miércoles, 8 de marzo de 2017

Gravísimo: Clarín recluta patota para desalojar AGR

Prensa Obrera accedió a un audio de WhatsApp que revela el reclutamiento de barrabravas para atacar a los obreros que ocupan la planta desde hace 60 días.

“Nos van a dar gas pimienta, una escopeta con balas de goma... el desalojo lo va a hacer Gendarmería, nosotros tenemos que bancar la bronca dentro de AGR, nos van a pagar 900 pesos a cada uno”. Este es el mensaje de reclutamiento de la patota que apunta a desalojar la ocupación de los obreros de AGR-Clarín y que fue deschavado a través de un audio de WhatsApp que llegó a la redacción de Prensa Obrera.
“A mí siempre me llaman para seguridad, así en negro para hacer trabajos de seguridad, desalojos, aguantar alguna bronca, todo eso. Los pibes que me pasan el laburo siempre estuvieron relacionados con el tema de barras y todo eso”, relata la persona cuya identidad, por ahora, permanece en reserva. ¿En qué consiste su tarea? “Es en una fábrica que está tomada y nosotros tenemos que hacer el desalojo. En realidad, el desalojo lo va a hacer Gendarmería y nosotros somos los que tenemos que aguantar la bronca adentro, me dicen”.
El trato que le propone el reclutador es que aporte diez individuos porque su plan es formar una patota de 80 personas para atacar a los trabajadores y organizaciones sociales que se encuentran solidarizándose con su reclamo. El “aguante” es requisito: “se les va a pagar 900 pesos a cada uno por día pero tienen que ir al frente los tuyos, porque los pibes que yo llevo van al frente. Puede ser que tengan que estar ahí una semana, dos semanas, un mes…”.
Como se aprecia en el audio, la persona que saca a la luz el perverso plan de desalojo saca rápidamente sus conclusiones: “Es una fábrica tomada que está en Pompeya. Es AGR, boludo”, le dice a su interlocutor. “Con tanta cantidad de gente que precisan para que aguante la bronca adentro y lo va a desalojar Gendarmería, tiene que ser AGR. No conozco otra fábrica que esté tomada en Pompeya”.
Barrabravas, patotas, connivencia de las fuerzas de seguridad: el camino elegido por los operadores de Héctor Magnetto es el mismo que derivó en el asesinato de Mariano Ferreyra. Con toda razón, los obreros de AGR hacen responsables al gobierno y el Directorio del Grupo Clarín de cualquier tipo de provocación y anuncian que presentarán la denuncia penal correspondiente para el esclarecimiento de este complot anti obrero.
En las primeras 24 horas del conflicto, los trabajadores sufrieron una represión ilegal, sin orden judicial alguna, que dejó numerosos heridos de bala; siguieron el hostigamiento de los servicios de inteligencia, la militarización de la planta de Zepita, donde se imprime el diario Clarín y el hostigamiento mediático del grupo Magnetto-Noble presenta a los trabajadores como “vándalos”.
El viernes 10, a las 8 de la mañana, los trabajadores realizarán una conferencia de prensa junto a las organizaciones gremiales, políticas, de derechos humanos y sociales que acompañan su lucha en la que brindarán detalles.

Juan Manuel Cicala

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar