lunes, 31 de diciembre de 2012

Vecinos de Quilmes contra la destrucción de la Reserva Natural



Un grupo de vecinos y organizaciones esperan, en los pasillos de la Municipalidad, que el intendente Francisco “Barba” Gutierrez escuche sus reclamos contra el emprendimiento Nueva Costa del Plata, similar a Puerto Madero, que pretende construir la empresa Techint, y que significa la destrucción de doscientas setenta hectáreas de reserva natural, uno de los pulmones verdes del Conurbano Sur.

Por La Retaguardia, integrante de la RNMA.

Macarena Cifuentes, integrante de la Asamblea por la no entrega de la costa, advirtió que “el mismo municipio reconoció en 2003 que es necesario que esto sea reserva porque alrededor hay una cantidad de focos contaminantes: Dock Sud, la papelera, el Ceamse. Es necesario que ese lugar esté purificando Quilmes y Avellaneda” y agrega: “Techint, con su proyecto de Puerto Madero, convenció muy fácilmente que era mejor que tener una reserva”.
Los vecinos denuncian que Gutierrez habría acordado con la empresa Techint, y que le garantizaría la mayoría de votos necesarios en el Concejo Deliberante para aprobar la rezonificación de la costa para el proyecto, a cambio de la promesa de construir el edificio para un hospital de pediatría de alta complejidad.
“Está intentando que voten en una sesión extraordinaria, la pueden hacer cuando se les ocurre. Se ponen en juego muchas cosas, debe haber muchísima plata detrás de esto como para que el reclamo de los vecinos sea escuchado. No queremos que haya un Quilmes rico y un Quilmes pobre”.
Macarena pide disculpas por el enojo, porque habla con vehemencia: “las Madres están el municipio, le enviamos una carta pidiendo una entrevista hace una semana y no recibimos respuestas. La sesión se suspendió, no se publicó como corresponde, es una información pública que los vecinos tienen derecho a recibir, no estamos reclamando algo que no corresponde. Nos vamos a quedar acá porque las madres tienen una fuerza que supera la de todos nosotros”. Se refiere a Nora Cortiñas y Elia Espen, de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora.
Nora toma el teléfono un rato después y nos cuenta cómo se siente: “estamos sorprendidas, con un sabor amargo, van a destruir una zona de naturaleza pura para hacer una construcción que es ni más ni menos que sacar un pulmón de aire puro que tienen los habitantes. Techint participó durante la dictadura cívico-militar-religiosa, este proyecto comienza en esa época en el año ’78 y ahora se va a concretar haciendo una gran edificación. Las madres sólo vinimos a apoyar al pueblo, nada más".
Dicen que "el Barba está en la capital, en ningún momento salió nadie para excusar la falta de atención. Me duele mucho que pase esto y que no por las Madres. Las Madres estamos acostumbradas a esperar. Cuando se reclama por un derecho como éste es el pueblo el que está en su reclamo, nosotras estamos de apoyo. Salimos a las 7.30 de nuestras casas, Elia de San Andrés/San Miguel y yo de Morón/Castelar. Venimos para acompañar, ayudarnos unos con otros. Estamos todavía acá. Estuvimos acá acompañando al pueblo. No lo vivimos como tiempo perdido. Creemos que el Barba se habrá enterado de que estamos acá”.
Habla de Gutierrez como un "ex militante": "no recibir a este pueblo que hace rato le viene pidiendo entrevistas… no le encuentro resto de la militancia que yo le conocí. Él también fue victimizado por la dictadura militar, me extraña y me duele porque si llega a firmar este acuerdo con Techint va a ser una mancha en su historia, a mi no me gustaría. Como no me gusta de ninguno de los ex militantes que ahora tienen cargos que votan la ley antiterrorista y la ley que reedita la teoría de los dos demonios. A mí me duele de muchos de los que caminamos juntos contra la dictadura, amigos, compañeros, que en muchas oportunidades nos hicieron recordar a los hijos que no tenemos, a los que están desaparecidos”. Los vecinos denuncian en su blog que esto es un negociado que comenzó en 1978 con la creación del Ceamse, luego con el gobierno de Menem y que ahora esta gestión municipal le quiere dar continuidad.
También advierten que la reserva puede ser responsablemente gestionada, si se respeta la ordenanza municipal que la protege en lugar de derogarla: “la ordenanza se hizo en el 2002 y no se le dio más bola, los vecinos decimos ‘pongan guardaparques’, no le den más la espalda, el municipio lo que dice es que hay que habitarla, que sea para todos. Todos es para los millonarios porque a Puerto Madero no vamos a ir todos los quilmeños”, sostiene Macarena.
El emprendimiento Nueva Costa del Plata pretende ser desarrollado en la franja costera que está por delante del Relleno sanitario Villa Domínico-Quilmes, sobre los humedales y el bosque nativo. Para poder realizarlo es necesario elevar la cota de la costa a 6 mts. de altura, lo que implica la destrucción del humedal y la selva marginal, que cumplen una función ambiental esencial para la comunidad. Retiene las crecientes, mitiga inundaciones, filtra la contaminación del Río de la Plata, del Polo industrial Dock Sud, rellenos del Ceamse, etc. También albergan centenares de especies animales y vegetales. Las consecuencias del desmonte serían para toda la comunidad: aumentaría la temperatura del ambiente y provocaría inundaciones. El proyecto también amenaza con el desalojo a muchas familias que actualmente viven en precaria situación habitacional. La asambleísta describe el crecimiento de la lucha y la organización: “Quilmes está más enterado, las organizaciones sociales, políticas, culturales se están uniendo”. También valora el encuentro con vecinos con problemas similares en otras zonas: “el Río de la Plata está en riesgo, la idea es urbanizarlo de punta a punta los vecinos. Se van despertando, estamos con idea de hacer un encuentro de asambleas de las costas. Somos más y nos organizamos más. Tenemos mucho vinculo con los vecinos de Vicente López, los hemos acompañado con la represión que sufrieron”.
Los que esperan en el Municipio la respuesta de las autoridades también saben lo que significa este proyecto, más allá del aire puro: “adueñarnos de la cultura del río que es la que nos quieren sacar, nos quieren meter la cultura del shopping, la cultura de Techint que no es la nuestra”.

2013: Un abrazo directo al porvenir



“Claro es que no tengo en las manos
el derecho a morirme
ni siquiera en las abandonadas tardes de los domingos.”

Roque Dalton

Como es de público conocimiento, el 21 de diciembre de 2012 no se acabó el mundo sino que comenzó el ciclo final del capitalismo. Asunto de los hombres de maíz, problema cardinal de la humanidad.
El modo de producción basado en la explotación de trabajo asalariado, la apropiación privada de la riqueza y la exclusión de los muchos por una minoría -que bien podría habitar alguno de los fiordos desarticulados del sur de Chile, un barrio cercado de los países centrales, o una luna diminuta del cosmos-, y sus históricas contradicciones internas, ya resulta insoportable hasta para un buen número de villanos. Como ese mismo puñado que concentra como nunca lo que pertenece al conjunto de la sociedad y, pobrecitos, no lo convence la realidad, el dolor de tantos ni nuestras nobles razones, el 2013, una vez más, tendremos que organizarnos creativa y disciplinadamente para precipitar su caída a la prehistoria de nunca jamás.
Como la mayoría sobrevivimos al día o morimos por minuto a causa de las crisis cada vez más profundas y sin retorno del capitalismo en su fase madura, esclerotizada y que asesina niños por hambre y munición, y ya no tiene nada más que ofrecer salvo superiores infortunios, patologías sociales y existenciales sin remedio, e irreparable destrucción planetaria, no nos va quedando otra cosa que reunirnos, destronar el miedo y la incertidumbre, hinchar los pulmones e intensificar la indignación. Silenciando nuestras distancias doctrinarias, escrúpulos fomentados por el enemigo y rencillas bíblicas.
Si bien los rebeldes, de acuerdo a las cifras de la historia oficial, hemos sido y estado siempre en la crónica de la lucha de clases, pero insuficientemente como para diluir las sociedades de clase, no va quedando más alternativa que imaginar con los pies en la tierra las tácticas particulares, locales y nacionales capaces de subordinarnos a la estrategia de la emancipación integral (no uniforme, lamentablemente no al mismo tiempo, no bajo la misma fórmula). Cada pueblo con sus peculiaridades y todos los pueblos contra el enemigo común: los imperialismos de los Estados corporativos.
El 2013 (y no es fatalidad ni predicción malsana, falsa conciencia o puro deseo), ya contiene un variopinto acumulado de experiencias y prácticas transformadoras de los desheredados. Que ya el desarrollo de las fuerzas productivas, la ciencia, la tecnología, el saber humano están en su punto para alimentar, abrigar, cultivar, educar y sanar a la totalidad sin necesidad de los pocos especuladores que organizan la miseria –la insufrible y la llevadera con 15 días de vacaciones al año-. Que por todos los medios a nuestro alcance podemos confundir al egoísmo, desbaratarlo colectivamente, apuntarlo con el dedo en la calle e ir arrojándolo al tacho de la basura histórica. Que no importa de dónde vengas sino a dónde vas. Que sabemos bien qué no hacer para esquivar horrores andados y ahí mismo encontrar las pistas de lo que sí sabremos qué hacer. Que quien se equivoque o lastime a un igual pida disculpas y enmiende con el ejemplo. Que aunque sea con necesaria rabia, bronca, emputecimiento, los de abajo somos primeramente un corazón, un puente, una cabeza que busca a los compañerxs, un complejo de contradicciones que sólo quiere vivir en paz. Que los niños y los viejos primero.
No es delirio ni alcohol ni cóctel medicamentoso. El 2013 se viene duro y fuerte, doloroso y transformador. Se viene armado con trabajadores y empobrecidos, mujeres, indígenas, juventud rebelde, palestinos unidos a como dé lugar, cristianos que ponen el pecho del que caminó sobre el mar, gente con dudas, guerrilleros y secretarios de acta de junta vecinal, presidentes y parlamentarios que no pierden la memoria ni canjean compromisos por acomodo o posibilismo; chinos haciendo huelgas, huelgas fabricando vocación de poder, poder popular tejido a punta de asamblea y combate, territorios liberados, redes sociales al servicio de la praxis y la organización blindada. Campesinos, viejos luminosos que ya se pusieron al día o jamás dejaron de alumbrar, niños azules. Canciones de antes y canciones del futuro. Modos combinados y la justicia como condición de la libertad. El patriarcado en bancarrota y la Banca rota. Reunión, alianza, fuerza social que despeja ecuaciones y las cosas de orden cambia.
El 2013, a interpretación contemporánea de los anuncios de los hombres de maíz, significa el principio del fin del capitalismo. Cuando sea 1° de enero, no importa dónde estés ni por qué ni con quién. Abraza directo al porvenir.

Andrés Figueroa Cornejo

domingo, 30 de diciembre de 2012

El saqueo es…… otra cosa



Según Cristina, los saqueos no se produjeron por generación espontánea. Y tiene razón, los asaltos a los comercios fueron motorizados y hubo quienes encendieron la chispa. Yo que se quien fue y no me lo puedo guardar Ah!! Y cuenten conmigo como testigo cuando los juzguen.
Lo concreto es que los saqueos sucedieron en muchos sitios distintos de la geografía nacional y en ellos hubo suficientes participantes como para preocupar, desde aquellos beneficiarios de la injusta y criminal economía capitalista, hasta aquellos que consideran la pobreza una enfermedad genética incurable.
Los comentarios de Cristina, obvios por otra parte no reflejan el contenido político de lo ocurrido.
Pero en algo coincido con Cristina, cuando nos dice que los verdaderos Peronistas no apoyan los saqueos.
Es cierto, su función es otra, desde que Perón importo el fascismo Mussoliniano a la Argentina, consiste en mantener inmóviles a los pobres y a los trabajadores, a disposición de los patrones Capitalistas.
Y también coincido con ella cuando reflexiona sobre los escenarios distintos en el 2001 y el actual.
Efectivamente difieren y por eso los recientes saqueos cobran una relevancia especial.
Porque salir a tomar de los anaqueles de los supermercados y comercios, aquellos productos que se desean sin pagarlos, enfrentando un viejo y cristalizado paquete de leyes represivas, en defensa de la propiedad privada.
Salir, a enfrentar la Propiedad, el alma mater del capitalismo y a su perro guardián la policía, requiere una decisión que tenía una suficiente lógica en el 2001, no así en la situación actual, que aunque sigue siendo muy mala para los pobres, todavía no lleva a la desesperación.
De allí que me atrevo a deducir que los saqueos últimos, fueron el sismógrafo que mostro que algo se está moviendo, en el triste e injusto mundo de los pobres y por ende en su conciencia de clase.
Porque la teoría de que fueron excitados por interesados opositores, es solo una parte pequeña del resultado.
Es fácil ver en la realidad, que si existió tal chispa externa, la explosión fue demasiado intensa.
La larga pelea posterior, con las fuerzas represivas, la organización para el traslado de los elementos, demostró la decisión en llevar adelante la apropiación de los bienes.
Más aun, tal difícil decisión se produce solo, cuando existe una internalizada justificación de la acción.
Y te aseguro Cristina, que esa acción estaba justificada, observa porque….
La publicidad exacerbada hasta la locura, para el universo de habitantes del país, especialmente para las fiestas de fin de año.
La exhibición ostentosa de una clase media alta, que se enriqueció en los últimos años, especialmente en las zonas sojeras.
Frente a eso, los bajos salarios que perciben sobre todo el 45 % de trabajadores en negro. La vagancia juvenil por falta de empleo, en especial de los jóvenes pobres, sin escuela, sin oficio, sin viviendas y dominados crecientemente como potenciales clientes por los narcos. La inflación que deteriora los salarios un poco mejores de los trabajadores en blanco, destroza la de los demás y la de los jubilados.
Porque entre nosotros, tú lo sabes, la supuesta repartición de la riqueza, existe solo en el limbo de la demagogia.
Cuando se observa que salen para las vacaciones, el eterno 20 % de afortunados, que puede gozar de ellas.
Cuando la Televisión en forma continuada y los diarios todos los días, nos muestran las largas filas de automóviles de la Clase Media, que se desplazan hacia los lugares de veraneo y exhiben la felicidad de estos privilegiados, indiferentes a las necesidades del 80% de desposeídos, a los cuales los programas de la televisión ignoran, como si no existiesen.
Los supermercados y los Shopping Centers enloqueciendo a todos, con sus avisos de página entera, en los más importantes diarios, y ofreciendo todo lo que los pobres…… no pueden comprar.
Los Bancos ofreciendo sus tarjetas de crédito, en interminables avisos de televisión, diarios y radios, tarjetas a las cuales los pobres…… no pueden acceder.
Hasta que en un momento dado, los pobres se dan cuenta, que sí, que pueden acceder, a esos objetos tan insistentemente ofrecidos. Basta con juntarse unos cuantos y marchar a los negocios y tomar lo que les ofrecen.
Porque comprenden, que cuando van en masa no es robo, es saqueo que es……… otra cosa.
Porque aunque la televisión los ignore los pobres existen. Ya los vimos retirando los plasmas y las cajas de artefactos, de los supermercados atiborrados de productos……. prohibidos para ellos.
Y allí empieza la extraña definición de los ricos y las Clases Medias argentinas, llevar plasmas dicen es saquear por el deseo, no por necesidad.
Para la estreñida mentalidad del clase media, el deseo convierte en peligroso, al que no tiene dinero ni tarjetas.
En cambio les parece justificado y natural,satisfacer cualquier deseo, del que dispone de los medios económicos .
Jamás pasa por su acentuado egoísmo, la duda de que no es justo, que algunos pocos tengan todo y muchos mas no tengan nada.
Pero es que el deseo por las cosas y la consecuencia su posterior saqueo, lo encendieron en primer lugar los comerciantes apoyados en la estúpida e innecesaria publicidad.
Pensada como siempre por los marketineros de dos neuronas, para un 20 % rico ,pero exhibida impunemente al 80 % de la masa empobrecida.
También la inflación produce angustia entre los pobres, lo que induce al saqueo. La inflación es más dramática para los pobres, que la publicitada “inseguridad” lo es para los ricos.
Así como los pobres no temen a la inseguridad, pues no tiene nada que perder, los ricos no temen a la inflación, porque tienen para pagar.
A los ricos y las clases medias, no les gusta hablar de la desigualdad, pues eso es como mirarse el ombligo de cada uno.
Pero vos Cristina , hace un esfuerzo y a lo anterior súmale, la criminal Desigualdad en la Propiedad, dentro del sistema de Capitalismo Serio que gestionas y vas a descubrir a los que provocaron el saqueo.
Te cuento Cris, a mí me convenció Máximo Gorki, que el saqueo es….otra cosa.
En sus Cuentos de Italia , relata la simple lógica de un humilde jovencito italiano, a quien se sorprendió llevándose un objeto sin pagar, en un mercado, le preguntaron porque robaba y el joven contesto “Cuando de mucho se saca un poco, eso no es robar, es repartir “.

Afectuosamente

Hersh Zakheim

Cuatro condenas y tres absoluciones por crimenes cometidos en Entre Ríos



El juicio por crímenes de la dictadura terminó con la condena a dos represores a prisión perpetua y a otros a penas de 10 y 15 años de prisión.

Por Juan Cruz Varela
Desde Paraná

La bronca sobrevino después de la impaciencia. Gritos y desolación coronaron la lectura de un fallo que dejó un dejo de amargura en los familiares de las víctimas. Cuatro condenas, el reconocimiento del genocidio que hubo en el país, pero nadie irá a la cárcel, todos conservarán el beneficio del arresto domiciliario. “Es un acto de justicia, más allá de las expectativas que tenía la gente; y es un acto de justicia que a las víctimas no se les dio. Se determinó que hubo cuatro personas responsables de hechos que pasaron hace 36 años; eso es lo más importante”, enfatizó Emanuel Dezorzi, hijo de una de las víctimas.
Una hora y media después del horario previsto, la presidenta del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná, Lilia Carnero, leyó finalmente la sentencia del juicio a los represores que actuaron en Concepción del Uruguay, Concordia y Gualeguaychú. Después de nueve meses de debate oral –y más de treinta años de espera–, fueron condenados cuatro de los siete imputados por los delitos de violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad, aplicación de torturas y las de-sapariciones de Sixto Zalasar, Julio Solaga, Norma Beatriz González y Oscar Dezorzi.
Fueron condenados a reclusión perpetua Naldo Miguel Dasso y Juan Miguel Valentino, ex jefes de los regimientos de Concordia y Gualeguaychú; el ex policía federal de Concepción del Uruguay Julio César Rodríguez recibió la pena de 15 años de prisión y su compañero de armas Francisco Crescenzo fue condenado a 10 años. Y hubo tres absoluciones: quien fuera jefe de sección en el Escuadrón de Gualeguaychú, Santiago Kelly del Moral; el ex jefe Departamental de Policía de Gualeguaychú, Marcelo Alfredo Pérez, y el ex jefe de la División de Operaciones y Seguridad de la Policía de Gualeguaychú, Juan Carlos Mondragón. Las razones se conocerán el 3 de abril, cuando el tribunal dé a conocer los fundamentos de la sentencia.
De esta manera terminó el juicio que se inició en marzo pasado y que tuvo entre los acusados al ex ministro del Interior Albano Harguindeguy hasta su fallecimiento, el 29 de octubre. Aun con la limitación de no conocer los fundamentos, el fallo permite, sin embargo, algunas valoraciones que tuvieron en cuenta los jueces a la hora de dictar sentencia. El tribunal reconoció que “las conductas imputadas constituyen delitos de lesa humanidad cometidos en el contexto histórico del terrorismo de Estado que asolara a nuestro país en el marco del segundo genocidio nacional ocurrido entre los años 1975 y 1983”.
Este punto fue celebrado por el abogado querellante Marcelo Boeykens, quien manifestó su satisfacción, aunque admitió “el gusto agridulce por las absoluciones”. En diálogo con Página/12, señaló que “es importante que el tribunal reconozca que los delitos se desarrollaron en el contexto de un genocidio, que no hubo un ataque generalizado e indiscriminado contra la población civil, sino que fue direccionado hacia los militantes políticos, barriales, sociales y estudiantiles. Ya llegará el día en que los jueces condenen por el delito de genocidio y no solamente se haga el reconocimiento histórico al contexto, es decir, que se condene a los genocidas por genocidio”.
Emanuel Dezorzi, hijo de una de las víctimas, también dejó sus sensaciones: “Es un acto de justicia, más allá de las expectativas que tenía la gente; es un acto de justicia que se está llevando a cabo mucho tiempo después de ocurridos los hechos y es un acto de justicia que a las víctimas no se les dio. Eso es lo más importante. Hoy se determinó que hubo cuatro personas responsables de hechos que pasaron hace 36 años; eso es lo más importante”, enfatizó el hombre que tenía apenas unos meses cuando su padre fue secuestrado en Gualeguaychú.
También el diputado nacional Horacio Pietragalla destacó las condenas a los represores, pero insistió en esa “sensación medio amarguita” por las absoluciones de tres de los imputados y que los condenados cumplan las penas en sus casas. De todas maneras, remarcó que “el símbolo es que haya condenas, lo otro se apela; es importante que haya justicia, que haya cadenas perpetuas, que se reconozca el genocidio; y es importante para nuestra democracia, que sigamos condenando y que no quede ninguno de los responsables en la calle”, sentenció.
Cuando todo terminó, y la luz de la Justicia apagó, por fin, después de nueve meses de pequeños destellos, la oscura impunidad, en la sala se escuchó el grito que preanuncia que la búsqueda de justicia continuará: “Olé olé, olé olá, adonde vayan los iremos a buscar”.

http://casapueblos.blogspot.com.es/2012/12/cuatro-condenas-y-tres-absoluciones-por.html

El discreto encanto de Rockefeller



David Rockefeller y Cristina Fernández de Kirchner

Hace poco más de un año (el 12 de octubre de 2011) presenté mi libro “El Mal-El Modelo K y la Barrick Gold. Amos y servidores en el saqueo de la Argentina”. No era el momento más oportuno: se sabía ya que Cristina Fernández de Kirchner iba a ganar por aplastante mayoría once días después. Y el 23 de octubre se efectivizó el aluvión de votos esperado o temido: el famoso 54 por ciento, que generó en la Presidenta y sus seguidores la convicción de que todo era posible, que no había limites ni controles para el poder administrador.
Algunos amigos me dijeron que era un error ponerse delante de una locomotora que venía a 200 kilómetros por hora y dejaron de frecuentarme. Mis colaboradores en el Congreso me dieron la espalda sin pudor. En la calle, algún despistado insolente llegó a gritarme: “¿Qué le hiciste a Cristina?”. Dos funcionarios o ex funcionarios: Aníbal Fernández y Rafael Bielsa, amenazaron querellarme y luego no se atrevieron. La propia Barrick Gold sacó un endeble comunicado firmado por un señor Giménez Zapiola, a quien invité a debatir públicamente sin éxito.
Luego vino el silencio.
Alguien más astuto que los alcahuetes de siempre bajó la orden, tanto en el plano público como en el privado: “no le contesten”.
Y no me contestaron.
Acudí ante la justicia y acusé por tráfico de influencias a la Presidenta; al Secretario de Minería, Jorge Mayoral; al Secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezzoa; al gobernador de San Juan José Luis Gioja; al senador César Ambrosio Gioja y a otros funcionarios de menor rango.
Silencio de radio.
Figuras egipcias ignorándome de perfil.
En reuniones internacionales de intelectuales progresistas tuve que soportar cómo algunos sicofantes K (de los que eran antikirchneristas cuando yo defendía al ignoto Néstor) me revoleaban por la cabeza el 54 por ciento.
No faltó algún ex amigo mexicano que se atreviera a provocarme: “me han dicho que te hiciste de derecha”. Un argenmex, colaborador de La Jornada, llegó a recomendarme el Gerovital 3 de la doctora Aslan. En efecto, en aquellos días de soberbia postelectoral sólo un viejo gagá podía atreverse a discutir el carácter revolucionario, nacional, popular, democrático y progresista del Modelo K. Sólo un socio minoritario de Mauricio Macri podía atreverse a ponerle límites temporales y espaciales al gobierno de Cristina, santificado desde un cielo de historieta por el Presidente Eternauta, el finado Néstor Kirchner.
A solamente un año de distancia, lo que podía parecer ensañamiento crítico, crudeza verbal innecesaria o resentimiento de antiguo aliado, se ha quedado corto ante los cuestionamientos masivos que recibe la soberbia autoritaria de CFK y sus corifeos. Un verdadero aluvión de bronca, que inquieta al crítico responsable cuando se toma en cuenta que el gobierno de Cristina debe llegar hasta diciembre del 2015. Y se advierte que la monarquía saudita de Olivos, en vez de dialogar o al menos escuchar, reacciona insultando a los disidentes. Como acaba de hacer con la CGT de Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli, a quienes acusa de ser los autores intelectuales de los violentos saqueos de los días 19 y 20 de diciembre.
Antes había descalificado las grandes movilizaciones del 13 de setiembre y del 8 de noviembre, como expresiones golpistas, “destituyentes”, sólo acompañadas por pequeños grupos de señoras gordas y caceroleras. Una respuesta grosera de este estalinismo de cabotaje, frente a muchedumbres que se contaron por cientos de miles de personas, incluyendo muchos ciudadanos que votaron por Cristina y en menos de un año comenzaron a deshojar el mítico 54 por ciento.
Si esas dos grandes manifestaciones revelaron que la paciencia de los sectores medios urbanos se había colmado, la primera huelga general del 19 de noviembre –de singular acatamiento nacional- demostró que gran parte de la clase trabajadora (mayoritariamente peronista) le reclamaba con dureza a un gobierno de su mismo color. Nuevamente los exégetas del régimen salieron a negar la realidad: la huelga había sido acatada de manera generalizada en todo el territorio nacional porque los trabajadores no habían podido concurrir a sus puestos debido a la intimidación de los piquetes. Ignorantes de la historia del movimiento obrero, recién llegados al peronismo como son varios funcionarios procedentes de la UCD, entre los que destaca el vicepresidente Amado Boudou, no saben que el piquete se usaba en las fábricas cuando había fábricas y que se mudó a las calles cuando las fábricas cerraron. Más legítimo, imposible. Calificarlo como un método subversivo, de clara “intención política”, implica repetir lo que dijeron históricamente todos los funcionarios represivos de las distintas dictaduras militares que asolaron a nuestro país, cada vez que los dirigentes sindicales llamaban a un paro.
En su afán por tapar o desvirtuar todo aquello que contradiga el relato oficial, los corifeos agregaron un argumento que se les vuelve en contra: la CGT de Moyano y la CTA de Michelli son minoritarias y tienen su contrapartida mayoritaria en la CGT de los “Gordos”, donde militan ex agentes de la dictadura militar como Gerardo Martínez de la UOCRA y en la CTA de Hugo Yasky, al que su propio gremio docente ya no le hace caso. Lo endeble de esta “mayoría” cuestionable y fugaz que esgrime el gobierno, se manifestó con claridad cuando la CGT pretendidamente oficialista, que conduce el metalúrgico Antonio Caló, se solidarizó con Moyano y Micheli, frente a las irresponsables acusaciones que los presentaron como autores de los saqueos. Es que la CGT de los Gordos está integrada por burócratas, pero no por idiotas y los burócratas han entendido que sus bases acataron el paro dispuesto por sus rivales porque los salarios están limados por una inflación cercana al 30 por ciento anual y acotados por un gobierno que se niega a incrementarlos o a otorgar compensaciones.
Mientras la dirigencia sindical toma nota de la situación que padece la clase obrera activa, con injustos gravámenes al salario como el impuesto sobre las ganancias, la clase pasiva sigue soportando haberes mínimos miserables que se ubican muy lejos del 82 por ciento móvil y violan, por tanto, el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. Cuatro millones de jubilados sobremueren con menos de dos mil pesos mensuales y un millón aguarda que una acordada de la Corte Suprema extienda el fallo Badaro y les otorguen aumentos sustanciales que les eviten la clásica demanda contra el ANSES. En total hay 534.000 juicios promovidos por jubilados, de los cuales 330 mil están activos. Este año hubo 90 mil demandas nuevas, que en su gran mayoría son apeladas por el organismo que debería proteger a los jubilados y en realidad hace tiempo esperando que se mueran.. La Presidenta, sacando a luz su verdadera ideología, calificó como “caranchos” y “buitres” a los que pretenden cobrar lo que les pertenece después de haber trabajado toda una vida. Es curioso, porque su propia madre le ganó un juicio al ANSES.
Para que el gobierno quedara huérfano de apoyo social, faltaba solamente un sector de la sociedad: los indigentes. Los expulsados por el neoliberalismo de los noventa, que persisten en su terrible marginalidad a pesar de la tan cacareada integración social de la que presume CFK. Y los condenados de la tierra, teledirigidos o espontáneos (poco importa para lo que se pretende demostrar) también se pusieron de manifiesto con feroces saqueos en 300 comercios de 40 ciudades, que produjeron dos muertes en Rosario. La coincidencia de la irrupción con la fecha histórica del 20 de diciembre, alentó la fabricación de teorías conspirativas, como las evacuadas por el Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y el Secretario de Seguridad, teniente coronel médico Sergio Berni, atribuyendo a Moyano y Michelli la responsabilidad por el asalto a los comercios y supermercados.
Nadie en el universo K, ni siquiera los filósofos bien retribuidos que forman la coraza intelectual del modelo, se atrevieron a seguir el consejo de Hegel y pensar “en contra”. Nadie pudo explicar como ese sector, protagonista y víctima del proyecto clientelar del Frente para la Victoria-PJ, hizo sonar la campana de alarma como lo suelen hacer los desaparecidos sociales, con una violencia “vandálica” que los torna inevitablemente visibles para los bien digeridos.
Ninguno de los escribas a sueldo del oficialismo alcanzó siquiera a vincular el fenómeno con uno de sus disparadores más evidentes: estas fiestas consumistas donde hasta Jesucristo cambia el pesebre por el shoping. “¿Porqué ellos sí y nosotros no?”, propone el resentimiento causado por la diferencia sideral de los ingresos que sigue imperando en la Argentina, tras casi una década de crecimiento “asiático” y una caja de 500 mil millones de dólares, que en vez de servir para reindustrializar el país, se licuaron en planes asistencialistas, en un engorde proselitista de la planta del estado, en la promoción de toda clase de ñoquis y paracaidistas. Algunos con la marca de fábrica de La Cámpora y sueldos verdaderamente orientales para los comisarios políticos que controlan la televisión pública, Aerolíneas Argentinas, Repsol-YPF y cualquier otra de las pseudonacionalizaciones que suelen decidirse –casualmente- cuando el vicepresidente Amado sufre algún revés en la causa Ciccone.
Aumentadas y difundidas por el afán proselitista de periodistas del extranjero vinculados a ciertas estratégicas embajadas argentinas, esas “nacionalizaciones” presentan a la administración de CFK como un gobierno “revolucionario” que libra una gesta antimperialista y no puede por tanto ser cuestionado más que por la derecha conservadora y por algunos pocos “camaradas de ruta de la derecha” procedentes de la ultraizquierda o, peor aún, por “traidores al kirchnerismo”, como sería –a juicio de los corifeos- el autor de esta nota.
Nada más alejado de la realidad que esa imagen idílica, según la cual Cristina habría emulado a Lázaro Cárdenas en la nacionalización del petróleo.

La verdad de la milanesa

La expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF-Repsol, en manos de la corporación ibérica del mismo nombre, decidida por el gobierno en abril de este año y ratificada por el Congreso el 3 de mayo pasado, escondía un dato clave que anticipé en “El Mal”: el vínculo espurio de la Presidenta con el megamillonario David Rockefeller, fundador del Council of the Americas y socio mayoritario de José Alfredo “Joe” Martínez de Hoz, el superministro de la última dictadura militar.
Detrás de esa medida “nacionalista” se ocultaba la decisión de cambiar el imperialismo del chorizo cantimpalo por el verdadero imperialismo: el que controla desde hace más de doscientos años Wall Street y la City de Londres.
El miércoles 19 de diciembre último, en Houston (Texas), Miguel Gallucio (CEO de YPF) y Ali Moshiri (CEO de Chevron para América Latina) cerraron un acuerdo por el cual se concede a esta última corporación el “derecho exclusivo” para explotar las áreas “Loma de la Lata Norte” y “Loma Campana” en Neuquén. Chevron, donde trabajaba la buena de Condoleezza Rice, invertirá inicialmente mil millones de dólares para desarrollar cien pozos petrolíferos y gasíferos no convencionales. Pero si avanzan los acuerdos –como avanzarán, ley antiterrorista mediante- YPF le transferirá a Chevron dos áreas de 290 mil kilómetros cuadrados en la mítica Vaca Muerta, para obtener shale oil y shale gas, mediante el temible fraking, una nueva tecnología extractiva mucho más contaminante que la megaminería a cielo abierto.
Si la cosa prospera, a pesar de los incómodos ambientalistas argentinos, que resisten heroicamente la represión en decenas de bastiones como Famatina y Andalgalá y los aún más incómodos indígenas ecuatorianos, la inversión de Chevron puede alcanzar los 15 mil millones de dólares.
En Ecuador, Chevron-Texaco ha sido condenada en segunda instancia por causar gravísimos daños ambientales en una región de dos millones de hectáreas. Entre otros cargos se comprobó que la corporación arrojó 64 mil millones de litros de agua tóxica utilizada en la extracción de crudo a esteros y ríos de la zona, afectando el territorio, los cultivos, los animales y la vida de diversos pueblos originarios. La causa judicial fue promovida por 30 mil ecuatorianos amazónicos, entre los que se cuentan indígenas y colonos organizados en la “Asamblea de Afectados por Texaco”.
La sentencia en Ecuador tuvo una consecuencia judicial impensada en Argentina, donde el juez civil Adrián Elcuj Miranda se solidarizó con la condena en Ecuador y dispuso un embargo sobre bienes y créditos de Chevron Argentina SA hasta alcanzar la suma de 19.552 millones de dólares. (Los activos de Chevron Argentina están valuados en dos mil millones de dólares). La filial argentina argumenta (obviamente) que no tiene nada que ver con Chevron-Texaco de Ecuador y que esta terminó sus operaciones en aquel país en 1990. Es sugestivo que, pese al embargo, se avanzara hasta el acuerdo entre Gallucio y el jefe latinoamericano de Chevron. Las presiones en Argentina para que el embargo no se aplique ya están a la orden del día: el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag y el secretario general del sindicato petrolero de la zona, Guillermo Pereyra, ya se presentaron en la causa como “Amicus curiae”. Que no significa amigos de la guita, sino apoyos al querellado.
El presidente ecuatoriano Rafael Correa visitó la Argentina el 4 de diciembre último y abogó ante CFK para que se cumpla el embargo. Como respuesta, su aliada envió a Gallucio a Houston para cerrar un primer acuerdo con Chevron.
Ahora bien: ¿qué es Chevron?. Wikipedia lo revela sin ambages: “Es una empresa petrolera estadounidense constituida en 1911 en California, tras la disolución del trust (“Corpo”) Standard Oil, bajo el nombre Standard Oil of California. En un período de más de cuarenta años, John D. Rockefeller llevó a la Standard Oil a ser la compañía más grande del mundo por mucho tiempo”.
En “El Mal” dejé plasmada y hasta fotografiada la amistad entre Cristina y David Rockefeller. Tanto The Americas Society como el Council of the Americas, los dos poderosos lobbies de inversión y saqueo fundados por el petrobanquero han actuado como plataformas de apoyo a la mandataria argentina, a pesar de todas sus nacionalizaciones (tanto las genuinas como las falsas). En ese foro, regenteado por Susan Segal (amiga personal de la mandataria argentina y alta ejecutiva del Grupo Rockefeller) Cristina muestra una cara menos “nacional y popular”. El 26 de setiembre de 2007 dijo en el gran salón del hotel neoyorquino Waldorf Astoria: “Este país que hoy ofrecemos gustosos a todos los que vengan a invertir, con la concepción y la comprensión, por parte de quienes estamos allá que la rentabilidad no es un pecado, que ganar dinero no es pecaminoso”.
En ese escenario, el 22 de setiembre de 2008, tuvo lugar el afectuoso encuentro que ilustra esta nota: Cristina, emocionada, admirativa, toma con sus dos manos la diestra de David Rockefeller, el banquero que apoyó los golpes militares de los generales Juan Carlos Onganía y Jorge Rafael Videla.
De nuevo en el Council, en setiembre de 2010, “la presidenta entusiasmó a la audiencia cuando informó que se usarían reservas del Banco Central para pagar deuda” (El Mal-Editorial Planeta, octubre de 2011). Los empresarios -reunidos por Rockefeller y el genocida John Dimitri Negroponte (capo del Council of the Americas)- la aplaudieron a rabiar.
Un alto ejecutivo de JPMorgan recordó que la economía argentina había crecido 8,5 por ciento. El representante de Monsanto, Jesús Madrazo Yris, salió eufórico del encuentro: “Es tranquilizador que en la Argentina se impulsen reglas claras y transparentes para inversores”.
Pero la más elocuente fue la propia Presidenta: “Es la primera vez desde que me entrevisto con empresarios que veo este cambio de actitud. Obviamente ha tenido que ver la reestructuración de la deuda: cuando uno paga lo que debe te miran más lindo”.
¿Quién traiciona? ¿Quién le hace el juego a la derecha? Los críticos, los opositores, los presuntos agentes de Héctor Magnetto, o la máxima e indiscutida autoridad del Proyecto. Más allá del saqueo practicado por las megamineras en los Andes, las semillas transgénicas en nuestros campos o el fraking en la profundidad de nuestras rocas, otras señales desnudan la índole reaccionaria de este gobierno: el congelamiento de salarios y jubilaciones, el impuestazo inflacionario, el aumento de las tarifas, son apenas algunas de las expresiones de un “ajuste” que no se quiere hacer explícito, pero aprieta como los que se practican sin falsos rubores.
Dale tu mano a David, dale que te hará bien.

Miguel Bonasso
Buenos Aires, 25 de diciembre de 2012.

Duelo en las dos orillas por Alberto Méndez



El gobierno de Uruguay entregará hoy a sus familiares los restos del ciudadano uruguayo Alberto Mechoso Méndez, detenido en Argentina el 26 de septiembre de 1976 y asesinado un mes después. Los restos fueron encontrados junto a los de Marcelo Gelman, hijo del poeta argentino Juan Gelman.
La Secretaría para los Derechos Humanos de la presidencia de Uruguay informó que hoy, en un acto público, se hará entrega de la urna que contiene los restos identificados el 24 de mayo por el Equipo Argentino de Antropología Forense, a partir de las muestras genéticas que envió la dependencia uruguaya. La ceremonia contará con la presencia de autoridades nacionales y, según señaló la dependencia oficial, “significará la recuperación de un derecho humano primordial, la información acerca de la verdad, de su identidad, que fue ignorada durante décadas”.
Mechoso Méndez nació en el departamento de Flores el 1º de noviembre de 1936. Era militante de la Federación Anarquista Uruguaya (FAU), luego de la Organización Popular Revolucionaria 33 Orientales (OPR 33) y del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP). También fue militante gremial en la Federación de Obreros de la Industria de la Carne y de la Convención Nacional de los Trabajadores (CNT), que precedió al PIT-CNT, la actual central sindical única de Uruguay. Detenido en Buenos Aires el 26 de septiembre de 1976 por fuerzas represivas argentino-uruguayas, Mechoso fue visto por última vez, privado de su libertad, en el centro clandestino de detención conocido como Automotores Orletti. Sus restos fueron encontrados junto a los de Marcelo Gelman. Ambos estuvieron recluidos en ese centro de torturas que funcionó en Buenos Aires y fueron víctimas del llamado Plan Cóndor, de coordinación represiva en la región.
“Era una persona activa, con carácter fuerte, pero siempre de buen humor. Con gran sensibilidad. Realmente sentía la causa de los de abajo”, recordó Juan Carlos Mechoso Méndez, uno de los hermanos de Alberto, en diálogo con Página/12. Juan Carlos puntualizó que Alberto fue el único desaparecido de los cinco hermanos y repasó la detención de su familiar en la Argentina mientras él estaba clandestino en Uruguay. “Recuerdo esa etapa con angustia. Cuando estaba preso recibía noticias. Lo vivía a través de visitas familiares”, dijo. El hombre, de 77 años, resaltó que toda la familia está enterada de lo sucedido y participa en todo aquello vinculado con conocer la verdad y con que haya justicia. De este modo, anticipó la presencia en el acto. También la de sus sobrinos, Beatriz y Alberto, hijos de su hermano Alberto. “No estamos velando a nadie, lo que hay es un ejemplo de vida. Esos huesos están gritando que la lucha debe continuar”, agregó.
Por su parte, Ignacio Errandonea, integrante de la organización Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos y hermano de un desaparecido en la Argentina horas después de Mechoso Méndez, expresó la importancia de que se hayan recuperado los restos. “Significa que una familia puede empezar a cerrar el duelo. Para nosotros, los desaparecidos son desaparecidos, no son muertos”, enfatizó. Errandonea precisó que son cerca de 120 los uruguayos desaparecidos en Argentina –aunque fueron encontrados los restos de aproximadamente 18– y manifestó la importancia del caso de Mechoso Méndez. “Nos reafirma en el compromiso que tenemos de que hasta que no aparezca el último de los desaparecidos, vamos a seguir trabajando e investigando”, expresó.
Eduardo Pirotto, integrante de la Secretaría para los Derechos Humanos de la presidencia de Uruguay, remarcó a este medio que el acto tiene un significado de esclarecimiento de una situación. “Lo que se sabía se confirma”, dijo. Asimismo destacó el trabajo que realizan con el Equipo Argentino de Antropología Forense y con la Secretaría de Derechos Humanos de Argentina. “Desde hace muchos años se viene trabajando estrechamente”, indicó. Sobre el caso de Mechoso, el integrante de la secretaría hizo mención a la importancia de la entrega de los restos a la familia. “Significa un alivio cerrar una etapa tan desgraciada”, añadió.
Con posterioridad al acto, y por expresa voluntad de los familiares de Mechoso, se realizará el velatorio público en el Ateneo del Cerro, ubicado en calle Grecia 4031, en Villa del Cerro, Uruguay. A partir de las 13, se partirá hasta el cementerio del Cerro, donde se procederá a la inhumación de los restos.

Informe: Romina Lascano.

El Operativo Independencia que los militares desplegaron en Tucumán en 1975, preludio del terrorismo de Estado de la dictadura.



Banco de pruebas de la represión

Empezó en febrero de 1975. Fue implementado a partir de un decreto firmado por la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón para “neutralizar y/o aniquilar el accionar de elementos subversivos” en territorio tucumano.

Por Adriana Meyer

Algunos historiadores sostienen que el Operativo Independencia fue el inicio del tercer genocidio, luego del tramo local de la conquista de América y de la conquista del desierto que implicaron criminales golpes contra los aborígenes. En tanto, para la Justicia fue concretamente un “banco de pruebas” represivo. El 5 de febrero de 1975 el Poder Ejecutivo, mediante un decreto del gobierno de María Estela Martínez de Perón, dispuso la intervención del Ejército en la lucha contra la guerrilla en Tucumán con el objetivo de “ejecutar las operaciones militares que sean necesarias a los efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de elementos subversivos” que actuaban en esa provincia. La Conadep determinó que durante la etapa del Operativo Independencia se produjeron 114 desapariciones.
Cuando el gobierno de la viuda de Perón dispuso esa medida habían cobrado resonancia los procedimientos armados del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en zonas rurales tucumanas, en especial en áreas de bosques, y en localidades al sur de la capital provincial. Eran ataques a instalaciones militares, bloqueos de rutas e incluso copamientos de pueblos, y de este modo la guerrilla había conseguido el dominio de determinados espacios. El Ejército, en conjunto con la Fuerza Aérea, tenía en la mira a la compañía Ramón Rosa Jiménez del ERP, que buscaba crear un foco revolucionario en el monte tucumano. El general Adel Vilas, que estuvo a cargo del Operativo Independencia, enunció que se trataba de una “guerra eminentemente cultural” contra ideas y valores de universitarios, profesionales, religiosos, científicos, artistas e intelectuales de San Miguel de Tucumán, porque según este represor la guerrilla en el monte era sólo la manifestación armada del proceso subversivo, y no la más importante. La metodología del operativo incluyó secuestros por parte de represores vestidos de civil, el cautiverio clandestino de los detenidos que en su mayoría eran alojados en lo que fue el primer centro clandestino llamado la Escuelita de Faimallá, además de la tortura, la eliminación y ocultamiento de los cuerpos y la negación oficial de estas prácticas.
Durante 1975 y a principios de 1976 hubo enfrentamientos en las localidades de Santa Lucía, Potrero de las Tablas, El Cadillal, y el sorpresivo ataque al Regimiento de Infantería de Monte 29 de Formosa, que fueron protagonizados por la Brigada de Infantería 5 del general Vilas. La justificación del accionar represivo que dieron los militares fue precisamente invocar ese decreto del PEN 261/1975 con el cual aplicaron en la provincia más pequeña su llamada guerra contrarrevolucionaria, que los franceses primero y los norteamericanos después les habían enseñado: localizaban los campamentos de adiestramiento de los guerrilleros y los capturaban, o bien los abatían en el lugar. Los genocidas Vilas y Domingo Antonio Bussi, que lo reemplazó, diezmaron a los combatientes del ERP.
El ex gobernador en Malvinas, Mario Benjamín Menéndez, revistió con el grado de coronel en la Brigada de Infantería de Monte V y participó del Operativo Independencia. Hace dos meses, cuando fue detenido en el marco de esta causa (ver nota central), dijo sobre aquellos días: “Para ser dictadura faltaba, era una dictablanda, hay gobiernos electos como el de Hitler que era una dictadura con exterminio y campos de concentración, mientras que acá no hubo campos de concentración, sino lugares de reunión de detenidos”.
El periodista Marcos Taire explica que “la gran represión en Tucumán comenzó en febrero del ’75 con el Operativo Independencia, que tuvo la complicidad de toda la conducción política de ese momento. Don Amado Juri (entonces gobernador) aplaudió el accionar del general Vilas y lo condecoró el día que se fue. Carlos María Torres, intendente de Tucumán, era íntimo amigo de Vilas, lo visitaba en Faimallá, y bautizó una plaza con el nombre del capitán (Humberto) Viola, que fue muerto por el ERP”.
Claramente el gobierno constitucional había dado luz verde para que las fuerzas represoras cargaran contra todo aquel que implicara un freno a sus intenciones. Pero, ¿quiénes eran los subversivos a ser aniquilados? Todos aquellos que no estuvieran alineados en el proyecto ultraliberal o se opusieran a las ideas de aquella oligarquía. De hecho, el ex dirigente del PRT-ERP Luis Mattini explica que “está fehacientemente demostrado que el sustento ideológico de los militares argentinos fue la fusión del más oscuro catolicismo del pensamiento nacional con el integrismo católico francés y la tesis de la guerra antisubversiva, plasmados en la llamada Doctrina de Seguridad Nacional. A partir de 1975 las Fuerzas Armadas Argentinas actuaron según el modelo establecido por los instructores franceses en la llamada Batalla de Argel. (Reynaldo) Bignone lo declaró sin ambages cuando dijo que actuaron con el reglamento en la mano, y que el Operativo Independencia fue una copia del plan de la Batalla de Argelia”.
Con el acompañamiento de todo el arco político, el decreto legitimaría el accionar represivo que comenzó a poner en funcionamiento la maquinaria del genocidio. El gobierno nacional legitimaba de esta manera la acción que había iniciado la Alianza Anticomunista Argentina, legalizando el comportamiento delincuencial de los militares genocidas.
El Operativo Independencia todavía tiene quien lo reivindique. Se trata de un grupo de ex soldados denominado “rodillas negras”, que en septiembre de 2008 se permitieron desfilar en Orán por los festejos del aniversario 214 de esa población. En aquella oportunidad, autoridades salteñas aseguraron que se “colaron” detrás de los veteranos de Malvinas.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Pistolas que se disparan solas



De la Rúa fue sobreseído por la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001. Como en la Masacre de Avellaneda y en el asesinato de Fuentealba los responsables políticos quedan impunes. La Justicia, al servicio del poder político y económico.

En el día de ayer la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó el fallo de primera instancia por el que el ex presidente de la Nación Fernando De la Rúa fue sobreseído en la causa que investiga las muertes producto de la represión policial el 19 y 20 de diciembre de 2001. El juez Claudio Bonadío había dictado el fallo de primera instancia que ahora ratifican sus colegas de la segunda instancia.
Según los camaristas Raúl Madueño, Luis Cabral y Eduardo Riggi, por criterio unánime, "no puede pretenderse ubicar al imputado como garante de comportamientos ajenos cuando se tuvo por probado que desconocía los supuestos (sic) excesos en los que habían incurridos sus inferiores durante el Estado de Sitio". Con “supuestos excesos” los camaristas se refieren entre otras acciones al asesinato de 39 personas a lo largo y ancho del país. Ante esta argumentación Rodrigo Borda, abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), retrucó que “aunque fuera cierto este argumento, que la defensa del ex presidente sigue repitiendo y ahora validaron los camaristas, eso no lo exime de su responsabilidad por las consecuencias del Estado de Sitio que dictó, tenía el deber de estar al tanto, no podía hacerse el desentendido, es como si uno pone la pava en el fuego y se va a dormir la siesta”. Además según Borda este criterio marca un precedente de funestas consecuencias dado que “habilita que el Estado de Sitio es un cheque en blanco que puede anular los derechos ciudadanos, que lo dictás y no tenés que responder por sus consecuencias”.
En cambio sí serán procesados el ex jefe dela Policía Federal Argentina (PFA) Rubén Santos, el ex secretario de Seguridad Enrique Mathov, el ex superintendente de Seguridad de la Federal Raúl Andreotti, el ex director general de Operaciones de esa fuerza Norberto Gaudiero y los ex oficiales de la PFA Carlos José López, Eugenio Figueroa, Roberto Juárez y Orlando Oliveiro. El juicio de los acontecimientos ocurridos once años atrás ya debería haber comenzado en junio, pero por retrasos en las pericias fue retrasado por el Tribunal Oral.
Por otro lado los camaristas también afirmaron en el fallo que el Estado de Sitio decretado por De la Rúa la noche del 19 fue tramitado de acuerdo a la normativa establecida por la Constitución Nacional, contra el reclamo presentado por los abogados del CELS. El debate se planteó porque la Carta Magna establece que "es atribución del presidente de la Nación declarar el Estado de Sitio en caso de conmoción interior y también cuando el Congreso está en receso". Pero en aquel diciembre caliente el Congreso estaba funcionando en periodo de sesiones extraordinarias, por lo que no habría estado “en receso”. De hecho la letra del decreto firmado por De la Rúa afirmaba que el Congreso debía ser notificado de la situación, con lo que cuesta defender la posición de los magistrados. Según estos últimos, "desde el punto de vista formal, no existe, como pretenden los recurrentes, ilegitimidad en el dictado del Estado de Sitio por parte del Poder Ejecutivo Nacional que cumplió con los pasos que marca la Ley Suprema y los Pactos Internacionales".

Ni la primera ni la última vez

Este fallo repite el patrón que se dio en los juicios por el asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en junio de 2002 y de Carlos Fuentealba en abril de 2007. Las responsabilidades políticas parecen diluirse en la interpretación de los sucesivos jueces que tratan las causas.
Si en el primer caso fueron condenados los autores materiales de la Masacre del Puente Pueyrredón, principalmente el ex comisario Alfredo Franchiotti, y en el segundo caso el ex cabo Darío Poblete, autor del disparo fatal contra Fuentealba, en ambos casos las responsabilidades políticas no pudieron ser juzgadas. Ni el ex presidente Eduardo Duhalde ni sus allegados más cercanos fueron procesados, así como tampoco lo fue el ex gobernador de Neuquén Jorge Sobisch.
En este segundo caso la Justicia argentina dio un paso más hacia la inequidad al condenar a prisión a dos militantes de la agrupación Quebracho por disturbios frente a la Casa de la Provincia de Neuquén en Buenos Aires tras el asesinato del maestro. Además Poblete fue visto caminando por las calles y Franchiotti recibió importantes beneficios en sus condiciones de prisión. En consecuencia puede afirmarse un patrón, según el cual los responsables políticos de los crímenes contra nuestro pueblo permanecen impunes mientras a lo sumo los autores de los disparos son condenados.
Junto con el fallo absolutorio en el caso de Marita Verón y las permanentes concesiones al Grupo Clarín en el juicio por la presunta inconstitucionalidad de dos artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, vuelve a resurgir nítidamente la percepción popular de que la Justicia deja de lado la reparación de las víctimas y por el contrario está al servicio del poder económico y político.
Tras muchos años en los que el cuestionamiento a la Justicia se centró en los jueces “garantistas”, exigiendo penas más duras para los crímenes penales cometidos por personas provenientes de los más bajos estratos sociales, en buena hora parece haber retomado visibilidad la relación íntima que existe entre la Justicia y los poderosos de nuestra sociedad.
Se trata de dos denuncias diferentes, que no pueden ser homologadas, tal como confusamente viene haciendo la presidenta de la Nación desde el 9 de diciembre. La una contra el poder económico y político y la otra contra los más castigados socialmente.

Marcha

Hay que combatir el hambre y no a los hambreados



Declaración frente a los saqueos en distintos puntos del país

En los últimos días se han sucedido una serie de saqueos en distintos puntos del país (Bariloche, Rosario, Provincia de Buenos Aires, Cipolletti, Esquel, Viedma entre otras ciudades), con un saldo de cuatro muertos y varios centenares de detenidos. Estos hechos han despertado los más diversos cruces entre sectores del oficialismo y la oposición pero, más allá de las acusaciones y de posibles instigadores, lo primero que hay que señalar es que para que los saqueos se produzcan tienen que existir condiciones sociales de extrema necesidad entre los sectores que los protagonizan. La situación, por supuesto, no es la de 2001. Pero aunque en una dimensión significativamente menor que en aquel entonces, el hambre y la miseria han persistido y vuelven a crecer en las barriadas más humildes.
En este sentido el contexto de inflación creciente que vive nuestro país y el consiguiente deterioro del salario real de los trabajadores y las jubilaciones, sumado a la insuficiencia de los planes Argentina Trabaja y de las políticas sociales en general, son el telón de fondo de las condiciones en que viven los sectores más empobrecidos de nuestro pueblo. Si a esto le sumamos los recientes aumentos de impuestos y el transporte, nos encontramos frente a un marco en el que llegar a fin de mes se hace cuesta arriba para cada vez más argentinos. Con más razón cuando llegamos a la época de las fiestas y todos quisiéramos poder tener una mesa digna para nuestras familias y hasta un regalo para nuestros hijos.
Por todo esto, aún cuando en algunos casos punteros peronistas hayan actuado como "iniciador" o detonante de estos saqueos, rechazamos la respuesta del gobierno nacional que se victimiza y utiliza estos hechos para acomodarse como el gobierno que lucha contra las corporaciones y al que quieren desestabilizar, optando por acusar a todo sector opositor de ser la “mano negra” que se halla detrás de un movimiento “organizado y artificial”, en lugar de atender las reales necesidades de nuestro pueblo que son en definitiva las que posibilitan que expresiones de estas características ocurran.
Es necesario que el trabajo y las políticas sociales aseguren que en ningún hogar falte el pan. Es necesario dejar de ocultar la inflación y pasar a atacarla decididamente eliminando el IVA de los productos de la canasta básica e impidiendo que las grandes cadenas de supermercados y los demás intermediarios se enriquezcan encareciendo las mercaderías más imprescindibles. Es necesario también avanzar en una reforma tributaria para una verdadera redistribución de la riqueza social que termine con la pobreza estructural.
En el mismo sentido repudiamos las respuestas represivas que desde hace mucho tiempo han colocado a la nefasta figura del militar y secretario de seguridad Berni como la cara más visible del gobierno nacional ante cada protesta social. Denunciamos y repudiamos la persecución que están sufriendo compañerxs de Esquel y Bariloche, ya que están en una situación de constante hostigamiento. En el caso de Bariloche se enviaron 400 gendarmes que colaboraron con la policía para allanar domicilios con procedimientos ilegales (autos sin patente, cara cubierta), detenciones arbitrarias y confiscación de mercadería propia y de asistencia alimentaria enviada por la nación.
La historia ha demostrado más de una vez que no es con mano dura que se resuelven los problemas sociales de fondo, sino con políticas activas que promuevan la satisfacción de las necesidades populares en la perspectiva de la justicia social.
No podemos dejar de mencionar el papel que le toca a gobernadores e intendentes, como Scioli, Massa, Cariglinio, Bonfatti o Weretilneck, que lejos de estar exentos de responsabilidades, son quienes generan las mismas condiciones en sus provincias y municipios. Asimismo repudiamos a las expresiones de la oposición de derecha que buscan cabalgar sobre las reales necesidades de los sectores más necesitados para acumular para proyectos que nada tienen que ver con los intereses de los mismos y que nos recuerdan las peores épocas de nuestro país, por eso mismo las agrupaciones y movimientos firmantes no jugamos a la inestabilidad política de este gobierno, ni en nuestra lucha junto al pueblo menospreciamos el hambre.
En estos días, mientras el país entero habla (y por momentos se escandaliza) por estos acontecimientos, existe otro saqueo sustancialmente más importante, que descaradamente se produce día a día en favor de los más ricos. Solo un par de ejemplos: el saqueo de nuestros recursos naturales, por parte de grandes empresas mineras y sojeras, así como los millones de dólares que se siguen destinando a pagos de deuda externa en lugar de atender las necesidades más urgentes de nuestro pueblo.

Que las broncas y necesidades se expresen de forma contundente y organizada

Sabemos que las medidas espontáneas y desarticuladas, aunque muchas veces guiadas por las necesidades más urgentes, no logran atacar los problemas de fondo, ni generar alternativas superadoras. Por eso desde las organizaciones sociales y populares y políticas hemos bregado siempre por organizar las broncas de nuestro pueblo, para golpear más fuerte, y generar las condiciones para poner en pie un país sin precarización y con soberanía popular.
Si hay voluntad política se pueden evitar estas situaciones. Para eso, exigimos al gobierno nacional y a los provinciales:

- Alimentos en todos los hogares.
- Aumento y universalización de asignaciones y planes sociales.
- Eliminación del IVA a los productos de la canasta básica.
- Control de precios sobre las grandes cadenas de supermercados.
- No a la represión y a la criminalización de la protesta.
- No a la precarización del trabajo y de la vida.
- Libertad a todxs lxs detenidxs

Primeras Firmas:

COMPA - Región Buenos Aires: Cátedra Abierta de Estudios Americanistas; Centro Cultural de los Trabajadores; Colectivo de Educación Popular en Cárceles - Atrapamuros; Comedor Germinal; Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares (CEIP); Espacio Chico Mendes; Estudiantes Críticos Lanús; Frente Popular Darío Santillán; Colectivo Garabatos; Grupo de Estudios sobre América Latina y el Caribe (GEAL); MAREA Popular- Movimiento por el cambio social; Organización Popular Fogoneros; Casa de la cultura Los compadres del horizonte; Asamblea popular de Beccar; Grupo Amaicha; Agrupación Rodolfo Ortega Peña; Centro Cultural América Libre; La Grieta Mar del Plata; Biblioteca popular Matheu; Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); Propuesta de Unificación Marxista (PUMA);
COB La Brecha: Frente Por la Resistencia; Agrupación Universitaria La Cárcava (UNCO); Cooperativa de Trabajo de Cae Babylon; Sin Cautivas Feministas por la Resistencia; Colectivo de Abogadxs; El Galpón de Tolosa; CAUCE (UNLP); Colectivo de artistas Mostro!; Movimiento Cultural Hagamos Lo Imposible; CAUCE (UBA); Frente de Organizaciones en Lucha (FOL); Encuentro Popular Estudiantil (UNLa); Inconsciente Colectivo (UNQUI); Movimiento Enrique Barros (UNC); La Brecha Sindical;
MULCS - Mov por la unidad latinoamericana y el cambio social,
Agrupación Kiki Lezcano,
Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas,
Agrupación Víctor Choque de ATE,
Federación de Organizaciones de Base: FOB regional Rosario MSI - Movimiento Solidario Independiente (Cabin 9 -Perez-, Los Humitos, Camino del Indio, Godoy -Gran Rosario-), VEL - Movimiento Vecinos en Lucha (Barrio de la Carne, Molino Blanco, San Martín Sur, Villa Itatí,
Las Flores, -Rosario- Bº Cementerio -Villa Gdor.Galvez-), MILO - Movimiento Independiente “Los Olvidados” (El Eucalipto, Belgrano, Roca -Gran Rosario-), MI27 Movimiento Independiente 27 de Febrero (27 de Febrero y Santa Lucía -Rosario-) FOB regional Córdoba Espacio Social y Cultural Caracol (Barrio General Paz, Cordoba Capital) FOB regional Chaco Movimiento Barrio Mapic (Resistencia), Movimiento Villa Horqueta
(Resistencia), Movimiento Barrio Resistiré (Resistencia), Movimiento Barrio Takay (Puerto Tirol) FOB regional Buenos Aires y CABA MTD - Movimiento de Trabajadores Desocupados "Oscar Barrios" (San Miguel,
Moreno, José C Paz), FUP - Frente de Unidad Popular (Berazategui, Almirante Brown, Florencio Varela), CSDA - Centro Social Desde Abajo (San Cristobal -CABA-), Movimiento Arriba Los que Luchan (Valentin
Alsina -Lanus-), MTD "Lucha y Libertad" (Villa 20 de Lugano -CABA-, Villa Celina -La Matanza-, Lomas de Zamora)
Movimiento Social y Cooperativo 1º de Mayo (Bariloche)
Espacio Libertario (Paraná)
Movimiento 15 de Enero (Mar del Plata) MTL Rebelde PCT- Partido Comunista de los Trabajadores Agrup Barrial Víctor Choque - Colectivo Avanzar

viernes, 28 de diciembre de 2012

“El periodismo era un arma casi tan importante como un fusil”



Cuatro personas con cuatro máquinas de escribir y un mimeógrafo combatieron el cerco del horror desde la clandestinidad. Rodolfo Walsh fue el mentor de ANCLA, una agencia de noticias que emitió más de 200 cables informativos en el período 1976-77. Un libro de reciente edición recopila gran parte de ese trabajo. Carlos Aznárez, uno de sus integrantes, habló con Sudestada sobre la militancia, el compromiso, la muerte y qué significaba ser periodista en tiempos difíciles.

Por Lucas Pedulla, para Sudestada.

“Habría sido asesinado monseñor Angelelli”, disparó un cable informativo el 30 de agosto de 1976. Casi un mes antes, el 4 de agosto, el obispo de La Rioja había muerto en un supuesto “accidente automovilístico”, mientras regresaba de la misa conmemorativa por la Masacre de San Patricio, en la que tres sacerdotes y dos seminaristas habían sido acribillados por un grupo de tareas. Pero el cable continuaba: “En numerosas comunicaciones hechas llegar a parroquias de esta capital (…), se informa que ´monseñor Angelelli fue asesinado´, a través de la colocación de un mecanismo de traba en las ruedas de la camioneta Fiat 125”.
Sin embargo, ese cable contrainformativo no era el primero ni el único. “Campaña de censura y represión contra el periodismo”; “Torturas y asesinatos de los presos políticos de Córdoba”; “Denuncian la matanza de hijos de guerrilleros”; “Identidad de quince fusilados en Pilar”; “Represión en barrios del Gran Buenos Aires”, son algunos de los más de 200 cables que ANCLA (Agencia de Noticias Clandestina) diseminó.
Creada por el periodista, escritor y militante Rodolfo Walsh, ANCLA comenzó a funcionar en abril de 1976, con la dictadura militar ya instaurada. Walsh convocó a Carlos Aznárez, Lila Pastoriza y Lucila Pagliai, compañero y compañeras de la agrupación guerrillera peronista Montoneros para sumarse al proyecto. Más de tres décadas después, un libro de reciente edición recopila gran parte de los que cables que se han podido rescatar.
ANCLA. Rodolfo Walsh y la Agencia de Noticias Clandestina 1976-1977 fue publicado por Ejercitar la Memoria Editores. El archivo aún está incompleto, debido a la dificultad en reunir todo el material. La recopilación estuvo a cargo de Cacho Lotersztain y Sergio Bufano, integrantes de la editorial, que también decidieron incluir la “Carta a mis amigos” y la “Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar”, ambas firmadas por Walsh. Obviamente, participaron Aznárez, Pagliai y Pastoriza, que escribieron tres textos introductorios. Además, sumó su esfuerzo el Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en Argentina (CeDInCI).
La rigurosidad periodística de ANCLA asombra y enmudece. El estilo periodístico es sobrio y preciso, y adquiere una connotación especial al recordar que cada periodista se jugaba la vida en producir, contrastar y escribir cada noticia. En su prólogo, Pagliai ofrece algunas claves: “ Walsh enseñaba que la mayor parte de la información es pública y está ´sobre los papeles´: para ello no sólo planteaba una lectura atenta de diarios y revistas, sino también de discursos y boletines oficiales, actas de reuniones empresariales, guías de sociedades anónimas y de asociaciones intermedias, hechos judiciales, encuentros educativos y culturales, actividades de sociedad, avisos y notas necrológicas (…). Había que hacer inteligencia de la noticia” . Otro dato importante: el nombre. ANCLA remitía a la marina, y eso suscitó muchas dudas en el propio seno de las Fuerzas Armadas. Tiempo después, Pastoriza pudo comprobar que tanto el Ejército como la Marina se inculpaban mutuamente.
ANCLA funcionó hasta 1977. Walsh había sido asesinado el 25 de marzo de ese año y Pastoriza, secuestrada meses después. Pagliai y Aznárez estaban exiliados y la Agencia quedó a cargo de los periodistas Horacio Verbitsky y Luis Guagnini, que sería secuestrado y desaparecido en diciembre. Además del análisis, la interrelación y la evaluación de los datos por parte de los y las periodistas, ANCLA contaba con un gran número de colaboradores. Muchos de ellos, también están desaparecidos, como el escritor de El Cronista Comercial Eduardo El Negro Suárez (junto a su esposa Patricia Villa, de Inter Press), Carlos Bayón, Norma Bastsche Valdés, Miguel Coronato Paz, Mario Galli, Luis Alberto Vilellia, Adolfo Infante Allende.
Tras la salida del libro, Sudestada entrevistó a Aznárez. Periodista de vasta trayectoria (pasó por Clarín, Radio Continental, Crisis, Fin de Siglo, Sur, Página/12, entre otros medios), hoy es director, junto con Vicente Zito Lema, de Resumen Latinoamericano y del Tercer Mundo. Aznárez recuerda cómo era percibido como un triunfo que diarios internacionales como Le Figaro o Le Monde Diplomatique reprodujeran o citaran sus cables, ya que eso permitía romper el cerco de terror impuesto por la dictadura.
– ¿Cuál era el promedio de cables que sacaban por día?
A veces hacíamos 3 o 4. Otras, uno solo porque era un informe especial. El ritmo tenía mucho que ver con la información que recibíamos o averiguábamos. Hay que tener en cuenta que no estábamos encerrados todo el tiempo haciendo cables, sino que salíamos a buscar la información y los contactos. Además, cada una de las citas con informantes o compañeros del área de la estructura era todo un parto, porque nunca sabías si ibas a una cita cantada. Tenías que cuidarte para no ser vos una noticia al día siguiente. Con algunos colaboradores ya teníamos, incluso, pautas más o menos fijas de entrega. El día de laburo era bastante intenso, empezaba temprano. Después, Walsh imprimió mucho el tema de contrastar la información, no arriesgarse a sacar algo falso o agrandado; salvo que definiéramos una estrategia clara de distracción.
– Distribuyeron los cables, entre otros destinatarios, en diversas redacciones de los diarios argentinos. Era imposible que los periodistas no supieran lo que estaba sucediendo.
En general, los periodistas sabían. Unos, por terror, no querían ni agarrar el sobre que les mandábamos. Otros, por el contrario, nos enteramos de que lo fotocopiaban clandestinamente para dárselos a más periodistas. El tema era que sabían. Eso de “me enteré en el 83 de lo que pasaba en el 79” siendo periodista, es mentira.
– ¿Cómo era laburar dentro de ese contexto donde las muertes y las desapariciones estaban a la vuelta de la esquina?
Y trabajar sobre desapariciones y muertes. Esto solamente se puede explicar teniendo en cuenta que era un ámbito de militancia, en el que nosotros estábamos dispuestos a dar la vida por lo que hacíamos. Nuestro objetivo era dar información, romper el muro de silencio, hacer que un dato se multiplicara por otros mil. En ese sentido, no estábamos pensando todo el día en la muerte. Era imposible caminar o vivir un día si vos estabas pensando todo el tiempo que ibas a caer. Teníamos incorporado que lo peor que nos podía pasar era caer vivos. Era, en nuestro imaginario, el peligro de convertirse en un bicho, en un delator, un traidor. Estaba desdramatizada la muerte. Era como una noticia que te llegaba, una más. Y eso nos hizo recubrirnos de un caparazón en el que apostábamos a sobrevivir. Por eso teníamos la pastilla de cianuro en la boca. Incluso hacíamos chistes: “Tené cuidado si estornudás, que puede ser el último de tu vida”. Teníamos la mirada fija en que cuanto más supiéramos de nuestro enemigo, más importante iba a ser la posibilidad de una posterior ofensiva de las fuerzas populares.
– En ese sentido, ¿cómo era la producción de la noticia? Uno repasa los cables y se encuentra con cada dato, con cada información…
Es que a veces bastaba una puntita, y empezábamos desde ese dato. En realidad, no es distinto de lo que se hace ahora. Si a vos te tiran un dato de corrupción del gobierno argentino, lo chequeás. En la dictadura era de otra manera, porque parecía mucho más inexpugnable el lugar de donde ibas a sacar la información, pero a veces nos tiraban un dato. Siempre cuento esto: una servilleta debajo de una pizza en un bar, con manchas de tomate, que decía que en tal barrio se tenía la sospecha de que funcionaba algo de la policía, que podía ser una casa donde llevan gente. Aún no se hablaba de Centros Clandestinos de Detención. De hecho, creo que ANCLA se adelante en tocar, gracias a cumpas que escaparon, el tema ESMA. A veces, teníamos una “garganta profunda” en una dependencia que tiraba una info bárbara.
– Hay un cable en el que ustedes informan sobre la interna en la policía bonaerense.
Otra de las virtudes es que Rodolfo tenía contactos con canas o milicos que jugaban para nosotros. O para el ERP. Entonces, ahí ya había una info directa. El tipo que estaba infiltrado o cooptado por la organización, estando en una dependencia policial, era una joyita. Te tiro un caso actual: Jorge Julio López, que era compañero nuestro, de la orga, anotó todo. (Miguel) Etchecolatz está en cana porque López fue un obsesivo de anotar todo y no perderlo. Había mucha info que se podía recoger; y, una vez que ya teníamos el cuerpo, la tirábamos. A veces, esperábamos para meter algo más. Teníamos gente: un vecino, un compañero, un laburante que habían echado de una fábrica. Otra cosa que daba mucha información era el scaner, el aparato para interferir la onda de transmisión policial. Después, el tema de los colaboradores fijos. El Negro Suárez era un gran colaborador.
– Él repartía su tiempo con El Cronista Comercial, donde trabajaba. ¿Ustedes estaban dedicados al cien por cien?
Hasta poco antes de que empezáramos con ANCLA, había toda una idea de “cuadro integral”: tirabas tiros a las 15, te ibas a una reunión a las 19, escribías un informe a las 21, y a la mañana siguiente estabas en un barrio. Una locura. El apriete de la represión hacía que dosificáramos eso y Rodolfo pidió, como condición sine qua non, una dedicación fija, full time con eso. Nuestra militancia de día y de noche era ANCLA.
– Lo interesante era que percibían al periodismo como una herramienta de combate más.
Sí, era un arma. Unos tenían la Energa, otros el fusil; todos nosotros lo habíamos tenido seguramente antes. Pero había una comprensión de que el periodismo era un arma casi más importante que un fusil. Porque era un arma que podía horadar el mundo del enemigo y generarle discrepancias y contradicciones; o era un arma que podía hacer enterar a los sectores de población a los que llegábamos de rebote qué era lo que estaba sucediendo de verdad. Que la dictadura estaba devastando el país. Apuntar a (José Alfredo) Martínez de Hoz desde sus planes, por ejemplo: la denuncia sobre el plan económico avalado por la represión. Claramente, lo que demostramos y demostró Rodolfo, que venía de otras batallas como Prensa Latina, era que un pequeño grupo concientizado y, sobre todo, puesto en el escenario de una guerra desigual, puede generar una respuesta y dar en el blanco.
– ¿Pero los ingredientes principales cuáles eran? Eran cuatro y adelante tenían semejante monstruo.
Tener conciencia militante y tener compromiso con lo que vos realmente creés que es el periodismo, que es la veracidad. Yo digo que la verdad es revolucionaria en el periodismo. Si jugás con la verdad enserio, a muerte, es revolucionaria. Después, tenés que tener en claro quién es el enemigo, a dónde apuntás. Esa es la base fundamental. Si vos lo planteás hoy desde un periodismo asalariado, desde la rutina, es muy difícil imaginarte esto. Nosotros no cobrábamos. Teníamos una asignación como parte de estar trabajando a full con la orga y no pudiendo hacer otra cosa. El no ser un asalariado estandarizado como ahora y tener patrones distintos, porque era uno mismo, era la causa por la cual estabas peleando. Te generaba un doble sueldo, una fortaleza tal, que daba la impresión de que un grupo de cuatro compañeros éramos muchos más. Por su puesto que teníamos un amplio y anónimo arco de colaboradores.
– ¿Qué sucedió tras la caída de Walsh?
Cuando cayó Rodolfo fue un golpe muy fuerte. Tuvimos que replantearnos rápidamente cómo seguir. Se hicieron algunos cables más, pero Lilia sugirió que tanto Lucila como yo saliéramos a estudiar las condiciones de montar la agencia en el exterior. Había caído mucha gente nuestra, ir a una cita era un terror, había poco dinero. Y yo salí hacia Brasil, después fui a Madrid y a París. Lucila fue hacia París. Al poco tiempo, cayó Lila, y para nosotros fue como el final. Después, Horacio Verbitsky y Luis Guagnini hicieron un nuevo intento, que duró poquito. Pero la idea de montar la agencia afuera ya no era fácil porque nos volvimos a reenganchar con la organización, que tenía en ese momento otras pautas diferentes: apoyo a la CGT de la resistencia, después la contraofensiva. Era otra época, otra idea. Lila adentro, Rodolfo muerto, Lucila y yo desperdigados. Yo seguí militando en otra estructura de prensa hasta que rompimos cuando vino la contraofensiva. Y ANCLA ya había pasado al olvido.
– A la distancia, ¿qué fotografía de ANCLA se le viene a la memoria?
Las imágenes gratas del encuentro en la casa donde funcionábamos. Porque éramos como una familia, hacíamos chistes, comíamos, comprábamos facturas; hacíamos lo que cualquier grupo humano que se quería. Nos queríamos mucho. Sentados, Lila, Lucila, Rodolfo y yo, discutiendo sobre lo que íbamos a hacer. Y, en el medio se eso, la sabiduría, picardía e ironía de Rodolfo. Hoy seguimos siendo amigos, con algunas diferencias sobre el presente, pero parte de un equipo que caminó bien y por suerte sobrevivió a la muerte. Y que no perdió los principios.

“Socialismo” asesino y botón



Los saqueos que comenzaron el 20 de diciembre, y el oprobioso saldo de 4 personas muertas sacudieron el ambiente del ocaso del año en Rosario. Sin embargo no puede decirse que fue una sorpresa. Fue ni más ni menos que la emergencia caótica de “la otra Rosario”, la ciudad que se oculta adrede en las pulcras postales y en las simpáticas publicidades. Allí solo se muestra la ciudad “que se puede mostrar”, recostada sobre el río, con sus torres construidas sobre el frondoso colchón de soja, férreamente resguardado por el gobierno de Bonfatti, y antes de Binner.
Binner, el candidato del progresismo no kirchnerista apoyado por la CTA Micheli, acusó velozmente: “no son saqueos por pobreza, son actos vandálicos”. Esto es una lectura malintencionada y autoindulgente. Más del 10% de los rosarinos, casi 200 mil personas, vive hacinado en alguna de las muchas villas miseria y barrios de emergencia. Villa Moreno, Barrio Toba, Villa Banana, son algunos de los populosos barrios donde viven trabajadores junto a miles de vecinos desocupados. Estos miles de pobres que Binner quiere no ver, sufren una a una cada lluvia que cae sobre la ciudad, que anega estos barrios, inunda las casas y agrava las ya precarias condiciones de vida: falta de cloacas, de asfalto, de gas, etc. De hecho, Binner y Bonfatti aprovecharon los saqueos para ocultar que la oleada de reclamos comenzó el 19, cuando cientos de vecinos comenzaron a hacer piquetes frente a las brutales consecuencias de la tormenta, que dejó a miles en la calle, que obligó a evacuar a mil vecinos, y que costó la vida a un joven de 19 años y a una enfermera que murió ahogada bajo un alud. Pero para el socialismo esto no tiene que ver con la pobreza...
Desde esa misma noche la solución del gobierno “socialista” de Bonfatti fue saturar de policías los barrios populares. Esas fuerzas policiales, justamente, conocen esa tarea: los barrios donde trabajadores y pobres sufren penosas condiciones de vida, son las zonas liberadas donde los punteros y los “soldaditos” de los narcos, hacen y deshacen con una complicidad policial que se demostró que llegaba hasta el mismísimo jefe de la policía provincial, el ex comisario Hugo Tognoli. Esta connivencia no es gratuita, le costó la vida a 4 personas durante los saqueos, pero antes le costó la vida a 3 jóvenes militantes del Frente Popular Darío Santillán, asesinados por los narcos del Quemado Ródríguez, barrabrava de Newell’s grotescamente custodiado por la Santafesina Sociedad Anónima.
Frente a los saqueos, la línea de Bonfatti y de Binner de dar luz verde a una policía infectada hasta su médula por el narcotráfico y la trata de mujeres, fue profundizar esta línea, pidiendo 500 gendarmes. El falso socialismo quiere que los barrios populares sean verdaderas “cárceles” con barrotes de las fuerzas represivas. Pero no existen límites para el “macrismo” que tiene el PS y el FAP adentro: el gobierno de Bonfatti acaba de lanzar un “0800” para que “los vecinos” buchoneen y den información sobre cualquier persona que haya participado de los saqueos. Tal cual hace la derecha de Mauricio, de la que nada tiene que envidiar Binner y cía (o CIA).
Para culminar: dijimos que no es sorprendente la labor de los falsos socialistas. No podemos dejar de recordar que Binner fue parte, junto a Reutemann y el PJ, la Iglesia, el Ejército, la asociación de supermercadistas y la Policía, del Comité de Crisis que organizó la “respuesta” a los saqueos y movilizaciones del 19 y 20 de diciembre de 2001. La respuesta efectivamente llegó y se cobró la vida de 8 rosarinos. Ahora, una vez más la respuesta fue la represión, aunque el PS ya no jugó un rol de reparto sino uno “protagónico”.
Binner, Bonfatti y el FAP no dan hilo sin puntada: todas sus acciones tienen la finalidad de mostrarse como garantes de los negocios de los grandes terratenientes y capitalistas, manteniendo intacta la impunidad y los negociados policiales. La crisis con Tognoli y la “narco-policía” fue la expresión más podrida de un Estado provincial que concentra la riqueza en aceiteras, exportadoras de granos, grandes latifundistas y mega empresas como Acindar y GM, mientras condena a bajos salarios, precarización laboral, accidentes laborales y viviendas precarias a la mayoría trabajadora. ¿Con qué cara estos socialistas de smoking van a condenar una irrupción violenta y desesperada de pobres? La pregunta del millón es: ¿hasta cuándo Micheli y la conducción de la CTA van a llevar a los trabajadores detrás de esta decadente política pro capitalista?

Octavio Crivaro

Miguel Bru: la búsqueda que no cesa



En agosto de 1993 en la Comisaría 9ª de La Plata, el estudiante de periodismo Miguel Bru fue detenido, y torturado. El cuerpo nunca apareció, sin embargo, la justicia, en un fallo inédito, condenó a dos policías. Por El Caminante

Miguel tenía 23 años, estudiaba periodismo en la Universidad de La Plata. Vivía en una casa con varios de los integrantes de su banda de música y allí ensayaban, hacían reuniones. En esa casa fue víctima de dos allanamientos ilegales muy violentos y a punta de pistola, por personal de la Comisaría 9º de La Plata.
El primero se dio por una supuesta denuncia por ruidos molestos, y el segundo por un robo a un kiosco de la zona. En ambos allanamientos rompieron varios instrumentos y se llevaron a algunos detenidos, sin encontrar rastro alguno de lo que buscaban. Miguel, creyendo que se protegía denunció al personal policial. Esta decisión de Miguel agravó las cosas, empezó a ser víctima de un hostigamiento constante, lo amenazaban diciendo que si no retiraba la denuncia lo matarían, lo insultaban, lo perseguían, incluso en presencia de su novia y de sus amigos.
Un día aparecieron su ropa y su bicicleta a la orilla del Río de la Plata, a unos 50 kilómetros de la ciudad de La Plata, cerca de una casa que Miguel se encontraba cuidando. “Si no hubiera sido por los amigos de Miguel, yo hoy no estaría acá. Nosotros seguiríamos esperando a Miguel y nos hubiéramos quedado con lo que nos decía la policía”, reflexiona Rosa, madre de Miguel.
La policía no quería tomar la denuncia por su desaparición en ninguna de las comisarías donde peregrinaba su madre y tampoco querían buscarlo. Paso un tiempo hasta que su familia se dio cuenta que Miguel era una víctima más del accionar del personal policial. “Primero nos decían que había tenido calor y se había tirado al río y capaz se había ahogado, pero era agosto. Después decían que se había escapado con una chica a Brasil, luego con un cargamento de droga, hasta dijeron que era homosexual y se había escapado por miedo a contarlo a su papá por su condición de policía”, relata Rosa.
“Todo se fue dando con mucha lucha… que fue sobretodo de los estudiantes que, en ese momento era la Escuela de periodismo, hoy es una hermosa Facultad. Pero de no haber sido por ellos realmente no hubiera sido lo mismo, porque nosotros pensábamos ‘el juez es el juez y no miente, y la policía es la policía’. Fueron ellos (se refiere a los amigos de su hijo Miguel) quienes nos empezaron a hacer ver otra realidad, que nosotros con mi marido no conocíamos”, cuenta Rosa.
El primer juez de la causa fue Amílcar Vara, pero luego de dos años fue investigado y destituido de sus funciones por irregularidades no sólo con respecto al caso de Miguel sino también a otros 27 casos más. Entonces, la causa pasó a Ricardo Szelagowski, “teníamos mucha desconfianza al principio por lo que habíamos pasado con el anterior juzgado pero después vimos que Szelagowski quería el esclarecimiento del caso”.
Quien aportó datos muy importantes a la causa fue Celia Jiménez, hermana de Horacio Jiménez quien había visto como los policías golpeaban a Miguel en la Comisaría 9na y quien tiempo después fue asesinado en un dudoso enfrentamiento. “Mi marido me contó que ella había ido a visitar a alguien en la comisaría, entonces yo la espere durante 3 jueves no pasó nada pero al cuarto jueves me la crucé y le pregunte ¿podemos hablar? Ella me contestó ’sí, ahora puedo total a mi hermano ya lo mataron’… Ahí ella me cuenta que a Miguel no lo quisieron matar, que lo estaban golpeando y se les fue de las manos, que había estado López, y que lo sacaron por la puerta de atrás”, cuenta Rosa.
Los testimonios de los detenidos que estaban en la comisaría la noche del 17 de agosto también fueron decisivos para la resolución del caso. Además la prueba contundente estaba en el libro de guardia: le dieron ingreso a Miguel Bru como detenido y luego borraron su nombre, incluso arriba pusieron el nombre de otro detenido.
Las condenas fueron perpetua para los dos policías Walter Abrigo y Justo López, responsables de las torturas y muerte de Miguel. Al suboficial Ramón Ceresetto, encargado de adulterar el libro de guardia se le impuso una pena de dos años de prisión. Y lo mismo para el Comisario Juan Domingo Ojeda, garante del operativo.
En el 2002 se creó la Asociación Miguel Bru con el objetivo de patrocinar casos que tuvieran como victimario a las instituciones del Estado “En La plata trabajamos desde lo judicial, en Parque Patricios esta ’La casa de la cultura y oficios’ donde se dan talleres de música, computación, cocina, electricidad, etc. Y tuvimos una experiencia en la Isla Maciel dando talleres a niños y adolescentes, pero eso ahora no lo pudimos continuar”,relata Rosa.
“Para mí siempre fue muy importante saber dónde está Miguel, siempre fue mi preocupación central. La lucha empezó por eso y mi vida terminará con esa pregunta”, afirma la madre del joven que continua desaparecido.

Anred

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Denuncian hostigamiento policial a luchadores populares de Bariloche, Esquel y Resistencia



Por medio de un comunicado de prensa, organizaciones integrantes de la Federación de Organizaciones de Base (FOB) denuncian el constante hostigamiento policial y mediático contra luchadores populares de Bariloche, Esquel y Resistencia con "el fin de incriminarlos como hostigadores de los saqueos" que se produjeron entre el 20 y el 21 de diciembre en diferentes puntos del país.

Difundimos el siguiente comunicado de prensa:

SOLIDARIDAD CON LUCHADORES SOCIALES EN BARILOCHE, ESQUEL Y EL RESTO DEL PAIS

Hostigamiento policial frente a la casa de luchadores sociales en Bariloche

En este momento en la localidad de Bariloche -barrio km 20, 34 hectáreas y el Frutillar- y luego de los sucesos ocurridos durante la jornada del 20 y 21 de diciembre la policía de la provincia uniformada y también con empleados de civil armados y encapuchados - ver fotos - merodean las casas particulares de militantes sociales y cooperativistas a quienes el gobierno de la provincia quiere incriminar como hostigadores de los saqueos a ChangoMas y otros supermercados en el marco de movilizaciones populares para conseguir una bolsa navideña para hogares de los barrios Altos de Bariloche.

También en con una clara intencionalidad de amedrentamiento se largaron a difundir por medios locales y nacionales que habrían detenido a militantes sociales por instigar los saqueos en la ciudad.

Impunidad y caza de brujas

Esta estrategia de criminalización a los militantes sociales es un paso más en la escalada represiva que viene teniendo la gestión kirchnerista con el secretario de seguridad Sergio Berni como vocero de la política de criminalización que implementa el gobierno actual: solo en las últimas semanas a partir de la vergonzosa absolución de los 13 procesados por el caso de Marita Verón y luego en las protestas ocurridas frente a la casa de Tucumán en Buenos Aires y otros puntos del país, durante el 20 y 21 de diciembre hubo 500 detenidos y 2 muertos a partir de las movilizaciones frente a supermercados: en Rosario Silvina Barnachea de 40 años murió desangrada por las heridas ocasionadas luego de romper la vidriera de un supermercado, y Luciano Carrizo de 22 años fue fusilado de un tiro en el pecho.

Persecución a militantes mapuches antimineros de Esquel

Así mismo, organizaciones sociales, de pueblos originarios y antimineras están también repudiando persecución a militantes sociales bajo la acusación de haber “instigado a los saqueos”. Citamos un comunicado del MLT (Movimiento Lucha por Trabajo): “En el día de hoy, algunos medios, dejaron entre ver que el MLT tenía responsabilidad en estos hechos y que nuestra compañera Moira Millán era la instigadora. Esto es una verdadera mentira, entendemos que esto es persecución política, que los mismos sectores que apoyan a la minería, aprovechan esta coyuntura para hacer una cacería de brujas, contra los activistas sociales.”

En Chaco el gobierno y los medios también persiguen

En Resistencia, Chaco, los medios y el poder político también tuvo la soltura de endilgar responsabilidades de los hechos de saqueo a organizaciones sociales. En este sentido denunciaron a la CCC como autores del "saqueo" a un boliche, cuando es sabido en todo Resistencia que el mismo fue fogoneado por punteros del PJ

Denunciamos intencionalidad de la Persecución Política

Todo esto es una clara muestra de persecución política a los militantes sociales como variable de ajuste ante semejantes hechos de saqueos que los medios incluso venían fogoneando desde hacía varias semanas. Un ejemplo de ello fue la difusión mediática del 14 de Diciembre pasado de que se iban a suceder saqueos en el marco de un acampe de la CCC en Rosario, hechos que nunca sucedieron: http://www.elciudadanoweb.com/?p=346188

REPUDIAMOS LA PERSECUSION A LXS LUCHADORES SOCIALES QUE EL ESTADO A TRAVES DE LA POLICIA O PATOTAS DE CIVIL ESTAN HACIENDO EN BARILOCHE, ESQUEL, CHACO Y OTROS PUNTOS DEL PAÍS!!

SI TOCAN A UNX NOS TOCAN A TODXS!!

NOS MANTENEMOS ALERTAS POR MOVILIZACIONES Y DENUNCIAS ESCRACHANDO LA REPRESION Y CRIMINALIZACION DE LA PROTESTA!!

Federación de Organizaciones de Base

FOB regional Rosario MSI - Movimiento Solidario Independiente (Cabin 9 -Perez-, Los Humitos, Camino del Indio, Godoy -Gran Rosario-), VEL - Movimiento Vecinos en Lucha (Barrio de la Carne, Molino Blanco, San Martín Sur, Villa Itatí, Las Flores, -Rosario- Bº Cementerio -Villa Gdor.Galvez-), MILO - Movimiento Independiente “Los Olvidados” (El Eucalipto, Belgrano, Roca -Gran Rosario-), MI27 Movimiento Independiente 27 de Febrero (27 de Febrero y Santa Lucía -Rosario-) FOB regional Córdoba Espacio Social y Cultural Caracol (Barrio General Paz, Cordoba Capital) FOB regional Chaco Movimiento Barrio Mapic (Resistencia), Movimiento Villa Horqueta (Resistencia), Movimiento Barrio Resistiré (Resistencia), Movimiento Barrio Takay (Puerto Tirol) FOB regional Buenos Aires y CABA MTD - Movimiento de Trabajadores Desocupados "Oscar Barrios" (San Miguel, Moreno, José C Paz), FUP - Frente de Unidad Popular (Berazategui, Almirante Brown, Florencio Varela), CSDA - Centro Social Desde Abajo (San Cristobal -CABA-), Movimiento Arriba Los que Luchan (Valentin Alsina -Lanus-), MTD "Lucha y Libertad" (Villa 20 de Lugano -CABA-, Villa Celina -La Matanza-, Lomas de Zamora).

Fiesta Fin de Año 2012 del Colectivo Avanzar.




Luego de un año de mucho trabajo, lucha, sacrificio y compromiso con nuestra clase, decidimos concluirlo con una gran fiesta llena de amigos, familiares y compañeros de la mano de un buen asado.
Vivimos una preciosa jornada cargada de emociones, poesía, canciones, bailes y muchos aplausos y abrazos que hicieron de esta, una fiesta realmente indescriptible.
Despedimos este difícil año para nuestra clase con este precioso momento, en el cual, renovamos las energías para afrontar el que viene y reafirmamos nuestro compromiso con nuestros compañeros para seguir apoyando las luchas de los trabajadores, de los pueblos originarios, de los jubilados y de todos aquellos que creen que este mundo puede ser un lugar sin desigualdades, sin injusticia, sin explotación, sin corrupción y sin aprovechadores.
Estamos convencidos que por el camino de la unidad del pueblo es que lograremos este objetivo, y esté está plasmado en la obra y las palabras de nuestro querido Che cuando nos dijera: "Si fuéramos capaces de unirnos, que bello y que cercano sería el futuro".
Por eso es que para el año que viene redoblaremos el esfuerzo y trabajaremos junto a nuestra clase para lograr cada vez más nuestro objetivo: Avanzar, por la Unidad del Pueblo.
Feliz y combativo 2013!
Seguiremos marchando en las calles junto a los que luchan!

Colectivo Avanzar

http://www.youtube.com/watch?v=NN1KtjBC6IY&feature=youtu.be