lunes, 31 de marzo de 2008

La Masacre de Margarita Belén


En diciembre de 1976, veintidós presos políticos fueron fusilados en lo que se conoció como la Masacre de Margarita Belén. A más de 31 años de esa matanza, la causa aún no ha sido elevada a juicio, a pesar de los discursos presidenciales que llaman a acelerar los procesos por los crímenes cometidos durante la última dictadura. Gran parte del poder judicial chaqueño apareció señalado por su complicidad con los genocidas.

Por ANRed - Sur

La masacre

El 13 de diciembre de 1976, a casi nueve meses del golpe de Estado, Chaco se teñiría de sangre. En un paraje cercano a la localidad de Margarita Belén, el Ejército masacraría a veintidós presos políticos, que estaban alojados en la alcaldía policial de Resistencia. Sólo 17 de los fusilados pudieron ser reconocidos; los cinco restantes no han sido identificados. Esa matanza recibiría el nombre de la Masacre de Margarita Belén.
A un costado de la ruta nacional 11, se cometió el asesinato. Antes de ser fusilados, los veintidós presos habían pasado por la Unidad 7, la Alcaidía, y la Brigada de Investigaciones, donde fueron ferozmente torturados , en algunos casos, casi hasta la muerte. "En la noche del 12, los forman en doble fila, los llevan a los muchachos y le dan una golpiza que prácticamente los mataron para que no opusieran resistencia. Después los fusilan en Margarita Belén", resume el horror Mirta Clara, ex presa política y esposa de Néstor Sala, uno de los fusilados en Margarita Belén.
De acuerdo a testimonios presentados ante la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CoNaDeP), los torturadores eran integrantes del sector de Inteligencia 124 del Ejército- al mando del entonces teniente coronel Armando Hornos- y de la brigada de investigaciones de la policía del Chaco.
En la madrugada del 13, un grupo de detenidos políticos fueron retirados de la Unidad Penitenciaria 7 de Resistencia y trasladados a la cárcel de máxima seguridad de Formosa, por orden del jefe de la Brigada de Infantería 7 y la Subzona 23, el entonces coronel Cristino Nicolaides. Por supuesto no llegaron. Se ponía en funcionamiento uno de los mecanismos represivos más aceitados de la dictadura genocida: el fusilamiento de prisioneros y la operación mediática para presentar una masacre como un enfrentamiento.
En dos camiones militares a los que seguía un patrullero de la policía del Chaco fueron conducidos hasta un descampado en el que se los ejecutó alegando un intento de fuga durante el traslado, metodología ya implementada en 1972 en la base Almirante Zar.

Un jefe del Ejército comprometido con la masacre

En diciembre de 1999 el ex presidente Fernando de la Rúa puso a Ricardo Brinzoni al frente del Ejército. Como señaló Página/12, "entre sus políticas o acciones como jefe del Ejército figuraron: enviar al entonces secretario general de la fuerza, Eduardo Alfonso, a Córdoba para respaldar "institucionalmente" a militares que habían sido arrestados por negarse a declarar y solidarizarse con el dictador Luciano Benjamín Menéndez cuando fue detenido por robo de bebés; encabezar el entierro con honores de Leopoldo Fortunato Galtieri, que estaba bajo arresto domiciliario, y repudiar la captura en Italia del mayor retirado Jorge Olivera, quien finalmente logró evadir a los tribunales extranjeros a través de la falsificación de un documento. También se quejó por la demora en los ascensos de sus subordinados involucrados en el terrorismo de Estado e intentó desdibujar las fronteras definidas en las leyes de Defensa Nacional y Seguridad Interior para que el Ejército pudiera intervenir en actividades de seguridad interior e inteligencia". Aunque el perfil de Brinzoni debía completarse con otros datos. Durante la dictadura genocida, había sido secretario de la intervención en la provincia de Chaco y pesaba sobre él una acusación por su participación en la Masacre de Margarita Belén.
Mientras se desempeñaba al mando del Ejército, Brinzoni dijo en mayo de 2001 al diario chaqueño Norte que lo ocurrido en Margarita Belén "fue una operación militar para eliminar delincuentes terroristas" y reconoció que consistió en "un fusilamiento encubierto de detenidos". A raíz de estas declaraciones, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) presentó una querella criminal contra todos aquellos responsables de los delitos de homicidio agravado, desaparición forzada y torturas. Como afirma este organismo, "la responsabilidad en la Masacre de Margarita Belén no sólo involucró a militares sino que se extendió finalmente sobre miembros del Ministerio Público y del Poder Judicial, que aún teniendo a algunos de los detenidos a su disposición, nunca investigaron lo sucedido".

La ¿Justicia? chaqueña

En marzo de 2003 el juez federal del Chaco, Carlos Skidelsky, declaró la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida en la causa sobre la masacre de Margarita Belén. Como consecuencia de esa decisión ordenó la detención de los represores involucrados en el traslado de 22 presos políticos. Los militares apresados presentaron un hábeas corpus a través del defensor oficial Carlos Pujol. La Cámara chaqueña les dio la razón y se libera a través de un hábeas corpus a quienes estaban apresados por haber cometido crímenes de lesa humanidad, por haber sido parte del genocidio cometido en Argentina. "El juez pide la lista al Ejército Argentino de los represores que comandaban el convoy la noche del 12 de diciembre de 1976. Hay una maniobra interna del sistema judicial por lo cual en un mes salen en libertad. Ahí nos presentamos con una recusación a dos fiscales y ahí se retoma el cuestionamiento a lo más 'veterano' del poder judicial del Chaco. Pedimos un jury para los fiscales y para los camaristas del Chaco que habían dejado en libertad. Fuimos al jury y perdimos. Seguimos luchando igual", reconoce Mirta Clara.
Los fiscales a los que se había pedido un jury de enjuiciamiento eran Roberto Domingo Mazzoni y Carlos Flores Leyes, quienes renunciaron a sus cargos y sus dimisiones fueron aceptadas por el Procurador General de la Nación, Esteban Righi. En una carta a la Procuradoría, Mirta Clara dejó en claro: "Las instituciones tienen que estar al servicio de la población para que vuelva a creer en la Justicia, no encerrarse y regodearse narcisísticamente en cuestiones internas donde se van otorgando poderes ficticios entre ustedes cuando el problema central es la ausencia de racionalidad jurídica pública. Al aceptar las renuncias de los fiscales se pervierte la función de la institución que Usted dirige en esta ocasión". Además, enfatizó: "Los familiares seguiremos luchando por hacer legal lo legítimo que deviene en que haya juicio y castigo en otra instancia por lo cual no olvidamos, ni perdonamos las faltas en la concreción de Justicia".
Como tantas otras causas, la de Margarita Belén espera ser elevada a juicio y juzgados algunos de sus responsables. "Calculamos que en 2008, en algún momento, se los juzgará", confió Mirta Clara a ANRed. Los familiares de los masacrados siguen exigiendo justicia desde que en 1984 hicieron su primera presentación judicial "La causa de ese año derivó en testimonios que condujeron al juicio a los comandantes en 1985", recuerda Clara.
A la causa no le faltó ningún tipo de contenido. Durante la audiencia del 5 de agosto de 1985 del juicio a los Comandantes, el ex miembro de la Conadep Edwin Tissembaum transmitió a los jueces los detalles de la confesión brindada en su lecho de muerte por el parapolicial Eduardo Pío Ruiz Villasuso, quien había sido herido por un oficial de la policía del Chaco. "Hay uno de los represores que fue acuchillado . En aquellos años, 1985, pasó con las incógnitas nuestras", relata Clara. Cualquier similitud con el asesinato del ex prefecto Héctor Febres, cometido el 10 de diciembre último, no es mera coincidencia; es parte de la construcción de impunidad.
"Si ahora todavía tenemos dificultades- afirma Mirta Clara-,en aquellos años, primera y segunda instancia y Cámara era muy aceitado el mecanismo de la organización sistemática en función de defender la impunidad y defenderse ellos. Recorrió un camino kafkiano, otra cosa no se puede decir. Resistencia lo pasó a Rosario, diciendo que era la cabeza del Segundo Cuerpo. Rosario se lo pasó al Tribunal Militar. Éste lo pasó de nuevo a Corrientes". La causa por la Masacre de Margarita Belén fue transitando por distintos juzgados con un objetivo claro: evitar el juicio y el castigo a los genocidas. En 2008, aún se espera que sea elevada a juicio oral.

MEMORIA ES LUCHA

DOCUMENTO DE LOS 39 MESES

CONSENSUADO POR LA ARTICULACION DE FAMILIARES, SOBREVIVIENTES Y AMIGOS DE LAS VICTIMAS DE CROMAÑON

Hoy 30 de marzo, a 39 meses de la masacre que se llevara la vida de nuestros chicos, y posteriormente la de ocho familiares más, hacemos nuestras las palabras de la Comisión Carlos Presente: Memoria es lucha.
Por eso, como la COCAPRE, exigimos el juicio y castigo a los responsables materiales, ideológicos y políticos del fusilamiento del maestro Carlos Fuentealba, de quien se cumple el próximo 4 de abril, un año. Su asesinato se produjo en medio de una represión que recibieron los maestros de Neuquén cuando salieron a luchar por un salario digno, que es pelear también por una mejor educación. Así como nosotros, al pelear por el castigo a los responsables de la muerte de nuestros chicos, estamos haciéndolo por una Justicia independiente, por una forma de hacer política no corrupta, en definitiva por un país mejor.
Pedimos también al gremio docente, como lo hacen los compañeros de FUENTEALBA, que se realice el 4 de abril un paro y movilización para repudiar el asesinato y exigir justicia. QUE QUEDE CLARO QUE AQUÍ ESTA FALTANDO POR LO MENOS UN DOCENTE, Y ESTAN FALTANDO POR LO MENOS 194 ALUMNOS.
En este nuevo mes, poco tenemos para contar de positivo por el lado del esclarecimiento de la muerte de nuestros chicos. El poder político ha seguido moviéndose para encubrir, la mayoría de los medios de comunicación han ignorado nuestras acciones, y el poder judicial aún no determina el comienzo real del Juicio Oral y público como tiene la obligación de hacerlo.
Además de encubrir, quiere volver a desestabilizarnos emocionalmente, haciéndose eco de rumores y supuestos pedidos de vecinos para que se abra la calle Bartolomé Mitre, lugar erigido en Santuario para recordar a nuestros chicos. El gobierno de la Ciudad y el Nacional tienen toda la posibilidad de reordenar el tránsito. Hemos insistido, en cada entrevista, en que el gobierno permita que las víctimas decidamos el destino del lugar donde siguen frescas las pisadas de nuestros chicos. Si el gobierno quiere hacerse eco de protestas vecinales, que lo haga de aquellos cientos de denuncias sobre funcionamiento de boliches clandestinos que ponen en riesgo hoy, la vida de nuestros chicos, o que se ocupe de generar condiciones dignas para que las pequeñas bandas musicales puedan tocar.
Otra victima dentro del movimiento, se ha cobrado la enfermedad generada por impunidad. Ha fallecido Mario Mansilla, papá de Jorge y esposo de Mirta Mansilla. Esta ausencia se debe hacer presencia entre nosotros y nos obliga aun más a seguir luchando. MARIO MANSILLA PRESENTE. Además de luchar, tenemos que hacer visibles los fallecimientos de tantos familiares, en el post Cromañón, clara muestra de cuánto enferma el desgaste producido por la injusticia.
Si tenemos poco para contar por el lado de la justicia real por nuestros chicos, tenemos mucho para contar por el lado de nuestra propia lucha, que hoy nos encuentra unidos en el año que debe ser, el del Juicio Oral.
- Hemos realizado el 7 de marzo, una importantísima caravana de autos por toda la ciudad, con un bocinazo recordando los dos años de la justa destitución de Anibal Ibarra, máximo responsable político de la masacre de Cromañon, y repudiando su entrada impune a la legislatura porteña. Esta caravana, que fue recibida con aplausos por la población allí por donde los autos pasaban, fue ignorada por la mayoría de los grandes medios de comunicación.
- Nos hemos movilizado en escuelas y universidades, para lograr que tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en la provincia, se recuerde en todas las escuelas a nuestros chicos. Aportamos unos granitos de arena más en que se cumplan las leyes de los ministerios de Educación en cuanto a instaurar como Día de reflexión y memoria por las víctimas de Cromañón, el 30 de marzo. DE NOSOTROS DEPENDE que el mensaje que llegue a los jóvenes en las escuelas, no sea un mensaje "lavado", donde se dejen de lado las responsabilidades políticas de este crimen de estado, y solamente se convierta en un día de llanto. QUEREMOS QUE LA MEMORIA SE CONVIERTA EN LUCHA Y JUSTICIA, y este será nuestro mensaje en las escuelas, en las esquinas, en las marchas.
- Hemos convocado exitosamente a otras victimas de Impunidad en democracia, a participar con nosotros en la marcha del 24 de marzo, repudiando el golpe militar de 1976, en una columna propia. Marchamos así, con víctimas de Kheyvis, de la AMIA, de gatillo fácil, de accidentes de tránsito, y en general de impunidad en esta democracia mentirosa que habla de derechos humanos pero poco los respeta.-
Hasta tal punto no los respeta, que el espacio Memoria Verdad y Justicia, denuncia que la desaparición de Julio López y inexistencia de investigación, es una muestra más que contundente de que la impunidad del ayer continúa. También denuncia Memoria Verdad y Justicia, que la presidenta MIENTE cuando habla de 992 milicos responsables de las desapariciones y torturas, en los 650 campos de concentración reconocidos oficialmente. La presidenta, y cualquiera que sepa sumar y multiplicar, sabe que el número real de involucrados en el genocidio es muchas veces mayor, y que al paso que va la Justicia, llevaría decenas de años juzgarlos, aun si hubiera la voluntad política de hacerlo. EL 24 DE MARZO, DIJIMOS: 30.000 DETENIDOS DESAPARECIDOS PRESENTES, Pero también 194 PIBES PRESENTES, VICTIMAS DE IMPUNIDAD EN DEMOCRACIA PRESENTES.
Prometemos seguir en este camino de unirnos a otras víctimas de impunidad hoy para juntos, gritar más alto. POR ESTO RECORDAMOS LA REUNION CON OTRAS VICTIMAS el próximo viernes 18 de abril.
Estamos en el buen camino, en el camino de la unidad, en el camino de la lucha por justicia, que no abandonaremos. Como dijo la mamá de David Chaparro en el que seria su cumpleaños 18, "prometo regalarte justicia". Prometemos, entonces, hacer todo lo que esté de nuestro lado para que haya justicia, ahora y siempre.

A 39 MESES DECIMOS:

- POR LA UNIDAD Y ACCIONES CONJUNTAS CON OTRAS VICTIMAS DE IMPUNIDAD

- POR LA MEMORIA DE LOS CHICOS Y LOS FAMILIARES FALLECIDOS: EXIGIMOS

QUE EMPIECE YA EL JUICIO ORAL. QUE SEA ORAL Y PÚBLICO, QUE LAS VICTIMAS QUERELLANTES PODAMOS PRESENCIARLOS. QUE SE CUMPLA LA LEY.

CARCEL A IBARRA CHABAN Y TODOS LOS RESPONSABLES

NO A LA IMPUNIDAD DE AYER Y DE HOY.

Los pibes de Cromañon presentes

La amos de la SIP

Por Yaifred Ron
La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) es un cartel de los grandes dueños de medios de comunicación del continente, que nació en el marco de la Segunda Guerra Mundial y se moldeó luego, al calor de la Guerra Fría, para protagonizar una historia de defensa de intereses oligopólicos, alianza con los poderes imperiales y atentados contra la soberanía de los pueblos latinoamericanos.
La acción de la SIP, en ese sentido, está debidamente documentada y se ha basado en el empleo de esquemas de desestabilización que, al resultar exitosos, han sido repetidos y son repetidos todavía hoy, en toda la región latinoamericana. En estas páginas reunimos algunos ejemplos, estudiados por periodistas latinoamericanos, de cómo este grupo de propietarios de los medios ha implementado una tradición de presión contra gobiernos democráticos, con resultados nefastos.
Presentamos aquí los orígenes de la organización empresarial y su vinculación temprana con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), así como casos puntuales de desarrollo de propaganda negra por parte de la SIP contra los gobiernos que han promovido la libertad y progreso de sus pueblos, en contraste con el silencio y la complicidad mostrados con regímenes dictatoriales de la región, disimulando incluso el encarcelamiento y asesinato de periodistas.
En la última parte, intentamos exponer las manipulaciones que han permitido a la SIP no sólo continuar usurpando la representación del periodismo en la región, sino también abrogarse derechos que corresponden a las organizaciones sociales y no sólo a un puñado de poderosos propietarios de los medios. Para ello, hemos contado con la guía de dignos periodistas latinoamericanos que han luchado por rasgar las máscaras del poder mediático y han denunciado las perversiones de la actuación de la SIP, que han colocado a la gran prensa a espaldas de los pueblos.
Esperamos que este sea un aporte, entre muchos otros, al desarrollo de la necesaria conciencia crítica en contra de las manipulaciones y desinformaciones de los amos de la prensa.

La SIP y el panamericanismo imperial

El germen de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) hay que buscarlo en el concepto del panamericanismo. Pero no en el panamericanismo bolivariano del Congreso Anfictiónico de Panamá, sino en el panamericanismo imperial.
En la primera conferencia panamericana, celebrada en Estados Unidos, en 1889, se moldeó un aparataje orientado a organizar reuniones de gobiernos, con la intención, según sus creadores, de incentivar la comunicación y la colaboración entre los países, en condiciones de igualdad. Sin embargo, estas reuniones respondían en realidad a la preocupación de Estados Unidos por delinear las manifestaciones de control imperial, en vinculación con las oligarquías locales.
Este panamericanismo, de hecho, es entendido como una continuación de la famosa Doctrina Monroe de 1823, impuesta bajo el lema “América para los americanos”, a través de la cual Estados Unidos declaraba que no permitiría a ninguna potencia no americana intervenir en el continente.
Bajo tal signo ideológico, fueron celebradas estas conferencias en distintos países de la región y en 1923, en la Quinta Conferencia Panamericana, en Santiago de Chile, se planteó la necesidad de organizar una reunión sobre la prensa.
Esa primera conferencia sobre la prensa se realizó finalmente en Washington, tres años después, y aun cuando los historiadores oficiales de la SIP insisten en señalar que se trataba de un congreso de periodistas, era esencialmente una reunión de empresarios. Así lo resalta el investigador Juan Gargurevich, en su libro “A golpe de titular. CIA y periodismo en América Latina”, cuando afirma que aquella era la primera vez que se reunían tantos propietarios de periódicos de América Latina. “No está de más recordar que los temas tratados por las diferentes mesas (de la conferencia) no incluyeron los problemas de los periodistas mismos. A los norteamericanos les interesaban los dueños, no los empleados”, escribe Gargurevich.
Luego de esta conferencia inicial, se continúa efectuando reuniones en varios países, sin concretarse la creación de la organización, hasta que en 1943, en La Habana, tiene lugar la conferencia que funda la SIP.
En ese momento gobierna en Cuba el famoso tirano Fulgencio Batista. El planeta estaba estremecido por la Segunda Guerra Mundial, y Estados Unidos y la Unión Soviética hacían sociedad para derrotar el fascismo. Este clima histórico, permeado por la existencia de un frente antifascista, permite que al fundarse la SIP se incluyan entre sus miembros, aunque de manera minoritaria, algunas publicaciones progresistas y de izquierda, entre ellas, el órgano de prensa del Partido Comunista cubano, el diario Noticias de Hoy, fundado en 1938.
Desde esa primera reunión de la SIP, las voces minoritarias progresistas intentan impulsar la unidad de los trabajadores de la prensa en la región y asumen el papel de denunciantes, en contra del papel jugado en América Latina por las grandes agencias de noticias, que actúan como reproductoras del mensaje imperial.
Sin embargo, la historia cambia al finalizar la guerra. Ya en 1947, ha comenzado la Guerra Fría que enfrenta a los antiguos aliados —EEUU y Unión Soviética— se perfila el maccartismo en Estados Unidos y se crea en ese año la Agencia Central de Inteligencia (CIA), hecho que tendría un papel fundamental en lo que el periodista cubano Ernesto Vera llama el golpe CIA-SIP[1].
Este golpe se consuma en el año 1950 y fue promovido un año antes en Quito, en el V Congreso Interamericano de Prensa, por la delegación estadounidense, integrada por tres personajes claves: un representante del Departamento de Estado, Tom Wallace, y dos altos oficiales de la CIA, Joshua Powers y Jules Dubois. El trío era encabezado aparentemente por Wallace, pero en realidad el personaje central, como se demostraría luego, fue siempre Dubois, quien coordinó durante 15 años después la labor de la CIA-SIP en América Latina.
Este trío plantea en Quito que la próxima reunión de la SIP tenga lugar en Estados Unidos, ya que los anteriores encuentros habían tenido como sede capitales latinoamericanas: México, La Habana, Caracas, Bogotá y Quito. Un grupo de latinoamericanos, entre ellos el periodista peruano Genaro Carnero Checa, se levantó contra la idea de escoger a Estados Unidos como país sede, asegurando que la discriminación racial y política en ese país no permitía que existieran las garantías necesarias para celebrar allí un Congreso.
La delegación norteamericana, luego de aceptar que la discriminación en su país era bochornosa, se comprometió a brindar las seguridades para la participación de todos los delegados, con independencia de sus ideas políticas. Finalmente, la propuesta se impuso y se aprobó que la reunión del año siguiente se realizara en Nueva York.
Al regresar a Estados Unidos, Wallace entregó un informe al Departamento de Estado, titulado “Background of previous Interamerican Press Meeting”, en el cual queda al descubierto la maniobra. En ese documento, Wallace resaltaba que en la reunión de Quito habían alcanzado el éxito en los dos objetivos planteados por la delegación norteamericana: trabajar por una nueva constitución de la organización original y procurar que la próxima reunión se hiciera en suelo estadounidense bajo los auspicios privados de las publicaciones de Estados Unidos:
“Tuvimos éxito en ambos propósitos sin tener que provocar la creación cismática de otra organización y dejar de esa manera en descubierto que la prensa de Estados Unidos había tenido que provocarla por no poder controlar la organización”, explicaba Wallace a sus jefes, en el informe citado por Gargurevich. De esta manera, había comenzado a gestarse el secuestro de la organización.

Las historias del tesorero

Según la historia oficial de la SIP, 1950 fue el año “más importante para la organización”. Fue precisamente en ese año cuando se refundó la SIP y quedó conformada tal y como la conocemos ahora, sin la participación de las pocas publicaciones progresistas que inicialmente habían sido incluidas en la Sociedad. A partir de ese año, se hacen claros los objetivos que la CIA conferirá al funcionamiento de la SIP en América Latina.
Pese a las garantías ofrecidas en Quito, los representantes de los órganos de prensa progresistas no fueron invitados a la reunión de ese VI Congreso Interamericano de Prensa. A algunos se les negó la visa de entrada a Estados Unidos bajo la acusación de ser comunistas. Cuando se quejaron ante los organizadores, Wallace les ignoró, indicándoles que la visa había sido negada por el gobierno y por lo tanto debían quejarse ante el gobierno.
Hubo incluso quienes llegaron hasta el aeropuerto de Idlewild, sólo para ser detenidos y devueltos por las autoridades de Estados Unidos, previo interrogatorio del FBI. Tal fue el caso del cubano Carlos Rafael Rodríguez, quien representaba al periódico Noticias de Hoy, pero era además el tesorero de la SIP, reelecto por tercera vez consecutiva, y por esta misma condición viajaba con pasaporte especial.
En una narración sobre este suceso, titulada “Crónica de una New York entrevista”, Rodríguez cuenta cómo fue retenido en Ellis Island, tildado de peligroso por su ideología, considerado “inadmisible” en Estados Unidos, ignorado por la comisión organizadora del congreso y depositado por el FBI en una aerolínea venezolana que lo devolvería a Cuba. En esa crónica, Rodríguez describía con detalles las razones por las cuales a los gestores de la nueva SIP no les interesaba su presencia:

¿Por qué se me excluyó del Congreso?

Se sabía muy bien que yo iba a New York a denunciar todos los casos de violación de la libertad de prensa en América. Los organizadores norteamericanos obrando al dictado de Washington, querían condenar sólo a un grupo, cargando la mano a aquellos gobiernos que no tienen el beneplácito del State Departament. Para mí Videla es igual a Perón, y la Junta Militar Venezolana no es menos culpable que Prío.
En segundo término se temía —y hacían bien en temerlo— que yo utilizara la tribuna del Congreso para protestar contra la vergonzosa intromisión del embajador de Estados Unidos en México, Mr. Thurton, en la libertad de prensa mexicana, a la que pretendió dictar una política de sometimiento a los intereses de Washington.
Estos hechos han sido denunciados por el ilustre periodista don Martín Luis Guzmán y por más de sesenta escritores mexicanos.
Por último no se quería que yo pusiera de nuevo en debate la tesis mantenida en Quito: la “libertad de prensa” en Estados Unidos no es más que formal. En el fondo la prensa norteamericana es un instrumento monopolista de las grandes empresas. Estas son las conclusiones a que arribó desde 1947 una comisión de expertos nombrada por la Universidad de Chicago, y pagada por el ultraconservador Henry R. Luce, de la revista Time, y por la Enciclopedia Británica. Cuando dije estas cosas en Quito, Mr. Tom Wallace —que presidió el Congreso de New York— me contestó airado que quienes tal cosa decían eran “un manojo de tontos”. De esa manera calificaba nada menos que a Robert Hutchins, canciller de la Universidad de Chicago; a Archibald Mc. Leish, subsecretario de Estado; al profesor de Economía en Columbia, John M. Clark; al profesor Arthur M. Schlesinger, de Harvard, y a otros conocidos intelectuales yanquis. Pero, como le repliqué a Mr. Wallace: puede pensarse que los investigadores universitarios son “tontos”; sin embargo, aunque sabemos que en el Senado de Estados Unidos hay una buena dosis de tontos, no son tantos como para formar mayoría. Y fue la mayoría la que en el informe de la Small Plants Comité, corroboró las ideas de que son verdaderos monopolios los que rigen la prensa americana.
Para impedir que se plantearan estas cosas se me retuvo en Ellis Island. Pero además, los organizadores yanquis tenían un propósito adicional. Pensaban dar —y dieron— un golpe de estado. Reformaron los Estatutos de la SIP de modo ilegal. Establecieron —arbitrariamente— el voto por publicaciones dando una artificial mayoría norteamericana. Arrebataron a Cuba la sede permanente de la Sociedad para radicarla en New York. Han destruido, en resumen, la Sociedad Interamericana de Prensa como entidad independiente, transformándola en un simple aparato político al servicio de los objetivos internacionales de Estados Unidos. Para hacer esto les estorbaba la presencia de algunos delegados. Yo les resultaba especialmente indeseable. (Rodríguez, 1950).
En efecto, antes de la conferencia del año 50, los estatutos de la SIP estipulaban que cada país tenía un voto dentro de la Sociedad, independientemente de la cantidad de órganos de prensa afiliados. El cambio de estatutos permitió tumbar el esquema “un país, un voto” y sustituirlo por “cada publicación, un voto”.
En un intento por maquillar este golpe, la historia oficial de la SIP señala que hasta ese año, las conferencias de la organización se celebraban bajo los auspicios del gobierno del país anfitrión, con lo cual “las delegaciones se limitaban a sentarse y a votar por países, y los miembros no siempre eran periodistas”. De acuerdo al lenguaje oficial, fue entonces para evitar estos “patrocinios” y hacerse “independiente” que se tomó la decisión de modificar los estatutos. Sin embargo, lo cierto es que en términos prácticos Estados Unidos pasó de un voto a 424 y se alzó con la mayoría[2]. Es de suponer que estos 424 votos componen “el pequeño grupo de editores y directores de periódicos” estadounidenses que se habían sumado a la SIP en 1946, de acuerdo con los historiadores oficiales de la patronal.
Es por ello que Vera, en una entrevista ofrecida recientemente insiste en que, desde 1950 hasta nuestros días, hay una libertad de prensa secuestrada por el poder del dinero, de los recursos, y lógicamente sobre la base de una estrategia imperial: “Por eso digo que hay una mentira organizada y hay una verdad dispersa. Hay una mentira organizada, porque hay una estrategia imperialista y no hay una verdad organizada porque no tenemos todavía una estrategia antiimperialista. Eso funciona milimétricamente”.

Voces dignas contra la SIP

El golpe CIA-SIP generó malestar en Latinoamérica. Mientras la SIP repetía que representaba a los periodistas, cada vez se hacía más evidente el perfil de la organización, integrada por los grandes medios impresos conservadores de la región —marcadamente proestadounidenses— y guiada por intereses imperialistas y empresariales, pero no periodísticos.
Este malestar incubado en América Latina se puso de manifiesto en la conferencia siguiente, celebrada en 1951 en Montevideo, Uruguay, donde representaciones del país anfitrión, Brasil, Chile, Perú y Argentina proclamaron su abandono de la SIP y suscribieron el Acta de Montevideo, en la que denunciaban que los propietarios de los medios se habían abrogado la función de determinar donde había o no libertad de prensa, cuando los que tienen derecho a ello, además de la sociedad, son los periodistas.
Tras manifestarse en contra de este secuestro, el Acta de Montevideo indicaba que era preciso el nacimiento de una organización que agrupara verdaderamente a las asociaciones de periodistas, a fin de evitar que sus funciones siguieran siendo usurpadas por los dueños de los grandes medios[3].
En su libro “Breve historia de la SIP”[4], el periodista Gregorio Selser registra entre las voces que se alzaron contra la SIP en 1951 al escritor y periodista venezolano Miguel Otero Silva, propietario de El Nacional de Caracas. En esa ocasión, Otero Silva reclamó que el cambio de estatutos aprobado en Nueva York violaba las normas más fundamentales de la organización, “dándole el carácter que ahora tiene: una entidad exclusivamente patronal de intercambio comercial, estrictamente controlada por los vendedores de papel, las agencias noticiosas y los buscadores de avisos que residen en Estados Unidos. Nada más inoportuno en ese ambiente que un periodista”.
Otero Silva denunció además como tendencioso un informe de la SIP en el cual “mientras se le dedicaba 80 ó 90 por ciento de su contenido a relatar minuciosamente los atropellos cometidos por Perón contra la libertad de expresión, se tendía un piadoso y cómplice manto sobre las dictaduras latinoamericanas”.
En ese mismo informe, continuaba Otero Silva, aparecía el tirano nicaragüense Anastasio Somoza “como un ángel tutelar de la libertad de pensamiento” y se colocaban como arquetipos de la democracia al chileno González Videla y a los dictadores bolivianos. Mientras tanto, “daba vergüenza ver en aquella asamblea de Montevideo a los esbirros intelectuales de Rafael Leónidas Trujillo bramando en la tribuna para decir que Perón era un tirano y que en su país, en cambio, se disfrutaba de una absoluta libertad de pensar”, afirmaba indignado el escritor venezolano.
En este libro de Selser, citado por el periodista José Steinsleger, aparece otro testimonio de denuncia contra la SIP, proveniente de sus propias filas. De acuerdo con Selser, en 1958 uno de los ex presidentes de la SIP, el mexicano Miguel Lanz Duret (1909-1959), director de El Universal, renunció a la organización cuando supo que la SIP había solicitado su inscripción como corporación, dando como sede la ciudad de Dover, en Estados Unidos. Con esta acción, para Lanz Duret, “la SIP iría a depender, a todos los efectos jurídicos y legales, de las leyes norteamericanas, desmintiendo así su supuesta independencia y desvirtuando en los hechos la recomendable extraterritorialidad que le confería, por ejemplo, una sede anual móvil, distinto de la norteamericana”.
Más recientemente, en el año 2000, una posición similar tuvo que ser adoptada por el diario uruguayo La República y la revista Posdata, los cuales hicieron pública su renuncia a la organización empresarial, al enterarse que el antiguo director de prensa de la dictadura militar en ese país (1973-1985), Danilo Arbilla, había sido nombrado presidente de la SIP.
La carta de renuncia a la SIP, firmada por el director de La República, Federico Fasano Mertens, y fechada el 24 de octubre de 2000, reprochaba que la designación de Arbilla como presidente de una entidad que tenía entre sus principales objetivos declarados “defender la libertad de prensa”, constituía un insulto a la conciencia democrática de los pueblos americanos. “Su designación al frente del organismo que pretende velar por la libertad de prensa equivale a poner al zorro a cuidar el gallinero. Por todo lo antes dicho, el diario La República tiene el alto honor de renunciar, formal y públicamente, como miembro de esta Sociedad mientras el impostor continúe a su frente”, concluía la misiva.

Mis amigos, los dictadores

Como dice el periodista cubano Ernesto Vera, el terrorismo mediático tiene muchas manifestaciones. Aunque la mayoría de las veces se manifiesta en la acción de la SIP y sus afiliados, en no pocas ocasiones se manifiesta en la omisión. Los silencios de la SIP son igual de elocuentes, sobre todo cuando cubren sus alianzas con regímenes dictatoriales.
En el año 2005, este denunciado ex presidente de la SIP, Danilo Arbilla, cargó contra el gobierno del entonces presidente Néstor Kirchner, a quien acusó de “manejar la publicidad de manera selectiva” y “tratar con desconsideración” a los medios de comunicación. Kirchner refrescó entonces el historial de Arbilla y recordó además al subdirector del diario argentino La Nación, Claudio Escribano, su complacencia con las atrocidades cometidas en Argentina durante la dictadura militar en ese país.
Esta vinculación de los dueños de la gran prensa con los regímenes dictatoriales latinoamericanos ha sido suficientemente documentada y citada en numerosas ocasiones, para demostrar que las preocupaciones de la SIP no se dirigen a la defensa de las libertades, sino a la preservación de intereses empresariales y oligárquicos.
En el caso Arbilla, éste había sido jefe de prensa de la última dictadura militar en Uruguay, que torturó y asesinó a ciudadanos uruguayos. De acuerdo al diario uruguayo La República, Arbilla fue designado en el cargo por el presidente Juan María Bordaberry y continuó desempeñando esas funciones luego de que el mandatario eliminara las instituciones republicanas contando con el respaldo militar, e incluso después de instaurada plenamente la dictadura.
Así, el diario recuerda que Arbilla fue cómplice del decreto presidencial del 27 de junio de 1973 que prohibía expresamente la divulgación por la prensa de todo tipo de información que “directa o indirectamente mencione o se refiera a lo dispuesto por el presente decreto atribuyendo propósitos dictatoriales al Poder Ejecutivo, o pueda perturbar la tranquilidad y el orden públicos”; durante su gestión entre 1973 y 1976, se clausuraron 173 medios de comunicación —14 de estas clausuras fueron definitivas— y se intervino la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), la organización sindical de los periodistas. También fue desaparecido el subdirector del semanario Marcha, Julio Castro, y fueron encarcelados y torturados decenas de periodistas.
Un personaje parecido, el dominicano Germán Ornés, era el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP que dirigía cartas preocupadas al presidente chileno Salvador Allende por falsas violaciones a la libertad de prensa. Este mismo Ornés fue señalado por investigadores de distintas nacionalidades de haber actuado como adulador del dictador de República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo.
Otro ejemplo de la actuación de la SIP frente a las dictaduras lo encontramos en sus denuncias en el año 1974, cuando de acuerdo con la organización empresarial el peor enemigo de la libertad de prensa en el continente era el gobierno nacionalista peruano de Juan Velasco Alvarado, debido a las medidas de expropiación de la gran prensa. Mientras tanto, la brutal represión y el amordazamiento en las dictaduras de Chile, Argentina y Uruguay eran prácticamente ignorados por los amos de la prensa.

Los golpes de la SIP

En paralelo a su relación con gobiernos dictatoriales, la historia del cartel de la gran prensa americana registra un buen número de agresiones en contra de gobiernos constitucionalmente constituidos, en consonancia con los intereses imperialistas en la región. En este sentido, Gargurevich destaca la temprana conformación de un eje CIA, SIP y agencias de noticias, como parte de la estructura de dominación estadounidense, formando un poderoso aparato para los planes desestabilizadores en América Latina[5].
Quizás el caso más emblemático de acción desestabilizadora de la SIP, haya sido el de su campaña de propaganda sucia contra el gobierno de Salvador Allende en Chile, derrocado en 1973 por la combinación de fuerzas reaccionarias chilenas y la CIA, a partir de la implementación de una fuerte guerra psicológica.
El periodista chileno Hernán Uribe asegura que a lo largo de toda la historia de Chile, no hubo un período en el que reinara una libertad informativa de tal magnitud que incluso cayó en el libertinaje y en claras violaciones a la ética profesional, como en el período presidencial de Allende. El propio presidente Allende, en 1970, declaró a la agencia Prensa Latina que su gobierno estaría a favor de una irrestricta libertad de prensa, pero también propiciaría que todos los actores sociales y corrientes ideológicas tuvieran acceso a la opinión.
“Actualmente, esos derechos están consagrados formalmente, pero su ejercicio en la práctica aparece restringido a sectores minoritarios que tienen una situación prominente desde el punto de vista financiero”, señalaba Allende, según un recuento hecho por el también periodista Ernesto Carmona. Sus palabras, obviamente, no podían gustar a los magnates mediáticos. Menos cuando Allende apuntaba hacia un tema central, al indicar que los medios en los regímenes capitalistas se convierten no en instrumentos de información, sino en instrumentos de desinformación de los intereses populares.
Guiados por la CIA, los medios opositores chilenos, con el diario El Mercurio a la cabeza, no podían responder a la petición de Allende de informar en forma objetiva y mantener con hidalguía sus puntos de vista. Por el contrario, se dedicaron a difundir falsedades y a intentar dar una imagen de persecución a la prensa, echándole leña al fuego en el que cocinarían la dictadura pinochetista. De allí que Allende reclamara, el 12 de febrero de 1973: “Nos hemos visto obligados a señalar la falta de autoridad moral y el interés tergiversado de aquellos que se cobijan en la Sociedad Interamericana de Prensa. No nos inquieta la crítica. No sólo la aceptamos, sino que la reclamamos”.
Uribe resalta también que fue la CIA la encargada de manejar a la gran prensa chilena y a los afiliados de la SIP en una campaña de propaganda negra contra Allende, hecho corroborado por papeles desclasificados en Estados Unidos. En este marco, el diario El Mercurio, propiedad de Agustín Edwards, quien fungía como vicepresidente de la SIP, recibió los dólares suficientes para su campaña contra Allende, y llegó incluso a dejar de circular durante un día, alegando amenazas, “con el objetivo de armar un escándalo desinformativo que clamara ‘por el cierre’ de El Mercurio”.
De acuerdo con el periodista chileno, las falacias fueron tales que la campaña denunciaba que se agrediría a la prensa cortándole el suministro de papel, cuando en realidad el gobierno no tenía relación en el negocio del papel, pues el productor monopólico de ese elemento era una empresa privada.
En la investigación realizada por Gargurevich, se demuestra que esta campaña de desestabilización en el Chile de Allende incluía el deterioro de la imagen del gobierno de la Unidad Popular, tanto interna como externamente. Ese “frente externo” estaba conformado por los diarios miembros de la SIP. Las noticias eran redactadas por la CIA, difundidas por las grandes agencias de prensa y publicadas por los afiliados sipianos.
La SIP llegó incluso a reunirse en Santiago de Chile en octubre de 1972, reunión a la cual Allende no se negó, a pesar de la oposición de diversos sectores chilenos, conocedores de las intenciones de la organización. Aquella reunión en la que de nuevo se “defendía la libertad de prensa” tuvo, por supuesto, una amplia repercusión mediática.
El trabajo de la SIP y sus asociados en el derrocamiento del presidente guatemalteco Jacobo Arbenz, ocurrido en 1954, también ha sido develado por documentos de la CIA, desclasificados en 1999, y recogidos en el libro “La CIA en Uruguay” del historiador Roberto García[6].
La investigación histórica hecha por García prueba que las prioridades propagandísticas establecidas por la CIA en contra de Arbenz eran de inmediato reflejadas por la prensa de derecha de Uruguay. Medios como El País y El Día publicaban editoriales sobre la “infiltración comunista” elaborados por la CIA, incluso con errores de traducción del inglés y descaradamente destacados por ambos periódicos con un solo día de diferencia.
Las pruebas se encuentran en documentos como “CIA, Guatemala­ General Plan of Action” (Doc. Nº 135875, 12 November 1953), que establece los contenidos esenciales del plan de desinformación continental contra Arbenz; y “CIA, Hemisphere Support of PBsuccess” (Doc. Nº 913376, 16 February 1954), que detalla los apoyos hemisféricos para el plan de desinformación.
Toda esta operación estaba coronada por la infaltable denuncia de la SIP sobre violación a la libertad de prensa en Guatemala. En su publicación oficial “Press of the Ameritas” (Num. 25, Vol. 1, marzo 1º de 1954), la SIP apoyaba sus preocupaciones en una conferencia de prensa ofrecida por Jules Dubois, presidente del Comité de Libertad de Prensa de la SIP, luego que el presidente Arbenz alertara que la prensa estaba fomentando una intervención extranjera en su país.
De la misma manera, Gargurevich establece en su investigación los paralelismos entre la operación puesta en marcha para derrocar a Allende en Chile con la campaña que logró la derrota del primer ministro de Jamaica, Michael Manley, en las elecciones de octubre de 1980, acusadas de fraudulentas. Manley había sido señalado por Estados Unidos de inclinarse hacia el comunismo —con todo lo que eso significaba en el marco de la Guerra Fría—, tras establecer relaciones diplomáticas con Cuba, sumarse a los no alineados, elevar los impuestos a empresas transnacionales y declarar que su país se encaminaba hacia un socialismo democrático.
En este caso, el papel que jugó El Mercurio en Chile fue adjudicado a The Daily Gleaner, que en 1979 fue acusado por la Asociación de Prensa de Jamaica de asumir una conducta no profesional, y cuya feroz campaña contra el gobierno de Manley fue ampliamente reproducida por los diarios afiliados a la SIP.
Es conocida también la vinculación CIA-gran prensa contra el gobierno sandinista en Nicaragua, denunciada en 1981 por los periodistas nicaragüenses; y en general contra los gobiernos nacionalistas, socialistas, progresistas en la región que tomen medidas que puedan afectar a los intereses de las oligarquías locales y de Estados Unidos.

La propaganda negra continúa

Luego de probar con éxito estos esquemas de propaganda negra contra gobiernos democráticos y populares, el eje CIA-SIP continúa aplicándolos en América Latina, siendo obvia su utilización en el caso de Cuba, Argentina, con la presidencia de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner; Bolivia, con el gobierno de Evo Morales; Ecuador, con el presidente Rafael Correa; y Venezuela, con la Revolución Bolivariana impulsada por el presidente Hugo Chávez.
En el año 2005, el ex presidente de la SIP, Danilo Arbilla, denunciado por su vinculación con la dictadura uruguaya, cargó contra el gobierno del presidente Néstor Kirchner, al cual acusó de “manejar la publicidad de manera selectiva” y “tratar con desconsideración” a los medios de comunicación. La queja de Arbilla iba dirigida a la disposición del gobierno argentino de distribuir la publicidad oficial con criterio de equilibrio, entre los medios pequeños, medianos y grandes.
Contra Evo Morales, en el año 2006, la SIP señaló que en Bolivia estaba en peligro la libertad de prensa ante el propósito de apoyar la formación de una red de medios comunitarias, a pesar de que estos medios constituyen una herramienta para la democratización de las comunicaciones, a través de la gestión de las propias comunidades.
En cuanto al gobierno de Rafael Correa, el periodista ecuatoriano Alberto Maldonado ha denunciado que la SIP ubica al presidente Correa como “hostil a la prensa”, sólo por sus expresiones para calificar a determinados medios y representantes de la prensa, frente a acusaciones y calificativos que estos han usado en su contra sin ninguna discreción.Sobre Venezuela, la SIP ha vertido numerosas acusaciones a lo largo del gobierno del presidente Hugo Chávez, reiterando el modelo de propaganda negra, según el cual estaría en peligro la libertad de expresión.
En el caso de la aprobación de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión —conocida como Ley Resorte— en el año 2004, la SIP, fiel a su precepto de que “la mejor ley de prensa es la que no existe”, afirmó que esta legislación estimulaba la censura previa, cuando en realidad buscaba promover el derecho del pueblo a una información oportuna y veraz. Sin embargo, en abril de 2002, la SIP avaló el golpe de Estado contra el gobierno legítimo de Venezuela y no se pronunció sobre el black out informativo de los canales privados el 13 de abril, ni sobre el cierre de Venezolana de Televisión durante el efímero gobierno de facto.
Por otra parte, el lazo de la patronal de la prensa con los intereses de Estados Unidos ha quedado de nuevo en evidencia, como lo destaca Steinsleger, cuando el 13 de octubre de 2003, la entonces consejera de seguridad nacional, Condoleezza Rice, ordenaba en teleconferencia a la Asamblea General de la SIP, apoyar al gobierno de Gonzalo Sánchez de Losada, cuya dimisión pedían los bolivianos luego de una intensa represión policial.

La SIP defiende el viejo orden

La Sociedad Interamericana de Prensa no sólo ha desatado campañas en contra de gobiernos legítimos, sino que ha tocado también a organizaciones internacionales del propio sistema de Naciones Unidas, que se han puesto al lado de los pueblos latinoamericanos en la lucha por la democratización de las comunicaciones. Así ocurrió en los años setenta contra la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), cuando ésta promovía el derecho de los Estados a establecer políticas comunicacionales.
En esa década, los países no alineados iniciaron un ágil movimiento exigiendo la creación de un Nuevo Orden Económico Internacional (Noei) que superara las injusticias del orden que prevalecía hasta el momento. Aparejado a este Noei, el Movimiento de los No Alineados, en su Declaración de Argel de 1974, proclamó la necesidad de un Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación (Nomic), que contribuyera a la democratización de las comunicaciones, utilizando entre otras fórmulas, la definición de políticas nacionales de comunicación. Denunciaba el Noal al sistema informativo existente como un instrumento de dominación.
La respuesta de Estados Unidos contra esta propuesta fue inmediata y constituyó una cerrada defensa a la doctrina del libre flujo de la información[7], en lo cual de nuevo la SIP actuó como su aliada. A esa doctrina, los países del llamado Tercer Mundo oponían la exigencia de un flujo equilibrado, a través de la reestructuración de los sistemas de información y comunicación, contra la unidireccionalidad de los mensajes y la concentración mediática.
Las denuncias contra ese “libre flujo” encontraron una aliado en el informe “Un solo mundo, voces múltiples”, presentado en 1980, resultado del trabajo de una comisión nombrada por la Unesco y presidida por el Premio Lenin y Premio Nobel de la Paz, Sean MacBride. En ese documento, conocido como Informe McBride, se exponía el desequilibrio del flujo informativo y se planteaba la necesidad de mayor justicia en el intercambio de información, así como de menor dependencia en relación a las corrientes de comunicación.
La SIP se convirtió en una de las más feroces voces opositoras al Nomic y a la implementación de políticas nacionales de comunicación (PNC), en una actitud reaccionaria de lucha contra cualquier posibilidad de democratización de la comunicación, que lógicamente atentaría contra los intereses de los poderosos grupos mediáticos.
El argumento central que alzaron en su ofensiva contra el Nomic fue el más trillado de toda la época de la Guerra Fría: ese nuevo orden olía a conspiración comunista y estaba impulsado por la Unión Soviética.
Para frenar cualquier acción gubernamental que favoreciera la democratización comunicacional, la SIP se unió a otra patronal regional, la Asociación Interamericana de Radiodifusión (AIR). Ambas atacaron además en otro frente, al descalificar la acción de la Unesco, organismo que bajo la conducción del senegalés Amadou M’Bow había decidido impulsar el Nomic, estableciendo el vínculo entre comunicación y desarrollo. El acoso contra la Unesco no cesó hasta que Estados Unidos e Inglaterra anunciaron su retiro del organismo, denunciando la politización de este foro; y se obtuvo el nombramiento del español Federico Mayor Zaragoza, una figura considerada mucho más dócil ante los intereses dominantes. De allí que el investigador venezolano Oswaldo Capriles concluyera:
El castigo sufrido por Unesco es una de las principales lecciones que pueden sacarse en cuanto a la terrible fuerza que las organizaciones de agencias y medios noticiosos occidentales, en especial estadounidenses, tienen, no solamente en cuanto a capacidad específica para influenciar opinión a través de la tergiversación de la información, sino en cuanto a la capacidad para presionar directamente los gobiernos y obtener resultados políticos de tal gravedad en la escena de los organismos del sistema internacional de las Naciones Unidas. (1996, p. 42)
Los encargados de esta campaña fueron principalmente The New York Times, las agencias de noticias AP, UPI y AFP, y sobre todo la SIP y la AIR.
La acción de la SIP fue particularmente fuerte en 1976 en contra de la Conferencia de San José de Costa Rica, donde los gobiernos latinoamericanos se reunieron para debatir sobre políticas nacionales de comunicación. La SIP, al no haber solicitado el estatus de observador en la Unesco, no fue invitada a la reunión; sin embargo, la patronal emprendió una campaña asegurando que al no invitarla se rehuía el debate y, en un golpe de efecto, anunció una reunión paralela en San José, “bajo la gritona dirección de un periodista dominicano, ex portavoz del fenecido dictador Trujillo”, como señalaba Capriles.
En un análisis detallado de la campaña de la SIP y la AIR contra la Unesco, Capriles indica que ambas patronales lograron inundar la prensa del mundo con una guerra de opinión en la cual se impuso la idea de la existencia de una “tesis Unesco”, inspirada por la “extrema izquierda” y atentatoria contra la libertad de expresión. Adicionalmente, los ataques se concentraban contra aquellos países que apoyaban la conferencia, mientras que en los grandes diarios disminuían las noticias negativas sobre los países que se mostraban dispuestos a colaborar.
Los comunicados emitidos por la Unesco no eran publicados por casi ningún periódico, mientras que cualquier documento emitido por el llamado “Comité para la Defensa de la Libertad de Información”, creado por la SIP y por el International Press Institute (IPI) como uno de sus frentes de batalla, era reproducido en todos los medios afiliados. La campaña de la SIP era repetida en Estados Unidos por los periódicos del grupo Hearts y el New York Times[8]. Entretanto, desde “El Noticiero de la SIP”, se mezclaban hechos sin conexión, acusaciones de antisemitismo, denuncias de maniobras de la “aplanadora rusa-Tercer Mundo” para arremeter contra la Unesco.
Aunque una de las estrategias aplicadas por la SIP fue insistir en un supuesto complot contra la libertad de expresión orquestado por gobiernos de extrema derecha y de extrema izquierda, lo cierto es que como revela Capriles:
“En los países de gobierno dictatorial existió de hecho un acuerdo tácito entre gobiernos y medios difusivos sobre la base de situaciones previas de entendimiento, lo que demuestra de paso que los medios comerciales no estaban exigiendo democracia o libertad, sino defendiendo privilegios oligopólicos para su actividad publicitaria, actividad que en cambio consideraban amenazada en aquellos países de régimen de democracia formal, por el hecho de ser en estos —o al menos en algunos de ellos— donde se había planteado el tema de las políticas de comunicación, como elemento necesario para un avance o perfeccionamiento de la democracia”. (Capriles, 1996, p. 57)
Algunos de los acuerdos de esa reunión de Costa Rica consistían en crear una agencia latinoamericana y caribeña de noticias, establecer formas de cooperación para el desarrollo de las comunicaciones rurales, formar un consejo latinoamericano de comunicación social, exigir una circulación equilibrada de comunicación e información en el plano internacional y reconocer el derecho a la comunicación como derivado del derecho universal de expresión. Sin embargo, todos estos propósitos fueron abandonados por los gobiernos ante la fuerte presión mediática.
Particularmente en Venezuela, la SIP encontró el apoyo de la patronal Fedecámaras, que el 3 de agosto lanzó una declaración en la cual hablaba sobre la necesidad de salvaguardar la libertad de expresión y alertaba contra el peligro totalitario.
Desde entonces hasta ahora, la SIP se ha mantenido actuando contra los intentos de reivindicación del derecho a la comunicación y a la información veraz. Es por ello que a finales de los noventa, acusó al gobierno de Rafael Caldera de tener tentaciones totalitarias, buscando impedir que presentara su propuesta del derecho a la información veraz en la VII Cumbre Iberoamericana, reunida en la isla de Margarita, en 1997.
En aquella cumbre, a pesar de la violenta oposición de la SIP, se aprobó por primera vez un párrafo que habla sobre garantizar el derecho a la información veraz, en el acuerdo 38 de esa conferencia, que aún está vigente. Este principio encontró luego caminos más firmes en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que consagra en el artículo 58 el derecho a la información oportuna, veraz e imparcial.

El lenguaje de la SIP. ¿Libertad de prensa o libertad de empresa?

En su lenguaje oficial, la SIP se esmera en utilizar conceptos que legitiman su comportamiento y la autoerigen en un referente a la hora de definir qué es la libertad de prensa y de decidir quién respeta esta libertad y quién no. No obstante, cuando hace esto, está incurriendo en la usurpación de un derecho colectivo de los pueblos y oculta en nombre de quiénes actúa verdaderamente esta organización patronal. Veamos algunos ejemplos:
* La SIP se empeña en hablar como representante de los periodistas, pero como hemos visto, se trata de una organización empresarial que sólo representa a los dueños de los medios. Por lo tanto, no puede hablar en nombre del gremio periodístico, como lo han denunciado periodistas de todo el continente.
* La SIP se abroga el derecho de decidir quién viola y quién respeta la libertad de expresión. Como advierte el periodista Ernesto Vera, la libertad de expresión es un derecho individual, del cual se deriva la libertad de prensa, pero en el tiempo de los medios masivos se convierten en un derecho colectivo. Es entonces un derecho de la sociedad y no de los dueños de la gran prensa. Dejarlo efectivamente en sus manos, es como si confiáramos que el derecho a la salud fuera defendido y definido sólo por las grandes clínicas privadas.
Oswaldo Capriles, en su libro “Poder político y comunicación”, señala también que la SIP utiliza la libertad de prensa para presionar en la opinión pública. Al presentarse como los encargados de definir en cuáles países hay libertad de prensa y en cuáles no, consiguen mantener presionados a los gobiernos y presentarse ante la opinión pública con un valor que no tienen. Recuerda además que se nos oferta la concepción dominante de la libertad de expresión como un exclusivo privilegio de los dueños de los medios.
En definitiva, ¿quién tiene derecho a la libertad de expresión, sino la sociedad? Es por eso que se denuncia con frecuencia la pretensión de la SIP de fusionar la libertad de prensa con la libertad de empresa, que no es más que la defensa de su capacidad de realizar negocios, tal y como lo expresa la Felap:
Siendo esta sociedad una agrupación nucleada con base en propietarios y editores de periódicos, la libertad de prensa que dice defender no puede ser otra que la libertad de empresa que necesitan sus miembros para participar en el comercio de la prensa y utilizar la noticia con una mercancía u objeto de consumo (2006, p. 28).
* La SIP pretende definir, sin la participación de otras instancias de la sociedad, qué es la libertad de expresión, un derecho que no les ha sido otorgado y del cual se han apropiado a partir de su poder económico. Esta pretensión de la SIP es muy clara en su Declaración de Chapultepec, en la cual se expresa una apología de un concepto de libertad de prensa que pretende una prerrogativa de los medios de difusión. La organización empresarial inició el proyecto de Chapultepec en 1994 y actualmente asegura que los diez puntos establecidos en la Declaración se han establecido como “el estándar reconocido mediante el cual el hemisferio mide la libertad de prensa y expresión”. De hecho, aseguran que a partir de 1994, se ha tomado “un concepto abstracto”, como el de libertad de expresión y se le ha dado una configuración que ha permitido que la gente ya no dé respuestas “confusas, esporádicas e incoherentes” cuando se le pregunta qué es libertad de expresión.
* La SIP invariablemente se presenta como la defensora de la prensa independiente. Vistos los cuantiosos ejemplos de manipulación y desinformación, habría que preguntarse, ¿esa prensa es independiente de qué? Independiente de los intereses populares; dependiente de los dueños del dinero y del poder.
* La SIP se opone duramente al concepto de información veraz, alegando que si lo aceptan tendrían que rendirles cuentas a los gobiernos, y que estos podrían censurar a la prensa al ser los que definan qué es la información veraz. Es esta una falsa dicotomía, porque es la sociedad la encargada de denunciar a los medios cuando mienten. El dilema no es SIP vs. Gobierno, sino SIP vs. Sociedad.
* La SIP siempre se ha manifestado en contra de las leyes de prensa, defendiendo en su lugar el concepto de autorregulación. Sin embargo, el hecho de que alguien tenga dinero para poseer un medio de prensa que alcanza a centenares de miles o millones de personas, no lo coloca sobre la sociedad o al margen de la sociedad; igual debe responder y asumir una responsabilidad ética y social; si no, estaríamos ante la paradoja de un poder antidemocrático que actúa como contralor de otro poder, este sí democráticamente constituido, sin tener que rendir cuentas y sin posibilidad de ser cambiado.
Habría que recordar, como lo hace Vera, que la prensa se apoya para su existencia en preceptos constitucionales que no se compraron con dinero, sino con el sacrificio y la sangre de todos los que lucharon por tener independencia.

Poderosos, pero no todopoderosos

A pesar de este historial de alianzas imperialistas, manipulaciones y desinformación, en los últimos tiempos gobiernos progresistas, de izquierda o revolucionarios, han logrado obtener victorias en procesos electorales en América Latina, aun en contra de la voluntad y la posición de los grandes medios de prensa, lo cual representa una derrota para los poderosos de la SIP. Esto evidencia, sin duda, un crecimiento de la conciencia crítica de los pueblos, aun cuando las campañas de propaganda negra continúan haciendo daño e intentando doblar la voluntad popular de avanzar hacia la transformación de nuestras realidades.
Una idea defendida por Ernesto Vera, luego de años en el ejercicio del periodismo, es que los dueños de los medios son poderosos, pero no todopoderosos. Y su punto débil radica precisamente en que su mensaje ofende la inteligencia humana y no se identifica con la realidad de la inmensa mayoría de los destinatarios. Es por ello que aun con menos recursos, tecnológicos y financieros, es preciso insistir en la tarea de desarrollar la conciencia crítica sobre lo que significan esos medios y sobre quiénes son sus dueños, y los dueños de esos dueños.

Referencias

Capriles, O. (1996). Poder político y comunicación. Caracas: Universidad Central de Venezuela.
Carmona, E. (2003, septiembre 14). Allende y la libertad de prensa. Tomado de http://www.elperiodista.cl/newtenberg/1477/article-41287.html
Díaz Rangel, E. (1991). La información internacional en América Latina. Caracas: Monte Avila Editores.
FELAP (2006). FELAP. Treinta años de principios. México: Universidad de Colima.
Gargurevich, J. (1981). A golpe de titular. CIA y periodismo en América Latina. Praga: Videopress.
La República (2000). La República renunció a la SIP. Tomado de http://www.ambiente-ecologico.com/ediciones/2000/076_11.2000/076_InfoGral11.php3
La República (2000, octubre 23). Durante la gestión de Arbilla en la dictadura masacraron a la prensa. Tomado de http://www.larepublica.com.uy/politica/25918-durante-la-gestion-de-arbilla-en-la-dictadura-masacraron-a-la-prensa
Maldonado, A. (2007). Correa ya está en la lista negra de la SIP. www.cubaperiodistas.cu/noticias/noviembre07/14/04.html - 68k -
Mazzarovich, G. (2007, agosto 20). La CIA ordenaba; El País y la SIP ejecutaban. Tomado de http://www.larepublica.com.uy/politica/271431-la-cia-ordenaba-el-pais-y-la-sip-ejecutaban%20(20
MacBride, S. et al (1993). Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e información en nuestro tiempo. México: Fondo de Cultura Económica.
MinCI (2004, diciembre 6). Comunicado oficial del Ministerio de Comunicación e Información ante la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Tomado de http://www.minci.gob.ve/noticias/1/1889/mci_responde_a.html
Red Voltaire (2005, marzo 5). Néstor Kirchner y la SIP: “No nos vengan a decir cómo funciona la libertad de prensa los que para imponer sus ideas mataron, asesinaron y secuestraron”. Tomado de http://www.voltairenet.org/article124103.html
Rodríguez, C. (1950). Crónica de un New York entrevisto. La Habana: La Vanguardia.
SIP (1994). Proyecto Chapultepec. Tomado de http://www.declaraciondechapultepec.org/
Steinsleger, J. (2006, octubre 11). SIP: Mordaza de libre presión. Tomado de http://www.jornada.unam.mx/2006/10/11/index.php?section=politica&article=022a1pol
Uribe, H. (2002, marzo 30). En busca de un Pinochet perdido. Tomado de http://www.pww.org/article/articleprint/926/

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Las informaciones y reflexiones aportadas por el periodista cubano Ernesto Vera surgieron de una entrevista personal realizada para este trabajo. Vera es presidente honorario de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) y profesor del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.
[2] En 1950, la SIP tenía un total de 778 miembros, 424 eran estadounidenses, 314 eran latinoamericanos y 22 canadienses y europeos.
[3] Para dar respuesta a este llamado, pasarían 25 años, pues fue sólo en 1976 cuando se creó la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap), bajo el principio de apoyar siempre el derecho de los pueblos a la información veraz. Para fundar la Felap fue fundamental la acción del combatiente periodista peruano Genaro Carnero Checa, quien logró que el presidente de México para ese entonces, Luis Echeverría, le diera apoyo al nacimiento de la organización. Hoy en día, las acciones y declaraciones de la Felap continúan siendo silenciadas por los grandes medios.
[4] Las citas sobre este libro de Selser están recogidas por el periodista José Steinsleger, en el artículo “SIP: Mordaza de libre presión”, publicado por el diario mexicano La Jornada, el 15 de octubre de 2006. Sobre este tema de la SIP, Selser también es citado con frencuencia por Juan Gargurevich. Steinsleger anota que si la SIP fuese una entidad realmente comprometida con la libertad, la independencia y la democracia, el edificio que en Miami alberga su sede debería llamarse Gregorio Selser (1922-1991), en lugar de Jules Dubois.
[5] El investigador venezolano Oswaldo Capriles, en un libro titulado “Poder político y comunicación”, puntualiza que sin duda las agencias de seguridad estadounidenses han estado involucradas en la conformación de la SIP, aunque los dueños de los medios no necesiten mucha presión para mantener posiciones coincidentes con el complejo industrial-político-militar estadounidense, dado su lugar dentro de las élites dominantes. De allí se explica la tendencia ultraconservadora que otorga a la SIP.
[6] Las notas sobre el libro de García fueron publicadas en el diario uruguayo La República, el 20 de agosto de 2007, bajo el título “La CIA ordenaba; El País y la SIP ejecutaban”. La reseña del diario recuerda que Arbenz encabezó el segundo gobierno de lo que se llamó la "primavera democrática" en Guatemala y fue derrocado el 27 de junio de 1954, por una invasión de "un ejército libertador" organizado, financiado y armado por EEUU. “La operación de la CIA para derrocar a Arbenz se denominó “Sucess" y fue la primera que incluyó la implementación de "un aparato de construcción de opinión a nivel continental" según la definición propia de los EEUU. La operación fue autorizada por el presidente de EEUU, Dwigth Einshower e instrumentada por el entonces canciller John Foster Dulles, y su hermano Allen, director de la CIA. Los hermanos Dulles, eran accionistas de la United Fruit Company, propietaria de enormes latifundios y plantaciones en Guatemala, afectados por la Reforma Agraria emprendida por Arbenz para darles tierra a los miles de campesinos e indígenas privados de ella”.
[7] Ya en la Conferencia Interamericana de Chapultepec, realizada en 1945, Estados Unidos había impulsado la aprobación de una resolución relativa a la libre circulación de noticias. Como destaca el periodista venezolano Eleazar Díaz Rangel, en su libro “La información internacional en América Latina”, estas resoluciones podían ser inobjetables en la letra, pero en la práctica “sólo beneficiarían al único país en capacidad de hacer circular todo tipo de mensajes comunicacionales, consciente del poder de la información”. Un año después, en 1946, el Departamento de Estado informaba que un subsecretario de Estado se ocuparía de los asuntos de comunicación, con la función expresa de romper las barreras que se oponían a la expansión de los medios estadounidenses en el planeta, asumiendo la libertad de prensa como parte de la política exterior estadounidense.
[8] La reportera del New York Times, Deidre Carmody, sostenía los argumentos de la SIP y se quejaba de la imposibilidad de presentar los alegatos de la UNESCO afirmando que no había sido posible contactar a ninguno de sus funcionarios en la conferencia de Costa Rica, cuando luego quedó al descubierto que no sólo no estaba acreditada como corresponsal para el evento, sino que tampoco se encontraba en San José.

CUBA SOCIALISTA

Hambre y desnutrición en lugar de redistribución de la riqueza.

El intendente Díaz Pérez cancela la asistencia social,
hay desabastecimiento y los precios aumentan.

Denuncia internacional de Madres de Plaza de Mayo en Francia.

Médicos del Hospital Fiorito confirmaron el diagnósitco de un caso de "desnutrición grado 1" (Liliana Morales, 3 años) y otros dos casos de "desnutrición oculta" en los niños Lucas Cantero (8 años), José Morales (4 años). Las mamás de los niños están reclamando, junto a las organizaciones sociales de Monte Chingolo, por el desabastecimiento en que se encuentran los comedores populares desde el nuevo intendente Darío Díaz Pérez, decidió, meses atrás, la cancelación de la asistencia social en los barrios humildes de Lanús.

Más información:
Esteban Marsioli, Centro Comunitario "Semillita", 15-6107-3908
Carmen Ozorio, Centro Comunitario "Darío Santillán",15-6120-1300

A esta gravísima situación se suma el desabastecimiento de productos básicos y el aumento de precios que hacen inaccesible la canasta alimentaria para los más pobres. Los grandes terratenientes y grandes exportadores de soja, junto a quienes apoyan este "lokaut" de grandes empresarios agrícolas, no son ajenos a esta situación que, más allá de la pulseada con el gobierno, tiene como consecuencia el agravamiento concreto del hambre de nuestros pibes. Por su parte, las retenciones que el gobierno, según dice, cobra para "redistibuir la riqueza", se quedan en las arcas políticas y en beneficios de empresarios amigos y no hay tal redistribución: no hay en las barriadas humildes planes serios de generación de trabajo, obra pública ni planes educativos y sanitarios que atiendan a los sectores explotados y excluidos de la sociedad.
En Lanús ya se sucedieron distintas protestas por la decisión de la nueva gestión municipal de recortar la asistencia alimentaria en las zonas críticas del municipio. El nuevo intendente mantiene relación directa con la primera línea de funcionarios del gobierno nacional y provincial. Sin embargo, la situación de recorte asistencial responde más a una estrategia política que a limitaciones "presupuestarias", como falsamente aducen desde el municipio.
El doctor Luis Aráuz, pediatra del Hospital Fiorito, después de atender a los niños explicó que si los distintos grados de desnutrición diagnosticados no son atendidos inmediatamente, "en cuestión de semanas es esperable que estos chicos sean aquejados por distintas enfermedades, lo que puede poner en riesgo la vida de los pequeños". A partir de esta información, otras madres plantearon en los comedores del MTD la necesidad de realizar controles también en sus hijos, que manifiestan casos de bajo peso por deficiencias alimentarias.
La red de comedores populares sostenida por el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) en Monte Chingolo, y por el Centro Popular Agustín Tosco de Remedios de Escalada (las dos zonas más postergadas del Municipio), vienen sosteniendo un funcionamiento elemental en base a la autogestión y autoorganización vecinal, la solidaridad del Mercado Frutihortícola del predio recuperado Roca Negra, y con la gestión del Frente Popular Darío Santillán ante los ministerios provinciales y nacionales. Pero el funcionamiento regular de la red alimentaria y de asistencia social depende y es responsabilidad central de las autoridades municipales, que ya tenían un sistema de entregas alimentarias que fue suspendido por decisión política del actual intendente Díaz Pérez. Esta situación motiva las reiteradas protestas vecinales frente al municipio, que van tomando cada vez más características incontrolables debido a la indignación de quienes se quedaron sin alimentos para sus hijos.
El caso de Díaz Pérez es claro ejemplo de los políticos "K" que elaboran un discurso "progresista", mientras toman decisiones antipopulares: en las últimas semanas el intendente de Lanús organizó actos con Hebe de Bonafini y suscribió –cínicamente- a la campaña de la CTA "el hambre es un crimen". Todas posturas loables, si no fuera porque son utilizadas por la actual gestión municipal de Díaz Pérez para encubrir una política agresiva contra las necesidades de los más humildes.
La Madre de Plaza de Mayo María Esther Tello, residente en Francia, en su estadía reciente en el país visitó los comedores populares del MTD en Lanús y del Frente Popular Darío Santillán, y anoticiada de esta situación, comprometió una gestión ante organismos internacionales de Derechos Humanos y ante la Embajada Argentina en Francia con el fin de que "tomen cartas en el asunto para que se abastezca a los comedores con los alimentos necesarios para que la situación de los habitantes de Lanús cambie", según declaró.
En un volante repartido en los barrios pobres del conurbano, desde los movimientos de Lanús que integramos el Frente Popular Darío Santillán, decimos:

"No JODAN con el HAMBRE del pueblo"

"Vamos a defender el derecho a la alimentación de nuestros hijos EN LA CALLE:
- Contra los privilegiados de este modelo sojero que se cagan en el pueblo,
- y los intendentes que, con discursos "progres", también se cagan en las necesidades de la gente"

Más información:
Esteban Marsioli, Centro Comunitario "Semillita", 15-6107-3908
Carmen Ozorio, Centro Comunitario "Darío Santillán",15-6120-1300
Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD),

Centro Popular Agustín Tosco,

Integrantes del Frente Popular Darío Santillán

María Esther Tello, Madre de Plaza de Mayo

domingo, 30 de marzo de 2008

Chile : Día del Joven Combatiente: con la mente fría y el corazón ardiente



Reinaldo Troncoso


“Por la alegría he vivido,

por la alegría he ido al combate,

por la alegría muero.

Que nunca el ángel de la tristeza sea unido a mi nombre.

Hombres velen porque yo os

amé.”

(Julius Fucic. Combatiente comunista Checoslovaco*)

El dolor, la esperanza y la lucha, siempre se funden dialécticamente en la vida de los pueblos. Hace ya 23 años de aquel momento estremecedor. A través de los medios de comunicación o de boca en boca, ese día y el siguiente nos enterábamos de la terrible noticia y sólo nuestras miradas hablaban del real significado que tenía para nosotros aquel tiempo aciago, pero paradójicamente fecundo a la vez, y también casi interminable. Con Rafael y Eduardo aumentaban a dos las bajas en el campo obrero y popular. Esa vez se trataba de dos muchachos que llamados por la historia, decidieron andar los caminos del compromiso y la lucha revolucionaria y como toda vocación, este llamado les arranca del sosiego, del afecto y la calidez de su familia. La adolescencia de Rafael y la juventud de Eduardo, se transforman precozmente en vida de adultos, y la inocencia y candidez se baten en retirada para dar lugar a la agudeza de los sentidos pues el peligro estaba agazapado en todas las esquinas y rincones de nuestra patria. Ellos como muchos revolucionarios y pese a sus cortas edades debieron construirse una voluntad de hierro, pero, sin dejar de cargar la generosidad proletaria que aprendieron de su pueblo. De este modo asumieron las tempestades de la lucha de clases y los ejemplos del Che, de Miguel y del Cristo de la historia, brillaron animando y acompañando esas jornadas de jóvenes quijotes.
No fue esa rebeldía primitivamente biológica, no fue ese descontento ciego, infame, iracundo, lo que los condujo a la lucha revolucionaria. Sin duda, como a muchos de los hijos de nuestro pueblo, las condiciones materiales objetivas, como el hambre y la miseria, las carencias y los atropellos a la vida y la dignidad humana, vividas como un destino trágico cada día, sin duda, esa realidad de opresión e injusticia, se encontraban en la base de aquella opción política. Sin embargo, estos factores de por sí importantes, no constituyeron las únicas razones que a estos hermanos les condujo al compromiso de clase. A la luz de los recuentos, muchos que con el correr de los años se extraviaron hacia el pantano, hubiesen querido un recuerdo vacío de conflicto, vacío de cuestionamiento, inmaculado de los odios y de la violencia que contienen los antagonismos históricos, en fin; un recuerdo ahistórico. Sólo podemos decir que es imposible tapar el sol con un dedo. Rafael y Eduardo se plantearon recorrer un camino difícil, complejo; que les exigió audacia, compromiso, madurez y por sobre todo humildad. Ellos no antepusieron la soberbia para negociar su incorporación a la lucha revolucionaria. a pesar de su juventud, generosamente se subordinaron a una organización vertical en sus orientaciones y mando y con orgullo y disciplina asumieron la militancia marxista-leninista. Los hermanos Vergara Toledo se sumaron racionales y con plena conciencia de su compromiso de clase, a un proyecto de carácter revolucionario en su proceso y de carácter socialista en su objetivo estratégico. Jamás rondó por sus cabezas la idea de que estuviesen siendo utilizados por elementos inescrupulosos porque ellos tuvieron siempre claro donde estaba y quien era el enemigo.
La vida de entonces nos apuraba el tranco, la dictadura de los monopolios pesaba de forma terrible en las espaldas de nuestro pueblo y también cansaba, pero Rafael, Eduardo, la Paulina Aguirre, el Oscar Fuentes, el Patricio Manzano, el Carlos Godoy, el Mauricio Maigret; todos ellos, no se rendían, no capitulaban y seguramente por esos empeños la historia los hace jóvenes combatientes.

LA SANGRE Y LA ESPERANZA

La lucha callejera, la marcha, las piedras, todas estas expresiones elementales de la rebeldía popular, siendo importantes, no definen del todo el perfil de un revolucionario; ni siquiera las armas o esa infaltable capucha que resguarda la identidad enfrente del enemigo. Todos esos muchachos y muchachas alcanzaron la estatura del revolucionario porque asumieron un proyecto de transformaciones radicales, como lo es el proyecto de construir para Chile una sociedad socialista. La faena de todos ellos no fue solamente la resistencia y lucha antidictatorial, ellos al hacer suyo el norte socialista, estaban asumiendo un desafió más profundo y más integral que simplemente derrocar un tirano de turno. Esa apuesta venía de lejos y ellos toman generosa y conscientemente ese legado, ellos eran los nuevos comunistas. Y todos estos jóvenes se aliaron a ese pasado de lucha y combate del movimiento obrero y popular, porque fueron cruzados por las mismas condiciones históricas y materiales, fueron provocados por las circunstancias a dar una lucha sin cuartel contra el hambre y la miseria de su clase, las mismas condiciones con las que el capitalismo generó líderes y dirigentes proletarios. Todo ese importante legado que proviene de la práctica organizadora y educadora de Luis Emilio Recabarren, del esfuerzo militante de Elías Lafferte, de la perseverancia unitaria y conductora de Salvador Allende, de la decisión armada de Miguel Enríquez, ejemplos que constituyeron una forma de mirar el mundo; opuesta, antagónica, enemiga del capital. Así y todo, siendo esta visión socialista, una perspectiva histórica luminosa para nuestro pueblo, no dejó de moverse como en las imágenes literarias de Nicómedes Guzmán: entre la sangre y la esperanza.
Nos encontrábamos parapetados en las trincheras de la esperanza, desde allí con los sentidos alertas, respondíamos a nuestros enemigos con las armas que ellos más temían: la conciencia, la organización y la disposición a darlo todo incluso la vida; por nuestros hermanos de clase. No fue el dedo de Lagos lo que aterrorizó a Pinochet, no, ya mucho antes los jóvenes revolucionarios desafiando peligros reales construían conciencia, unidad, organización y estimulaban a los sectores oprimidos a movilizarse contra la dictadura. Ellos dieron los primeros pasos de la reactivación popular, desde la clandestinidad organizaron las primeras formas de resistencia a la ofensiva sanguinaria de los patrones, estuvieron en la primera línea de combate rearmando la conciencia, reconstruyendo la voluntad de lucha del pueblo y rehaciendo la confianza en su propia fuerza. Esto fue así, desde el mismo momento del golpe y Chile hoy posee un listado numeroso pero incompleto de muertos y sobrevivientes que lucharon con todas sus fuerzas por una sociedad justa e igualitaria para nuestro país. Nuestros muertos, no estuvieron jamás en un espacio televisivo, a no ser sus cuerpos acribillados a balas y además escarnecidos por el sadismo dictatorial. Nuestros hermanos, con su heroísmo y consecuencia revolucionaria, si prepararon condiciones que posibilitaron en los años 80 generalizar y extender la lucha democrática y popular, condiciones que obviamente el pragmatismo y oportunismo pequeño burgués de la renovación socialista y la oposición burguesa, aprovecharon para ponerse a la cabeza de la conciliación (“Acuerdo Nacional”) con la dictadura.
Sobrevino la derrota, nos atomizamos, nos fragmentamos, nos dispersamos. La memoria histórica se exilia de la cabeza de millones de personas de nuestra propia condición, la identidad de clase se convierte en un producto híbrido de naturaleza imperialista. Nos introducimos en un gran paréntesis, no sabemos qué hacer ni qué decir.
Sin embargo, nunca dejó de ocurrir que muchos, aunque no todos, de los que ayer nos encontrábamos parapetados en las trincheras de la esperanza, muchos; sentimos y decidimos no abandonar y menos olvidar a nuestros muertos. Y por eso, cada 29 de marzo; cada 1 de mayo; cada 11 de septiembre; cada 5 y 8 de octubre; marchamos, cantamos, discurseamos, declamamos y peleamos por que algún día la justicia que por tantos años nos han negado, podamos nosotros definitivamente instalarla en el corazón de nuestra patria.
Mientras tanto, como un homenaje diario a cada uno de nuestros hermanos caídos por la justicia y el socialismo; cumplamos la tarea de unir, organizar, movilizar. Levantemos como banderas de lucha todas las demandas populares, impulsemos con los trabajadores y los sectores populares organizaciones democráticas independientes, y que estas organizaciones democrática-populares expresen en cada frente social el esfuerzo de reconstrucción real del movimiento obrero y popular.

Porque la lucha continúa...

¡ HONOR Y GLORIA A LOS JOVENES REVOLUCIONARIOS CAIDOS EN LA LUCHA ¡

MOVIMIENTO POR LA CONVERGENCIA REVOLUCIONARIA

(*) Fucic Julius: Miembro del Comité Central del Partido Comunista Checoslovaco, detenido durante la invasión nazi, sometido por varios meses a prisión y torturas para finalmente morir decapitado por sus verdugos. Dejó escrito un testamento político que años después sería publicado por su compañera Gusta Fucikova con el titulo de “Reportaje al pié del Patíbulo”.

Qué hay detrás del paro agropecuario.

Escalada de los precios y desabastecimiento

Juan José Funes

Desde el gobierno de De la Rúa que no hay un paro de todas las entidades que nuclean a la actividad agrícola ganadera (SRA, CRA, FAA, etc.). Al cierre de esta edición, el paro llevaba siete días, con tractorazos y cortes de rutas, y se empezaba a sentir en carnicerías y verdulerías tanto en los precios como en el abastecimiento.
El desencadenante de la medida de protesta fue el aumento del gobierno en las retenciones a las exportaciones de soja, girasol, aceite de soja (comestible y biodiesel) y aceite de girasol.[1] También ha fijado una banda fluctuante de retenciones, que en el caso de la soja, por ejemplo, si llegara a subir a 600 dólares la tonelada (FOB, es decir puesto sobre barco) subiría el impuesto a 49%, y de ahí para arriba congelaría el precio neto para el sector en 280 dólares la tonelada.
Los grandes ganaderos y los dueños de los grandes tambos quieren más subsidios; los poderosos del sector agrícola quieren regatear el porcentaje de las retenciones. Es una pelea entre tiburones: el Gobierno y el sector agrícola acomodado; el objetivo es el reparto de la renta agraria extraordinaria. Se avecina un invierno de crisis energética en la Argentina y habrá que importar (con precios internacionales por las nubes y consumo local altamente subsidiado). Y los K necesitan recaudar para que los números cierren.

Un paro reaccionario

Desde el vamos hay que decir que el paro del campo contra el gobierno es una medida reaccionaria: es decir, no expresa intereses populares, de los explotados y oprimidos, sino que la Sociedad Rural y los grandes propietarios agrícolas llevan a la rastra a las entidades representativas de los pequeños productores en una pelea que se anuda alrededor de la extraordinaria renta agrícola que se ha generado, entre otras cosas, debido a los altísimos precios de las materias primas en el mercado mundial.
Desde ya que el carácter reaccionario de esta pelea entre el campo y el gobierno K no quiere decir que el gobierno sea el que exprese los intereses populares. En el fondo, es una pelea para ver quién se queda con la renta extraordinaria, más allá de que el gobierno pretenda aparecer como el representante de la población afectada por la brutal escalada de los precios.
Con este libreto, el ministro de economía Lousteau salió a plantear que "no es lo mismo un pequeño tambero que un gran pool de soja (...); el gobierno utiliza las retenciones para impedir que el alza de los precios internacionales se traslade totalmente a los domésticos (...); ante el riesgo de la sojización de la economía, debemos velar por el equilibrio (...); la medida retrotrae los valores de los granos a diciembre del 2007, que ya eran altísimos (...); el sector sigue siendo muy rentable" (Clarín, 14-3-08).
Efectivamente muchas de las afirmaciones que señala aquí Losteau son ciertas, pero lo que el ministro no dice es que el gobierno K no tomó una sola medida que afectase la estructura de la propiedad agraria en todos sus años de mandato: sólo pretende -sobre la base de la actual estructura súper concentrada de la propiedad y la economía del campo- lograr que los "barones del campo" le entreguen una tajada de la renta agraria para ponerla al servicio de la caja del Estado.
Los pequeños productores no pueden ir detrás de la Sociedad Rural
Desde la Sociedad Rural[2] salieron al cruce diciendo que "las medidas son confiscatorias y atentan contra la rentabilidad del sector" y para la CRA (Confederaciones Rurales Argentinas) "son medidas de neto corte fiscalista que tienen un único objetivo: recaudar más". Por su parte, Eduardo Buzzi, presidente de FAA (Federación Agraria Argentina, pequeños y medianos productores) señaló que "potenciará aún más la concentración de la propiedad de la tierra en pocas manos".
Aquí se observa con claridad la contradicción de este frente único de todo el campo. Es que cuando se habla del "campo" siempre hay que diferenciar de quién hablamos: si de los grandes empresarios y latifundistas o de los pequeños y medianos productores (ni hablar cuando se trata de los trabajadores asalariados que trabajan bajo patrón en el ámbito rural).
"El país vive de nosotros, porque inyectamos dinero y porque el Gobierno siempre nos mete la mano para sacar plata fácil" se ufana y se queja, al mando de su camioneta Toyota Hilux 0 km, Cristian Villarreal, mediano-gran productor agropecuario desde Casilda (Santa Fe), capital nacional de la soja. Desde el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, zona triguera no muy apta para la soja, Juan Casas, pequeño productor, dice "los acopiadores nos pagan lo que quieren; encima está cerrada la exportación de trigo". Dos realidades muy distintas, las de Villarreal y Casas.
El campo no es uniforme; a grandes rasgos hay -a nivel productivo- cuatro sectores: 1) agrícola, 2) ganadero, 3) lechero, 4) frutihotícola. Todos tienen algo en común, la tierra como fuerza productiva, y están profundamente interrelacionados, pero cada uno de ellos tiene características propias a nivel de la propiedad que lo diferencian de los demás. Porque, como hemos señalado, no es lo mismo la SRA y el pool sojero que los pequeños productores.
Cuando la SRA critica las medidas por "confiscatorias" o la CRA las señala como de "neto corte fiscalista", lo único que están señalando es que sobre la base de las leyes que resguardan la propiedad privada les correspondería a ellos, de manera íntegra y total, algo que les viene absolutamente gratis: la prodigalidad del campo argentino, en condiciones donde además los precios de las commodities están por las nubes.[3]
Está claro que el ángulo de Buzzi (FAA) luce distinto al dar cuenta del proceso histórico de concentración de la tierra en pocas manos, que tiene décadas y parece imparable. Pero Buzzi se ubica del lado equivocado de la trinchera cuando dice que "el campo se ha unido tras un único objetivo". Porque el 10% del sector agrícola produce el 90% de la soja y vive un período de esplendor, pero al mismo tiempo esta situación ha hecho entrar en crisis estructural al pequeño chacarero que, con sus 200 hectáreas en una economía mundializada, es víctima de los grandes acopiadores de granos y de las empresas de biotecnología (Monsanto, Nidera), no teniendo más remedio, la mayoría de las veces, que arrendar su campo.
Pero entonces, ¿qué hace una organización de pequeños y medianos productores -que son los que ponen la gente en los cortes de ruta en el interior- a la rastra de los intereses de los grandes tiburones del campo? No tienen nada que hacer allí, junto a los que quieren quedarse con toda la renta agraria y liberalizar los precios, lo que solo podría hacerse a expensas de los trabajadores y sectores populares del campo y la ciudad.
Por una alianza independiente de los explotados y oprimidos de la ciudad y el campo
Dirigentes como D'Elía, Depetris y otros han salido a convocar una marcha hacia la Sociedad Rural. Estos sectores K pretenden hacer su repudio al paro del campo desde la ubicación de la defensa cerrada del gobierno. No es esto lo que se necesita. Porque los problemas de los pequeños y medianos productores son reales y, en realidad, el propio gobierno que ahora sufre el paro agrario, en todos estos años, como está dicho, no tomó una sola medida contra el proceso brutal de concentración de la tierra y la renta agraria.
La única salida que tienen los pequeños productores es aliarse con los trabajadores y demás sectores oprimidos, porque ambos son víctimas de la política del gobierno kirchnerista. El gobierno no ha corregido los desequilibrios; por el contrario, bajo los K se han acentuado. Desaparecerán más y más chacareros y los pools del campo se harán cada vez más fuerte.
No es alineándose entonces con el gobierno K como se podría dar una salida tanto a los problemas de estos productores, como a la escalada de los precios y el desabastecimiento que se comienza a notar en carnicerías y verdulerías. Lo que hace falta es otra cosa: es la unidad de estos pequeños productores con los trabajadores urbanos y rurales, en la vía tanto de impulsar medidas de auténtica reforma agraria y socialización del campo como de un estricto control de precios de los productos de primera necesidad, así como la expropiación de todos aquellos grandes propietarios que especulen con los precios y/o provoquen desabastecimiento.
Es decir, para resolver los problemas de los pequeños productores y los trabajadores del campo hace falta una alianza de clase opuesta: ni con la SRA ni con el gobierno K: con los trabajadores.

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Soja, del 35 al 44,1%; girasol del 32 al 39,1%; aceite de soja, al 32%; biodiesel, del 5 al 20%; aceite de girasol, al 32%.
[2] Junto con la Sociedad Rural, hay otras organizaciones de grandes empresarios como AAPRESID (Asociación de Siembra Directa de Soja) que es el representante específico del pool sojero (nido de depredadores agrarios) con su jugador más fuerte a la cabeza, Gustavo Grobocopatel (Los Grobo) Aclaremos de paso que Grobo es íntimo amigo de Daniel Scioli y se reúne una vez por mes con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner.
[3] Existe una particularidad de la que debemos dar cuenta respecto de la relación entre producción agrícola y ganadera, las dos ramas productivas tradicionales del campo. El sector ganadero vive en crisis porque hoy es mucho menos rentable. Ha bajado de modo alarmante el stock de ganado vacuno (55 millones de cabezas según censo del 2002), y las existencias reales son un secreto guardado bajo siete llaves. Por esta razón -entre otras- los precios de la carne están por las nubes, a pesar de la promesa gubernamental de cortes de carne a precios fijos (ver reportaje a Walter Espinosa en esta edición). Con la lechería ocurre otro tanto: sus subproductos empiezan a escasear en las góndolas de los supermercados. Todos los días se rematan decenas de tambos. La causa: producir leche no es rentable. De la papa ni hablar. El causante de todos estos desequilibrios es la bonanza agrícola (en especial, de la soja y el girasol). Precisamente, los poderosos del sector agrícola, montándose en estas crisis estructurales, han logrado poner a la rastra a todos los sectores alrededor de su programa reaccionario.

MAS

Ante la crisis completa del régimen

La salida es obrera y socialista

La Presidenta ataca el paro de los grandes pulpos y pequeños y medianos productores agropecuarios desde la ‘caja' de De Vido, los fondos de Santa Cruz, la reprivatización de YPF y la creciente entrega del petróleo; desde los sobreprecios de Skanska, la 4x4 que Varizat tiró contra los docentes de su provincia y el pago de la deuda externa con la plata de la Anses; desde una inflación imparable, techos salariales y, por último, desde las patotas de la burocracia que ella ungió como sus aliadas, que van al ataque de los trabajadores que luchan, o desde los piquetruchos como D'Elía, que encubren las fechorías del oficialismo.
El paro agropecuario expresa el agotamiento definitivo de la política de devaluación monetaria, que según la misma Presidenta enriqueció a los grandes exportadores.
Pero no sólo a los agrarios, sino también a los automotrices, mineros, petroleros y siderúrgicos.
Y no sólo a ellos, sino a los punteros del oficialismo que manejan los subsidios del transporte, del gas, de la luz y de los grandes negociados de obras públicas.
Ahora estamos ante una lucha por el reparto de la renta económica entre diversos sectores capitalistas, cuyas consecuencias las paga el pueblo con carestía y superexplotación.
La Federación Agraria Argentina e incluso muchos chacareros autoconvocados han desvirtuado el carácter independiente de su lucha al aliarse con la Sociedad Rural y con los pulpos agrofinancieros, que serán los mayores beneficiarios de la reivindicación de suspender los aumentos de las retenciones a las exportaciones.
Los pulpos y los terratenientes tienen valuaciones fiscales irrisorias, que han conservado hasta el presente gracias a los Kirchner, los Scioli, los Schiaretti o los Binner.
La oligarquía está presente en los dos lados de la trinchera: los kirchneristas Cresud, Werthein, Urquía, Grobocopatel son grandes latifundistas y agroexportadores.
La Sociedad Rural y los grandes bancos sustentan, en América Latina, la ofensiva de Bush contra los procesos populares o de liberación nacional.
El componente popular de los cortes de ruta agrarios está desnaturalizado por la dirección política y los reclamos del movimiento: bajar las retenciones, que son los de la gran propiedad capitalista agraria.
El Partido Obrero destaca, en esta crisis, el derrumbe completo de la política económica oficial, que es también una expresión de la crisis capitalista mundial.
El gobierno kirchnerista acabará cediendo en toda la línea a las exigencias de los grandes intereses agrarios.
La salida a este derrumbe no pasa por tomar partido por cuál sector capitalista se queda con el fruto del trabajo de la clase obrera y de los productores independientes. Pasa por impulsar la nacionalización de la gran propiedad agraria y su arrendamiento a los chacareros necesitados de tierra y al servicio del poblamiento agrario, o por la explotación pública directa por los obreros del campo.
Pasa por la nacionalización del comercio exterior y por sobre todo de los puertos privados (por donde los grandes pulpos contrabandean la exportación sin pagar retenciones), bajo control de productores y obreros, para asegurar que los beneficios de la producción sirvan a la industrialización agraria y a superar las grandes carencias sociales.
Ante la crisis abierta llamamos a los trabajadores a no permitir que la burocracia siga manejando las paritarias y a intervenir en ellas para imponer un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar y el fin de la flexibilización laboral.
Se ha abierto una crisis de largo alcance, económica, pero por sobre todo, política. El nacionalismo burgués concluye en un fracaso. El gobierno matrimonial está definitivamente hipotecado. Impulsemos una alternativa obrera y socialista.


Partido Obrero

Llaman a convocar un paro nocional por Fuentelba


Buenos Aires, 26 de marzo de 2008 (ADEMYS).- El próximo 4 de abril se cumple un año del asesinato del compañero Carlos Fuentealba.
Como lo señalan los hechos, el crimen fue realizado por las fuerzas de seguridad de la Provincia de Neuquén cumpliendo órdenes del gobernador Sobisch.
Carlos luchaba por los derechos de los docentes y los derechos de los sectores populares a una educación para su plena realización ciudadana. Cabe recordar que estos acontecimientos se desarrollaban en un marco nacional de luchas docentes; que lamentablemente no contaron con una articulación por parte de la Ctera , lo que objetivamente fragmentó los esfuerzos de los compañeros, posibilitando de esta manera la represión selectiva.
Este asesinato como otros tantos crímenes de militantes del campo popular permanece impune. La impunidad se transforma en una herramienta del terror que intenta limitar la voluntad de lucha. Por esta razón terminar con la impunidad de los asesinos materiales e ideológicos de Carlos, debe constituirse en una bandera del conjunto de los trabajadores.
Por tal motivo desde Ademys y otros sindicatos provinciales hacemos un llamado a la CTA y a la Ctera para que convoquen a un paro nacional el próximo 4 de Abril, con movilización en todas las ciudades del país. Frente al terrorismo de Estado que anida aún en las fuerzas de seguridad es necesario lograr la mayor unidad del campo popular.

Ademys-CTA
ASOCIACIÓN DOCENTE
TEL.4381 5400 - ademys@rcc.com.ar - www.ademys.org.ar