lunes, 24 de abril de 2017

Primera crisis en la Policía de la Ciudad



Piden la detención de su jefe, el comisario José Pedro Potocar, involucrado en la causa judicial que investiga el manejo de las “cajas negras” policiales.

La condición mafiosa de la Policía Federal está en el ADN de la “nueva” Policía de la Ciudad, el engendro macrista-kirchnerista votado también por el bloque legislativo de Martín Lousteau. A tal punto es así que a poco de ponerse a andar, cuando se la suponía flamante, el fiscal Campagnoli pidió la detención del jefe de la institución, el comisario general José Pedro Potocar, porque aparece involucrado con el manejo de las “cajas negras” de la vieja Federal; es decir, con la recaudación policial procedente de coimas y extorsiones cobradas a delincuentes, a comerciantes y a simples vecinos, a quienes se les exigen pagos a cambio de “protección”. O sea, para no ser víctimas de la “inseguridad”.
En este caso la olla se destapó por una causa llevada por el fiscal José María Campagnoli, que investiga ese tipo de hechos en la comisaría 35ª cuando esa seccional estaba al mando del comisario Norberto Villarreal, ahora prófugo y con orden de detención dictada por la fiscalía. Esas cajas negras, producto de la protección y el encubrimiento policial al delito, funcionan en todas las comisarías de la Ciudad, traspasadas ahora a la Policía de la Ciudad. Como en la 35ª, casi todas las seccionales cobran las coimas y extorsiones por medio de las “asociaciones de amigos” de la comisaría, que hasta entregan facturas a cambio de las “contribuciones”. Y el cartelito que los comerciantes pegan en la vidriera para avisarles a los ladrones que ellos han pagado.
Villarreal llevaba un registro –ahora un elemento de prueba contundente en manos del fiscal− de cómo se distribuía “hacia arriba” el dinero de las coimas, sobre todo el de la “protección” y el que se repartían con la barra brava de River por los “trapitos” y otros rubros en las inmediaciones del Monumental los días de partidos.
Por esa causa están presos dos comisarios –aparte del prófugo Villarreal. Una de las detenidas es la entonces superiora inmediata del jefe de la 35ª, titular de la Circunscripción VII con jurisdicción sobre esa seccional, la comisaria Susana Aveni. A esa altura del expediente aparece el nombre de Potocar, que en esos días era director general de Comisarías. Desde allí, el dinero de las coimas se repartía hacia el poder político (véase para más detalles, del autor de esta nota, el capítulo “Los recaudadores” del libro La Federal, editado por Sudamericana en 2013).
Hasta su nombramiento al frente de la Policía de la Ciudad, Potocar había sido director de las 54 comisarías porteñas. El gobierno destacó en su legajo, precisamente, su conocimiento del funcionamiento de las comisarías, su graduación en el FBI y su experiencia en materia de “lucha contra el narcotráfico” y control de la protesta social. En definitiva, ese esquema de corrupción funcionaba desde siempre en la Federal y se trasladó intacto a la Policía de la Ciudad, protectora del delito y represora de maestros (por citar el caso más reciente). La ley que creó la nueva policía establecía una dirección “civil” para la fuerza, pero el ministro de Seguridad, Martín Ocampo, encontró una argucia técnica para designar a Potocar. Queda claro que Rodríguez Larreta desistió de nombrar a un civil al frente de la fuerza porque pactó con los comisarios su designación
También continúa, intacta y sin visos de resolución, la crisis que esa corrupción llegó a generar en la vieja Federal. El caso Potocar es todo un símbolo.

Alejandro Guerrero

Alicia Kirchner pone en acción el protocolo anti-protestas de Macri contra los gremios de Santa Cruz

El Gobierno de Alicia Kirchner denunció penalmente la manifestación del sábado por la madrugada por ''daños, atentado al orden constitucional, sedición y violación de domicilio''. Además, solicitó una orden de restricción de acercamiento a edificios públicos para el ex secretario general del gremio de Judiciales y referente de la CTA Autónoma Santa Cruz, Juan José Ortega.
Alicia Kirchner pretende avanzar en la criminalización de la protesta de los trabajadores de la provincia, apuntando especialmente contra los sectores en conflicto. Ortega pertenece al gremio de los trabajadores Judiciales que aún no han cobrado y que permanecen acampando en el Tribunal Superior de Justicia.
La gravedad de las acusaciones es aun mayor tratándose de un gobierno que reprime de forma brutal e ilegal, que aún no pagó la totalidad de salarios y que ofreció solamente un 3% en paritarias salariales a los docentes. El kirchnerismo interpreta como un “atentado al orden constitucional’’ la legítima lucha de los trabajadores de Santa Cruz por sus derechos más elementales: el pago de salarios en tiempo y forma, la cobertura de prestaciones de salud, la lucha por un sueldo que alcance para cubrir el elevado costo de vida de la Patagonia.
En la situación política de Santa Cruz, el uso del poder judicial del Estado contra los gremios constituye un acto de persecución política. A las masivas movilizaciones de la última semana (de 10.000 y 15.000 personas respectivamente) el kirchnerismo les responde con la acusación de sedición. Alicia Kirchner sigue, en su provincia, la orientación represiva más general pactada por Macri y el PJ, cuya expresión máxima es la reforma represiva del Código Penal. Fue el propio presidente, Mauricio Macri, quien se expresó solidario con la gobernadora y acusó de ‘’violentas’’ a las movilizaciones de los trabajadores provinciales. El sábado, miles salieron a las calles nuevamente para repudiar la represión del Cuerpo de Infantería de la PSC de esa madrugada, que dejó un saldo de varios trabajadores heridos.
El gobierno de Santa Cruz, ante la falta de respuestas a las demandas obreras y las grandes huelgas, opta por el camino de la represión y la criminalización de la protesta. Con su denuncia penal, AK intenta desacreditar la masividad del paro convocado por la Mesa de Unidad Sindical y la CTA-A Santa Cruz, que en el día de hoy paralizó las escuelas y dependencias públicas de toda la provincia con un acatamiento del 100% entre los docentes de Río Gallegos.
Expresamos nuestro completo repudio a las acciones orquestadas por el poder político y judicial que pretenden disciplinar la lucha de los trabajadores. Abajo el ajuste y la represión en Santa Cruz; la verdadera salida a los problemas de la provincia vendrá de la lucha y la organización de los trabajadores.

Martín Acuña

Literatura infantil y censura en la dictadura



La última dictadura militar en Argentina censuró también a la literatura infantil.

Durante la última dictadura militar en Argentina, se utilizó un mecanismo de censura que consistió en perseguir y torturar autores, en la prohibición de libros y canciones, en el cierre de editoriales y vaciamiento de bibliotecas. A esta operación se la llamó "Operación Claridad". Muchos de los libros fueron censurados a través de decretos o incluyéndolos en listas negras, a través del Ministerio del Interior de Albano Hardindeguy, y a través del propio presidente de facto, Jorge R. Videla.
Los años ’70 marcaron un período de lucha y resistencia que tuvo repercusión directa en las creaciones de índole cultural, y los cuentos infantiles no fueron la excepción. Esto los llevó a generar sospechas por parte de los represores: se los creía difusores de ideas peligrosas que atentaban contra los valores de "la moral, la familia y la patria" que se pretendían imponer; por ello, se los prohibió.
Un ejemplo icónico es el cuento Un elefante ocupa mucho espacio de Elsa Bornemann. En él, un elefante de circo convence a sus compañeros de realizar una huelga donde finalmente ganan los animales, cansado de hacer el ridículo para que el dueño “se llenara los bolsillos de dinero”. Un fragmento central de la trama se desarrolla cuando en un momento de la medida, los animales ponen un cartel que dice: "CIRCO TOMADO POR LOS TRABAJADORES. HUELGA GENERAL DE ANIMALES".
O también el cuento El pueblo que no quería ser gris de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes. Aquí, un rey ordena a toda la ciudad a pintarse de gris, y “uno” (es la manera en que se señala en el cuento) la pinta de otros colores inspirado por una paloma que pasaba. Así luego se ridiculiza tanto a los soldados como al rey que no podían contener el contagio de que el pueblo progresivamente se pinte entero de rojo, azul y blanco, después de que ese “uno” lo haya hecho. Finalmente, ese contagio llega al pueblo vecino, gracias a una paloma y como dice el narrador “como pueden ustedes imaginar este cuento que acá termina por otro lado vuelve a empezar”.
Asimismo, el decreto que prohibió el cuento de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes, también lo hizo con uno de Mario Lodi, La Ultrabomba, en donde un piloto de avión se niega a tirar una “ultrabomba” sobre un pueblo porque había niños y personas inocentes, de manera que vuelve al castillo y se la tira al rey y su socio.

Y… ¿Por qué?

Pero, ¿Por qué razón un gobierno de facto atraviesa el umbral de toda violencia conocida y ataca abiertamente hasta el patrimonio cultural de los más chicos? A esta habitual pregunta se puede contestar con una cita de León Trotsky: “El Estado no es un fin en sí mismo sino que es el más perfecto medio de organización, desorganización y reorganización de las relaciones sociales”.
La censura, la represión y persecución a artistas y escritores, la prohibición de circulación de libros, la tortura sistemática y los desaparecidos no son más que partes integrantes de toda una red de acciones tácticas que finalmente respondían a un objetivo mayor: disciplinar a la sociedad. La etapa de ascenso obrero y estudiantil de la década del ’70, que sentó su inicio en el Cordobazo, y combatió las más furiosas burocracias sindicales, el Gran Acuerdo Nacional, el Rodrigazo, a la Triple A y toda fuerza represiva estatal sólo encontró límite frente a la dictadura más brutal que haya visto jamás nuestro país, que no tuvo reparo ni le tembló el pulso siquiera para prohibir estos cuentos infantiles.
“A veces el exceso de pensamiento puede motivar estas desviaciones” opinaba el ministro de Bienestar Social, Julio Bardi respecto de los obreros y estudiantes ‘subversivos’. Lo que nunca van a decir, es que estos ‘subversivos’ fueron parte de una generación de militantes, intelectuales y escritores que soñaron y lucharon hasta las últimas consecuencias por un mundo más justo para todos.
Por eso este 24 de Marzo, a 40 años del golpe genocida tenemos una cita de honor, para gritar todos juntos: ¡30.000 compañeros detenidos-desaparecidos, presentes! ¡Ahora y siempre!

Nicolás Moreyra
Estudiante de Letras / UNLP
Jorgelina González Conde
(Estudiante de Letras)

Medios de comunicación kirchneristas justificaron la represión en Santa Cruz



Los medios afines al anterior Gobierno se hicieron eco de la versión del Gobierno de Alicia Kirchner. Página/12 habló de "incidentes", no de represión.

Hasta el mediodía de este sábado, los medios de comunicación identificados con el kirchnerismo habían hecho escasa mención a la represión ocurrida en la provincia de Santa Cruz. Cuando hubo información, siempre se lo hizo desde la versión del oficialismo provincial, el mismo que ordenó la agresión contra docentes, estatales y jubilados.
La represión tuvo lugar en la noche del viernes. El Gobierno provincial kirchnerista mantiene atrasos en el pago de salarios e hizo un ofrecimiento miserable a los docentes, de apenas un aumento de 3 % en la paritaria.
Hasta el mediodía de este sábado, una mirada a la portada de sitios como El Destape Web o C5N, indicaba escasa o nula información sobre esa represión, así como sobre las causas de la situación de ajuste en la provincia de Santa Cruz.
Página/12, en claro alineamiento con el kirchnerismo, publicaba una nota titulada: "Quieren mi cabeza para la campaña", reproduciendo allí las declaraciones de Alicia Kirchner, que habló de un "ataque planificado".
En el diario, la mención a la represión, que llegó a la utilización de balas de goma y gases lacrimógenos, sólo merece el final de un párrafo, justificándola bajo el uso del eufemismo de “incidentes”.
Ya después del mediodía en C5N, Pablo González, vicegobernador de la provincia repitió el libreto de Alicia Kirchner. "Hay un sector que claramente reclama algo que le corresponde. Pero hay otro sector que intenta aprovecharse de la situación".
"Lamentamos que le haya pasado eso" dijo González en referencia al trabajador de prensa herido por la represión policial. "La Justicia tiene que investigar" afirmó increíblemente el funcionario, como si el ataque contra los manifestantes no hubiera sido ordenado por el oficialismo de esa provincia.

Medios de des-información

Durante la represión a los docentes del Gobierno de Macri en la Plaza de los Dos Congresos -hace escasas dos semanas- los medios afines al oficialismo fueron los que se llamaron a silencio.
Ahora, en este caso, los medios afines al anterior oficialismo son los que lo hacen. Como es evidente, esto no es una decisión de trabajadores y periodistas, sino la línea editorial de los medios, que informan (y desinforman) en función de los intereses políticos de los partidos patronales a los que responden.

Redacción LID

El Sindicato de Prensa de Santa Cruz repudió la represión

El Sindicato de Prensa de Santa Cruz repudia la violencia sucedida en la madrugada del sábado en el marco del reclamo afuera de Casa de Gobierno y residencia de la mandataria provincial.
Dos reporteros gráficos, Jorge Riquelme (ATE) y Cristian González (TiempoSur) fueron lastimados producto de la represión mientras cubrían los hechos ya conocidos.
González recibió un perdigonazo de la Policía de Infantería, y Riquelme un “golpe” en la cabeza por la cual estuvo en observación durante cuatro horas en el Hospital Regional de Río Gallegos.
“No sé de dónde vino el golpe”, sostuvo Riquelme. Ningún funcionario provincial se comunicó con los trabajadores de prensa para ponerse a disposición o preguntar el estado de salud de ambos fotógrafos.
Ante esto, el Si Pren SC exige al gobierno provincial garantías para que los trabajadores de prensa realicen su labor diaria en cualquier ámbito en esta situación de conflictividad que vive Santa Cruz.

Ser macrista en TV ya no garpa como antes



En TN le levantaron el programa de las 18 a Nelson Castro, luego de varios meses de bajos ratings en la competencia con Víctor Hugo Morales y su programa en C5N.

Quien fuera en los últimos años uno de los paladines y voceros de la política de Cambiemos y del grupo Clarín ha sufrido un importante revés. A los directivos de TN no les importó la fidelidad de Nelson Castro a la hora de ser vocero del macrismo en el último tiempo y luego de varios meses de bajos ratings, han levantado su programa de las 18. Resulta que en esta franja horaria, el programa de Castro en TN viene perdiendo en números con el conducido por Víctor Hugo Morales por C5N, propiedad del empresario kirchnerista Cristóbal López.
Víctor Hugo, quien desde hace varios años viene manifestando su simpatía con el gobierno anterior, en muchos de sus programas refleja algunas de las las consecuencias del ajuste macrista y ciertas luchas legítimas que se dan en distintos sectores de trabajadores, como la lucha de los docentes.
Ahora bien, ¿qué es lo que no muestran? Hay un intento del kirchnerismo a través de distintos voceros mediáticos como el periodista, de no hacer ninguna referencia a lo sucedido en el anterior gobierno, ni a las condiciones de trabajo y precarización laboral que se mantienen desde hace años. Y empleando los mismos métodos que sus “archienemigos” del grupo Clarín, no reflejan aquellos conflictos y movilizaciones (en muchos casos reprimidas) que se hacen contra gobiernos provinciales kirchneristas. La más significativa es la que se está desarrollando en Santa Cruz, contra el ajuste de la gobernadora Alicia Kirchner.
El descontento social con las políticas de Cambiemos y su ajuste, es aprovechado por C5N que los refleja para reciclar figuras y posibles candidatos del peronismo. Por su parte TN, sigue con su línea de no mostrar la realidad, lo que parece empezar a traerle consecuencias. Según trascendidos en algunos medios, quien reemplazaría a Nelson Castro sería Ricardo Caneletti, el “especialista en policiales” de TN. Así apuestan a subir el rating con un programa más “espectacular” y de impacto.

Redacción LID

Sobre luchas, iniciativas y alternativas

Se ha vivido un mes entero de movilizaciones, desde el seis de marzo al seis de abril. Multitudes apreciables, fuerte presencia obrera y sindical, incluso en la movilización del Día de la Mujer, que tuvo destacada participaciónde mujeres trabajadoras. La multitud impuso sus propias consignas, como el 7 de marzo, cuando se arremetió contra la cúpula de la C.G.T. en la exigencia de que fijara la fecha para un paro general.
Las dos CTA apoyaron las movilizaciones lanzadas por la conducción cegetista, pero generaron su propia movilización el 30 de marzo, también con una convocatoria muy numerosa. Los docentes, enfrentados a una táctica de desgaste del gobierno, estuvieron una y otra vez en la calle, sosteniendo la exigencia de una paritaria nacional, contra los intentos del gobierno de negociar los salarios con cifras que no toman en cuenta el poder adquisitivo perdido por la fuerte inflación del año pasado.
Hay que valorar la capacidad de lucha demostrada, la firmeza para enfrentar la política social y económica del gobierno, el rol jugado por sectores gremiales enfrentados a las conducciones burocráticas. También se necesitavisualizar sus límites y evaluar la capacidad de respuesta del gobierno y las apuestas tácticas que éste realiza.
Pese a toda la disconformidad con su política, la CGT tuvo margen para declarar un paro “dominguero”, sin movilización. Los cortes de calles llamados por corrientes sindicales combativas y partidos de izquierda fueron significativos, al límite de desatar una respuesta represiva del gobierno en la Panamericana, que en cierto modo contribuyó a realzar aún más esa medida de protesta. Sin embargo todo ello no iguala el peso que hubiera tenidouna gran movilización unitaria, si la CGT hubiera convocado a un paro activo.
Aún entre vacilaciones y desacuerdos tuvo lugar una respuesta a favor del gobierno, la marcha del 1 de abril. No fue la grandiosa manifestación que predicó el gobierno y el periodismo adicto, pero tampoco la desvaída reunión de unos pocos miles de personas, como la presentaron algunos medios opositores. El hecho de que haya sido importante, con cánticos de “apoyo a la democracia” y llamados a evitar por todos los medios el retorno del kirchnerismo (y del peronismo en su conjunto),llama a la reflexión sobre que no estamos frente a un gobierno totalmente desprestigiado y sin capacidad de respuesta. Después de esa marcha el presidente y sus colaboradores directos se propusieron pasar a la contraofensiva, en base a los resultados de la manifestación, logrados sin asumir a pleno la convocatoria ni empeñarse a fondo para garantizar su éxito. Entonado por ese apoyo, el gobierno se dispuso a hacer efectivo el protocolo antipiquetes, a profundizar las acciones de desgaste de la huelga docente y de desprestigio de su principal dirigente, hasta culminar en las acciones violentas que impidieron la primer tentativa de instalar la “escuela itinerante.”
Quizás la actitud más significativa del gobierno es desechar actitudes conciliadoras y empeñarse a fondo en su propia política. El Foro Económico Internacional celebrado el mismo día del paro, fue toda una reafirmación de una política de dureza, y del propósito de impulsar un “cambio cultural” en pos de una mayor expansión del individualismo en la sociedad, de una cultura de “emprendedores” que desdeñe la organización y la acción colectiva. Chile y Perú son modelos de “revolución cultural” bajo el signo de la libertad de mercado, aquí se busca un “país normal”, a costa de niveles de pobreza y desigualdad aún más escandalosos que los actuales.
Además de los objetivos de mediano y largo plazo, centrados en generar condiciones aún más favorables para que el capital expanda sus ganancias, el gobierno actúa mirando el escenario electoral. Temeroso de terminar en una derrota pese a dejar los aspectos más regresivos de su política para después de las elecciones, parece orientado a asumir a pleno sus objetivos, al tiempo que se presenta como la garantía de la superación del “populismo”. Convencidos que los más influidos por el kirchnerismo y la izquierda no lo votarán nunca, apuntaretener a quienes ya lo votaron. A falta de aumento de las inversiones, reactivación económica y rápido descenso de la inflación, la apuesta es a concentrarse en la “herencia recibida” y en el amplio porcentaje de la población que piensa que nada podría ser peor que un retorno del kirchnerismo al gobierno. Desde el 1 de abril se han esforzado por transmitir la sensación de que el elenco gobernante ha retomado la iniciativa, en el discurso, en las acciones represivas, en la promoción de causas contra CFK.
Es seguro que Cambiemos apostará a activar los componentes más conservadores del sentido común, el prejuicio clasista hacia los “negros” que anida en buena parte de los sectores medios e incluso en algunos miembros de la clase obrera. Intentará extender el paradigma de un país “normal”, entendido como una sociedad en la que no se cuestionan las jerarquías de la riqueza y el poder, y se asuma a las inversiones del gran capital como único camino hacia el crecimiento económico y la hipotética mejora de las condiciones de vida. Hoy asistimos a un replanteo de la nostalgia de “aquella” Argentina que era la quinta potencia mundial, la de Roca, Pellegrini y más tarde Agustín P. Justo, ajena a tentaciones populistas, basada en el predominio más o menos indisputado de los propietarios terratenientes y las grandes empresas urbanas.
Cuenta para ello con el respaldo del gran capital ligado a las finanzas, a las actividades exportadoras, a las grandes empresas que dan prioridad a romper el poderío de los sindicatos y a imponer una “nueva cultura” en materia de salarios y condiciones de trabajo. Lo resisten las ramas de “baja competitividad”, como la textil, la indumentaria, el calzado, entre otras que podrían no resistir la “apertura comercial.
Aspira también al respaldo de los grandes sindicatos. Los días previos al paro, que se resignó a no poder evitar, parte del gabinete estuvo activo en lograr acuerdos con los grandes gremios, lograr convenios a la baja y cláusulas de “productividad”, a cambio de las consabidas concesiones a la “caja” sindical y de las obras sociales.
Hoy corremos el riesgo de que se diluyan las luchas y su masividad. Ese peligro lo marcan la política sindical acomodaticia, el pacifismo papal que apunta a aplacar a los movimientos piqueteros, el vuelco del kirchnerismo y el PJ al ámbito electoral…Tampoco puede descartarse que los hasta ahora fallidos “brotes verdes” comiencen a percibirse más allá del “campo” y la obra pública. No hay por qué pensar que la recesión actual persista y aún se profundice durante un lapso prolongado.
Para que el panorama combativo no se desdibuje, las CTA en unidad de acción pueden jugar un gran papel, sustentado sobre todo por la CTA autónoma, inclinada a posiciones más claras y exenta de lazos partidarios. Sus acciones pueden instalar una posición diferente en el interior del movimiento obrero, que incluya al creciente númerode gremios disidentes en la CGT y a las muchas comisiones internas y cuerpos de delegados con conducciones combativas. Para eso es sustantiva la profundización de la lucha, sobre todo en lo inmediato, antes que la coyuntura electoral cobre máximo protagonismo.
El gobierno responderá con todo el arsenal de la manipulación electoral, basado hoy en una apuesta a la dicotomía excluyente macrismo-kirchnerismo, para lo que recurre a la demonización del gobierno anterior y al ninguneo de cualquier opción diferente, desde la izquierda al complaciente Frente Renovador.
El escapar a esa polarización exige el trabajo que llame la atención sobre la necesidad de una alternativa nueva, que se proponga luchar contra el sistema capitalista , sin limitarse a la “resistencia” contra las políticas en curso, a la búsqueda del regreso de un pasado venturoso. La propuesta no puede ser un capitalismo “serio”, “nacional” o “humanizado”, que, en el mejor de los casos, puede proporcionar a los trabajadores unos años de relativa “prosperidad”, en la medida que los precios de los bienes exportables se mantengan favorables y habiliten un incremento del gasto estatal en sentido redistributivo. No necesitamos ningún regreso, sino la apuesta audaz al futuro. Convencer de la viabilidad de un porvenir diferente conlleva la necesidad de mostrar que los sufrimientos de las clases populares no devienen de las políticas regresivas de un gobierno antipopular, sino del núcleo mismo del sistema. En el mismo sentido, se requiere señalar de modo incansable que el problema no es el “neoliberalismo”, ni esta o aquella doctrina dentro del marco de la sociedad burguesa, sino el imperio del capitalcomo un todo.
También se requiere la reivindicación de la iniciativa popular. No se trata de seguir liderazgos indiscutibles, supuestamente clarividentes, sino de construir un auténtico poder popular, de masas, contrario a todo verticalismo, rebelde frente a cualquier burocracia enquistada en posiciones de poder. La contracara indispensable es la denuncia de cómo los mecanismos de la democracia representativa son penetrados por el poder del capital, y la demostración de que el sentido del voto cada vez dispone menos sobre las verdaderas políticas que seguirán sus elegidos.
A medida que se acerquen las elecciones, los partidos hegemónicos tratarán de convencernos de que, pese a no elegirse cargos ejecutivos, estas elecciones son decisivas, que grandes cambios en un sentido o en otro ocurrirán según quienes sean sus triunfadores. Frente a eso sólo cabe retomar la idea clásica de que las elecciones, desde una perspectiva socialista, sirven ante todo para denunciar los atropellos del capital. Y para ubicar en el parlamento mujeres y hombres que puedan llevar allí la crítica al gran capital, la defensa consecuente de los intereses de los trabajadores, la diferenciación frente a la política sistémica.
Más allá de lo electoral, sin duda se avecinan nuevas luchas, renovados episodios represivos, distintas tentativas de promover el desaliento y el conformismo. Hoy no hay una alternativa definida, que conjugue un programa de transformaciones radicales con modos creativos de construcción social y política, eso es una dificultad objetiva. La construcción de esa alternativa es una tarea de mediano plazo.
Hoy mismo es el momento indicado para comenzarla.

Daniel Campione

"Lo que usted dice o cree es muy diferente a lo que sucede en la realidad"

Carta de un médico a la Gobernadora Sra. María Eugenia Vidal

Sra. Gobernadora: soy médico cirujano en el Hospital Rossi de la ciudad de La Plata y veo con gran preocupación lo que está sucediendo en el hospital público. En mi caso particular, estudié la carrera de medicina en la Universidad Nacional de La Plata durante 7 años, luego realicé la residencia de cirugía 5 años en el mismo hospital donde hoy trabajo, y actualmente llevo mi segundo año como médico cirujano de guardia, trabajando 36 horas semanales.
Durante mi carrera en el hospital he visto que la atención a los pacientes, a pesar del esfuerzo de todo el personal hospitalario por dar lo mejor de sí, se encuentra muy por detrás de las necesidades de todas las personas que llegan para atenderse.
Yo decidí apostar al hospital público y, como dije, es el lugar donde trabajo actualmente. Continué estudiando y formándome después de haber egresado para poder dar a los pacientes la mejor atención posible. No soy el único, la mayoría de mis compañeros de trabajo continúan por el camino de la capacitación y el estudio permanente. Quiero contarle también, aunque quizás ya lo sepa, que estas capacitaciones son siempre costeadas por nosotros mismos ya que el Ministerio de Salud no brinda capacitaciones gratuitas a los profesionales de la salud.
Lamentablemente, el sostenimiento de este compromiso se ha convertido en una carrera de obstáculos. Todos los días estamos expuestos a situaciones de violencia, algunas que terminan con lesiones graves hacia los profesionales, atendiendo en un edificio muy venido a menos, con falta de insumos y recursos tecnológicos, y por un sueldo de $16.000 (como es mi caso), sólo $2.000 por encima de la línea de pobreza que mide el INDEC.
Entienda Ud. que la voluntad por trabajar y el compromiso nuestro es muy grande para poder seguir adelante. Pero veo con mucha preocupación que, a pesar de los discursos del ministerio de salud de “hospitales humanizados”, nada ha cambiado en este año y medio de gestión. Incluso, y producto del aumento de la pobreza, cada vez son más las personas que se atienden en el hospital. Esto es algo que empezamos a notar los trabajadores de salud y que comentamos diariamente entre nosotros. Desde siempre nos hemos preguntado qué otra prioridad puede tener un gobierno que no sea la salud de la población. ¿Hay acaso algo más urgente e importante?
A las malas condiciones económicas y de infraestructura, quienes trabajamos en la salud pública se nos suma tener que vivir cotidianamente la angustia de lidiar con una situación en la que no podemos brindar la atención necesaria ni tratar los casos en el tiempo y forma que deberían hacerse. Por ejemplo, es algo completamente habitual que las drogas que utilizamos para tratar a pacientes oncológicos demoren en llegar mucho más tiempo del que deberían. Esto, como verá, provoca problemas para todas las personas que nos vemos involucradas: para los pacientes que no saben cuándo podrán empezar con el tratamiento, y para nosotros, los médicos, que nos vemos imposibilitados de trabajar porque esos medicamentos no llegan. Vemos como las enfermedades avanzan sin poder dar una respuesta. Ante problemas así nuestra impotencia es enorme.
La he escuchado decir que “los paros de los médicos son políticos”. ¿Sabía que la gran mayoría de mis compañeros del hospital han votado por usted en las últimas elecciones, esperando un cambio real que aún no ha llegado a los hospitales públicos de la provincia? Ni siquiera en lo que se retribuye como salario de los que trabajamos en el hospital todos los días. Entiendo, y la mayoría comparte, que recibió la provincia en malas condiciones pero, ¿no le parece que en lugar de permitir aumentarse los sueldos más de 50% a los diputados y senadores o sacarle el impuesto a la minería y los agronegocios, sería mejor destinar esa plata a la salud y atención de nuestros pacientes de los hospitales públicos?
Señora gobernadora, si Ud. está realmente convencida que la salud de los bonaerenses es parte de sus prioridades, como dijo en su discurso de asunción, la invito a que se acerque a nuestro hospital, que no es distinto del resto de los hospitales de la provincia, y vea en qué condiciones están internados nuestros pacientes, dónde se bañan, qué es lo que comen y se dará cuenta que lo que Ud. dice o cree es muy diferente a lo que sucede en la realidad. Quizás eso sirva para que la salud pública sea la prioridad del Estado.

Manuel De Battista

domingo, 23 de abril de 2017

Apareció el Nieto 122: seguimos buscando a los que faltan



Haber encontrado al Nieto 122 es un nuevo impulso para seguir luchando por encontrar a todos los que aún nos faltan.

Con inmensa alegría recibimos la noticia, como cada vez que uno de los nietos y nietas gracias a la lucha, logran recuperar su identidad. Se trata del hijo de Enrique Bustamante, "el Lobito" y de Iris Nélida García Soler, detenidos-desaparecidos, quienes estuvieron secuestrados en el Club Atlético. Aún no sabemos su nombre, pero lo que sabemos es que un hijo de desaparecidos encuentra su identidad, y eso nos da emoción.
Alicia, una de sus tías dio a conocer la noticia a través de las redes sociales, una carta: "Hola a todos, familia, amigos y conocidos, quiero compartir esta emoción e indescriptible alegría que acabo de vivir al conocer la noticia que ha sido encontrado mi sobrino apropiado, nacido en la ESMA en 1977, hijo de mi prima hermana, Iris Nélida Garcia Soler, alias Tita o la Lobita. ¡Imaginarán la enorme felicidad de toda la familia al saber que pronto este joven de 42 años, padre de dos hijos, que vive en el interior, podrá conocer a su familia biológica después de una larga espera y quizás una eterna búsqueda!
Haber encontrado al Nieto 122 es un nuevo impulso para seguir luchando por encontrar a todos los que aún nos faltan. La lucha de los sobrevivientes, familiares, organismos de derechos humanos, de la izquierda para saber finalmente el destino de aquellos hermanos que aún no han podido recuperar su identidad y lograr condenar a los responsables ha sido incansable.
No fue ni es una tarea fácil. Costó décadas, pero quedó demostrado que la apropiación de niños fue parte del plan genocida de conjunto, de lo que da cuenta el juicio por el plan sistemático de robo de bebés.
Desde la gestión macrista, es evidente la política negacionista acerca de los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos y el profundo desprecio para tratar el tema porque representan, y hasta son parte, de aquellos que fueron a golpear los cuarteles. Y como no pueden tapar el sol con una mano, pretenden instalar nuevamente una especie de teoría de los dos demonios, subidita de tono hablando inclusive de guerra sucia.
Lo cierto es que la enorme campaña de desprestigio que mediante declaraciones de sus funcionarios y el fogoneo constante de los medios de comunicación, atentando de esta manera contra la verdad histórica, es parte de una campaña permanente que debemos enfrentar. Buscan y festejan la impunidad para todos los que fueron parte del plan de exterminio de estas generación, militares, empresarios, autoridades eclesiásticas, civiles, así como la reconciliación con las fuerzas armadas es permanente.
Frente a esta avanzada del gobierno de Macri, que supo incluir denuncias de personajes nefastos acusándonos a los nietos como truchos y estafadores, necesitamos no solo la exigencia de la apertura de los archivos de la dictadura (nóminas de quienes revistieron en destacamentos, comisarias maternidades que hoy sabemos clandestinas, etc.) sabiendo que el Estado fue quien desapareció a más de 400 hermanos y por tal es quien debe responder. Sino también en la búsqueda de la verdad, y para la creación de un banco de datos a nivel nacional de archivos y registros correspondiente al periodo comprendido entre los años 1975 y 1983 (lo que implica concentrar como mínimo los expedientes de adopción y partidas de nacimiento).Poner en pie una comisión independiente , integrada por las víctimas y familiares de víctimas del terrorismo de Estado, que permita investigar la identidad de niños apropiados, con pleno acceso a la investigación , seguimiento y control de las causas.
¿Pero qué pasó durante el kirchnerismo, que se hizo llamar “el gobierno de los derechos humanos” mientras apañaba a genocidas como Milani (encargado de la inteligencia militar) o servicios de la dictadura como Gerardo Martínez, por sólo nombrar algunos ejemplos?
El discurso no tenía que ver con la realidad. Hasta 1987 se encontraron 53 nietos y nietas, y hasta hoy, que ya pasaron 30 años, sólo logramos recuperar a 69 más. Durante los 12 años de gobierno kirchnerista no se abrieron todos los archivos y nóminas para poder imputar, juzgar y condenar; para poder tener acceso a partidas de nacimiento y otros documentos e información que existe. Fue negado todo ese tiempo.
Es inadmisible que madres como Chicha Mariani, Mirta Baravalle fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, que tienen más de 90 años todavía no hayan podido saber la verdad, encontrar a sus nietos y lograr que condenen a los genocidas responsables. Es indadmisible que todavía nos falten casi 400 hermanos a más de 40 años.
Durante el gobierno k tampoco se condenó a un sólo empresario genocida, sino que se los premió ya que “se la llevaron en pala”, como la misma Cristina decía. La Ford con su centro clandestino en la fábrica, la Mercedes Benz que donó equipo de obstetricia a la maternidad clandestina de Campo de mayo y están sospechados (uno de sus gerentes) de la apropiación de un bebé, están impunes (como lo destaca el documental de la periodista Gaby Weber).
Quedó más que comprobado que hubo un plan genocida en toda la región para aplastar la organización de nuevas generaciones a la dictadura del capital. La idea de revolución, de una sociedad sin explotadores ni explotados era de miles y miles de trabajadores, jóvenes, estudiantes.
Después de 40 años de lucha logramos recuperar a 122 hermanos y hermanas, 122 hijos de nuestros compañeros desaparecidos, que luchaban como mis viejos y tantos otros trabajadores y jóvenes por una sociedad sin explotadores ni explotados. Nada más y nada menos que para que un sector de parásitos no viva y se enriquezca del trabajo ajeno de la mayoría.
A los que todavía no pudimos encontrar, los seguiremos buscando cada vez con más fuerzas y vamos a seguir exigiendo que se abran absolutamente todos los archivos, las nóminas de los que prestaron funciones durante todo ese período y que toda esa información sea pública y la controlemos los familiares para que de una vez por todas después de 40 años podamos saber dónde están, acusar a los responsables civiles y militares y que vayan a cárcel común.
Las nuevas generaciones de trabajadores, jóvenes, estudiantes, tienen que ser parte de esta búsqueda y de la lucha contra la impunidad, porque el genocidio de clase que se llevó adelante en Argentina y otros países de América Latina a través del Plan Cóndor es parte de su propia historia. Es un problema del futuro, porque si dejamos avanzar el negacionismo y la impunidad entonces los empresarios entenderán junto con quienes lo planificaron que podrían volver a llevar adelante semejante barbarie.
Es necesario que hoy redoblemos la lucha contra la impunidad, la represión y por encontrar a todos los que todavía nos faltan. Queremos festejar por el encuentro del nieto o nieta 123,124,125…así hasta recuperarlos a todos.

María Victoria Moyano
Nieta restituida y miembro del CeProDH

Santa Cruz: lo que no dicen Cristina y Alicia

Tras la represión en Santa Cruz, Cristina difundió un video denunciando "vandalismo" que rápidamente recorrió los principales medios kirchneristas para intentar justificar el accionar policial.

Luego de la brutal represión del viernes a la noche en Río Gallegos contra docentes, trabajadores judiciales y jubilados que en su gran mayoría aún no cobraron sus sueldos, Cristina Fernández difundió un video denunciando supuestos actos vandálicos que rápidamente recorrió los medios nacionales.
En la movilización participaron a su vez trabajadores de otros sectores que se solidarizaron a causa de la indignación que genera la desidia del gobierno de Alicia Kirchner, que lleva a la desesperación y que hizo que salieran a la calle a manifestarse y expresaran el repudio a su política de ajuste. Muchos de esos trabajadores saben que es la misma medida de ajuste que aplica el macrismo a nivel nacional.
Cuando Cristina Fernández dice que la manifestación que hubo en los alrededores de la Casa de Gobierno de Río Gallegos fue un escenario armado por Cambiemos y Clarín miente cínicamente.
Lo mismo hace con su denuncia de vandalismo a la casa de la gobernadora Alicia Kirchner. Los trabajadores que se manifestaron no fueron enviados por la oposición ni por ningún medio de prensa de “La Corpo”, se manifestaron por decisión propia para expresar su indignación frente a la situación de ajuste que les toca de lleno.
Y por otro lado es muy curioso, en esta época donde los gobiernos invierten tanto dinero (a veces más que lo que se "gasta" en sueldos de docentes y jubilados) en tecnologías de "seguridad", que la denuncia de Cristina no esté apoyada en el registro de las cámaras de video que pueblan la Casa de Gobierno y las calles céntricas de Río Gallegos.
Pasadas muchas horas de los hechos el gobierno de Santa Cruz sigue sin mostrar sus "pruebas". Probablemente porque no las tiene o bien porque quienes realizaron esos destrozos son parte de su propio personal, que armó el escenario a pedido de Cristina y Alicia.

Reunir a su tropa

Muchos de los que participamos de la movilización notamos que en los alrededores de la Casa de Gobierno estaba concentrándose la patota de la UOCRA para defender al Frente Para la Victoria, como lo hizo cada vez que Alicia Kirchner, Daniel Peralta o Cristina Fernández solicitaba su ayuda para atacar a los trabajadores de la administración publica que marchaban en cualquier localidad de la provincia.
Eso mismo ocurrió anoche cuando los miles se manifestaron pacíficamente en la casa de gobierno. Muchos con cacerolas, con bocinas, cantando o aplaudiendo. “La gente es muy tranquila” diría una docente sorprendida, sin entender el motivo de la represión policial.
Sin embargo Cristina Fernández le falta el respeto a los docentes que no cobran su sueldo en tiempo y forma y reciben una oferta del 3 por ciento de aumento salarial. No dice que hace 23 días están acampando los jubilados frente a la Caja de Previsión Social exigiendo cobrar su jubilación. No habla de la situación que atraviesan los trabajadores judiciales que tomaron el Tribunal Superior de Justicia. Todos los habitantes saben que el clima en este extremo sur de la Patagonia no es para estar a la intemperie, pero la política del Gobierno provincial no deja más alternativa que estar en la calle.

¿Son Nacionales y Populares?

Todas esas piedras, ese excremento que Cristina dice haber encontrado en la Casa de Gobierno, fue el escenario montado para no decir lo que ocurrió: prepararon todo para desalojar de las calles a los trabajadores que se resisten el ajuste que el kirchnerismo está descargando con todo su peso en la provincia. Y cuando digo ajuste quiero decir que es desde hace años, veintiséis fueron de gobiernos kirchneristas. Tampoco es la primera vez que reprimen, porque lo hicieron en la dura lucha docente del 2007, 2011, 2016 y ahora en ésta última. La "década ganada" nunca llegó a Santa Cruz donde la salud está desfinanciada, las escuelas se caen a pedazos, la Caja de Servicios Sociales no tiene cobertura para ningún trabajador de la administración pública, porque está intervenida por el Gobierno provincial desde 1991.
Todo eso fue el motivo de la manifestación del viernes, fue el hastío de seguir así en una provincia que tienen riquezas petroleras, mineras y marítimas que están operadas por las multinacionales a las que el propio Frente Para la Victoria se las entregó en los años noventa, con el consentimiento de los radicales.

¿Los medios de la "Corpo" están con los trabajadores?

La lucha de los trabajadores no comenzó hace poco, siempre han resistido los ataques contra sus derechos. Pero muchos medios ahora vienen buscando la mosca en la sopa que ayude a ensuciar al kirchnerismo. Durante la lucha del 2011 y 2016 nunca vinieron a ver las grandes marchas provinciales o en todo caso entrevistaban a los funcionarios del radicalismo, que en Santa Cruz está en sintonía con el ajuste de Alicia Kirchner. Me refiero a los intendentes como el de Caleta Olivia, que también paga los sueldos atrasados a los trabajadores municipales y que utiliza la represión con el visto bueno de Alicia Kirchner y Patricia Bullrich, recurriendo muchas veces a la Gendarmería Nacional. Es por esto que en la zona norte de la provincia hay cientos de procesados por luchar, ya sean desocupados, docentes, petroleros, vecinos o jubilados.
Esos medios condenan al unísono las supuestas agresiones por parte de la gente, utilizando el discurso de Cristina Fernández en su video sobreactuado. Porque la represión del viernes fue una provocación a los manifestantes que reclamaban pacíficamente y sin mediar la policía empezó a lanzar gases lacrimógenos a los jubilados, docentes, padres y madres de alumnos que no esperaban llegar a ese desenlace. Tampoco eran algunos pocos, en verdad eran miles que se fueron sumando cuando se enteraron de la represión, que junto a los bocinazos de los conductores generaron un mucho ruido en las calles céntricas de la ciudad.
El discurso de Alicia Kirchner que justificó la represión policial a los docentes y el resto de los trabajadores frente a la casa de gobierno fue tan de derecha que Mauricio Macri respaldó su solicitud de enviar a la Gendarmería Nacional. Con el discurso de "resguardar la integridad física de Alicia Kirchner y Cristina Fernández", atacaron salvajemente con gases y balas de goma, resultando cuatro manifestantes heridos (un docente, un portero de escuela y dos periodistas).
En Santa Cruz el kirchnerismo reprime al igual que lo hace el macrismo a nivel nacional, y utiliza el mismo argumento de victimizarse ante los reclamos genuinos de los trabajadores. Es por eso que en la madrugada, luego de tragar mucho gas lacrimógeno, cientos de docentes exigían que la Ctera llame a un paro nacional. Es por eso, también, que Mauricio Macri justificó la represión de Alicia Kirchner, demostrando que aquí en Santa Cruz son lo mismo.

Ernesto Zippo

Policía en las escuelas y zonas liberadas en los barrios: dos caras del mismo plan represivo



Intimidaciones de las autoridades educativas. La respuesta de alumnos y docentes.

En los últimos días asistimos a un ataque sin precedentes a la escuela pública, la docencia y los estudiantes en particular. A las numerosas denuncias contra los docentes sobre supuestos adoctrinamiento de alumnos en las escuelas públicas y su consecuente amenaza de sanciones, se suman ahora intempestivas auditorías para controlar planificaciones y clases sobre temáticas especificas como el acto del 24 de Marzo. En consonancia con ello, el ministerio de Educación de la Ciudad giró una circular a las supervisiones llamando la atención sobre el tratamiento que debe darse a los temas de “realidad social", en un intento de censura previa que tiene origen en las clases en las que los docentes hablaron sobre el conflicto docente.
Como si fuera poco, la policía no deja de amedrentar estudiantes. Sin orden que lo justifique, los efectivos ingresaron ayer al colegio Mariano Acosta en momentos en que se desarrollaría una clase publica dentro de la institución con la excusa de un supuesto corte de calle que nunca se realizó. También en el día de hoy la policía ingresó a la Escuela Técnica 27 a pedir listados de los alumnos que estaban haciendo una sentada dentro del colegio mientras que la supervisión, avalando este proceder ilegal, exigió sanciones a los alumnos que participaban de la medida. En esta misma orientación, los alumnos de la escuela Esnaola denunciaron la presencia de efectivos en el predio del colegio cada vez que desarrollan una asamblea.
Semejante operativo sobre las escuelas no tiene otra función que amedrentar a docentes y estudiantes que se encuentran en pie de lucha por la defensa de la escuela publica en medio de uno de los conflictos docentes mas extendidos y menos regimentados por una burocracia sindical que no logra poner en caja las múltiples asambleas distritales en las cuales, también, intervienen las comunidades de padres que incluso han salido en defensa de los docentes frente a las multiples acusaciones de mal desempeño y adoctrinamiento por parte del Ministerio de Educación.
Como contrapartida, y en medio de una ciudad prácticamente cercada por la nueva policía unificada de la ciudad, se multiplican los casos de ataques sexuales e intentos de secuestro a chicas y robos y golpizas a los jóvenes en cercanías de los colegios y en los barrios durante sus momentos de recreación. Es por estas razones que en este viernes se realizó un corte de calle de estudiantes secundarios del barrio de Mataderos contra las zonas liberadas y las redes de trata. También la comunidad de Villa Pueyrredón se movilizará a la Comisaría 47, en tanto se organiza una asamblea en el barrio de Saavedra para buscar poner fin al estado policial que acosa y pone en peligro la vida y la integridad de los jóvenes.
Estamos frente a una escalada represiva que da vía libre a las fuerzas de seguridad para avanzar sobre los trabajadores y jóvenes que luchan contra los planes de ajuste del gobierno, pero también para liberar zonas al delito organizado del narcotráfico y la trata del cual se nutren las cajas de las comisarías.

Fuera la policía de las escuelas.

Abajo la represión a los trabajadores y trabajadores

Fin de las zonas liberadas. Basta de redes de trata.

Lidia Sonenblum

El 1° de Mayo, todos a la Plaza



Faltan pocos días para una nueva conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores. El 1° de Mayo nos movilizaremos a Plaza de Mayo y marcharemos en las calles de todo el país, para rechazar el ajuste de Macri y los gobernadores.

El reclamo central será: Abajo el ajuste y contra la tregua de la CGT y las CTA, exijamos un paro nacional activo de 36 h para para derrotar el plan Macri y de los gobernadores que aplican los mismos planes, con represión.
Levantaremos en Plaza de Mayo una tribuna de lucha obrera, de los jóvenes y de las mujeres, socialista e internacionalista. Reivindicaremos al Frente de Izquierda, la única alternativa de independencia política de los trabajadores, frente al PJ/FpV que integra el kirchnerismo junto a sectores del peronismo, el Frente Renovador de Massa y el PS de Santa Fe, que le votaron las leyes de ajuste a Macri en el Congreso, y toda variante capitalista o de la centroizquierda.
¡Por la independencia política de los trabajadores! ¡Por un gobierno de los trabajadores, impuesto con la lucha y de ruptura con el capitalismo!
Para fortalecer y desarrollar al Frente de Izquierda y al sindicalismo clasista y antiburocrático, para darle paso a la juventud combativa y a las mujeres que pelean por sus derechos.
Daremos nuestro apoyo internacionalista a todos los trabajadores y pueblos que en el mundo luchan contra el imperialismo, sus intervenciones militares reaccionarias y los gobiernos patronales. En Brasil, el 28 de abril se desarrollará una huelga general contra la reforma jubilatoria y laboral del gobierno golpista de Michel Temer, parte de la ofensiva reaccionaria que impulsa el gran capital en todo el continente. ¡Si ganan los trabajadores brasileños, ganamos todos!

Nuestras vidas valen más que sus ganancias

Pero además, este 1º de Mayo también vamos plantear una perspectiva histórica. Desde 1890 el movimiento obrero conmemora el día internacional de los trabajadores en esa fecha. Recordamos a aquellos militantes obreros asesinados por el capitalismo y que pasaron a la historia como los "Mártires de Chicago". Fueron el símbolo de la lucha internacional de la clase obrera y en especial por la jornada de 8 horas. En nuestro país ese derecho se conquistó legalmente en 1929, hace casi 90 años. La ciencia y la tecnología avanzaron muchísimo y con ellas la productividad del trabajo.
Sin embargo, seguimos trabajando las mismas horas y a veces mucho más para poder llegar a fin de mes. Es que las mejoras tecnológicas, como la robotización y automatización de los procesos productivos, son utilizadas por los capitalistas para aumentar sus ganancias, condenando a millones a recibir salarios de hambre que llevan a tener que hacer jornadas agotadoras, o en trabajos repetitivos que te arruinan el cuerpo en poco tiempo, mientras empujan a un gran sector a la miseria, trabajando en negro o dejándolos directamente sin trabajo. Y en cada crisis, nos la hacen pagar rebajando los salarios reales, achicando los presupuestos de salud, educación y vivienda.
Debemos levantar nuevas banderas. Nuevas conquistas a lograr con la lucha. “Nuestras vidas valen más que sus ganancias”, como dicen Nicolás del Caño y Myriam Bregman en sus videos. Vamos por las 6 horas de trabajo, 5 días a la semana sin rebaja salarial y garantizando un mínimo igual a la canasta familiar. Para que trabajemos todos, y trabajemos menos.
Uno de los "Mártires de Chicago", George Engel en el patíbulo dijo lo siguiente: “¿En qué consiste mi crimen? En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social donde sea imposible que mientras unos amontonan millones otros caen en la degradación y la miseria. Así como el agua y el aire son libres para todos, así la tierra y las invenciones de los hombres de ciencia deben ser utilizadas en beneficio de todos. Vuestras leyes están en oposición con las de la naturaleza, y mediante ellas robáis a las masas el derecho a la vida, la libertad, el bienestar”. ¡Qué actualidad tienen estas palabras pronunciadas hace 130 años!
Con todas estas demandas, nos movilizaremos a Plaza de Mayo para levantar una tribuna obrera, socialista e internacionalista.

LID

Ni “populistas” ni “republicanos”: el Estado desde el punto de vista del marxismo



Macri habló del Estado como un “aguantadero”, en relación al ciclo kirchnerista. Frente a las versiones simplificadas del rol del aparato estatal, la concepción marxista propone una visión compleja.

Ayer Mauricio Macri definió al Estado bajo el kirchnerismo como un “aguantadero”. La definición no tiene nada de original viniendo del presidente. En última instancia repite la misma línea argumental que sostuvo cuando habló de “ñoquis” justificando los despidos en ese ámbito. La simplificación de Macri se inscribe dentro de su propia concepción de clase que considera al Estado como parte de su patrimonio.
Dentro de un universo de mayor complejidad conceptual que la expresada por el presidente se encuentra la concepción liberal clásica que ve al Estado como el órgano llamado a regir el conjunto de los intereses sociales. Eso que, sin más razones que las ideológicas, es llamado el “bien común”.
Desde el llamado “populismo”, en su amplitud múltiple, se elabora otra concepción del Estado. Aquella que, aceptando el conflicto social y la desigualdad que expresa el mismo, ve al Estado como un “corrector” de esa desigualdad, en función de las capas más empobrecidas.
En casos extremos, esas diferencias toman la forma de diferentes regímenes políticos. Sin embargo, cada vez más, aparecen como matices –a veces importantes- en la forma de gestionar las formas democráticas de un régimen que garantiza la continuidad del poder capitalista.
Si la primera de esas acepciones considera central la defensa de la “república” o de las “instituciones”; la segunda se centra en la defensa de una gestión que busque limitar el conflicto social por medio de atenuar la desigualdad existente.
Sin embargo, ni una ni la otra ponen en cuestión el dominio social de la clase capitalista. Republicanos y populistas, por igual, consideran sagrado la dominación del gran empresariado en la sociedad.

El marxismo y el Estado

Ya en el siglo XIX, el marxismo inauguró una concepción completamente original del Estado. La primera formulación ampliamente conocida de esa visión fue presentada por Marx y Engels en el Manifiesto Comunista.
El texto, que vio la luz casi al calor de las revoluciones de 1848 –la llamada “Primavera de los pueblos”- se convirtió en un documento histórico para la posteridad, marcando un punto de vista radicalmente nuevo sobre el conflicto social.
“Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases”. Así inicia el primer apartado del Manifiesto. A partir de allí es imposible deducir una concepción sobre el Estado por fuera de esa definición nodal.
Así, según se lee en el Manifiesto, “el Gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa” (Manifiesto Comunista. Ediciones IPS, pág.12).
Las revoluciones de 1848 mostrarán que la clase trabajadora debe conquistar su independencia política en el camino de su lucha por la emancipación social. Para Marx y Engels, también quedará en evidencia que el Estado burgués no puede ser, simplemente “ocupado” sino que se debe ser destruido. Los jóvenes autores del Manifiesto ya habían planteando la necesidad de que la clase obrera se elevara al terreno del poder político.
Esa conclusión se reforzará a la luz de la heroica Comuna de París, de 1871. En el prólogo de 1872 al Manifiesto Comunista, ambos autores afirmarán que “la clase obrera no puede limitarse a tomar posesión de la máquina del Estado en bloque, poniéndola en marcha para sus propios fines”. Ese aparato del Estado debe ser demolido y reemplazado por uno nuevo. Marx dirá que se trata de la “condición previa para toda verdadera revolución popular en el continente”.
La Comuna sería, al decir de Marx, la forma política -"finalmente descubierta"- de la dictadura del proletariado. La clase trabajadora se elevaba al poder político por primera vez en la historia. Al hacerlo mostraba un nuevo tipo de Estado donde la burocracia política y las fuerzas armadas regulares eran destruidas y reemplazadas por la auto-organización del pueblo trabajador parisino.
En 1875, en la Crítica al Programa de Gotha, Marx polemizará explicando, una vez más, que “los distintos Estados de los distintos países civilizados, pese a la abigarrada diversidad de sus formas, tienen de común el que todos ellos se asientan sobre las bases de la moderna sociedad burguesa, aunque ésta se halle en unos sitios más desarrollada que en otros, en el sentido capitalista”.

Lenin, el Estado y la revolución

La derrota de la heroica Comuna de París dio lugar a proceso contradictorio. Durante las décadas siguientes la clase obrera se fortaleció social y políticamente, con la construcción de fuertes partidos socialistas en los países más importantes de Europa. Sin embargo, ese fortalecimiento tuvo lugar en los marcos de la ausencia de tendencias agudas de la lucha de clases o, directamente, revolucionarias.
Eso conformó partidos socialistas y organizaciones sindicales que, como resultado de esas presiones sociales, se amoldaron a sus propios Estados nacionales. Por ende, a sus propias clases capitalistas. Eso tendría su expresión más trágica en la Primera Guerra mundial, cuando las direcciones de esas organizaciones apoyarían a las fuerzas armadas de sus propias naciones.
Sería la Revolución rusa de 1917 la que volvería a poner la cuestión del Estado en escena, estrechamente ligada a la lucha de clases.
El magistral libro que se titula El Estado y la revolución fue escrito por Lenin al calor de la Revolución Rusa. Se trata de un texto apasionante cuya lectura resulta imprescindible para todos aquellos y aquellas luchadoras que se propongan una pelea seria para enfrentar al capitalismo.
Lenin volvería a poner en el centro del análisis del marxismo la relación entre el Estado, la lucha de clases y la revolución. En la presentación del libro señalará que “lo que ocurre ahora con la teoría de Marx ocurrió repetidas veces, en el curso de la historia, con las teorías de pensadores revolucionarios y dirigentes de las clases oprimidas que luchaban por su emancipación (…) en vista de la increíblemente extensa deformación del marxismo, nuestra tarea principal es restablecer las verdaderas enseñanzas de Marx sobre el Estado (Obras escogidas, Ediciones IPS, pág. 127).
Esas enseñanzas sobre las que considera necesario volver Lenin son aquellas que definen al Estado en función de su lugar en la lucha de clases. El dirigente del Partido Bolchevique dirá que "Engels explica el concepto de la ’fuerza’ llamada Estado, fuerza que surge de la sociedad, pero que se sitúa por encima de ella y que se divorcia cada vez más de ella. ¿En qué consiste, fundamentalmente, esa fuerza? Consiste en destacamentos de hombres armados que disponen de cárceles y otros elementos" (pág.129). El Estado capitalista es, en esencia, una banda de hombres armados al servicio del capital.
Eso no implica que Lenin no distinga las formas políticas de ese Estado. Formas que tiene una importancia fundamental a la hora de sustentar el dominio de clase. Así, también escribirá que "la república democrática es la mejor envoltura política posible para el capitalismo (...) esta envoltura óptima, instaura su poder con tanta seguridad, con tanta firmeza, que ningún cambio de personas, de instituciones o partidos en la república democrática burguesa puede conmoverlo" (pág.133).
La revolución rusa de 1917 pondría en escena nuevamente a los sóviets, la forma organizativa del movimiento de las propias masas de trabajadores, soldados y campesinos. El sóviet (consejo en idioma ruso) sería la base del nuevo Estado que surgiría de la revolución de Octubre, mostrando una nueva forma de poder político, organizando desde abajo por las propias masas en lucha.
En 1918, el mismo Lenin escribiría que "Los sóviets son la organización directa de los propios trabajadores y explotados que los ayuda, en todas las formas posibles, a organizar y gobernar su propio Estado" (Obras..., pág. 341).

Trotsky y la burocratización del Estado soviético

La Revolución Rusa no pudo extenderse de manera victoriosa al resto de Europa y el mundo. En ese límite hay que buscar una de las razones de la creciente burocratización del Estado nacido de la primera revolución de masas victoriosa.
Si los primeros años del régimen soviético están asociados a la libertad creciente de la clase trabajadora, la llegada del stalinismo implicará una asociación completamente contraria, identificado conceptos como el del comunismo con formas totalitarias y dictatoriales.
Ese cambio enorme desde el punto de vista político y social implicó una nueva reformulación de la teoría marxista del Estado. La misma sería llevada a cabo esencialmente por León Trotsky, el otro gran dirigente de la Revolución Rusa junto a Lenin.
La revolución traicionada será la obra de Trotsky que condensará el conjunto nodal de definiciones que hacen a la explicación del proceso de burocratización de la Unión Soviética.
Allí, explicando los límites del desarrollo del régimen soviético, el dirigente ruso dirá -entre muchas otras cosas- que "si la tentativa primitiva -crear un Estado libre de burocracia- tropezó, en primer lugar, con la inexperiencia de las masas en materia de autoadministración (...) no tardarían en dejarse sentir otras dificultades más profundas. La reducción del Estado a funciones de "contabilidad y control", mientras que las funciones coercitivas debían debilitarse sin cesar (...) suponía cierto bienestar. Esta condición necesaria faltaba. La ayuda de Occidente no llegaba" (Obras escogidas. Ediciones CEIP. Pág. 76).
La burocracia stalinista fue un producto histórico del fracaso de la revolución social en extenderse, no el resultado "necesario" de la concepción de Marx o Lenin, como se intentó presentarlo por parte de la intelectualidad liberal aliada a la clase capitalista. La dirección -por parte de esa misma burocracia- de la Internacional Comunista implicó enormes derrotas estratégicas para la clase obrera en todo el mundo, profundizando aún más las tendencias antes señaladas.
Aquí, el aporte teórico de Trotsky para comprender en profundidad esa dinámica del Estado soviético, se vuelve imprescindible. Por lo tanto, se trata también de una perspectiva teórica esencial para comprender el siglo XX en su conjunto.

El Estado, cuestión nodal de la estrategia revolucionaria

Aún hoy, la cuestión del Estado sigue siendo una de las cuestiones nodales de toda perspectiva que se proponga un horizonte emancipatorio. Durante el conjunto del siglo XX y el transcurso del siglo XXI, los debates sobre el Estado han ocupado un lugar central en la izquierda. La cuestión de su carácter, su composición y la posibilidad de transformarlo han surcado a las más diversas corrientes políticas de ese espectro.
El fracaso del último ascenso revolucionario de masas que tuvo lugar a escala internacional -entre fines de los años 60 e inicios de los 80- dio paso al desarrollo del neoliberalismo como tendencia mundial, con sus secuelas ideológicas en cuanto a la visión sobre el Estado y las formas del régimen democrático.
En los tiempos turbulentos que corren a nivel internacional, con crecientes tensiones geopolíticas y un desgaste constante de los partidos que ocuparon el centro de la escena durante las últimas décadas, resulta fundamental volver al estudio profundo de la concepción marxista del Estado.
Una concepción que fue forjada por Marx, Engels, Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo o Gramsci, entre muchos otros, al calor del desarrollo del capitalismo y de la lucha de clases que éste, inevitablemente, trae aparejada.
Una perspectiva así es imprescindible para quienes se proponen enfrentar al sistema capitalista y sus secuelas de opresión y explotación sobre millones.

Eduardo Castilla
@castillaeduardo

El país en el subibaja



Participación de los asalariados en el Producto Interno Bruto *, 2003-2016 ** (en %)

* La participación de los asalariados en el ingreso se estimó como el cociente entre 1) la adición de la masa salarial de los trabajadores registrados (calculado en base a información de SIPA y EPH-INDEC) con sus respectivos aportes patronales (AFIP) y la masa salarial de los trabajadores no registrados (EPH, sin considerar los ingresos imputados) y 2) el PBI en precios corrientes año base 2004 revisado en 2016.
** Primeros tres trimestres del año. Fuente: CIFRA, en base a INDEC, OEDE-MTEySS y AFIP.

Desde que asumió Macrì, los trabajadores perdieron más de 3 puntos del Producto Interno Bruto, equivalente a 16.000 millones de dólares. Al mismo tiempo se incrementó la respuesta represiva a los conflictos sociales y laborales, tanto en la Capital como en el resto del país. La apuesta electoral del gobierno no es reactivar la economía sino controlar la inflación. Pero el aumento de la tasa de interés y la contención salarial aceleran el círculo vicioso y sus consecuencias sociales.

Desde que la Alianza Cambiemos llegó al gobierno, la transferencia de ingresos de los trabajadores al capital llegó a 16.000 millones de dólares, lo cual implicó una caída en la participación de los asalariados en el ingreso del 37,4 al 34,3 por ciento del Producto Interno Bruto entre 2015 y 2016. La profunda recesión de 2016, que en los primeros meses de este año no da signos de haber concluido, fue acompañada por alteraciones sustanciales en el régimen económico y en la orientación del modelo de acumulación de capital. Estas son las principales conclusiones del informe de coyuntura N° 23 de CIFRA, el centro de investigaciones y formación de la CTA, que creó Eduardo Basualdo y hoy dirigen Mariano Barrera, Mariana González y Pablo Manzanelli. Al mismo tiempo, se observa un incremento de la respuesta represiva a los conflictos sociales desde mediados del año pasado, con un pico pronunciado en el primer trimestre de este año, tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como en el resto del país. Así lo consigna el estudio “Diálogo y Consenso. El lado B del Modelo”, realizado por el Observatorio de Conflictividad Socio-Laboral de CEPA (Centro de Economía Política Argentina). Los gráficos que acompañan esta nota permiten una fácil visualización de estos inquietantes fenómenos.

Lucha de fracciones

Esa impactante transferencia de ingresos se produjo por la suma de la devaluación, la quita o baja de retenciones a las exportaciones, el aumento de las tarifas de los servicios públicos, la apertura comercial, la liberalización del movimiento de capitales y la suba de la tasa de interés, entre otras medidas que comenzaron a aplicarse desde el primer día de gobierno. Pero esas intensas pugnas por la distribución del ingreso, en el marco de la aceleración inflacionaria de 2016, no se agotan en el subibaja entre el trabajo y el capital sino también entre fracciones del capital. En el primer caso la transferencia de ingresos se origina en la punción del salario real; en el segundo, es reflejo de las distintas rentabilidades sectoriales. Mientras unos pocos sectores pudieron aumentar sus precios relativos por encima del promedio de 41,6 por ciento, como el agro (83,9 por ciento), la intermediación financiera (60,9 por ciento), electricidad, gas y agua (57,4 por ciento) y minas y canteras (49,9 por ciento), quedaron por debajo de la media la industria manufacturera (39,7), el comercio (39,6 por ciento), transporte y comunicaciones (34,7 por ciento) y la construcción (30,5 por ciento). Las causas fueron la caída del consumo (que no se ha detenido), el incremento de los costos de los servicios públicos y la apertura comercial, que sólo en escasa medida fue compensada por la suba del tipo de cambio real. Esta modificación de precios relativos se desplegó en un marco internacional complejo, caracterizado por la intensificación de la lucha competitiva que se reflejó en una importante caída de los precios de las exportaciones argentinas, que además se reprimarizaron. De este modo, el eje ordenador de la economía argentina se desplazó de la economía real y el consumo hacia la especulación financiera. El único componente de la demanda agregada que creció en 2016 fueron las exportaciones, pero esto traccionado por las ventas de productos primarios. En cambio la caída del salario real y el aumento del desempleo redundaron en una merma del consumo privado y no es exagerado decir que la inversión productiva se derrumbó.

Haciendo bambolla

Por más que el gobierno repita que el crecimiento genuino se dará por el aumento de la inversión (lo cual evidencia el sesgo ideológico de que los incrementos del consumo no son una forma válida de crecer, como se lee en reiteradas declaraciones despectivas de funcionarios de primera línea) la tasa de inversión cayó del 16 al 13,9 por ciento del PIB entre 2015 y el último trimestre de 2016. El resultado fue mucho peor en la radicación de las tan apetecidas inversiones extranjeras directas, que se redujo a la mitad. El único diluvio en este rubro se verificó en el ingreso de capital especulativo (al cual el gobierno le quitó cualquier restricción) debido a los altos rendimientos en dólares que posibilitaron las Lebac y otras alternativas similares. En 2015, las inversiones de cartera habían sido negativas. En 2016 treparon a 44.585 millones de dólares, al mismo tiempo que la fuga de capitales al exterior (medida a través del método residual de la balanza de pagos) pasó de 7.505 a 11.666 millones de dólares. Como contrapartida de ominosa proyección futura la deuda externa pública se elevó del 13,3 al 23,4 por ciento del PIB. Tan marcado descenso de las inversiones orientadas a la economía real permite prever que, si hubiera alguna reactivación de la actividad este año provendría del denominado “rebote estadístico”, con escaso impacto en la economía real y el empleo y no sostenible en el tiempo. Pero ni siquiera eso se advierte en los indicadores de coyuntura más recientes, que no muestran un cambio de la declinante tendencia observada. En enero el nivel de actividad había registrado un incremento interanual del 1,1 por ciento, es decir comparado con el desplome del primer mes del gobierno de Macrì. Pero en la comparación mensual se contrajo 0,5 por ciento, interrumpiendo la tendencia de los meses previos. Por el lado de la oferta, en febrero la caída interanual de la industria superó a la de enero (-6 por ciento) lo mismo que la construcción (-3,4 por ciento). Por el lado de la demanda, el nivel de consumo, que no había tenido un buen desempeño en enero, profundizó su contracción en febrero en virtud de la aceleración inflacionaria, y las cantidades exportadas registraron caídas significativas. El informe llega hasta febrero, pero los datos de marzo oscurecieron esos grises. El único dato relativamente positivo fue el gasto en obra pública, que se duplicó en febrero y arrastró el incremento de los despachos de cemento en marzo. Pero su capacidad de tracción sobre el conjunto de la economía es bien escasa. Haciendo bambolla a la hora del fútbol mientras aún es para todos.
La política de incrementar las tasas de interés para secar la plaza y así restarle presión al dólar y al nivel de precios, condujo a una explosión de colocaciones de bonos (festival le llamó Roberto Lavagna en su portazo al gobierno de Alfonsín hace tres décadas) con un stock de Lebac de 774.000 millones de pesos, equivalente a las reservas totales del Banco Central. Los elevados vencimientos de cada mes señalan la posibilidad de que una modificación de las expectativas cambiarias induzca a los inversores privados a dolarizar su cartera. Incluso reaparece, por ahora con sordina, un debate que acompañó el final de los gobiernos de Carlos Menem y Fernando De la Rúa, entre quienes reclamaban una devaluación, que entonces implicaba romper el esquema de la convertibilidad, y aquellos que preferían la completa dolarización de la economía, algo que hizo Ecuador y que ni siquiera con una década de nacionalismo popular pudo revertir. Esto reduce el margen de maniobra del gobierno, cada vez más dependiente de las altas tasas de interés y el endeudamiento externo, una vez pasados los efectos extraordinarios del blanqueo de capitales. Esto realimenta el proceso de valorización financiera, que tan catastróficas consecuencias tuvo para la producción y el empleo hace dos décadas. El otro brazo de la pinza para constreñir el nivel de precios es la contención salarial. Por eso, CIFRA entiende que la negociación paritaria constituye la madre de todas las batallas, como se aprecia en el caso testigo de los docentes. Sus resultados dependen de las relaciones de fuerza y de la acción del movimiento sindical, al cual pretenden doblegar con políticas dirigidas a desprestigiar a su dirigencia más activa frente al ajuste económico. Pero no sólo con eso.

Dos por día

En el primer trimestre de 2017 los conflictos por despidos, readecuación salarial, cumplimiento de acuerdos, condiciones de trabajo y atrasos en los pagos llegaron a dos por día, según los datos del Observatorio de la Conflictividad Social. El gobierno nacional y el de la Ciudad Autónoma, no se centraron en resolver esos problemas sino en quitar sus efectos de las calles, mediante la represión por parte de las fuerzas de seguridad. Si se compara el primer trimestre de este año con el de 2016, el incremento de conflictos reprimidos fue del 133 por ciento, un porcentaje de crecimiento que no alcanzó ningún rubro de la economía. Esta estrategia ejemplificadora fue manifiesta en el conflicto docente, con la represión policial en la plaza de los Dos Congresos para evitar la instalación de la Escuela itinerante, la premeditada estigmatización de un sector gremial representado por el Secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel, los descuentos por los paros realizados, el adicional para los docentes que no adhirieron al paro y las amenazas con multas y quitas de personería gremial. Los cambios en la oferta de la provincia de Buenos Aires fueron tan pequeños que impiden recuperar el poder adquisitivo perdido en 2016. El trabajo incluye una extensa tabla, imposible de reproducir en la extensión de esta nota, de todos los reclamos sociales o laborales, con o sin organización previa, al que las fuerzas de seguridad responden con algún grado de violencia física. Lo que sí puede incluirse es una síntesis de conjunto. El 26,51 por ciento de los conflictos con represión tuvo lugar en la Provincia de Buenos Aires y sobre todo en el conurbano. El 16,87 por ciento de los casos ocurrieron en la Ciudad de Buenos Aires y con 6 por ciento del total cada una siguen Mendoza, Jujuy, Santa Fe y Salta. El gráfico 1 muestra un incremento sustancial de la cantidad absoluta de los conflictos con represión en el segundo semestre de 2016 y los niveles superiores en el comienzo de este año respecto del mismo periodo de 2016, cuando el gobierno de Cambiemos recién comenzaba y disponía de mayor expectativa favorable. La línea de tendencia revela un incremento de los hechos represivos sobre el total de los conflictos registrados cada mes. El gráfico 2 incluye la cantidad de conflictos por mes en la Ciudad de Buenos Aires, en la Provincia de Buenos Aires y en el resto de las provincias. El aumento de conflictos con represión desde mediados de 2016 se centró en el interior del país pero hacia el final del período se desplazó a la Ciudad de Buenos Aires, que es donde más preocupa al gobierno nacional y que ha dado lugar a un reclamo público del presidente Macrì al intendente Horacio Rodríguez Larreta, no para que indague en las causas de cada reclamo (que en general el gobierno descalifica como una táctica desestabilizadora de adversarios políticos a los que niega representatividad) sino para que los corra de las calles de la Capital Federal y en especial del centro. Si en el promedio nacional, en el primer trimestre de 2017 los conflictos mensuales seguidos por represión pasaron de 3 a 7, en la Ciudad de Buenos Aires el incremento fue de uno a dos por mes, un promedio que no promete disminuir a medida que avance el cronograma electoral y que ha dado lugar a un patético show de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich para exhibir la parafernalia represiva adquirida. El jueves de esta semana, Macrì viajará a Estados Unidos para reunirse con su viejo socio de negocios y golf Donald Trump. Ambos gobiernos anunciaron en forma oficial la visita el miércoles 12. El comunicado de la presidencia argentina dice que Trump y Macrì se reunirán “para avanzar en un diálogo sobre distintos temas de mutuo interés y hacer un repaso de todos los asuntos que conforman la agenda bilateral”. El de la Casa Blanca es más preciso pero poco tranquilizador. “Intercambiarán puntos de vista sobre diversos temas bilaterales y regionales, incluyendo la expansión del comercio, la colaboración en el sector de seguridad y el deterioro de la situación en Venezuela”, dice. En este contexto, ¿qué se entiende por seguridad?

Horacio Verbitsky

sábado, 22 de abril de 2017

La CGT, a cuarteles de invierno



En estos días, han trascendido por los medios violentas discusiones internas en la última reunión del Consejo Directivo de la CGT, especialmente entre Héctor Daer y Facundo Moyano. Estas discusiones expresan apenas algunas de las enormes fracturas de la burocracia sindical.
Notablemente, todo arrancó con un pedido de disculpas de Moyano Juniors por haber criticado al triunvirato como forma de organización de la dirección de la central obrera y haber propuesto al bancario Sergio Palazzo como secretario general. Pero a renglón seguido, facturó que no se anunció el paro en ocasión de la movilización del pasado 7 de marzo (lo que desató, recordemos, la revuelta que puso en fuga al triunvirato). Moyano reprochó también la foto de fin de año en Olivos.
Lo de Moyano constituye una liviandad, casi un asesoramiento para mejor entregar al movimiento obrero, porque la foto en Olivos fue la estética de la entrega de Ganancias mediante una ley que perpetúa el impuesto. El bochorno del palco, por otra parte, fue el resultado de que la CGT no convocó a la lucha en 15 de meses de ajuste y despidos, de que no se quiso anunciar una medida de lucha ante centenares de miles, en caliente, en medio de una descomunal huelga docente y su masiva movilización a Plaza de Mayo del día anterior -un día antes del soberbio paro de las mujeres del 8 de marzo.
Es decir que Facundo Moyano, puertas adentro, reivindicó el triunvirato y criticó las formas (pero no el contenido) de una entrega de la que formó parte decisiva el bloque del Frente Renovador de Sergio Massa (que él integra), que votó las leyes centrales del ajuste, aunque el peajista se haya ausentado de algunas votaciones y se haya abstenido en otras.
Por otro lado, Daer criticó que Moyanito se pasee promoviendo la “democratización” del modelo sindical. El joven se delató en su respuesta: “no cuestiono el modelo sindical sino la reelección indefinida”. Otra vez, Facundo Moyano aconsejando cómo mejor continuar con el dominio del unicato, cómo mejor continuar con el sindicalismo basado en la intervención del Estado en los sindicatos, buscando maquillar un régimen ajeno a la democracia sindical, asentado en barras bravas y esencialmente un agente de la patronal al interior de las organizaciones del movimiento obrero.
Luego hubo cruces varios entre camarillas de poder, como entre el sector del transporte y los gordos, o entre Pablo Moyano y el “Barba” Gutiérrez de la UOM, quien mete la mano en la normalización sólo de CGTs regionales afines a su momentánea filiación kirchnerista -más leal al miguelismo que a ninguna cosa.

Entrega

Pero aún no llegamos a lo esencial de la reunión, siempre menos visible a los ojos, particularmente del periodismo escándalo que difundió profusamente el reproche de Daer al trajín del galán de los peajes por los programas del corazón.
Lo esencial de la reunión es que canceló toda continuidad del plan de lucha -que nunca existió- después del formidable paro del 6 de abril. Lo que no debatieron los cegetistas es cómo llevar a la victoria a la lucha docente, a los trabajadores de la Santa Cruz de Alicia Kirchner, que se debaten en uno de los conflictos más profundos contra el ajuste de Macri y los gobernadores, a los obreros de AGR-Clarín que siguen en lucha tras 90 días o al pueblo trabajador de Baradero -al borde de ser transformada en ciudad fantasma por la crisis industrial.
La estética de la entrega, esta vez, será un acto recoleto, en un pequeño estadio cerrado, Obras Sanitarias, el 1º de Mayo, donde “la casa se reserva el derecho de admisión” para evitar bochornos de escenario. La poderosa CGT argentina ha pasado a cuarteles de invierno ante el recrudecimiento del ajuste macrista-pejotista-kirchnerista, es decir ante la ofensiva de toda la burguesía contra las condiciones de vida de las masas laboriosas, y ante los sucesos represivos cada vez más frecuentes. Acompaña, así, la revisión de los convenios colectivos para flexbilizarlos más de lo que están, aísla a los docentes y a todas las paritarias para mandarlas a condicionarlas de a una, con la extorsión de la recesión económica, el parate y los despidos.
Obras servirá para cancelar los movimientos de “desahogo” de la gran burocracia sindical y pasar a negociar y encausar el proceso en los andariveles electorales de las corrientes del peronismo y aún de Cambiemos, en los que tributa la burocracia sindical.

Nuestro planteo

Nosotros, el clasismo, la izquierda obrera y socialista, en las fábricas y sindicatos, nos haremos fuertes mediante la difusión de un programa y un método: 35% de aumento en paritarias con paritarios electos en asamblea, salario equivalente a la canasta familiar, que ninguna paritaria se firme sin mandato. Ante la desocupación y los despidos masivos, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, ocupación de toda fábrica que cierre y estatización bajo control obrero. Ningún convenio a la baja.
Este es nuestro plan de lucha, desde abajo. Se abre un período de luchas y confrontaciones en el que madurarán grandes movilizaciones como las de marzo, desde otro espiral de la evolución de los trabajadores y sus organizaciones. La conquista de nuevos cuerpos de delegados expulsando a la burocracia, las listas opositoras como las de Telefónicos o Suteba, son un eje fundamental. Desde ese lugar, y no como factor de presión de burócratas que buscan un reacomodamiento; con total independiencia de los Daer, los Moyano y los “Barba” Gutiérrez, tenemos planteado un período de gran importancia en el movimiento obrero.
En esa perspectiva, movilicemos con todo el 1º de mayo a la Plaza internacionalista del Frente de Izquierda y movilicemos a la vanguardia de lucha por un Congreso del Movimiento Obrero y la Izquierda para articular la intervención sindical y política de la izquierda revolucionaria.

Néstor Pitrola

"Chequeado": argumentos reaccionarios contra la lucha docente



El sitio financiado por grandes bancos y empresas manipula el cálculo de la canasta familiar para atacar a los reclamos obreros.

A propósito de una entrevista que el oficialista diario La Nación le hiciera a Romina Del Plá, el sitio denominado “Chequeado” acumula una serie de argumentos –con opiniones de “especialistas” incluidas– donde se intenta desmerecer los argumentos de la secretaria general del Suteba Matanza respecto de una realidad incontrastable: que el salario docente está lejos de cubrir las necesidades mínimas de una familia.
Es llamativo y novedoso el ángulo utilizado por el sitio, porque parte de una apreciación respecto de cómo se deben medir los niveles de pobreza de la población que ni siquiera se anima a utilizar el conservador diario La Nación ni los rancios economistas liberales que machacan permanentemente a la población con argumentos antiobreros.
Para “Chequeado” -sitio que, cabe aclarar, es financiado por varios bancos y grandes grupos y empresas nacionales y extranjeras- la pobreza de una familia docente es tal si el ingreso no supera los 3.500 pesos. Esto porque –sostiene– los $14.000 de la canasta de bienes y servicios necesaria para no ser pobre es la sumatoria de los consumos de los cuatro integrantes de la familia tipo y el salario debe compararse exclusivamente con las necesidades de quien lo percibe.
Por lo tanto, con los salarios mínimos de $9.800 que cobran actualmente los maestros, debería entenderse que ellos tienen un ingreso que se ubica en el triple de lo que se necesita en esos hogares para “no ser pobre”. Esta argumentación y la propia nota tienen el claro objetivo de denostar la lucha docente frente a la miseria salarial que ofrece el gobierno. Y, colateralmente, golpear sobre la candidata a secretaria general en el Suteba bonarense, por la combativa lista Multicolor, que enfrenta a la burocracia de Baradel.
Es tan forzado el argumento que uno de los “especialistas” consultados debe reconocer que “hay hogares” docentes (los estima en casi el 9%, casi el doble que un año antes) donde el salario del maestro es el único ingreso y entonces "sería válido" decir que allí sí es un “salario de pobreza”.
Pero el razonamiento es absurdo no solo porque muchos hogares dependen exclusivamente del ingreso docente del o de la jefa de familia, sino porque la comparación entre el salario y el valor de las canastas (indigencia, pobreza), es la única forma de medir cual es el nivel de necesidades que cubre un salario en una familia.
Que en un hogar más de un integrante tenga ingresos está determinado, justamente, por la necesidad de cubrir necesidades básicas que no son alcanzadas por los salarios medios actuales.
Pero, además, esa forma de cálculo colocaría como trabajadores no solo a los demás adultos que integren la familia, sino también a los pequeños. Es decir, sería una regresión a los orígenes del capitalismo o aún más atrás, cuando era normal y habitual el trabajo de los niños.
Y es tan miserable el ángulo de la argumentación, que plantea utilizar el salario mínimo vital y móvil, ubicado apenas por encima de los $8.000, como parámetro de cuánto debe ganar como mínimo un trabajador para cubrir las necesidades familiares. Esto –sostiene el autor de la nota– porque esa es una cifra "acordada" entre el gobierno, las empresas y los sindicatos, como si esto fuera palabra santa. El "salario mínimo" no se elabora en base a las necesidades de ingresos mínimos de una familia sino que establece un piso de miseria. Actualmente, representa menos de un tercio del costo de la canasta familiar.
Generalizando el argumento de la nota, los salarios obreros estarían hoy sobredimensionados y superarían con creces las necesidades de las familias trabajadoras. Si el costo de la canasta familiar total alcanza hoy a los $27.000, el salario de un obrero que supere los $6.750 alcanzaría para que ese trabajador pueda darse por satisfecho. Delicias de las estadísticas.
La burguesía no descansa a la hora de inventar argumentos para justificar la miseria salarial y la explotación de los trabajadores. El planteo de defensa del hogar obrero es que el salario alcance a cubrir los costos de la canasta familiar. Ha sido el ángulo de la victoriosa lucha de los aceiteros santafesinos y el reclamo permanente del clasismo y de los sectores sindicales combativos.

Nelson Marinelli

En la ex ESMA, encontraron fotos inéditas de Jorge Fischer



Nuestro compañero asesinado por la Triple A

En el Archivo Nacional de la Memoria de la ex-ESMA se encontraron fotos inéditas de Jorge Fischer, delegado general de la Comisión Interna de la fábrica Miluz y militante de Política Obrera (como se denominaba entonces el Partido Obrero) en los años ´70, quien luego fuera secuestrado por elementos de la Triple A y acribillado a balazos, junto a su compañero Miguel Angel Bufano.
Las fotos, que fueron hechas llegar a su hijo Sebastián, muestran a Jorge Fischer en el Plenario Nacional Antiburocrático convocado por la conducción combativa de la UOM de Villa Constitución, un mes después de haber recuperado la seccional de manos de la burocracia.
El encuentro se realizó el 20 de abril de 1974 en el Club Riberas del Paraná y reunió a más de 10.000 delegados y activistas de todo el país. Jorge Fischer, fue uno de los oradores y planteó la necesidad de constituir una Coordinadora que rompiera el aislamiento en que se encontraba el movimiento clasista en los diversos puntos del país, y que se proyectara como una alternativa política para la vanguardia obrera.
La moción realizada por Jorge fue rechazada, entre otros, por Agustín Tosco (secretario general de Luz y Fuerza de Córdoba) y René Salamanca (secretario general del Smata de esa misma provincia), con el argumento de que no estaban dadas las condiciones para romper con Juan Domingo Perón y plantear una alternativa político-sindical a nivel nacional.
Esto, en un cuadro en el que el movimiento obrero combativo estaba comenzando a enfrentar la brutal represión del gobierno de Perón, quien ya había puesto en pie a la Triple A, encabezada por su ministro José López Rega. En diciembre de ese mismo año, la Triple A secuestró y asesinó a Jorge Fischer y su amigo y compañero, Miguel Angel Bufano, con la complicidad de la empresa y de la burocracia sindical.
Sebastián comenta respecto de las fotos recuperadas que “me las hicieron llegar a través de mi querida amiga Luz Palmas Zaldúa. En las fotos –añade- se ve a mi viejo hablando” y planteó “coordinar al sindicalismo clasista que existía en el país en aquel momento” y destaca que “muchos de los participantes luego fueron perseguidos, encarcelados, asesinados o desaparecidos”.
Estas fotos –como dice Sebastián- “sirven para que su memoria y su lucha sigan presentes en las luchas de la clase obrera de hoy”.

Comunicado del EMVyJ: Repudiamos la represión de Alicia Kirchner en Santa Cruz



En horas de la madrugada,el gobierno de Alicia Kirchner reprimió a los trabajadores que rodearon la residencia oficial para reclamar por el descalabro de la provincia. En el edificio se encontraba también su cuñada, la ex presidenta Cristina Fernández.
Hay por lo menos dos compañeros heridos. Uno de ellos, de gravedad, el periodista Jorge Riquelme.
Cuando se supo que la gobernadora se encontraba en el edificio, centenares de manifestantes se reunieron en pocos minutos. Los trabajadores sufren hasta más de 20 días de atraso en el pago de sus salarios y jubilaciones. El gobierno de AK les ofreció a los docentes un aumento irrisorio de apenas el 3%. Se prolonga la huelga docente, los estudiantes toman los colegios, no funcionan los tribunales, un completo dislocamiento. Las últimas movilizaciones en Rio Gallegos reunieron casi diez mil personas.
Esta nuevo hecho se suma a la escalada represiva que sufren los trabajadores y el pueblo Argentino y que es impulsada por el gobierno de Macri. El hilo conductor de todas ellas es el intento de descargar el ajuste sobre las espaldas de los trabajadores.
Desde el EMVyJ repudiamos energicamente este nuevo episodio represivo.
Este 11/5 llamamos a movilizar con todas nuestras fuerzas de congreso a Plaza de Mayo,a las 17 hs, como parte de la campaña iniciada por el EMVyJ contra la represion de Macri y los gobernadores

Encuentro Memoria,Verdad y Justicia

Haiek en el INCAA: el futuro ya llegó



Con discurso de “transparencia”, y apoyados en la desprolijidad de los manejos que vienen desde el kirchnerismo, Macri acaba de sentar un nuevo grupo de empresarios comandado por Clarín en los principales puestos gerenciales del INCAA. El dilema de la comunidad audiovisual es cómo enfrentarlo.

¿Quiénes son los que se preparan para llevar adelante el modelo de “cine de negocios”?

La salida de Cacetta del directorio del INCAA y de sus principales gerentes, pone a la orden del día la discusión sobre la financiación y los objetivos de las producciones del cine nacional. Pero para implementar una política de ajuste cultural a la altura de sus expectativas, el macrismo necesita jugadores con experiencia en el mundo del lobby millonario de las grandes empresas de medios.

Ralph Haiek: un “sucesor de confianza” ¿para quiénes?

Ralph Haiek, es el hombre ubicado por el Poder Ejecutivo como nuevo director del INCAA desde la semana pasada. Es un experimentado hombre de negocios que ha tenido buena relación con el kircherismo y el PJ. En el mismísimo diario La Nación lo presentan como amigo personal de la infancia de Mauricio Macri. Veamos mejor quién es Ralph haiek.
En el año 1992, en los inicios de la televisión por cable en Argentina, puso en pie el canal Much Music Argentina. Fue dueño y manejó el canal durante 15 años hasta septiembre de 2007.
En uno de sus perfiles puede leerse que “en la división de Televisión Paga (hoy Turner Broadcasting Systems) estuvo a cargo de las señales I.Sat, Space, Infinito, Retro, FashionTV, HTV y Playboy. Su gestión le valió, entre otros, el premio como Mejor Gerente de TV Paga”.
Hasta el año 2015 fue presidente de BACA – Consorcio de Empresas del Distrito Audiovisual de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Entre 2010 y 2015, durante el segundo Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, fue Director de Contenidos de Construir TV, el canal de cable de la Uocra “el primer y único canal 24 horas dedicado al impacto positivo del trabajo, en el trabajador, su familia y la sociedad”, junto al burócrata sindical Gerardo Martínez, acusado de colaborador de la dictadura cívico militar e impulsor y garante del trabajo precarizado para los trabajadores de la construcción.
Asimismo, entre los años 2009 y 2014 fue socio gerente de BAC Buenos Aires Comunicación, el Instituto Terciario de Cine y Televisión a cargo de la migración a la Facultad de Comunicación y Cultura de la UMET, donde se desempeñó como decano entre 2015 y febrero de 2017.
Esta Universidad Metropolitana es manejada por Víctor Santamaría, presidente del PJ de la Ciudad de Buenos Aires, empresario de medios, con control de Página 12, Caras y Caretas y la radio 750. A la vez, es un seguro candidato peronista por CABA en las próximas elecciones legislativas.

El control del Fondo de Fomento ya está en manos del Grupo Clarín

La Ley de Cine le da al INCAA un importante nivel de autarquía y también mucho dinero fresco.
El volumen total del dinero ronda entre los 2.500 y 2.800 millones de pesos al año. De estos el 50 % va para el Fondo de Fomento de películas y producción audiovisual, que está asignado en más de un 90 % para el cine de ficción y sólo entre un 6 y 8 % para el cine documental, que (sin ninguna paradoja) es el sector que trabaja y produce más del 50 % del cine argentino.
El resto del dinero mantiene al Instituto y sus trabajadores, la Enerc (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica) en CABA, en el NOA, NEA, Cuyo y Patagonia norte, y financia festivales nacionales e internacionales como el de Mar del Plata y ferias comerciales como Ventana Sur.
La pieza clave para asumir el control del Grupo Clarin y sus socios imperialistas, fundamentalmente, norteamericanos, es Nicolás Yacco, nuevo gerente administrativo del Instituto.
Desde esta Gerencia Administrativa, con un cargo que se define “a dedo” desde el Poder Ejecutivo, se toman decisiones sobre la financiación del cine nacional a través del manejo del Fondo de Fomento.
Todo estos movimientos y enroque de piezas están a cargo del Ministerio de Economía, a través de Dujovne (ex periodista de La Nación) y de la Vice Jefatura de Gabinete, en manos de Quintana.

¿Quién es Nicolás Yocca, el hombre que maneja la financiación de la industria audiovisual argentina?

La relación de Nicolás Yocca con Magnetto y el grupo Noble data de principios de los ‘90 cuando fue Gerente de Finanzas de Artear (1990 - 1994). Desde ese entonces ha mantenido una estrecha relación con el grupo multimedio ocupando posiciones claves en empresas asociadas y fusiones. Veamos.
Entre el año 1995 y 1999, fue gerente general de Buenos Aires Televisión S.A., una empresa de Ernestina Herrera de Noble, especializada en la producción de contenidos. Que poco tiempo después estaría a cargo de la gestión de las señales de los canales de cable de Multicanal. En 1999, Buenos Aires Televisión se fusionó con Artear.
Entre los años 2000 y 2008, Yocca fue gerente general de Radio Mitre, unidad de negocios del Grupo Clarín.
Entre 2012 y 2015 fue gerente general de Prisa Radio que es la unidad global de radios del Grupo Prisa, uno de los principales grupos de medios de habla hispana y portuguesa. Quien en Argentina controla, entre otras, la operación de Radio Continental y la comercialización del diario digital ElPais.com.
Desde el año 2016 es gerente de comunicaciones de Trenes Argentinos Operaciones, que es la empresa del Estado responsable de la operación del Sistema de Trenes de Pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires y de Larga Distancia.
Con estrecha relación con el Ministerio de Economía de Dujovne y la Vice Jefatura de Gabinete al mando de Quintana, el “coronel estratega de Magnetto” fue enemigo declarado de la Ley de Medios aprobada durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El mismo medio indica que Yocca es una pieza clave también en la buena relación entre el Grupo Clarín y Sergio Massa.

Democratización o ajuste

El dilema de la comunidad audiovisual es cómo enfrentar este nuevo atropello de Macri. En estos días hombres de probada experiencia para hacer de la cultura un negocio, con excelentes relaciones con macristas y kirchneristas son puestos a dedo en el INCAA para llevar adelante el modelo de “cine de negocios”. Están a la carta despidos, desfinanciación y un prometido ajuste también en el contenido de las producciones. Dicho por el propio Avelluto, ministro de Cultura del Gobierno nacional, en el programa 50 minutos de María O’Donell, “es una política acertada apuntar a las expectativas y criterios de la audiencia con respecto a los subsidios”. Una lógica que deja la producción cultural en manos de la demanda de las audiencias y las “fuerzas del mercado”, que no es otro que el imperialismo cultural yanqui.
El amplio movimiento en curso, con asambleas y la participación de realizadores, técnicos, estudiantes y trabajadores de la cultura, tiene que plantearse la democratización del INCAA como condición necesaria de la defensa del cine nacional. La comunidad audiovisual convoca este sabado a las 14:30hs una nueva reunión de la Asamblea permanente en defensa del Cine Nacional, entre muchos de los asistentes ya se escucha el reclamos de desconocer a Haiek, bajo la certeza de que con él el ajuste ya llegó.

Violeta Bruck
@Violeta_Bk
Lucía Simone

*Violeta Bruck es realizadora audiovisual. Directora de documentales como "Memoria para reincidentes" egresada de la UNLP. Grupo Contraimagen.
*Lucia Simone es realizadora audiovisual, egresada del ENERC. Grupo Contraimagen.