miércoles, 28 de enero de 2009

Colombia: diplomacia para la guerra.


Rubén Zamora, integrante del Bloque del Magdalena de las Farc, en articulo enviado a la redacción de ANNCOl, opina sobre la entrega de la política exterior a extranjeros. "La consultoría es sin duda la anexión a la política exterior de Washington".

ANNCOL

A continuación articulo:

Que algún ex presidente se manifieste contra la decisión del gobierno de Álvaro Uribe de nombrar una comisión de política exterior compuesta por consultores nacionales y extranjeros es razonable desde su punto de vista, se desconocen en sus fueros, pero el asunto es mas grave, los consultores en seis meses definen una hoja de ruta que debe seguir la cancillería.
Los consultores no serán para que cuestionen la política exterior del gobierno o para que de consejas que serán consideradas o no, ni para ubicar en mejor posición a Colombia en al ámbito internacional. Cualquier iluso puede creer que ahora sí Colombia va a innovar la política exterior y otra visión reflejará al mundo de las bondades y oportunidades del país, que incrementa el turismo y algunos saquen cuentas de cuanto acumularían en sus negocios.
Hay una nueva realidad en la política mundial. En este hemisferio los pueblos han cambiado la configuración geopolítica y un proyecto realmente innovador de un importante grupo de países de nuestra América edifican otro rumbo, no es precisamente el señalado por la política de Norteamérica.
Al anterior contexto, se agrega la importancia estratégica en el plano mundial de la región amazónica y la más importante reserva petrolera del planeta en el eje del Orinoco (Venezuela). Quedar ello fuera del control de Washington le suena inaceptable al igual que perder el control de un mercado de más de 600 millones de personas. Fracasó el ALCA, el TLC ha levantado pueblos, el FMI está al borde del derrumbe, el Banco Mundial ha perdido su cobertura en créditos y ganancias y para colmo la crisis económica de las grandes corporaciones es irreversible.
La consultoría es sin duda la anexión a la política exterior de Washington. Una administración como la de Uribe que ha apoyado las invasiones de EEUU y la masacre del pueblo palestino por Israel, está ganada para las conspiraciones imperiales y para convertir a Colombia en el Israel de este hemisferio y retomar violentamente los espacios perdidos. No podía faltar como asesor de la política exterior de Álvaro Uribe el carnicero Tony Blair, ex primer ministro británico.
La ilegitimidad e ilegalidad del señor del Ubérrimo está siendo aprovechada para imponernos criterios contra la soberanía y la posibilidad de avanzar hacia un verdadero proceso de democracia, justicia social, de paz y de reconciliación de la familia colombiana.
Es tal la dependencia que el Plan Colombia lo dirigen altos mandos militares de Estados Unidos, los organismos de inteligencia los dirigen la CIA, la DEA, el FBI- de los Estados Unidos- y el MOSAD, de Israel; aviones espías gringos sobrevuelan nuestro espacio aéreo, satélites y radares vigilan Colombia expertos dirigen la llamada guerra asimétrica; ahora la política exterior la endosan al Departamento de Estado, a poderosos fabricantes de armas, Banqueros y corporaciones petroleras especialmente estadounidenses como las de las familias Bush y Rockefeller. Como dice el adagio: “en río revuelto ganancia de pescadores”
La medallita de la libertad implica más compromiso con el incremento de las masacres, el uso de motosierras, las desapariciones, el despojo, el desplazamiento y la expansión del fenómeno a nuestros pueblos hermanos.
Parar la locura de Uribe es una urgente responsabilidad de los colombianos y un compromiso con la paz nacional y hemisférica. De no atender esta contingencia política, Colombia se verá involucrada no solo en la continuidad de un genocidio interno, tendremos nuestra propia Palestina y la excusa será igualmente la lucha contra el terrorismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada