70 por ciento del mercado de agrotóxicos.
Bayer acumula denuncias de contaminación al medio ambiente, intoxicación por agrotóxicos, causas judiciales por ensayos clínicos de productos en la India, afecciones de sus píldoras anticonceptivas en Estados Unidos, deformidades de pruebas hormonales en Alemania y Reino Unido. Pero su crimen más silenciado es el que denuncia Fernando Bejarano González, un investigador mexicano que para los 150 años de Bayer (2013) resumió en un conciso documento el accionar de la empresa. “El pasado oscuro de las transnacionales alemanas”, es el título y explica el acuerdo de la empresa con el nazismo para “desarrollar experimentos con prisioneros del campo de concentración de Auschwitz”.
El investigador mexicano retoma el trabajo de Diarmuid Jeffreys (autor de “Historia de la I.G. Farben”) y recuerda que la compañía pagaba al nazismo por trabajadores esclavos y estuvo a cargo del campo de concentración de caucho sintético llamado “Buna/Monowitz”, que llegó a tener 10.000 prisioneros. Otro hecho silenciado por Bayer es que producía (mediante la subsidiaria Degesch) el gas con el que asesinaban en el campo de exterminio de Birkenau-Auschwitz (el “Zyklon B”, un plaguicida).
En el juicio de Nüremberg (que juzgó los crímenes del nazismo) se declaró culpable a trece altos directivos de la I.G. Farben por esclavización, participar en el programa de trabajos forzados y por participación activa en la política genocida del nazismo.
Bayer oculta ese pasado, financia campañas publicitarias de transgénicos y agrotóxicos, y cuenta con nuevo eslogan: “Ciencia para una vida mejor”.

Darío Aranda
Página12

lunes, 16 de julio de 2018

El caso Pity Álvarez: “en mi vecindario todo esto es cierto”



La detención de Pity Álvarez, luego de haber disparado letalmente contra un hombre, puso de manifiesto el hundimiento del músico en la descomposición social que él mismo supo describir con tanta lucidez en sus canciones.
Álvarez se mantuvo prófugo durante varias horas, al cabo de las cuales confesó ser el autor del crimen y se entregó. Ese lapso fue suficiente para que los medios de la burguesía se sirvieran de la situación para arremeter contra lo que llamaron “una vida de excesos” y calificar el episodio como una conclusión “inevitable”. Así el tratamiento del caso, construido alrededor de la cada vez más rentable figura de un supuesto “marginal”, permitió, por unas horas, distraer la atención respecto de las tensiones de un régimen en picada.
El derrotero del Pity Álvarez fue velozmente atribuido a “un individuo que se droga”, pero ocultando todo el circuito que conduce a ese consumo. El narcotráfico se halla en la cumbre de los negocios capitalistas y cuenta con la mayor complicidad y participación de las fuerzas represivas del Estado. Pero en el plano mismo del consumo, y como bien escribió una militante, “refleja una cotidianeidad: la de un montón de pendejos y pendejas consumidos por la mierda cotidiana en donde la mayoría NO tiene acceso a ningún tipo de recuperación, ni de trabajo, ni ellos, pero tampoco la familia, ni nadie de su entorno”.
Justamente, fue el agudo retrato de esta realidad en crisis el que explica el lugar conquistado por Pity en una juventud que sufrió los estragos de los gobiernos ajustadores, primero en los ’90 con su banda Viejas Locas y, tras su separación en el 2000, a la cabeza del grupo Intoxicados –muchos de quienes protagonizaron la rebelión de 2001 lo llevaban en sus auriculares. Con una música que se referenciaba en los Rolling Stones y se extendía al reggae, el rap y el pop, Álvarez produjo lúcidos y descarnados retratos de la vida obrera como Homero (“Homero está cansado, come y se quiere acostar, vuelve a amanecer y entre diario y mates se pregunta ‘cuánto más’”) y de la violencia social y la soledad que hacen menester el alivio romántico (“después de tanta violencia/todos necesitamos un poco de amor” cantaba en Una piba como vos).
Incluso su visión de la droga fue contradictoria, entre la adoración (“de la tierra crece hierba santa”) y el alerta (“Si le tienes miedo/no la veas más/no es la solución/sólo son problemas/y cuanto más sigas/más te va a costar”), encarando incluso su papel como sustituto venenoso de un bienestar inalcanzable: es el caso del Chico de la Oculta (en referencia a la villa porteña), que “está dado vuelta en un zanjón/aspirando las pequeñas cosas/que la vida no le dio”.
Alrededor de ese mismo tópico, en su canción de 2003 Una vela pintaba la precarización de la vida de las capas más explotadas y marcaba a la violencia social y el gatillo fácil policial como la norma del “vecindario”. Quince años después -tras la militarización de las villas, los planes asistenciales retratados como panaceas, “la vuelta de la política” post 2001 y la “normalización de las instituciones”- ese derrumbe social continúa y se agrava.
Es este telón de fondo el que se busca enterrar cuando se habla del episodio del Pity Álvarez como “hecho inevitable” y se lo restringe a la historia individual. A contrapelo de ello, la juventud, los trabajadores y trabajadoras de los barrios, deben oponerle una y otra vez su organización y su lucha a la única descomposición inevitable, la de un régimen social –el capitalismo- que ya hace mucho no tiene nada que ofrecer.

Tomás Eps (@tomaseps)

Los Sutebas Multicolores llaman a una huelga de no inicio de 72 horas

Mientras Baradel levanta un paro que nunca convocó

Los Sutebas combativos llevarán adelante un paro de 72 horas que coincidirá con el no inicio de clases votado por la docencia universitaria contra la paritaria salarial de miseria del gobierno. En contraste, la burocracia de Baradel desmontó un paro que había sido votado mayoritariamente en reuniones de delegados convocadas por la dirección celeste del Suteba.
En efecto, el jueves 12 de julio, luego de casi tres meses de paritaria cerrada unilateralmente de parte de la gobernadora Vidal, la Celeste se vio obligada a convocar a reuniones de delegados para resolver un plan de acción.
Las reuniones de delegados se efectuaron en un clima creciente de bronca, que ya se había expresado el viernes 6 de julio con una rebelión docente ante el no pago del salario de parte de la patronal, en lo que fue un paro de hecho.
La reacción de los trabajadores de la educación se explica, además, porque Vidal está desenvolviendo un ataque histórico contra la educación: cierre de Bachilleratos de Adultos, de escuelas enteras, disolución de la educación especial, desmantelamiento de los Equipos de Orientación Escolar, intento de modificar el régimen laboral de los docentes de educación física y la validez de los títulos habilitantes de quienes ejercen dicha profesión, reducción por maniobras diversas de las plantas funcionales de las escuelas. Es decir, reforma laboral, despidos encubiertos, desmantelamiento educativo y salario congelado desde 2017.
En este clima, las reuniones de delegados votaron mayoritariamente no iniciar las clases con 72 horas de paro con continuidad, lo que ya había sido resuelto por los Sutebas Multicolores en sus asambleas.
Frente al pasmoso inmovilismo de Baradel y cía, la base docente volvió a señalar un rumbo para quebrar la provocación constante de Vidal: ir resueltamente a la huelga.
Al día siguiente, el viernes 13 de julio, en la reunión de secretarios generales, presionado por los sutebas multicolores, Baradel aceptó votar las 72 horas de huelga sin condicionar su realización a lo que planteen los demás gremios del llamado Frente de Unidad Docente (FEB, Sadop, Udocba, Amet).

Marcha atrás

Sin embargo, apenas concluida la reunión de secretarios generales, en la conferencia de prensa, Baradel anunció que no realizaría el paro ya votado, justificado en una convocatoria de último momento del gobierno para discutir paritarias el 23 de julio, con toda la docencia en receso invernal.
En un hecho bochornoso, Baradel levantó, violando las resoluciones de los congresos de delegados, un paro que jamás llegó a convocar.

Colaboracionismo consciente

La aparición de una reunión de última instancia para enterrar la huelga ya votada se justificó en una resolución de la justicia bonaerense que, en respuesta a un planteo presentado por el FUD, le exige a Vidal que convoque a los gremios. Una maniobra conjunta de la justicia, la burocracia sindical y la patronal.
Pero Vidal ya declaró públicamente lo que les va a ofrecer a los burócratas sindicales docentes: que “en el mes de julio los docentes van a cobrar con un quince por ciento de aumento” (Diario Líder, 12/7).
¡ La mitad de lo que Baradel reclama de palabra, y ni una sola vuelta atrás de todos los atropellos sufridos por la docencia!
El levantamiento provisional del paro a expensas de lo que se discuta en la reunión paritaria del 23 es un golpe expreso de toda la burocracia sindical del FUD a la tendencia a la huelga que anida en la docencia, que debemos derrotar redoblando la organización del paro de 72 horas. También un acto de divisionismo enorme, porque los docentes universitarios del país también han votado huelga de no inicio, ante el congelamiento de la paritaria docente universitaria y el anuncio de un ajuste multimillonario del gobierno macrista contra la Universidad. Lo mismo han hecho los docentes de Ademys, que votaron 48 horas de no inicio.
Es la política sistemática sostenida por la dirección de Ctera desde el comienzo del año, resguardando la gobernabilidad de Macri y de todos los gobernadores. La última acción de salvataje del ajuste antiobrero fue la entrega de parte de la dirección celeste de Atech de la lucha de los docentes y estatales de Chubut, junto a todo el pejotismo de la CGT local: aceptaron el 15 por ciento de aumento ofrecido por el gobierno represor de Mariano Arcioni y desmontaron los paros en curso.

Los sutebas multicolores mantienen el no inicio

El plenario provincial de delegados de escuela convocado por los Sutebas combativos el jueves 12 de julio votó llevar a cabo el no inicio aún si la burocracia celeste lo boicoteaba.
Si se empeñan en el levantamiento del paro, Baradel y el FUD pagarán caro su intención de quebrar la lucha de los docentes bonaerenses.
¡Sobran motivos y energías para salir a la huelga!
Llamamos al conjunto de los trabajadores de la educación a organizar y garantizar el no inicio con continuidad desde el próximo 30 de julio.

Daniel Sierra

Vicente Zito Lema recuerda a Agustín Tosco y a “Paco” Urondo

"Conocer a Agustín Tosco fue una de las mayores alegrías que tuve en mi vida"

M.H.: ¿Conociste a Agustín Tosco? El pasado 30 de mayo hubiera cumplido 88 años.
V.Z.L.: Lo conocí y es una de las alegrías mayores que tuve en mi vida. Tengo dos momentos fundamentales de aquellos recuerdos. Por un lado, desde el ámbito del periodismo, en una época de mi vida fui director de la revista Liberación. Creo que fue en 1972 cuando tuve un encuentro con Agustín Tosco en circunstancias muy fuertes. Estábamos trabajando, preparando la revista, me habían ofrecido la dirección. Liberación cumplió en ese momento un rol muy importante, fue una de las primeras revistas que tuvo como motivo central la defensa de los Derechos Humanos en una etapa de nuestro país que no debe dejarse de lado para el análisis concreto de lo que se publicaba.
Estábamos viviendo bajo la dictadura del General Lanusse, con todo lo que ello implica en la historia argentina. Desde el punto de vista intelectual pero también político, sentíamos la necesidad de que saliera una revista que específicamente abordara esos temas que por entonces no eran frecuentes en el periodismo ni en la propia militancia, lo que se podía llamar la agenda social y política. Se hablaba de muchas cosas, pero los Derechos Humanos, cómo se violaban, las víctimas existían, los familiares y los militantes sentían esas violaciones, pero sinceramente no se reflexionaba, no se le daba la terrible y poderosa importancia que han tenido a partir de 1976 y del advenimiento de otra forma de la defensa de los Derechos Humanos en la cual las Madres de Plaza de Mayo tuvieron un gran rol.
Parodiando a Borges podríamos decir que en el tema no nos enseñó el amor en primera instancia, sino básicamente el espanto y el terror. En esa circunstancia, queríamos sacar la revista, era difícil y queríamos tener un Consejo de Edición que tuviera prestigio, que sirviera como símbolo de la unidad de todos los que luchaban. Hablamos con Julio Cortázar, con Agustín Tosco y Rodolfo Walsh y los tres aceptaron ser parte del Consejo de Edición de esa revista que tuve el orgullo de dirigir.
Y me viene ahora más nítido a la cabeza aquel recuerdo, me veo en una confitería de la calle Córdoba, en plena primavera y en la mesa, no se conocían, Agustín Tosco y Julio Cortázar. Nunca hablé mucho de este día, pero es justo recordarlo ya que hablamos de Tosco y no quiero que mis recuerdos se escapen tanto. Y ahí estábamos. Lo que más rescato es la pasión con la que hablaba Tosco y el profundísimo respeto con que lo escuchaba Julio Cortázar.
Todos frente a Cortázar sentíamos una profunda admiración, pero él era un ser particular, tímido, cuando empezaba a hablar iba como entrando en tema y decía cosas fundamentales, pero las decía con una sencillez que apabullaba. Quizás con esa misma sencillez nos llevó a todos los de la mesa a escucharlo a Tosco, porque su pasión desbordaba y su potencia de sueños nos iba ganando.
Ese es el recuerdo, un gran escritor y un joven escritor como era yo, más que hablando de periodismo, de literatura, nos dejamos ganar por la potencia insisto, de ese gigantesco luchador social, político y cultural, porque la cultura en su mayor expresión es concretar ese magnífico sueño de una revolución profunda.
Y las otras son circunstancias más ligadas, porque yo aparte de escritor me recibí de muy joven de abogado y por las necesidades de la época, junto con Ortega Peña, Duhalde, y otros, nos organizamos para la defensa de los Derechos Humanos. Por eso fue que cuando Agustín Tosco cae preso, porque lo perseguían muy duramente, se forma un grupo de abogados, con personajes como Julio Murúa, que era del sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, con Luis Eduardo Duhalde, Mario Hernández, Mario Landaburu, a tomar en nuestras manos la mejor defensa que se podía hacer de uno de los mejores luchadores sociales que conoció la historia de la Argentina.
Esos son los dos recuerdos, por un lado, una conversación profunda en la cárcel de Villa Devoto, lo vi también en la cárcel de Rawson, y aquella tarde casi cayendo el día en ese café de la calle Córdoba en la ciudad de Buenos Aires, junto a Julio Cortázar, escuchándolo al “Gringo” como lo llamábamos entonces. Tal vez no sean grandes recuerdos pero para mí son fundamentales.
M.H.: Estamos hablando de Agustín Tosco uno de los dirigentes del Cordobazo, hecho sucedido hace 41 años. Yo también conocí personalmente a Agustín Tosco, siendo más joven, tenía 17 años, en un debate que dimos en un local de la calle Corrientes y Medrano, junto con Agustín Tosco en contra de la formación de lo que después fue la APR (Alianza Popular Revolucionaria). Ambos sosteníamos que lo electoral era una coyuntura y que la unidad de las fuerzas populares tenía que trascender esas circunstancias. Yo era un joven dirigente, de la Juventud del Encuentro Nacional de los Argentinos de la Capital. Y lo recuerdo, porque es una imagen inmensa, no solamente desde el punto de vista intelectual, de su presencia, etc., sino que era un tipo grande. Tampoco voy a olvidar esa confrontación televisiva con José Ignacio Rucci, a quien yo llamo “el pequeño nazi”. Hoy los medios alternativos y populares deberíamos reproducir ese debate, porque ahí queda claro quiénes son los dirigentes populares que luchan por el pueblo, por el bienestar del pueblo y quiénes son los traidores, de los cuales hoy está llena lamentablemente nuestra dirigencia sindical en la Argentina.
V.Z.L.: Es un recuerdo fuerte y también necesario, porque lo que decís es importante, porque el tiempo pasa y es necesario que las nuevas generaciones se hagan cargo de las grandes tradiciones, porque nada se construye desde cero en el cambio de la humanidad.
M.H.: Como decía Rodolfo Walsh.
V.Z.L.: Así es. Y hay que tener historia. Sin historia no hay mañana, no hay ni siquiera un verdadero hoy, porque entender tan complejas realidades necesita de manejarnos con muchos instrumentos, entre esos instrumentos están las experiencias de otros compañeros en circunstancias que en lo menor serán distintas, pero en su esencia hablan de lo mismo, esa casi eterna lucha de la humanidad en pos de su dignidad. Y ahí están siempre figuras que marcan rumbo y ahí lo tenemos a ese hombre, a ese compañero.
Me viene a la cabeza también que cuando volví del exilio y volví a fundar una revista, Fin de Siglo, en el primer número sacamos un dossier que se llamó “Tosco” porque era como decir que volvimos del exilio pero para algo habíamos vuelto y entre esas cosas estaba lo que mencionás vos, porque había muerto Tosco, ya habían pasado 10/15 años, pero pareciera que los recuerdos más importantes, las nuevas generaciones son lentas en despertar a esa voluntad de hacerse cargo de la historia.
Hay que enamorarse de nuestros verdaderos líderes y maestros, porque Tosco fue un maestro. Y tanto me ha movido siempre que, por ejemplo, yo fundé la cátedra Filosofía del Trabajo en la Universidad de Villa María en Córdoba y ahí trabajamos mucho con los sindicatos, con gente que había conocido a Tosco, con pensadores, militantes y estuvimos unos cuantos años trabajando con esa cátedra, entre las décadas del ´80 y el ´90 tras mi vuelta del exilio.
Y también en la Universidad Nacional de Mar del Plata volvimos a fundar la Cátedra Tosco, y era muy singular porque un mes trabajábamos en la Universidad y el otro en alguno de los sindicatos que habían compartido la idea de levantar esa cátedra en homenaje a Tosco y para reflexionar desde el nivel histórico, desde el nivel psicológico, desde el nivel social y político sobre la significación de las luchas obreras en la historia específicamente latinoamericana.
O sea que ya ves, Tosco para mí ha sido un ejemplar maestro porque entre otras cosas me ayudó a pesar de que no había una gran diferencia de años entre nosotros, en crecer en mi propia conciencia y luego como docente de la Universidad contribuir a que mis estudiantes tuvieran también crecimiento en su conciencia a partir de entrar en ese mundo que representó con tanta fuerza Agustín Tosco. Yo creo que es un ejemplo para todos y que me hayas invitado a participar de recordar con amor y con conciencia a alguien que tanto dio por nuestro país y por su clase trabajadora, siempre la más necesitada de que el mundo cambie.

“Paco” Urondo vivió con alegría el momento histórico del que fue protagonista

M.H.: Aprovecho para preguntarte por la figura de “Paco” Urondo asesinado el 17 de junio de 1976. Rescaté una anécdota, un homenaje que le hicieras junto a Cristina Banegas, José Luis Mangeri y León Rozitchner.
V.Z.L.: No recuerdo el año pero la escena la recuerdo absolutamente. Yo siempre sentí una gran amistad por Paco, he escrito muchas veces sobre él recordándolo y esa es una de las escenas más fuertes que tengo en mi memoria por toda la circunstancia.
Paco no solo expresa un modelo de intelectual, de artista, sino que también todo lo que estuvo rodeándolo fue históricamente materia de gran disputa. Hemos sido partícipes en presentaciones de libros que tienen que ver con la historia de la militancia revolucionaria y de los espacios donde Paco Urondo se desenvolvió siempre con esa potencia con que hacía todas sus cosas.
Vos hablás de un momento muy doloroso, porque Paco no solo era un militante revolucionario, también hubo disputas con motivo de su muerte. Más de una vez había manifestado que no iba a dejar que sobre él cayera la práctica, una de las más horrorosas de aquella época, que era el vejamen en los cuerpos de los prisioneros que tomaba la dictadura militar. Paco fue uno de los que decidió que en caso de ser sorprendido por la dictadura no iba a dejar que lo torturaran, que resistiría hasta el último instante de todas las formas en que pudiera hacerlo, pero en el momento final, si lo tomaban prisionero, si lo secuestraban, antes de pasar por el horror de la tortura se
Toda esa cuestión trágica, espantosa que hoy podemos contar y que obviamente nos duele y para los que no participaron de aquellas disputas y enfrentamientos con una terrible dictadura les puede parecer extraño, hasta si se quiere novelesco, donde entra en disputa el bien y el mal de los comportamientos en situaciones límites. Todo eso para nosotros era parte de la vida de aquellos tiempos, de la vida, de la muerte y de las reglas de juego. Por eso la manera en que muere Paco Urondo en Mendoza, en forma heroica defendiendo a la gente que él amaba, hasta el último instante, y después la desaparición de su cuerpo, todo eso es una épica que yo mismo al relatarla, por más que quiera hacerlo con el mínimo de palabras y sin sobreactuación, ni en los sentimientos ni en el contar de los hechos, realmente nos estremece a todos.
Recordar a Paco, más allá de las tristezas que se liguen con su muerte, no olvidemos nunca que dejó escrita una maravillosa obra que es una parte importante de la cultura argentina del siglo XX.
Me enteré de la operación que va a sufrir Héctor Freire, y desde ya le hago llegar un fraternal y fuerte abrazo.
M.H.: Hemos compartido con Héctor desde hace más de 30 años varias batallas. Esta será una más.
V.Z.L.: Claro que sí. A las batallas hay que ir con esperanza y alguien tan creativo, tan buen intelectual, un tipo tan serio como Héctor tiene que tener toda la suerte que merece la buena gente.
M.H.: Te agradezco mucho estas palabras que le voy a transmitir a Héctor.
Nos quedó corto el tiempo para hablar sobre Francisco “Paco” Urondo. Retomemos el tema.
V.Z.L.: Yo lo hago con mucho cariño. A veces lo pienso, esta tarea que queda a los que hemos tenido el privilegio de participar de una de las etapas más duras de la historia argentina del siglo XX. Y estamos como testigos de aquellas épicas en donde hemos compartido la vida con grandes compañeros. Por un lado es una responsabilidad histórica, memorar tamaños sacrificios, pero también tamañas alegrías, porque estoy convencido de que en esas luchas, si todo fuera dolor, tristeza, pérdidas, no se podrían haber librado las luchas que se libraron. Por eso junto con los recuerdos tristes, porque se han pasado situaciones dolorosas, como la muerte de Paco, la manera en que se da su muerte; pero también es cierto que nos queda de aquellos años y aquellas épocas, la posibilidad y el orgullo de decir que se vivieron grandes sueños, grandes alegrías, grandes responsabilidades y que por más que los precios sean duros y que no hay que negarlo, podemos decir que valió la pena haber vivido esos tiempos.
No siempre, por razones muy complejas que hacen al propio país y a las situaciones en el mundo, alguna generación puede y otras no tanto, estar en la posibilidad de cambiar profundamente la vida de un país, la vida de una sociedad, de un pueblo. Nosotros fuimos parte de esas circunstancias. No estaba definido que Paco iba a ser asesinado, o las otras muertes que podamos evocar. Todo pudo ser de una manera y pudo ser de otra.
Está bien hablar del poder gigante que tenía la dictadura militar, porque es también necesario decir las cosas como son, de los fuertes apoyos de sectores sociales, de instituciones históricas de nuestro país, de buena parte de los medios de comunicación, de gente del campo intelectual, artístico y de la Iglesia, del comercio, de la industria, del sector agrario. Así fue, era una sociedad donde buena parte luchaba para construir una nueva sociedad argentina, pero había otra parte, los sectores más conservadores, más históricamente ligados con la dependencia de Argentina como país, como sociedad, los gigantes económicos, políticos y militares de cada momento histórico también tenían poder; no eran las cosas simples, eran complejas, pero también es cierto y quiero ser objetivo, que pocas generaciones han tenido el privilegio de jugar a cara o cruz la vida con posibilidad de que un sueño gigantesco, ese sueño que tenemos ahí desde el propio comienzo de nuestro país como país independiente se coronara esta vez en un triunfo. Ese sueño de Mariano Moreno, de Belgrano, de San Martín, de Castelli. De tantos héroes de nuestra historia que para nosotros fueron modelo inspirador, sin perjuicio de los elementos teóricos universales, de los que también nos pudimos haber nutrido; fueron inspiradores para organizar las fuerzas de una generación en contra de la repetición clásica de dependencia que ha agobiado históricamente a los países del Tercer Mundo y en especial hablo de nuestro país y Latinoamérica. Entonces haber podido ser parte de esa historia es también una alegría, y en cuanto a Paco puedo decir, porque lo conocí bien, no solo en la militancia sino en la vida cotidiana, que vivió con alegría el momento histórico del que fue protagonista.
M.H.: De alguna manera introdujiste la pregunta que te quería hacer, ¿cómo era Paco?
V.Z.L.: Un hombre muy vital. Se había iniciado en la política desde muy joven, si no me equivoco tenía de alrededor de 30 años cuando tuvo un cargo.
M.H.: E n 1957 ocupó la Dirección de Arte Contemporáneo de la Universidad Nacional del Litoral. También fue Director general de Cultura de la Provincia de Santa Fe durante la gobernación de Sylvestre Begnis (1958-62).
V.Z.L.: Ya desde joven fue un militante político. No es alguien que por un momento de euforia, pasión o bronca por la muerte de algún amigo o familiar se lanza a la lucha. Por supuesto que cada uno crece en su conciencia de mil formas posibles, pero en el caso de Paco fue un crecimiento ordenado, paso a paso, podríamos decir. Por eso tan fuerte.
Insisto, era un muchacho cuando empieza su militancia política y su formación intelectual. Vale recordar y decir para las generaciones nuevas, que Paco amaba la vida en plenitud, le gustaba la amistad, la practicaba, le gustaba el arte, era un gran poeta, le gustaba el teatro, ha escrito textos muy especiales, siempre con esa marca propia que sabía dar.
Era un hombre capacitado para entender el arte de otros artistas, cosa que no siempre se da. Por ejemplo, se nutrió muchísimo con el poeta Juan L. Ortiz, ese poeta de Paraná, tantas veces mal estudiado y olvidado, pero que para nuestra generación era un maestro, movido por todo el esfuerzo de Paco en divulgarlo. Muchos poetas de nuestra generación, recuerdo a Gelman, a Alberto Szpunberg, me recuerdo a mí viajando, todos con veintipico de años, movidos por la forma en que Paco hablaba de Juan L. Ortiz, a Paraná, para conocer a ese gran poeta, uno de los mayores de la lengua castellana del siglo XX. Un poeta exquisito y de una formación intelectual impecable que lo llevó incluso a ganarse una invitación de Mao, que pudo leer la obra de Juan L. Ortiz y casi de manera excepcional lo invitó a China para conocerlo. Y fue, siempre con su silencio, con su humildad.
Recuerdo que cuando fui a Paraná a conocerlo me contaba sus historias de hablar con Mao como si fuera lo más simple del mundo, siempre humilde, pero siempre sabio. Ese es un gran poeta que nutrió mucho a Paco Urondo y fue quien lo impulsó a conocer la Revolución cubana, porque Juan L. Ortiz era un gigantesco admirador de esa revolución. No estoy diciendo que fue el único maestro de Paco pero sí influyo mucho en la formación política y cultural de Paco Urondo.
Después Paco en Buenos Aires, con toda su etapa de periodista, trabajando en las mejores revistas de la época y finalmente siendo parte del diario La Opinión, junto a Tito Cossa, a Verbitsky, a Gelman, humildemente me sumo a esa lista de los que trabajamos juntos en esa época. Alberto Szpunberg también, entre otros periodistas de nuestra generación que nos cruzamos allí.
Luego Paco Urondo en el diario Noticias, en donde era junto con Bonasso los principales pensadores e impulsores de ese diario que cumplió también una gran etapa histórica. Y ahí está Paco Urondo con su militancia, primero en las FAR, luego cuando esa organización revolucionaria se junta con Montoneros, también militando allí con toda la potencia de su vida.
De Paco tengo el recuerdo de un hombre que creía que el mundo podía ser construido de otra manera. Que no tuvo límites en su pasión ni en sus sueños, que dejó una gigantesca obra poética y que como persona mereció que lo amaran, como mucha gente lo amó y que lo recordemos con la alegría y la tristeza que da la pérdida de personas que uno quisiera tener todavía a su lado. Ese es mi recuerdo de Paco Urondo.

Mario Hernández